martes, 22 de diciembre de 2009

¿Qué es ser comunista en 2009? Capítulo 5

Mario Armando Riva Morales

Esta es una adición personal a la entrevista realizada por VERA GUTIÉRREZ CALVO - Madrid - 09/11/2009

Los males del sistema soviético

Otro de los males del sistema soviético (copiado íntegramente por todos los partidos comunistas) fue el “revisionismo”. Era tabú contradecir al Kremlin y a su dictadura internacional sobre partidos y movimientos revolucionarios a escala planetaria.

P. Pero en nombre de ese ideario se han hecho cosas en el mundo. Vamos a la praxis... La experiencia soviética, por ejemplo.

E. L. La URSS supuso una perversión de lo que debió ser. Y el partido ha tenido una línea crítica con eso. Aunque no, naturalmente, sin defender todo lo que de positivo tenía, el valor tan enorme que tuvo tomar el poder en la URSS. Después sufrió una degradación, una perversión, pero en la actualidad creo que es hasta más importante detenerse en lo positivo. ¡La URSS se dejó más muertos que nadie en la Segunda Guerra Mundial! Fue la que liberó los campos de concentración de Alemania, y luego en las películas nos cuentan que fue EE UU el que venció al nazismo...

W. M. El PCE ya adoptó en su día una posición antiestalinista, hicimos una crítica rotunda al llamado socialismo real. En la URSS hubo una degeneración desde Stalin. La URSS se echó a perder porque el ideario comunista no se llegó a aplicar.

E. L. Exacto.

W. M. Como todas las buenas ideas, las estropean las personas.

Mario Riva Morales. El aspecto que más rechazo es, la manía de los mal llamados comunistas actuales, de empeñarse en defender lo indefendible. La URSS. Todo lo que tenía de positivo, de algún valor, era in-sustentable económicamente. La degradación del sistema es consecuencia directa de aquello. Detenerse en lo positivo es interesante desde el punto de vista de no repetir semejante disparate.

Nadie pone en duda que la URSS haya perdido más de 20 millones de seres humanos durante la SGM, pero no se debe olvidar que fue un choque de trenes entre dos sistemas totalitarios.

Tampoco debemos olvidar que sin la ayuda desinteresada de los Estados Unidos a la URSS, durante los años de la SGM. Los soviéticos jamás hubieran podido resistir el asedio alemán.

Digo desinteresada, porque a Inglaterra (los Estados Unidos) le cobraron la ayuda hasta el último centavo y la Europa Occidental paga hoy el precio de la reconstrucción.

A continuación: Lo que no dijo Kart Marx y el muro de Berlin