viernes, 19 de octubre de 2012

Fidel Castro sentenciado a muerte por la Historia

        “Condenadme, no importa, La historia me absolverá”
 
 
 
Con esas palabras y esa chulería finalizó su alegato de autodefensa Fidel Castro Ruz, al ser juzgado en la causa 37 por las acciones del asalto a una unidad militar en el extremo oriental del archipiélago cubano, durante los carnavales de julio de 1953 en Santiago de Cuba.
Este 16 de octubre se cumplen 59 años del acontecimiento de cuando Fidel Castro «rompió» el muro de silencio, que la censura de la dictadura de Fulgencio Batista pretendió imponer al juicio.
Fidel Castro solicitó ejercer su propia defensa para denunciar con prudente crudeza y sin tapujos los desmanes de la tiranía de Fulgencio Batista Zaldívar.
Pasados los años, aquel alegato se convertiría en “La historia me absolverá”, que constituye un documento que sintetiza su programa de lucha, en tanto que el programa político y de acción, devino eficaz instrumento para la unidad del grupo revolucionario por él dirigido.
Pasados 59 años ese mamotreto solo significa una pieza oratoria más, de las tantas que se pronuncian en cualquier tribunal del mundo en que vivimos. Lo que han querido llamar “programa del Moncada” (supuestamente la base de todo lo que se hizo después) no se materializó en lo absoluto. Por el contrario, ha sido un ultraje, no solamente para los que murieron abandonados por Fidel y Raúl Castro (que huyeron) y asesinados aquel día por los sicarios de Fulgencio Batista, sino para todo el pueblo cubano.
Hay quienes intentan compararlo con el programa de Hitler (Mein kampf) o el de Mussolini. Tal vez tengan razón. Ambos personajes fueron amados por sus respectivos pueblos y admirados por políticos de la época.
Queda claro que los tres comenzaron siendo nacionalistas y anti-imperialistas, para luego devenir en «socialistas» (neofeudalistas) con ínfulas imperiales.
Al repasar sus páginas, encontramos, incrédulos, la asombrosa visión futurista de Fidel Castro, la estrategia a seguir para hacer realidad sus anhelos de poder, su oportunista y populista posición “antiimperialista” y el trazado irreversible del camino hacia una dictadura totalitaria neofeudal, transitado por el pueblo cubano hasta el presente.
Al final de su alegato Fidel Castro decía: “En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento…”.  
El tiempo de permanencia en la “cárcel modelo” fue exiguo y nada parecido, ni por asomo, a los actuales “centros” de reclusión de la tiranía totalitaria.
La misma afirmación hecha por el hoy «anciano en retiro» “…, pero no la temo…”  nos hace comprender que en verdad le causaba terror insuperable.
La furia del tirano “menor” le amnistió (a él y a todos sus compinches) el 15 de mayo de 1955, diecinueve meses más tarde y bastante menos de los 10 años de condena.
De cumplir la pena de reclusión, íntegramente, hubiese salido de la cárcel en 1963. Nos hubiéramos evitado una "Bahía de Cochinos" y una "Crisis de los Misiles".
El tiempo transcurrido y el desastre provocado por su desmesurada dictadura confirman con creces que Fidel Castro ha sido condenado por la Historia.






  Wikio  Top Blogs