miércoles, 14 de febrero de 2007

El socialismo y el hombre en Cuba, bajo una dictadura totalitaria de carácter neo feudal


El Socialismo y el Hombre en Cuba, bajo un régimen dictatorial totalitario y neo feudal




Debemos ser observadores y no dejarnos llevar por problemas o situaciones generales provocadas para confundirnos y que perdamos la capacidad y hasta la sensibilidad para percatarnos de las formas sutiles con que nos embusten día a día.


Resulta que hoy quieren hacernos ver y entender que la culpa de muchos de los males que nos aquejan la tiene el igualitarismo.

Ese igualitarismo al que nos han sometido durante más de 45 años y que ahora quieren presentárnoslo como algo que se nos coló sin darnos cuenta.


Que forma más sutil de involucrarnos en algo tan ajeno y de pertenencia particular del régimen ideado y estructurado por Fidel Castro Ruz en Cuba.

El igualitarismo no es un virus, son una de las manifestaciones del Virus de la Ineficiencia Económica Adquirida (VIEA). Cuando decimos VIEA nos estamos refiriendo a un virus que surgió en la Rusia zarista, cuando algunos trataron de aplicar, sin resultados a largo plazo, la teoría elaborada por Marx y Engels a mediados del siglo XIX.



El VIEA hizo su aparición en Cuba a principios de los años 60 cuando comenzaron a dar sus primeros pasos para cambiar la economía cubana del capitalismo hacia el caos.

Resulta que la economía es una sola, entonces a la plusvalía le llamaron plus-producto que en lugar de ir a parar a las manos de los dueños iba a parar a las manos de... los funcionarios, que supuestamente son los representantes de la clase obrera “en el poder”.


Que pena la de aquel campesino de Ceiba del Agua al que le tumbaron 95 matas de aguacate para sembrar café, cuando aquella desastrosa movilización del llamado “Cordón de La Habana”.
Los funcionarios le ofrecieron 250 pesos mensuales de por vida y una libreta de abastecimiento a cambio de las 95 matas.
Salió perdiendo y él lo sabía!
Quizá no fuera universitario. Tal vez solo supiera leer y escribir, pero la experiencia de la vida le decía que eso era una locura, que si las ceibas no se podían tumbar aunque no dieran frutos, tumbar casi un centenar de aguacates era un crimen horrendo.


Al final la libreta de abastecimiento no abastece y los 250 pesos no tienen poder adquisitivo (solo representan 10 dólares USA).
Por eso hoy tengo que mirar con aire de duda y buscando que hay detrás de lo que nos quieren convencer que son los programas establecidos nacionalmente para atender a jóvenes.


¿Descubiertos?
¿Eslabones perdidos?
¿Por qué seguir engañándonos?
¿Por qué seguir apañando al sistema general de educación?
¿Por qué llamarles descarrilados a aquellos jóvenes que el propio régimen abandonó durante los días más álgidos del período especial?



Y ahora pretenden presentarnos un elemento alternativo, algo que les resulte sugerente, atractivo y “comprometedor”. ¡Cómo les gusta la palabrita!

En Cuba, el régimen anda detrás de todo aquel que no esté comprometido, para comprometerlo.


¿Que no deben ser tratados como iguales?
¿Qué son diferentes?
¿Debido al entorno familiar y social en que tuvieron que enfrentarse a la vida?
¿De que país me están hablando?
¿Acaso no es Cuba?
¿Es el problema local o en el ámbito nacional?



Como el problema es a nivel nacional, tampoco puede ser ajeno al des-gobierno de nuestro país y es ahí donde la mentira se hace institución y tratan de pasarnos gato por liebre, confundiéndonos con que si el Estado esto y el Gobierno lo otro y la Revolución por aquí y las conquistas del Socialismo por allá. Y al final le echa la culpa al Imperialismo Yanqui y gritamos Patria o Muerte y volveremos a empezar, como la canción del barquito chiquitico.

Que si profesores, a los que llaman “integrales”, de secundaria básica. Jovencitos de menos de un año de preparación. Marginales cuyas laceraciones sociales les llevaron por caminos perversos, devenidos en maestros y no es que lo diga yo. Lo dice el propio des-gobierno, pero no explica por que nos quedamos sin maestros de secundaria básica.

No le pudo echar la culpa al imperialismo, como hizo con los médicos y eso que en California están solicitando maestros de habla hispana.
Es posible que los no iguales, los diferentes, los hasta ahora no comprometidos estén jugando a ésta carta.
Solo les restaría aprender inglés.



Ese síndrome al que hacíamos referencia, al principio de éste trabajo, es el que provoca que todos los proyectos nazcan torcidos y no irradien como referentes a todo el conjunto de instituciones, organismos y organizaciones del país.
Los estudios casuísticos los hace el régimen cuando le interesa que los hijos de los funcionarios la pasen bien en las escuelas. En esas los profesores no son integrales y mucho menos marginales, aunque la escuela delincuencial se encuentre en casa.



Basta ya con decir que las disposiciones y/o políticas generales (trazadas por Fidel Castro) o la ausencia de recursos (también distribuidos por Fidel Castro), para enfrentar problemas globales no tienen nada que ver con la desatención de los problemas individuales, familiares o hasta comunitarias. Si tiene que ver y mucho: Porque ningún dirigente del Poder Popular tiene en sus manos los recursos materiales para satisfacer dichas necesidades y para lograrlo debe diluirse en un sin-número de gestiones al que no todos están dispuestos.



Es increíble que cada cubano tenga dentro de sí un virus que destruye la capacidad de superación del ser humano. Nadie es inmune. No es una enfermedad. Solo se desarrolla cuando existen dictaduras totalitarias, en las cuales las vidas de las personas están en manos de los funcionarios y solo el Jefe es el que orienta, dirige y decide.