domingo, 10 de octubre de 2010

La Política de Choque, la Seguridad Social del régimen de los hermanos Castro Ruz y un globo de Cantoya

Un globo de Cantoya
La política de choque anunciada recientemente por Raúl Castro no significará el final del régimen, sino todo lo contrario.

El desgobierno totalitario y neo feudal planea despedir, desde el presente hasta el primer trimestre del año 2011, medio millón de trabajadores. En mi país, con la excepción de algunos trabajadores por cuenta propia existentes desde 1994, todos los trabajadores se encuentran empleados por el desgobierno.

Con esta política, prevista hace casi 20 años por un economista español, el desgobierno hace que, “pretende impulsar,” las pequeñas iniciativas privadas. Nada más falso. El objetivo no es otro que el aliviar la carga que representan unas plantillas infladas, como consecuencia de la incapacidad administrativa del régimen y que es la causante del deterioro económico de los últimos años, aun y cuando se encuentra apuntalada por el petróleo venezolano. Si a esto le llaman “recuperación post período especial”…

La prensa internacional ha anunciado que, como consecuencia de tales medidas, comenzará el fin del socialismo en la isla caribeña. ¡Que ingenuos! ¡Que poco conocen a los hermanos dictadores! ¿Qué socialismo?

En Cuba jamás hemos tenido un régimen socialista. En Cuba solo ha existido un régimen (impuesto a sangre y fuego) dictatorial, totalitario y neo feudal.
La aplicación de una política de choque, siendo un choque programado, es compatible con el sistema y capaz de lograr la sostenibilidad del régimen en las circunstancias actuales. El gobierno mantendrá la propiedad sobre el mayor por ciento de las tierras y los principales medios de producción y distribución.

Para nada será necesario el protagonismo popular. Es imposible lograr el consenso a los cambios desde el momento que en Cuba no existen sectores sociales definidos. Estas medidas podrían ser letales si se tratase de un régimen democrático de mercado libre. Para el régimen de los hermanos dictadores no constituye otra cosa que desembarazarse de una carga para que el globo de cantoya continúe flotando.

¿Qué busca el desgobierno con las medidas económicas anunciadas?

Hasta el momento solo se han pronunciado por la reducción o eliminación de gratuidades y subsidios, la reducción de plantillas, la ampliación del mercado interno, ampliación del trabajo por cuenta propia y el arrendamiento de tierras y de pequeños establecimientos a sus trabajadores.

Los extranjeros, que verdaderamente creen en el régimen, consideran que todo esto va dirigido a hacer más eficiente la economía y que de esta forma van a resolver la desastrosa situación económica provocada durante 50 años (bloquebargo norteamericano incluido). En el año 1968 el embrión de dictadura se radicalizó con la llamada “Ofensiva Revolucionara”, acabando con los negocios privados, considerados e identificados como instituciones, “…ideas, vínculos y privilegios burgueses…” No pretendan que medio siglo después, los mismos lobos nos hagan creer que van a permitir la instauración de clases sociales pertenecientes a la democracia y al libre comercio, que según ellos es un sistema en extinción.

Estos cambios se realizarán en medio de una situación muy compleja: Se encuentran deteriorados los indicadores de eficiencia económica, lo que se traduce en menor producción y productividad de la industria y la agricultura.

Sin que nos quepa la menor duda, debemos decir que lo anteriormente expuesto es la consecuencia directa de una corrupta y por tanto, deficiente administración unido a impactos externos que han llevado a la disminución del crecimiento y a la utilización (fraudulenta) del sistema bancario nacional por parte del Comité Central de Partido.

¿Se puede decir que este es el cambio económico más radical en Cuba desde la implementación del socialismo en el país? ¿Por qué? ¿Se implementa, de hecho, un nuevo modelo económico?

En mi opinión personal serán cambios importantes en la medida que se mantengan vigentes y que el gobierno en lugar de interferir en sus gestiones, les apoye y proteja. Esto lo pongo en duda.

No se puede olvidar que el desgobierno mantiene la propiedad sobre los medios de producción y distribución. Hasta el momento las cooperativas llamadas Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) han resultado un fracaso debido a la interferencia del desgobierno.

Trabajadores por cuenta propia y pequeños negocios familiares es prácticamente la misma cosa en Cuba. Desde el extranjero y, solamente desde una economía de mercado, se puede tener este tipo de visión separada. Los arrendamientos de establecimientos pequeños nunca tuvieron efecto en el primer intento de cuentapropismo allá por los años 90. Está por ver si esta vez se atreven a permitirlos. La utilización agónica del sistema tributario será el freno al desarrollo de la iniciativa privada. La desastrosa política monetaria constituirá otro de los frenos. La concepción económica de que no se puede gastar más de lo que se produce no encaja en la megalomanía de Fidel Castro. Nada de esto es compatible con un sistema dictatorial totalitario neo feudal aunque en estos momentos sea indispensable para lograr su sostenibilidad a corto plazo.

Las transformaciones solo tendrían validez si se fortalecieran los mecanismos del poder popular, que actualmente y ex profeso, constituyen una suerte de “paraban democrático” carentes de poder y de popularidad.

La eliminación paulatina de la Libreta de Abastecimientos dejará desamparados a una capa de la población que se ha habituado a depender de la misma para su subsistencia.
Indudablemente que la dictadura se debilitará en igual proporción al crecimiento de aquellos que logren independizarse económicamente del desgobierno.

Es sabido que la economía cubana siempre ha dependido mucho del aporte de otros países. Con la adopción de las nuevas medidas, ¿crees que se abre la perspectiva en Cuba de una base productiva más fuerte y dinámica, que disminuya la dependencia de la ayuda económica externa?

Considero que sí, pero no de forma inmediata. No es menos cierto que la población tiene un nivel de instrucción superior a cualquier otra población del área latinoamericana, pero no se trata del pueblo y su capacidad, sino del desgobierno y su desidia interna que marcha a la par con su interés hegemónico internacional provocador de despilfarros incalculables desde el momento en que no le rinde cuentas a nadie.

¿Cómo viene reaccionando el pueblo cubano al anuncio de los cambios? ¿Cómo fue el proceso de elaboración y discusión de esa medida?

Existe mucha preocupación. La principal es la falta de futuro.
Es un proceso dificilísimo que traerá aparejado tensiones, pero que en modo alguno afectará al cubano que hace mucho tiempo está acostumbrado a realizar diferentes trabajos “ilegales” por cuenta propia.

La CTC, que como está subordinada al desgobierno (carece de credibilidad) y que es la encargada de repartir las prebendas que de cuando en vez otorga el régimen a los trabajadores, ha recibido la responsabilidad de explicar lo inexplicable, insistiendo en que será un proceso “transparente”, cuando todos los trabajadores conocen, por experiencia, que las corruptas administraciones serán incapaces de reconvertirse de la noche a la mañana y no siempre los criterios de idoneidad serán los que guiarán tales decisiones, sino los del amiguismo y la adulación.

Se estima que muchos de los que resulten desempleados acudirán a la agricultura y a la construcción, pero nada se dice de cómo se integrarán a las cooperativas agropecuarias y si se permitirán cooperativas en la construcción. De no establecerse cooperativas en la construcción, esa masa de trabajadores engrosaría nuevamente el sector estatal. Sería un engaña bobos.

Los cambios anunciados prevén la autorización para que los microempresarios o trabajadores autónomos contraten fuerza de trabajo. ¿Cómo garantizar que no ocurra explotación y que no se aumente la desigualdad social?

Vamos a ver: Lo que se llama explotación, no es más que un subterfugio. Para que exista plusvalía o plus producto derivado de un trabajo, no se le puede pagar al trabajador lo que en realidad produce. De ser así, los términos desaparecerían y el esfuerzo productivo sería nulo.

Nadie discute hoy en día que los índices de desigualdad han crecido en Cuba. Es el hecho de que un por ciento bastante elevado de personas tenga legal o ilegalmente ingresos provenientes o no, del trabajo. Esas desigualdades las ha provocado el desgobierno y se aproximan bastante al resto del continente.

Como las medidas actuales tienden a regularizar hechos que ya ocurren de facto, también de facto reconocen la desigualdad, aunque la legalización no constituya “de facto” una protección. El empleador tendrá que pagar un impuesto para la seguridad social de su empleado, pero en Cuba no existe la figura legal del “seguro de desempleo”, limitándose la misma a la jubilación del empleado.

Nosotros podremos imaginar otras formas de protección de los derechos de los trabajadores: ¿hará lo mismo el desgobierno? En este sentido, la CTC es un cero a la izquierda.


Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag