lunes, febrero 19, 2007

La Fortuna de Fidel Castro

La desafortunada revista Forbes

Como todos los años, la revista Forbes vuelve a cometer el mismo error al incluir al Magistrado Supremo Intemporal (conocido también como “La Bestia de Birán”) en la lista de reyes y dictadores más ricos del mundo. Coincido en que, tan solo, estos personajes no serían noticia.

Dicen que la fortuna de “La Bestia... alcanza la cifra de 900 millones de dólares, de los que acuña el gobierno de los Estados Unidos del Norte de América. CRASO ERROR!El desgobernante cubano es “sui géneris”, desde el momento que, sin consultar a nadie dispone, de los pocos recursos del país, en beneficio própio. No es que tenga el control de los recursos, como pudiera tenerlo cualquier gobernante, sino la forma en que ordena y manda sobre esos recursos sin rendirle cuentas a NADIE. Aqui podemos aplicar la teoría de la negación de la negación. En Cuba nada es propiedad de La Bestia y todo es manejado a su antojo y conveniencia.

No creo que sea necesario entrar en detalles sobre la flota de Mercedes (negros), que no son solo tres, como alguien pudiera suponer, pero es bueno repetir que La Bestia no se apropia de los negocios colaterales de sus “Mercedes”. Por cierto, que lo hayan tratado de asesinar (muchas veces) no le da derecho a robarle a su pueblo so pretexto de protección física. Resulta que ahora la pobre Bestia se mueve en Mercedes anticuados. Más le valdría comprar tres “camellos” nuevos para trasladarse de Jaimanitas al Palacio. Total, si casi que su escolta cierra las calles cuando la comitiva de más de 15 automoviles realiza el trayecto.

El Palacio de las Convenciones, el hotel adyacente, los dos restaurantes circundantes y el salon de exposiciones, son regenteados por el Condejo de Estado mediante la figura de Abraham Masiques, pero esas no son más que tonterías.

Por que, La Bestia nunca le ha informado al pueblo de Cuba sobre las ganacias de la procesadora de níquel, de la que es co-propietario (50-50%) con la compañía canadiense “Sherritt International” ubicada en Fort Saskatchewan?

No obstante debo aclarar que en los predios de Masiques se cobra en MLC y no en pesos cubanos ( a no ser que ahora el peso convertible no sea moneda dura).
Incluyan dentro de las atribuciones del Palacio de Convenciones el alquiler de las casas de “protocolo” ubicadas en lo que antiguamente se llamaba el “Country Club”, la zona del “Laguito” (prohibida al pueblo desde hace muchos años). La renta de una de esas casas puede llegar hasta los cien mil dólares mensuales.
El Dictadorsísimo no es dueño de nada de eso, pero utiliza los beneficios, que reportan, sin consultar ni dar cuentas a nadie. De esa forma la empresa deja de ser pública y pasa a ser parte de un ladron público.

De cuanto se ha apropiado El Dictadorsísimo? De todo. No ha dejado nada para nadie. Forbes no tiene que asumir nada. Continúa tratándolo como un simple dictadorsuelo o un reyecillo más o un príncipe de pacotilla.

Para que estimar lo inestimable. Las cuentas bancarias nunca han estado a su nombre, ni lo estaran. Durante el proceso de la Causa No. 1 del 89 el Dictadorsísimo les mandó a retirar las cuentas bancarias (tarjetas de créditos) a varios funcionarios, que aunque no estuvieron relacionados en el proceso, dejaron de ser de su confianza, debido a los nexos existentes con los encartados.

El Dictadorsísimo es un grandísimo mentiroso (eso no es noticia). Cuentas bancarias a su nombre no tiene. El es el dueño y señor del Banco Nacional de Cuba (BNC). Y que se sepa, el dinero que recauda Masiques no va a parar al BNC, sino que va directamente al Consejo de Estado. Joyas..., bueno, tal vez no tenga (tampoco pongo la mano en la candela), pero yates para su uso particular, muchos, mansiones para su uso particular, muchas, playas privadas para practicar la caza submarina, tuvo varias, una de ellas en Cayo Piedra del Sur (son dos cayos), pero tampoco nada de esto es de su propiedad, puesto que su autoridad no se lo permite. No son suyos, pero los utiliza como si lo fueran y de esa forma es más fácil no tener que rendir cuentas a nadie.

Señores de Forbes, no se diluyan en tonterías, el PIB del Archipiélago Cubano, enterito, es manejado al antojo del Dictadorsísimo, dejémonos de tonterías, que si un porciento, que si patatin, que si patatan.La Bestia se enfureció con el artículo de la revista, pero no fué porque le estuvieran endilgando propiedades y dinero que no eran suyos, sino por que los datos eran inexáctos y lo trataban como una mierdita, comparándolo con Emires y payasos, a él, al más grande dictador de una “superpotencia moral caribeña”. Luego, su esquizofrenia paranoide lo hizo burlarse de sí mismo y se comparó con la Reina de Inglaterra.

Este año el Dictadorsísimo está por encima de la Reina, y cuando Forbes se de cuenta del error, calculará que el PIB de Cuba, osea la verdadera propiedad de La Bestia, está muy por encima de esas cifras y que los rendimientos del Palacio de Convenciones solo son una ínfima parte de lo que se apropia.

Nota: Al Palacio de Convenciones entra grátis el que esté autorizado a entrar.Y es que si el Dictadorsísimo en vez de ser un dictador fidelista (no socialista), empeñado en desvalijar a su pueblo, fuese un simple dictador comun no aparecería en la revista Forbes.