lunes, 31 de agosto de 2009

Justificando Chapucerías

El pseudo periodista cubano llamado Félix López utiliza el nombre del Che Guevara para justificar los errores del mal llamado socialismo.

Es verdaderamente cierto que los vicios y las distorsiones que hemos visto en los sistemas mal llamdos socialistas, son totalmente ajenos al ideal de Marx y Engels.

La chapucería, con la que nos han obligado a convivir es responsabilidad de aquellos que nos dirigen.

No podemos, bajo ningun concepto, culpar a los medios internacionales opuestos al sistema neofeudalista (que es en lo que se convierten todas las dictaduras mal llamadas “del proletriado”) por criticar la fealdad y la falta de estética y belleza de un sistema de involución económica.

Recuerdo que de pequeño trataba de justificar mis errores situando como ejemplo a otros que, como yo, habían realizado lo mismo o tal vez peor. Y a mis padres decirme que no porque fulanito se tirara por un precipicio, alguien (en este caso yo) me tiraría también.

Este es el caso del Sr. Pseudoperiodista. Tratar de justificar la podredumbre de un sistema in-productivo, enriquecedor de solo una crápula dirigente, con la misma retórica vencida relativa a los males del sistema democrático.

1.- La pobreza: ¿En manos de quién está la riqueza en Cuba?
2.- La desigualdad: Igualitarismo (absurdo y ridículo) es lo que nos han impuesto desde 1959.
3.- Obsceno enriquecimiento: A eso es lo que se han dedicado durante 50 años Fidel Castro y todos sus secuaces.

La diferencia estriba en que, mientras los líderes del neofeudalismo insisten en vendernos un sistema de mierda, muchas personas de países democráticos confunden la gimnasia con la magnesia y prestan sus oídos a las sonoridades de las hienas neofeudalistas disfrazadas de muñecas Barbie.

Esas masas que hoy se alumbran con “chismosas”*, al poco tiempo de instaurado el neofeudalismo, no entenderán el por qué ahora no encuentran el combustible necesario para alumbrarse. No encuentran ni la própia chismosa, ni el pabílo, ni las cerillas y poco a poco interiorizan que son totalmente dependientes del régimen, mientras que, si los apagones se lo permiten, pueden ver (en la televisión del siglo XXIII) las mesas redondas informativas, cargadas de los mejores consejos totalitarios, dentro de la pesadilla llamada por el desgobierno “revolucionaria”.

Fidel Castro, siempre ha utilizado las mentiras, las medias mentiras, las medias verdades y muy contadas veces la verdad, siempre ajustándola a su conveniencia.
En 1963 dijo: “Es mucho más político, mucho más socialista, mucho más revolucionario, que esa empresa, en aquel lugar, funcione bien y atienda al público. Y no ocurra, como en algunos casos, que cuando quitaron al dueño y pusieron administrador allí, pusieron un perfecto vago que no atiende a nadie; el otro era un capitalista que defendía sus intereses, y este es un vago que no está dispuesto a defender los intereses de nadie; y como tiene un sueldo asegurado, no se preocupa por atender al público. Que nadie se crea que eso es revolución, que nadie se crea que eso es socialismo. Eso es confundir la chapucería con el socialismo".

Cuarenta y seis años más tarde ya Fidel se cansó de engañar al pueblo de Cuba, ahora le toca a los que tan fielmente le han seguido. En sus defecciones (quiero decir reflexiones) no se refiere al pueblo cubano y solo le interesa pasar a la posteridad como un Nostradamus tropical, luego de haberse esforzado en ser (nunca lo logró) un napoleoncito caribeño.
Fidel Castro es el mejor ejemplo del vago, al que se refería en 1963. No atiende a nadie (nadie más que las personalidades que le visitan) solamente le interesasn sus beneficios própios y los de su familia (fotógrafo de pacotilla incluído). ¡Total, como la finca de Birán extendió sus tierras a ciento diez mil novecientos y noventa y dos kilómetros cuadrados!

Gracias al sistema impuesto al pueblo de Cuba por Fidel Castro, los retoños verdes del neofeudalismo no saben facturar y llegan a decir que “la contabilidad tiene que ser confiable”. En su desesperación por mantenerse a flote, en un barco que se hunde, han inventado el título de “Excelencia Empresarial”, que se lo endilgan a cualquiera.

Está bueno ya de tanta palabrería: Los únicos culpables son los constructores de la obra neofeudalista, empezando por los jefes Fidel y Raúl Castro Ruz. Responsables de toda la desídia y chapucería durante 50 años. Son los máximos responsables de que en las nuevas edificaciones (propiedad del gobierno, pues en Cuba no hay “poceros”), la plomada, el nivel y la escuadra parecen haber caído en desuso. No hay líneas rectas en las paredes y el acabado ha retrocedido siglos, si lo comparamos con la elegancia arquitectónica de las edificaciones coloniales.

El pseudoperiodista se pregunta: ¿adónde fueron los albañiles cuándo terminaron de construir los edificios de la ciudad Camilo Cienfuegos, que todavía deslumbran en el Este de La Habana?

Sr. Felix, muchos de ellos están retirados y viviendo en las casas que construyeron en el sur de La Florida. El oficio no se perdió y mucho menos la vergüenza. Lo que se ha perdido es la confianza que una vez fuera depositada en un HP que nos engañó a todos (y no quiero hacer excepciones batistianistas por ser minoritaria).

Sr. Felix, en las construcciones del centro histórico de la capital se paga en especias, quiero decir que ganan tres y cuatro veces el salario de un obrero normal. Ahí tiene su respuesta.

Cito del trabajo del pseudoperiodista:

“Pero si nos salimos del tema construcciones, y andamos la ciudad con miradas críticas, descubriremos una estirpe creciente de chapuceros que están detrás de los malos servicios. O los que han hecho de la chapucería un sentido de la vida, como ese conductor que sale a la calle con ómnibus nuevo y "adorna" el parabrisas con tres fotos de mujeres semidesnudas, un "resguardo de brujería" y cualquier otra cosa de mal gusto que encuentra en el camino. Con esa "estética" y su correspondiente acompañamiento musical, deben viajar a diario los que utilizan el transporte público, que quiere decir colectivo y no propiedad de un chapucero”.

Eso, Sr. Felix, es la consecuencia directa del igualitarismo (absurdo y ridículo) al que hemos sido sometidos durante 50 años. Ese chofer tiene un jefe y ese jefe tiene un superior. Y los niños que crecimos entre tanta chapucería nos cuesta muchísimo escapar de la misma (me refiero a escapar del sistema).

Me uno a la sentencia final del Sr. Felix:

“No podemos seguir conviviendo con quienes se escudan en las carencias y la estrechez económica, o invocan al bloqueo y la crisis como responsables de sus pifias propias”.

*Chismosa f. Cuba. Lámpara casera de keroseno.

sábado, 29 de agosto de 2009

Respuesta a un Viejo Perico*

Coincido con usted en que Fidel Castro es un caso “sumamente complejo” y en que fuera un conspirador más contra Batista. Soldado de guerrilla no fue. En todo caso, y para tratar de ser imparcial, le llamaría “líder guerrillero”, que es una denominación bien diferente. Coincido también en que ha ordenado la muerte de personas. No de decenas, sino de miles y que ha desgobernado a su pueblo durante ya casi medio siglo.

Para ser imparcial, lo mejor sería no hacer comparaciones estrafalarias. Haga la prueba de compararlo con Stalin, Mao Sedong, Mengistu Haile Mariam, Saddam Hussein.

¿Son mejores ellos que Fidel?

Definitivamente no, Fidel Castro ha demostrado ser peor, por amplio margen de..., tiempo.

La diferencia estriba en que Fidel Castro ha logrado una dictadura mucho más férrea, dándose la oportunidad de convertir, al país que desgobierna, en uno de los países más míseros del mundo.

Sobre la cultura y la honradez hay mucha tela por donde cortar. No es que en Centro Habana exista pobreza. Es que al pasar por sus calles, se puede evocar las ciudades bombardeadas en las guerras más cruentas. Vamos, como si en ese barrio (solamente) hubiera caído una bomba de 50 “fidelones”.

¿Qué no hay miseria dice usted?
¿Qué no hay colectivos miserables?
¿Qué no hay ciudadelas marginales en el corazón de la Ciudad de La Habana?

Cuando de hacer comparaciones se trata, es mejor hacerlas para mejor y no al contrario. Sea optimista. Solo comparando a mi país con los más atrasados del mundo, es que podemos afirmar, categóricamente, que somos avanzados.

Es una falacia, decir, que el pueblo cubano supera en cultura, sanidad y educación al pueblo de los Estados Unidos. Eso es “soñar” parcial y groseramente en una noche de verano sentado en el muro del malecón habanero, mientras los niños y las “niñas”, cubanos, acosan a los turistas extranjeros.

¿Quién le ha dicho que no esnifan coca?
¿El periodicucho que se dice llamar órgano oficial y lleva por nombre “Abuelita”?

Fíjese si no todos están en el colegio, que el régimen, en su afán por encontrar maestros de escuela, ha acudido a los marginales evadidos del sistema educacional para convertirlos en maestros de primaria. ¡Valiente educación reciben nuestros niños!

Lavado de cerebro no, “creadores de conciencia revolucionaria”. Decir “seremos como el Che” es igual a decir “seremos unos fracasados”.

Fidel Castro ha jugado siempre con las verdades, las medias verdades, las mentiras y las medias mentiras. Al principio, nos prometió el paraíso de la humanidad y nos lo creímos. De ahí en adelante solo eso, promesas y exigencias.

El pueblo cubano, sí se ha revelado, sin éxito hasta el momento. De otra forma, Fidel Castro, no hubiera tenido que llenar las cárceles, ni los cementerios, ni mudar de geografía numerosas comunidades, para instalarlos en la llamada “Ciudad Sandino” en el extremo occidental del país.

El cubano no se deja humillar. Al cubano lo humilla un régimen tiránico totalitariamente despótico, por la fuerza del absolutismo gubernamental, que no permite ni a sus propios ministerios (ministros incluidos) tomar la más pequeñas de las decisiones, porque las mismas tienen que ser pasadas por el filtro de los hermanos Castro.

¿Tiene idea del tiempo que les tomó a los burgueses hacer una revolución contra las monarquías absolutistas?

En ningún momento he dicho que, en la América, los españoles hayan salvado a “los pobres indígenas”. Le copio textualmente mis palabras, respondiéndole al Sr. Xxxx: “el genocidio, que según usted, cometieron los españoles en América, sí que destila odio, envidia y fanatismo.

Si no hubiera sido por los españoles, todavía hoy los habitantes del hemisferio occidental (para no llamarle Nuevo Mundo), andarían en taparrabos".

Desde que el mundo es mundo, los más fuertes se han impuesto (la mayoría de las veces por la fuerza) a los más débiles. Aquí le envío una frase de un General llamado Charles Degaulle:

“No hubiera existido el helenismo, ni el orden romano, ni el cristianismo, ni los derechos humanos, sin los sangrientos esfuerzos de los ejércitos. Vergonzosa y magnífica, su historia es la de los hombres”.

De la forma en que usted enfoca la historia de la humanidad, todo ha sido un genocidio cultural y social. Aquí le cito otra frase, de un español nacido en Cuba, llamado Jodé Martí Pérez:

“El sol quema con la misma luz que nos calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de sus manchas. Los agradecidos hablan de la luz.”

Gracias a los españoles, el continente fue colonizado desde el río Bravo (bastante más al norte) hasta la Patagonia. No solo se asentaron, sino que sembraron las semillas que han germinado durante generaciones. De no ser así, hoy en día los pueblos de Sur América estuvieran padeciendo las mismas desgracias de los pueblos africanos, que no tuvieron igual suerte.

¿Es que acaso “las miserias” del Continente Africano son comparables con los de la América nuestra?

De existir la Justicia Divina, como usted cita, a Fidel Castro le reservaran un salón inmenso para que baile él solito, al ritmo de la conga santiaguera.

*Viejo Perico, es el mote con el que se designan, en Cuba, a los militantes comunistas anteriores al partido fidelista.

domingo, 23 de agosto de 2009

El General Arnaldo Ochoa Sánchez y Enrique Ros



Se cumplió un nuevo aniversario del fusilamiento del General Arnaldo Ochoa.
Comienza su artículo, Enrique Ros, muy bien encaminado.

“Justamente 30 días transcurren desde el arresto del “Héroe de la República de Cuba” y su fusilamiento por “graves delitos contra la Patria”.

El “Héroe” es un militar que ha servido dúctilmente al régimen. La “Patria” es Castro quien, temeroso de la popularidad del General de División, quiere culparlo de los delitos autorizados por el propio dictador y que ya los tribunales norteamericanos habían comenzado a juzgar”.

“Persigue Castro dos propósitos: salir así del incómodo General y desligar su propio nombre del proceso de narcotráfico iniciado, precisamente en Miami, por un Gran Jurado Federal que lo complicaba, junto al General Manuel Antonio Noriega, en actividades relacionadas con drogas”.

“El 11 de junio, dos días antes del arresto del General Arnaldo Ochoa, la Prensa Asociada había dado a conocer que funcionarios de la Administración del Presidente Bush mostraban su preocupación con el reciente aumento del tráfico de drogas con una aceptación o participación directa de autoridades cubanas. Ya, antes, otro Gran Jurado había acusado al Vicealmirante Aldo Santamaría Cuadrado –Jefe de la Marina Cubana- de haber aprovisionado y protegido barcos que llevaban drogas de Cuba, procedentes de Colombia a los Estados Unidos”.

“Castro prefirió proteger a Aldo Santamaría, que, no comandando fuerzas militares, no era para él un estorbo, y salir, desacreditándolo, del militar que se había cubierto de tanto prestigio (se ignoraban sus deplorables acciones) en el Cuerno de África: Etiopía, Somalia y Eritrea, que le hace merecedor al regimiento del Ejército Occidental, del que es jefe, de ser declarado “Unidad Iniciadora de la Emulación Socialista”, y que desarrollará en Angola, el corazón de África, la primera gran batalla mecanizada desde la Segunda Guerra Mundial. Allá llegará, designado como “Jefe de la Misión Militar”.

Ya en éste último párrafo Enrique comienza a hacerse eco (tal vez sin querer) de la propaganda totalitaria en contra de Ochoa, al decir, entre paréntesis, que se ignoraban sus deplorables acciones, para tratar de minimizar cualquier prestigio.

Es necesario aclarar que Aldo Santamaría Cuadrado (hermano de Abel y Hayde) era el Jefe de la Marina de Guerra y fue sustituido “ipso facto”, de manera que las diferencias estribaban en el prestigio que le habían creado a Ochoa (los propios totalitaristas) y su poder de mando sobre las fuerzas terrestres.

Enrique continúa su artículo refiriéndose a las batallas libradas por Ochoa:

“Cuito Cuanavale, Lubango, Teshipa, Calueque, son batallas libradas por Ochoa a quien Castro, desde su “Cuarto de Operaciones” instalado en la segura y lejana Habana, le envía instrucciones –que no son atendidas- de cómo mover las tropas, la artillería, los tanques. Pero Castro, a espaldas de Ochoa, ha convenido en una solución no militar. Entrará en negociaciones que conllevan la retirada de las tropas cubanas”.

Negativo Enrique, esas no son batallas libradas por Ochoa. Esas son de Leopoldo Cintras Frías, Llorente y Acevedo (estos últimos eran jefes de las divisiones que componían ambos frentes). Ochoa solamente era el Jefe de la Misión Militar de Cuba en Angola (MMCA).
No entiendo ni acabo de comprender como es que personas que estuvieron tan lejos del teatro de operaciones puedan ser tan conclusivos y decir que las instrucciones que enviaba Fidel Castro no eran atendidas por Ochoa.


Ochoa tenía por obligación que compartir estas instrucciones con “Polito” que era el Jefe del Frente Sur. De manera que no era posible desatender nada.
Otra cosa Enrique: Lo que tu refieres como batallas (a no ser la defensa de Cuito Cuanavale que fue algo mayor), el resto no pasaron de ser escaramuzas (skirmish) magnificadas mediáticamente.
Enrique plantea que Fidel Castro le esconde la bola a Ochoa sobre las conversaciones de paz. Caramba Enrique, Fidel Castro siempre ha hecho lo que le ha salido de sus entrañas sin dar cuentas a nadie. ¿Acaso tú piensas que Fidel Castro es un presidente como el de los Estados Unidos que tiene que rendir cuentas?


Acto seguido Enrique continúa diciendo que ya Ochoa no es útil, pero no dice en que no lo es y no aclara porque es el momento de prescindir de él y desacreditarlo:
“Ya Ochoa no es útil. Es el momento de prescindir de él. De retirarlo y desacreditarlo. El miércoles 14 de junio se informa en la prensa escrita y en la radio que “el General de División Arnaldo Ochoa Sánchez había sido arrestado y sometido a investigación por graves hechos de corrupción”.

¿Acaso será que Enrique da crédito a las acusaciones de corrupción que se le imputaron a Ochoa por el desgobierno cubano?
Inmediatamente pasa a hacer un poco de historia:
“Primero –serán las más largas horas de su vida- lo harán comparecer ante un Tribunal de Honor formado por la totalidad de los 47 generales de las Fuerzas Armadas. Lo presidirá el General de División Ulises Rosales del Toro, el mismo que en 1963 participó en Argelia como jefe del grupo táctico de combate durante la guerra con Marruecos, sirviendo a las órdenes del entonces Comandante Efigenio Ameijeiras”. En ningún momento dice que es el mismo Rosales que Ochoa salva de la muerte, en la aventura venezolana, cargándolo a la espalda durante muchos kilómetros.

Luego de éste párrafo entra directamente al final del juicio para afirmar que:
“Ochoa se sabía perdido. Tal vez tratando de evitar la aplicación de la pena máxima afirmó al concluir este juicio:

“La Revolución me tiene a su servicio, y si se me impone esta condena que pudiera ser fusilamiento, en ese momento, les prometo a todos, que mi último pensamiento será para Fidel Castro por la gran Revolución que le ha dado a este pueblo. Gracias”.

“De poco le sirvió. Seguirán las amargas horas el “Héroe de la República de Cuba”. El viernes 30 se radica el Juicio Sumarísimo de la Causa No. 1 del Tribunal Militar, presidido por el General de División Ramón Espinosa, aquel comandante que, quince años antes, en Angola, mientras otros combatían, desempeñará la triste labor de proteger las instalaciones petroleras de la Gulf.

Actuará de fiscal el General de Brigada Juan Escalona Reguera quien, aunque médico de profesión, en los primeros años de haber llegado Castro al poder se había distinguido como implacable fiscal en distintos juicios revolucionarios. El jueves 6 se dicta la sentencia: la pena capital para Arnaldo Ochoa”.

En esta parte coincido con Enrique en casi un 90% de lo que dice, a no ser (debo aclarar) que Ochoa fue condecorado como Héroe de la República de Cuba, por el Consejo de Estado del desgobierno totalitarista de Fidel Castro.
Cuando se refiere al General Espinosa debo recordarle que, si bien es cierto que en Cabinda las tropas cubanas protegían las instalaciones petrolíferas norteamericanas, no por eso se puede dejar de decir que Espinosa estuvo entre la vida y la muerte por causa de una mina terrestre.
De Charco de Sangre Escalona, bueno, de Escalona puede decir todo lo que quiera, que no lo voy a desmentir.

Continúa Enrique diciendo que:
“Ya Castro ha responsabilizado en el proceso y en la condena a la totalidad de los generales que componen las fuerzas armadas. Exigirá, ahora, el apoyo a la sentencia de todos los demás oficiales y funcionarios. Para ello ordena celebrar la reunión del Consejo de Estado al que tendrán que concurrir los 29 miembros que lo integran, exigiendo que “cada uno emita su opinión y vote”. Todos lo hacen. Todos condenan la “traición a nuestro pueblo, a nuestro Partido, a la Revolución” cometida por Ochoa. Sin excepción, de forma unánime, el Consejo de Estado expresó su pleno apoyo a la sanción impuesta”.

“El 13 de julio de 1989 –a los 30 días de haber sido arrestado- la sentencia a la pena capital dictada por el Tribunal Militar Especial fue aplicada al amanecer poniéndole fin a las más amargas horas del General de División Arnaldo Ochoa Sánchez, “Héroe de la República de Cuba”.
“Saturno seguía devorando a sus propios hijos”.

Tengo la impresión que sería más apropiado decir:

¡Los hermanos Castro Ruz devoraron sus propias entrañas!
 

sábado, 22 de agosto de 2009

Honduras: Premio al cantinfleo para Fidel Castro


Los interminables mamotretos reflexioneros son tan o más cansones que los del premio Nobel.
Si escribiera en taquigrafía no sería menos aburrido. Ya no se deja ver, ni pronuncia discursos interminables y divagadores que nos permitían evaluar como se iba degradando a marchas forzadas. Por lo menos yo, lo analizaba al detalle.

Todos sabemos perfectamente que en Honduras ocurrió un golpe de Estado diferente, pero aparte de los discursos en la OEA y la ONU así como la cumbre de los NOAL, solo hemos visto lo que él insiste en llamar atropellos y abusos o represión de unas cuantas decenas de personas que han tenido el derecho a expresarse contra el golpe.

Lo que más me llama la atención es que, “tal vez”, sin proponérselo, da a entender que Zelaya es un cobarde. Es algo que no puede evitar.

Son pocas o ningunas, las imágenes transmitidas por la televisión cubana (si lo comparamos con el resto del mundo) cuando Arias propuso los 7 puntos el 18 de julio. Aparentemente solo les interesaba aquel que decía textualmente: “La legítima restitución de José Manuel Zelaya Rosales en la Presidencia de la República hasta el fin del período constitucional por el cual fue electo”.
De forma solapada, intenta desprestigiar la figura de Arias refiriéndose a las “palabras entrecortadas por la emoción” y a una “autocomplacencia” por lo que considera haya sido su intención en servir de mediador en el conflicto, para acto seguido citar la “indignación” de las marionetas Rigoberta Menchú y Adolfo Perez Esquivel, también agraciados con Premios Nobel de la Paz.


La mayoría de los gobiernos de América Latina sabían que Zelaya había aprobado (sin el consentimiento de Chavez y Castro) el primer proyecto de Arias, pero no se imaginaban que lo iban a forzar a retractarse en menos de 72 horas.

Solo la cobardía de Zelaya y el pésimo asesoramiento totalitario hacen posible que se consolide el golpe y terminen de desmoralizarse todos los organismos internacionales que lo condenan.
Mintras tanto, Daniel Ortega, haciéndose eco del chavismo más extremo acusa a los Estados Unidos de haber escogido a Arias como mediador para Honduras, sin mencionar que fue el própio Zelaya el que se postró ante la Secretaria de Estado norteamericana pidiéndole ayuda.
La Bestia Ilustrada, decrépito al fin y al cabo, no deja de reconocer que el pueblo hondureño resiste pacificamente los acontecimientos.

Ahora el gobierno de Micheleti solo tiene que intentar ganarse la confianza de los gobiernos demócratas de América Latina que en definitiva son los únicos que le pueden tender una mano amiga aun cuando no concuerden con el método utilizado por Honduras para destituir a un traidor a la patria hondureña.


Mientras tanto Chavez incrementa y prepara el ejército de Venezuela con las malass intenciones de intervenir allende sus fronteras.

A fuer de ser sinceros y, mientras esperamos que las aguas recobren su nivel en Honduras, debemos otorgar un Premio al Cantinfleo para Fidel Castro.

domingo, 16 de agosto de 2009

Sobre ancianos mal llamados comunistas

Los comunistas que habitan en el llamado "centro imperialista", no tienen nada que ver con la dictadura de Fidel Castro.

Los comunistas, que hace ya mucho tiempo recibían instrucciones de la extinta Unión Soviética, pertenecían a un mismo movimiento internacional, más allá de si estuvieran en Cuba, España o Estados Unidos; por tanto se suponía que tenían la obligación de fomentar y desarrollar el proceso revolucionario en donde vivían, independientemente de que las posibilidades de tomar el poder fuera una quimera y se dedicaran a cualquier otra cosa.

Propalaban a los cuatro vientos que, diez comunistas consecuentes y organizados de un país desarrollado, podían significar mucho más que cien en cualquier otra parte del mundo.
Hoy en día, algunos ilusos, envalentonados por la propaganda bolivariana, recomiendan a aquellos (primer mundistas) que se auto-titulan “comunistas sin partido”, más implicación.

No tardan los llamados comunistas totalitarios del régimen de los hermanos Castro (in-modestamente) en situarse como ejemplo, al decir que “ellos” se interesan (por igual) por sus camaradas de cualquier parte del mundo, para inmediatamente pasar al tema de la cotelera de la crápula totalitaria, relativa a la purga de la generación sucesora preparada y entrenada por Fidel Castro.

Se atreven a decir que La Bestia de Birán "explica" y "diagnostica" en sus reflexiones.
Sin un ápice de verguenza (se atreven a llamarle anciano) nos quieren hacer creer que las profecías del “macro-economista”, Fidel Castro, son válidas para la actual crisis financiera.

Lo llaman “clarividente” y único dueño de la verdad en relación al "monstruo imperialista" y los puntos de vista del relevo generacional (que ya no existe) para poner fin al capitalismo, que fuera anunciado hace ya 50 años.

sábado, 15 de agosto de 2009

¿Cambios dentro del totalitarismo fidelista?


Los debates públicos no dieron el resultado que Raúl esperaba. Los tiempos han cambiado. Los criterios y opiniones de la gente de a pie, en nada coinciden con los dirigentes del PCC, pero ya no lo dicen abiertamente en las reuniones. Eso es algo que se ha ido aprendiendo de generación en generación y, aunque algunos (los más jóvenes) caen en la trampa, son cada día menos los que se atreven a cantarle cuatro verdades al régimen en una asamblea.


Parte del sector tecnócrata (todos opinan igual que los hermanos Castro) favorece reformas políticas de China o Viet Nam, increibles en un país cuyos posibles inversionistas nacionales (léase exilio cubano) ni se encuentran en la disposición (primero tendría que desaparecer la crápula en el poder) ni tendrían las manos libres por miedo a posibles represalias. Los de línea dura, que son actualmente los que detentan el poder, con Machado Ventura a la cabeza, se resisten al cambio, posiblemente debido a que sus seniles mentalidades les hacen creer que son eternos.


Tener que leer que en Cuba existe una sociedad civil en busca de un socialismo cubano, es para partirse de la risa. Los cubanos anhelamos cambios radicales y sabemos que lo que nos han vendido como socialismo es puro cuento. Los ejemplos del Che, que tal vez fueran válidos en algún momento, se han desmoronado con el bolivarianismo Chavista.

Todos los cubanos queremos superar la miseria en que nos ha sumido el peor de los tiranos de los que han asolado nuestra tierra. Aquel que nos prometiera que nunca más existirían clases privilegiadas, el que ha exterminado la iniciativa creadora del cubano en base a un excesivo control fundamentado en políticas del alta estrategia, en resumen, el pueblo cubano aspira a un cambio de sistema más temprano que tarde y no a la continuación de un sistema totalitarista oxigenado.

Ninguna de las “reformas” económicas anunciadas se encuentra en marcha. De forma teórica, el límite de salario se ha eliminado, pero en la práctica nos encontramos con el burocratismo feroz que lo impide y por supuesto, la producción brilla por su ausencia. No digamos nada sobre el absentismo laboral. Han proclamado una reforma de la reforma agraria. Ya con ésta serían tres o cuatro reformas agrarias realizadas por el régimen tiránico y ninguna con resultados satisfactorios. ¡Mentira! No hay tal reforma. Lo que hacen es arrendar las tierras al que la solicite y…, una vez más el burocratismo impide, no solo la entrega en usufructo de la tierra, así como que también impide que el agricultor se desarrolle obligándole a sembrar lo que el gobierno le “oriente”. Un usufructuario no es un agricultor privado. Antes de 1959 Cuba exportaba alimentos a los Estados Unidos. Hoy más del 70% de los alimentos que consume la población son importados. Las tierras en desuso son propiedad del gobierno y corresponden a más del 75% de la tierra cultivable.

Ahora el desgobierno está implementando un nuevo miedo que mucho tiene que ver con el ejemplo chino. Sutilmente están publicitando el peligro potencial que supone el flujo (considerable) de dinero de la Comunidad Cubana en el Exterior, lo que sería igual al monstruo de las siete cabezas (los nuevos ricos) y los siempre pobres, dependientes de un régimen incapaz de abastecerles las mínimas necesidades.

Posiblemente el régimen totalitario de los hermanos Castro sea el único que sobrevive (Corea del Norte pudiera ser el otro) y que no ha sido capaz de escapar de las tragedias que lo autodestruyen, estableciendo cambios llamados revolucionarios que son todo lo contrario por su magnitud y alcance. Lo que llaman socialismo ha creado niveles de sub educación, carestía de vivienda como en cualquier otra parte del planeta y una salud pública carente de médicos y medicinas. El deporte cada día se encuentra más depauperado, a pesar de los pesares del máximo líder que sufre al tener que soltar recursos de su economía privada (léase “reservas del comandante”) para que los deportistas puedan entrenar decentemente.

El sistema fidelista es un totalitarismo en permanente estado de evolución y autocorrección que le ha permitido subsistir a la glasnost y la perestroika, momento en el que Fidel Castro aprovechó para distanciarse del bloque comunista europeo, dándole entrada, de inicio, a pequeñas empresas extranjeras que iría decantando en la medida que aparecieran socios con mayor poder económico y dispuestos a negociar con el régimen (léase Fidel Castro). Lo único que tiene de exitosa la revolución energética es el soporte del petróleo venezolano.

El régimen de Fidel Castro tiene profundas raíces en el "comunismo" totalitario estalinista que siempre ha sido un complejo proceso basado en realidades tergiversadas, como pudiera ser el caso de las agresiones exteriores de Estados Unidos. Continúa su sucesión hacia un régimen más autoritario, de propaganda internacionalista, impregnando de las ideas totalitarias de un solo partido y eternización en el poder de una crápula dirigente.

Durante los difíciles tiempos económicos del los 90, en lugar de dedicarse a aumentar el nivel de vida de la población, mejorando la canasta básica, el régimen se dedicó a exportar médicos, maestros y otros profesionales, recibiendo una remuneración por ese concepto que no alcanzaba para alimentar a nuestra población, pero que servía muy bien a sus intereses políticos.
Por último, deseo aclarar que la Alternativa Bolivariana para América Latina es solo la contraparte venezolana a la iniciativa para el Tratado de Libre Comercio promulgado por los Estados Unidos.


Ya lo dijo mi abuelo: peleémonos con la Señora de la casa y hagámonos amigos de la criada.

Reestructuración y dinamización del Estado ¿Cuál Estado?


El 24 de febrero de 2008, en un discurso ante la corderísima asamblea, Raúl Castro tendió una trampa añeja para los que aun continúan siendo “bobos de maruga”: Convocó a reuniones de sindicatos, federaciones, grupos, consejos y demás integrantes del Sistema Unico de Vigilancia y Protección (SUVP) para elaborar listas de demandas con vistas a “ayudar” a crear una estructura “más” funcional (como si la actual funcionara).


De una forma típicamente totalitaria, más de cinco millones de personas asistieron “voluntariamente”, en horario de trabajo, a tales reuniones y ofrecieron más de un millón de propuestas (el 99% de ellas totalmente banales).


Cualquiera diría que las referidas reuniones trajeron como consecuencia que el Consejo de Estado Totalitario se reestructurara. El 3 de marzo vieron la luz nueve, nuevos ministros y fueron abolidos dos ministerios. En fin, “agua al dominó” la burocracia continúa.

Dos de los flamantes funcionarios promovidos son generales. Uno de ellos reemplazó a Carlos Lage, que tal como el otro “indigno” de Perez Roque “dimitieron” de sus cargos.
No hace mucho tiempo, la dictadura de Fidel Castro y su hermano, consideraban la dimisión como un acto de traición. Si no me creen, pregúntenle a Hubert Matos.

Analistas extranjeros consideran que las Fuerzas Armadas del régimen fidelista tienen mucha influencia. No, señores. Tienen toda la influencia. Pero no es que se hayan vuelto autosuficientes financieramente. Es que mucho antes de comenzar, lo que a ellos les gusta llamar “período especial” (para mi ese período abarca 41 años), ya las FAR y el MININT se estaban preparando como empresas paralelas al sistema financiero del país. Debemos aclarar que dichas empresas solo responden al MINFAR.
Para su desgracia ninguna de ellas es eficiente y más de una cabeza ha rodado (por robarle a Raúl) desde que fueran instauradas.

Aunque algunos ciegos quieran hacernos ver que el ejército de los hermanos Castro no es ofensivo, solo les recuerdo, lo que han sido capaces de hacer en Argelia, en las alturas del Golán, en Angola o en Etiopía. Todas estas acciones “defensivas” combativas a muchos kilómetros de nuestras costas.


Claro está, Fidel Castro tenía la economía soviética y el narcotráfico como retaguardia segura.
El costoso (para el pueblo) sistema defensivo hoy se encuentra con serios problemas de armamento envejecido e imposible de renovar. Los miles de kilómetros de túneles (que están mal construidos) son inmensas ratoneras basadas en la doctrina militar de “La Guerra de Todo el Pueblo”. En resumen, la única relación de las FAR con el pueblo consiste en la cantidad de oficiales y soldados que reciben un salario mensual por vestir un uniforme y participar muy de cuando en vez en alguna maniobrita.

“¡Nuestro ejército es el pueblo!” dijo Fidel Castro en 1959, cuando las columnas de guerrilleros bajadas de la Sierra Maestra, la Sierra Cristal y la Sierra de Trinidad Sancti Spiritus (mal llamada Escambray) no llegaban a 2 mil hombres armados.


Cincuenta años después continúa a ser el ejército peor uniformado del mundo. Gente que ha hecho de las FAR su medio de vida. Pero lo más importante es que la oficialidad, que supuestamente va a dirigir ese ejército, está compuesta por la generación más joven. ¡Y no es por casualidad! Los hermanos Castro necesitan personal sin memoria histórica. Necesitan de una generación que solo conozca por referencia y desde el punto de vista de ellos, toda la historia reciente. Para eso barrieron de las FAR y el MININT a toda la generación sucesora.


Tres millones de cubanos (el 25% de la población) son menores de 20 años. Casi todas las familias han participado, de una forma u otra en las aventuras del napoleoncito caribeño.
Dicen que las FAR se han reducido en los últimos tiempos ¡Mentira! Hace mucho tiempo que las FAR, al contrario del MININT trabajaron de forma tal de que más del 75% de las unidades militares estuvieran integradas por reservistas y poco a poco fueron perfeccionando el sistema movilizativo, de forma tal que hoy en día pueden tener sobre las armas a un millón de hombres en menos de 72 horas.

No todos los cubanos se sienten orgullosos de haber participado en guerras ajenas al territorio nacional, bajo la consigna del internacionalismo proletario. Casi el 30 % de la población se siente avergonzada, no de la participación, más bien de haberse dejado utilizar por las ambiciones de Fidel Castro, de querer pasar a la historia como un “Alejandro Magno Caribeño”.

41 años de totalitarismo fidelista (estalinista) mal llamado socialismo


En su discurso de enero de 2009, en la conmemoración del quincuagésimo aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, el presidente Raúl Castro, conocido popularmente como (“la china”), repitió el discurso, citado con frecuencia, de Fidel a los estudiantes de la Universidad de la Habana en 2005: “Esta nación puede autodestruirse… quienes no pueden destruirla son ellos (los imperialistas de EEUU); nosotros sí podemos destruirla, y sería culpa nuestra.”
Raúl recordó a los “líderes del mañana” que no deben olvidar que “ésta es la Revolución de los humildes, para los humildes y por los humildes” y que los dirigentes de la militancia “les impedirían destruir el partido”.

Poco tiempo después la mayoría de los “líderes del mañana” serían tildados de indignos por el propio Secretario General del Partido Comunista de Cuba. Los dirigentes de “línea dura” consideraron oportuno impedir, que esos líderes, formados a imagen y semejanza de Fidel y Raúl Castro, destruyeran el partido. Se impone una pregunta de orden: ¿Quienes son ahora los líderes del mañana? ¿Acaso existen?


¿Por qué tanta insistencia en que los futuros líderes no se ablanden ante el enemigo? ¿Será que están conscientes de su fracasado sistema y solo piensan en morir con las medias puestas?
Para la religión católica el diablo era el enemigo, para los totalitaristas el enemigo es el imperialismo. El diablo nunca dejará de ser lo que es, hasta traidor. No se olviden que el diablo, es su día fue un ángel.


No obstante, Raúl está supuestamente abierto al diálogo con el gobierno de Obama siempre y cuando se respete la soberanía del régimen y su hermano Fidel lo considere oportuno.
En una de las tantas maquiaveladas fidelista (solo a ese engendro se le puede haber ocurrido) ofreció un intercambio de prisioneros, del todo imposible entre el gobierno de los Estados Unidos y el desgobierno totalitario, como si nadie supiese que las leyes Fidel Castro se las pasa por salva sea la parte, mientras que en Yanquilandia están para cumplirse al pie de la letra.

La defensa de Obama de los 47 años de embargo “para presionar por reformas democráticas” es inaceptable no solamente para el desgobierno fidelista y para algunos de sus satélites de América Latina. Este embargo es una aberración del sistema capitalista y como tal debe cesar.
Obama no debe renunciar a los informes de la “Comisión por una Cuba Libre” de 2004 y 2006 que piden el derrocamiento del desgobierno fidelista.

Para los totalitaristas, las principales metas de su proceso de 41 años de aplicación de formas y prácticas de estalinismo, a principios del siglo XXI, incluyen las siguientes, que han sido proclamadas públicamente:
• Modernización de los ministerios, consecuente con asegurar “constitucionalmente” el totalitarismo y reducción de la excesiva e ineficaz burocracia heredada.
• “Superación” de las desigualdades económicas y sociales derivadas del auge de las diferencias de clases pandemia intrínseca del sistema importado del bloque soviético.
• “Eliminación” del doble sistema monetario introducido desde antes de la década de los años 80 (entrada de la comunidad cubana en el exterior) de un peso nacional a un vigésimo cuarto del valor de un peso convertible (que solo tiene valor dentro de Cuba), el consecuente mercado negro (creado y sostenido por una política de abastecimiento) que ha provocado la distorsión del sistema de precios y salarios.
• “Defensa” de la soberanía nacional contra los yanquis (único lazo existente entre las masas y el régimen), fortalecimiento de la unidad nacional (hace mucho que dejó de exisitir) y consolidación y expansión de las acciones cubanas de solidaridad internacional (propaganda totalitaria en forma de médicos).
Léase: El miedo al diablo imperialista, unido a mayor represión en todos los sentidos, así como incremento de la propaganda hacia el exterior.
• “Facilitar” las visitas familiares desde EEUU y los viajes al extranjero para los cubanos.
Léase: Ingreso a las arcas del la Reserva del Comandante en Jefe (RCJ) de más de un cuarto de millón de dólares.
• Reforma del PCC (Partido Comunista de Cuba) en su Sexto Congreso Nacional a finales de 2009, ya que no hay modelos preestablecidos de socialismo (los congresos Cuarto y Quinto del partido, en 1991 y 1997, también introdujeron reformas).

Esto último está por ver. Ya no hay.

domingo, 9 de agosto de 2009

Zelaya, cobarde, payaso y oportunista del totalitarismo

Dilatar el proceso por el cual los ejecutores del golpe de Estado en Honduras se mantienen al mando, debilita a los que intentaban violar la Constitución del país de Morazán y busca que el cobarde ridículo no vuelva al poder.

El verdadero y legal presidente de la nación centroamericana aunque desconocido por todo el mundo es Micheleti quien lanzó un ultimátum a Zelaya sobre su enésima vez programada vuelta al país, donde será detenido y juzgado.

Realmente, con los totalitaristas no hay que negociar nada.
Parece que la decisión de la OEA de no reconocer a las autoridades que rigen Tegucigalpa, a sus representantes y a las acciones que puedan llevar a cabo, al final no tiene mucho valor para Caracas, cuyos órganos de manipulación masiva ya denominan a Mel Zelaya (cobarde ridículo) como el "presidente depuesto".

Se trata de un término (cobarde ridículo) que se extiende y hoy emplean las agencias de noticias, y sitios de supuesta objetividad.

Realmente, nunca se debió admitir ninguna "mediación" que implicara cierto reconocimiento de los totalitaristas, y el gobierno de Chávez hace rato debería haber desestimado, como inútiles, las sanciones económicas impuestas para tratar de restaurar el intento de totalitarismo que no es recogido por la Carta Interamericana, que Caracas tanto defiende.

Toda la extensión en el tiempo favorece al gobierno de Micheleti y ese parece ser el enfurecimiento del “goriloro” venezolano, el cual tiene como asesor principal al hombre más embarrado con la sangre centroamericana, Fidel Castro Ruz.

Las organizaciones populares hondureñas, por su parte, no están decididas a empuñar las armas a pesar de los asesinatos encomendados desde Caracas.

En esta semana las manifestaciones a favor de Micheleti no se han detenido en ningún momento, aunque mal intencionadamente el nuevo régimen hondureño haya recibido la condena pronunciada en Sharm el Sheik (paraíso vacacional egipcio) en la reunión cumbre de los Países No Alineados, que se suma a las de la Asamblea General de la ONU, UNASUR, Grupo de Río, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) e incluso el Sistema Integracionista Centroamericano y la propia OEA.

Normalmente, el régimen democrático del presidente Micheleti debería de haber caído ya, pero si se mantiene el apoyo popular será prácticamente imposible derribarlo.
El propósito final debe ser el de restaurar las democracias representativas y abolir todo lo que huela a presidentes perpetuos y violaciones de las constituciones republicanas que no es otra cosa que retroceder en el tiempo.

sábado, 8 de agosto de 2009

Pascual Serrano, Kareem y Yoani



El periodista Pascual Serrano intenta hacer una comparación entre un bloguero egipcio, llamado Kareem y la bloguera cubana Yoani Sánchez que vive acosada y reprimida por el desgobierno cubano.

El régimen de los hermanos Castro no es una dictadura más, que persigue la libertad de expresión. El totalitarismo fidelista impide la misma expresión.

Lo que predicaba Fidel Castro, al inicio de la revolución, era su “propósito” de que las personas de origen humilde no tuvieran que vivir hacinados en ciudadelas ni en barrios marginales, incluso, que no tuvieran que vivir en edificios pesimamente construidos. Fidel Castro predicaba y prometía que las personas jubiladas no tuvieran que ser dependientes de nadie y tuvieran una pensión digna.

Decía que las medicinas iban a estar al alcance de todos, no que la atención médica fuera proporcionada por estudiantes de medicina extranjeros, mientras que los nacionales cumplieran misiones de propaganda totalitarista, allende los mares.

Fidel Castro nos ilusionó diciendo que tendríamos educación gratuita para todos, pero no nos dijo que tendríamos que financiarla con nuestro trabajo y depender de su nefasta administración para que hoy por hoy nuestros maestros de primaria, pasados 50 años, no tengan calificación académica.

No nos dijo tampoco que nuestros hijos en la edad más difícil, la adolescencia, tendrían que ir obligatoriamente internados en un centro “educacional” lejos de la casa, donde serían manipulados al antojo y conveniencia del desgobierno en todos sus planes de propaganda anti-imperialista, mientras los obligaban a trabajar en la agricultura, media sesión cada día, (según el régimen) como forma de “forjar al hombre nuevo mediante el trabajo”.

No nos dijo que, debido su pésima administración, tendríamos que pedalear como unos locos para todas partes (escuela, trabajo, vacaciones) mientras que él le echaba las culpas al imperialismo.

Nos prometió que cada cual estudiaría lo que le viniera en ganas para luego retractarse y no ser así. Tampoco nos dijo que tendríamos que PAGAR los estudios con años de servicio social en el lugar que al desgobierno se le ocurriera situarnos.

Nos prohibió hasta hace muy pocos días desempeñar dos trabajos y cuando conseguíamos uno (por trasmano) se daba el lujo de tener disposiciones mediante las cuales solo se podía percibir hasta cierta cantidad de dinero como remuneración. Nunca más, para no “enriquecernos”.

En fin, que lo que el pueblo cubano quería era mejorar y no caminar hacia atrás, como el cangrejo. Queríamos democracia y no dictadura fuese cual fuese (derecha o izquierda). Por desgracia, Egipto nunca llegó a tener un 70% de población con niveles de clase media, como ocurría en Cuba en 1959.

Pascual Serrano miente deliberadamente al decir que los servicios médicos en Cuba son gratuitos. Miente cuando dice que en Cuba los estudios son gratuitos.

Yoanis decidió abrir su blog para relatar el día a día de una generación que ella ha denominado “Y”, y que corresponde a la letra inicial de la mayoría de los nombres propios de persona, que el pueblo de Cuba ha inventado y que lleva por letra inicial, una gran mayoría de la tal llamada generación. Ningún nombre, en la lengua castellana, comienza con la letra “y” griega. Solamente las onomatopeyas de lenguas foráneas las utilizan.

Señor Serrano: El presidente de Egipto Hosni Mubarak estudió en las Academias soviéticas (piloto de combate) y es dictador de su pueblo gracias a elecciones amañadas (como casi todas las del continente africano). Claro, en la URSS aprendió a cómo construir una dictadura, aunque no le llega ni a la chancleta a Fidel Castro, que es mucho más inteligente (aun decrépito).

En Cuba no te expulsan del trabajo. Todo lo contrario. Sin merecerlo, te premian y por tal motivo te trasladan a cientos de kilómetros de distancia de tu hogar, como reconocimiento a tu “labor abnegada” y para que ayudes a los compañeros del centro “tan lejano” a superar sus deficiencias.
De esta forma, el que se niega es un desagradecido y él mismo se despide del trabajo. Solo que cuando va al fondo de desempleo, las únicas plazas vacantes que encuentra “para su sorpresa” son las de: cazador de cocodrilos en la Ciénaga de Zapata o enterrador en el Cementerio de Colón.

Para que no se le olvide Serrano, el régimen de los hermanos Castro no cree en presiones internacionales. Jamás ha salido de prisión alguna en Cuba, otros presos que no sean por la magnanimidad del régimen de oprobio.

Precisamente por eso es tan importante el blog de Yoanis, por que no inventa lo que no existe y toca temas que demuestran lo injusto que es el sistema totalitario.

Vamos a ver Sr. Serrano: Yoanis, ya antes de nacer, le debía el dinero de sus estudios y de los servicios médicos (que no las medicinas) a Fidel Castro.

La bloguera es tan decente que no relata pasajes de los campamentos estudiantiles, tal vez por vergüenza. Eso es un problema real del totalitarismo que te marca de por vida. Es peor que una tortura física aunque a ti Serrano, por ignorante (con todo el respeto) no te lo parezca.

Kareem y Yoanis se preocupan por lo que a ellos les toca vivir.
¿Acaso es posible comparar el estándar de vida de un obrero norteamericano con un obrero (no digamos español), digamos europeo?
Cada uno de ellos tiene sus problemas, que son totalmente diferentes. El obrero español se preocupa por los puentes feriados y el precio del litro de gasolina. El obrero norteamericano no tiene puentes, pero compra la gasolina por galones al mismo precio con que el español compra el litro.

En Cuba todo pertenece al desgobierno, hasta la empresa de los elevadores. Por tanto, Yoanis critica al gobierno que, es incapaz de reparar el dichoso aparato.
¿Alguna vez has subido, diariamente, dos y tres veces al día, catorce pisos de un edificio donde tienes tu apartamento, Serrano?

Precisamente, por ser Cuba lo que es, gracias a la desidia de los hermanos Castro, es que los países del mundo le prestan más atención que al resto. Todos conocemos que el nivel de Cuba en Latinoamérica era uno de los mejores antes de 1959, aunque no se puede desconocer el 25% de la población que vivía en condiciones paupérrimas y que debía ser así para mantener la producción azucarera. La mayoría de estas personas eran de procedencia haitiana y jamaicana, aunque se contaban como cubanos, pues en las Américas existe el racismo, pero al contrario de Europa, es desconocida la xenofobia.

Medite bien lo que escribe Sr. Serrano. Va a resultar que el dueño de la verdad es solamente Ud. Los demás periodistas, que son los que dicen que la cubana es una de las 100 personas más influyentes del mundo, uno de los cien hispanoamericanos más notables y uno de los diez intelectuales más importantes del año, son un atajo de estúpidos.

Kareem podrá existir, pero como bien Ud. dice, no es cubano, aunque el gobierno egipcio sea tan dictatorial como el de los hermanos Castro.
Yoani Sánchez, víctima de la represión del régimen totalitario

sábado, 1 de agosto de 2009

El Neo feudalismo fidelista reduce de nuevo las previsiones de crecimiento y tomará medidas "in- gratas"

Raúl Castro pospone la celebración del primer Congreso del Partido Comunista que de acuerdo con los Estatutos del propio partido debían haberse efectuado hace 12 años.

"Terribles e in- gratas". Así serán las nuevas medidas económicas que anunciará el desgobierno neo-neo- feudalista, que ha reducido, por segunda vez, sus previsiones de crecimiento para este año al 1,7%. El titular de Economía y Planificación, Marino Murillo, anunció el nuevo ajuste en un informe presentado al pleno del Comité Central del Partido Comunista de Fidel Castro (PCC) que encabezó Raúl Castro.

Inicialmente, el régimen pronosticaba un crecimiento de 6% para este año, que redujo en una primera proyección a 2,5%. Pero la situación es peor de lo que se esperaba. Según el comunicado divulgado por los “diarios” cubanos, Raúl Castro, segundo secretario del PC -el primero es aún su hermano mayor Fidel-, "alertó" sobre la importancia de que los cubanos comprendan que las medidas son "difíciles y nada gratas, pero sencillamente inaplazables".

Hace mucho tiempo ya que Fidel y Raúl Castro hacen como que se dirigen al pueblo cubano, cuando en realidad lo están haciendo para los regímenes extranjeros. Los cubanos hace ya mucho más tiempo que las medidas son “terribles e in-gratas.

"La dirección histórica del régimen neo-feudalista está decidida a reducir las previsiones sin dar solución a los graves efectos negativos de la compleja situación que vive hoy la economía cubana, derivadas de las propias insuficiencias del régimen.

Junto a las malas noticias económicas, los panfletos locales (llamados prensa) anuncian también hoy la decisión del desgobierno de Raúl Castro de posponer la celebración del primer Congreso del Partido Comunista que debía haberse efectuado (de acuerdo con los propios Estatutos del mismo partido) retrasando así una reunión que fijaría el rumbo del régimen. Lo cual quiere decir ( a buen entendedor con pocas palabras…) que Fidel Castro continúa como primer secretario de la única fuerza política de la isla.

El dictador de turno señala que "Lo más probable es que, por ley de la vida, sea el último Congreso que encabece la dirección histórica de la Revolución", remarca.

Lo que en buen cubano se sobrentiende como que no va a producirse tal evento.

Estatutos del Partido Comunista (neo feudalista) de Fidel Castro:
Artículo 44. El congreso del partido se celebra regularmente cada cinco años, y con carácter extraordinario en las ocasiones en que lo convoque el pleno del Comité Central.

El modo de realización del congreso lo determina el pleno del Comité Central, el que lo convoca con seis meses de antelación, como mínimo, a la fecha de su reunión anunciando en esa oportunidad los asuntos más importantes que propone tratar. Cuando se trate de un congreso extraordinario, podría convocarse con una antelación menor.

Para que el congreso sea válido, debe constituirse con un número de delegados que representen a más de la mitad de los militantes del partido.