sábado, 28 de noviembre de 2009

Chávez y el totalitarismo fidelista


Conozco bien a Fidel Castro. Desde que tenía 8 años. Él no sería capaz de cometer un error tan grave como es el de amenazar. Todo lo contrario.

Durante los más de cincuenta años que lleva desgobernando mi país su mejor estrategia ha sido, “prepararse para la defensa”. Las agresiones, las mantiene en silencio, “porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas”.

La estúpida arenga de Chávez, al ejército venezolano, "prepararse para la guerra" contra la vecina Colombia, sí son tambores bélicos.

Ahora Fidel Castro trata de ejercer de abogado del diablo en las excreciones que publica en el portal “Cubadebate”, que por cierto, no permite rebatir las fagografías del ex-comandante en jefe.

A partir de la arenga chavista, el influyente órgano de prensa colombiano puede publicar lo que le apetezca. Se lo sirvieron en bandeja de plata. Los errores políticos se pagan caros; y eso Fidel Castro lo sabe mejor que nadie. También sabemos que ambas partes (Colombia y Venezuela) necesitan poco para inventar cualquier pretexto y formar la de San Quintín.

Y Chávez necesita, con urgencia, un enemigo. Lo está pidiendo a gritos. Pero el no tiene la culpa de no poseer luces (ni cortas, ni largas), no ve más allá de sus ¿narices?

Me imagino que Fidel Castro le haya dado un tremendísimo halón de orejas, para que el viernes pasado Chávez rectificara y en el lugar que había dicho ejército, ahora dijera “todos y todas, a prepararnos para la defensa.

Al igual que Fidel Castro invoca a José Martí, cuando le conviene, el proyecto de dictador totalitario invoca a Bolívar, para defender la Patria y dice algo extraño: “Venezuela hoy es libre”.

Los conceptos chavistas, sobre la extraterritorialidad del arsenal bélico norteamericano en Colombia, hasta ahora solo son conceptos. Por supuesto, convierte a Colombia en un bastión prácticamente inexpugnable, desde el punto de vista militar y amenaza de forma directa a las intentonas neofeudalistas de los caudillos (de moda) latinoamericanos.

Decir que Colombia, al aceptar las bases norteamericanas en su territorio, ha dejado de ser un país libre es:

Reconocer que Cuba dejó de ser un país independiente cuando Fidel Castro autorizó las bases nucleares soviéticas y las convencionales también. Estas bases existieron desde 1962 hasta principios de la década de los años 90 en territorio cubano. El régimen totalitarista tampoco ofrecía seguridad y respeto a nadie, ni siquiera a las cubanas y cubanos.

Un dirigente político que permite durante un período de 30 años, bases militares extranjeras en el territorio nacional, sin tan siquiera haber consultado al pueblo, es traidor a la patria y debería ser fusilado y luego condenado en un juicio post-sumarísimo.
Ese es el modelo de neofeudalismo que la doctrina de Fidel Castro quiere imponer del Bravo a la Patagonia.

Chávez es un oportunista, que viste piel de oveja “socialista”. ¿Pensador, dices? ¡Coño Fidel, apretaste! Sincero y valiente son adjetivos calificativos de dudosa aplicación a su figura.
No le funcionó el intento de Golpe de Estado (no fue una sublevación civil, sino militar). Sufrió prisión y, es verdad, no llegó al poder a través de las armas, aunque lo haya intentado.

Hasta ahora solo tiene el mérito de haber iniciado un proceso de perpetuación como jefe de gobierno, proponiendo cambios en la Constitución venezolana. Hasta ahora han sido aceptados, casi todos, por el pueblo.

Ahora bien, llamar a eso “Revolución social”, es como hablar con la boca llena; una falta de educación y respeto a la inteligencia del más común de los normales.
Chávez tiene el mérito de estar exterminando lenta, pero aplastantemente, la libertad de expresión en Venezuela. Trata, utilizando todos los medios a su alcance (mucho petróleo) de implantar el neofeudalismo en la patria de Bolívar y, por carácter transitivo en toda la Gran Colombia (pesadilla del Libertador).

En solo 11 años, la economía venezolana ha decrecido al mismo ritmo que avanzan los planes educacionales y sociales. A ese paso, al igual que sucede en Cuba, de nada les servirá ser cultos y tener una sociedad igualitarista. No van a tener la libertad de utilizar el espíritu creador, pues todo estará controlado por el “máximo líder”.

domingo, 22 de noviembre de 2009

¡Que vergüenza, Don Juan Carlos!

Miguel Ángel (pelao, que es como se tratan a los dirigentes del régimen de los hermanos Castro Ruz) apuesta por “superar” (que traducido al castellano quiere decir eliminar) la posición común de la UE sobre Cuba, para llegar a un acuerdo bilateral que comprometa (¡que clase de… iluso!) al régimen en la defensa de los derechos humanos y los avances en las reformas.

Los presos de conciencia, que se jodan…, y los fusilados, bueno, ya esos están muertos y olvidados.

El representante de la diplomacia española respondió así a una pregunta del Partido Popular sobre la valoración del gobierno de su Majestad el Rey Juan Carlos en relación con la posición común de la UE sobre el régimen de los hermanos (gallegos) Castro Ruz.
Dice Miguel Ángel que esa posición común es el reflejo de políticas que ya no corresponden a las necesidades y desafíos de este siglo.

Si Cantinflas te escuchara, se volvía a morir. !De envidia!

Lo que se mantiene anclado en el pasado es el régimen que pretendes defender Miguel Ángel. El régimen de los hermanos Castro Ruz no ha evolucionado, todo lo contrario, es un sistema involucionista y no vale echarle la culpa a la política de Aznar, que aunque adoleció de un sin número de errores (garrafales), no van lejos los del PP, si los del PSOE corren bien.

Ustedes los “socialistas”, Miguel Ángel, sí que se las saben todas, las de los hermanos (por eso de ser gallegos) y sobre todo se saben todas las del contexto internacional. Nada autosuficiente.
Mire señor, a usted (y a su partido y gobierno) lo único que les interesa en estos momentos de crisis económica, es la posición de los inversionistas españoles que han realizado negocios con los hermanos Castro Ruz y que no están recibiendo beneficios, ni lo que les corresponde. No están recibiendo nada.

Le recuerdo que estas inversiones españolas en Cuba son “inversiones a riesgo” y yo añadiría “de alto riesgo” y les advierto:
El régimen de los hermanos Castro Ruz no cederá ni un ápice en relación a los derechos humanos, aunque desaparezca la posición común, ni los inversionistas van a recibir lo que merecen. Ese es el único resultado que van a obtener, por no haber tenido resultados.

El actual gobierno de su Majestad, es flojo de piernas y acepta chantajes de neofeudalistas y piratas.

sábado, 21 de noviembre de 2009

La Libreta de Abastecimiento y Papá Estado


El día 14 de noviembre, salió publicado en el periódico El Mundo el artículo “Papá Estado y la Polémica del Caldero”.

A través de Internet, un amigo me hizo llegar el referido artículo y he decidido hacerle algunos comentarios en mi blog.

El artículo, aunque hay que leerlo entre líneas, no dice claramente de donde salen las “orejas peludas” emplazadas en paradas de ómnibus, comercios, agro mercados y otros sitios, aunque sí aclara cual es el destino final de sus escuchas: “la oficina de la Opinión del Pueblo”, del Comité Central del Partido.
 

Para aquellos que, hace mucho abandonaron los postulados del régimen totalitario de los hermanos Castro Ruz, convencidos del engaño a que fueran sometidos durante décadas, les diré que en la década de los años 90 fue instaurado un sistema llamado Servicio Único de Vigilancia y Protección (SUVP) cuyo propósito sería aglutinar los factores existentes en cada circunscripción: Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, Poder Popular, Policía Nacional y Núcleo del Partido de jubilados (NPJ).

El SUVP se encuentra dirigido por el NPJ y es asesorado y dirigido por el Municipio del Partido. Su tarea fundamental es la de vigilar a los militantes del partido (no jubilados) en sus circunscripciones, para informar de las “desviaciones” en que puedan estar incurriendo los mismos. Otra de sus funciones es la de “luchar” contra la indolencia de los CDR y su falta de interés en las guardias cederistas (se le llama así a los miembros de los CDR) y demás actividades que nada tienen que ver con la defensa de la “revolución” y que el desgobierno les ha endilgado.
 

El Presidente del Poder Popular en la circunscripción es vigilado estrechamente por el NPJ debido a que en los últimos tiempos (desde la década de los 90) han existido aproximaciones de los mismos, a los trabajadores por cuenta propia con un no muy bien definido propósito de recaudar fondos para resolver los pequeños problemas de barrio que Papá Estado es incapaz de encarar (los grandes mucho menos). De la FMC nada tengo que decir, es una organización estancada en el tiempo y ni el propio desgobierno la tiene en cuenta.

En un momento determinado, cuando ningún joven habanero (de los pocos que quedan) ingresaba en la policía, intentaron que el NPJ sustituyera la labor que supuestamente realizaba el Jefe del Sector y esto constituyó un serio problema pues los Sectores de la policía van más allá de las circunscripciones y lo hacía inviable, además de que el trabajo de la policía no puede hacerlo un militante del partido y mucho menos cuando la edad no los acompaña, pero así son las cosas bajo la bota opresora del régimen.
 

Hace ya muchos años que el NPJ realiza sus labores de escucha e información y son muchos los problemas surgidos entre militantes de la misma organización (incluyo aquí a la UJC) que aun se mantienen activos laboralmente.

Que el desgobernante Raúl Castro diga que la libreta de abastecimientos es irracional e insostenible no es noticia. Eso lo debían haber previsto antes del 12 de marzo de 1962 y no ahora cuarenta y siete años después.

Hace mucho tiempo que el flamante Comandante en Jefe (ya Fidel solo es Primer Secretario) ha tratado de eliminarla y sin resultados, aun cuando la JUCEPLAN y la caterva de “TECNOCRATAS” (catalogados de esa forma por Fidel Castro), que pertenecían al entorno de Raúl (allá por los 80) fueran purgados de sus cargos cuando aquello de los “bandidos de Río Frío” y que no fuera otra cosa que, tratar de aplicar la “Ley de la Oferta y la Demanda” en un país regido por el caos económico.

Fidel Castro necesita del caos para mantenerse en el poder.

En los últimos años se han estado realizando pequeños esfuerzos para tratar de estabilizar la economía interna. Uno de los esfuerzos ha estado encaminado a estabilizar las monedas que circulan en el territorio nacional, sin éxito.
 

Es imposible revertir el caos económico sin perder el poder político, aun cuando la represión sea extrema. Y la crápula dirigente lo sabe bien: La improductividad de los trabajadores cubanos es consecuencia directa de la incapacidad organizativa del régimen totalitario.

Los defensores de la Libreta de Abastecimiento, son aquellos que saben, de sobra, que es el final del régimen totalitario, tal vez para convertirse en otra cosa, en el peor de los casos, pero es el fin. Y la gente le teme al cambio. Sobre todo los menos jóvenes.

Aquellos que opinan que la LA es un derecho, no están en sus cabales. Todo lo contrario. La LA fue la extirpación del derecho ciudadano de elegir entre qué comprar y que vender. A partir de marzo de 1962, los cubanos nos vimos en la desesperada necesidad de que “Papaíto Totalitarismo” nos diera que comer, que vestir, que calzar y muchas más.

Considero que es bueno que el desgobierno comience paulatinamente (hace tiempo que lo hace, no es de ahora) a inutilizar la LA, así como la suspensión de los comedores obreros y todos los que se parezcan. De esa forma, la caña se pondrá a tres trozos (forma cubana de decir que la cosa está mala). Da igual el método que utilicen, la economía es una sola. Lo mismo da que lo hagan al derecho que al izquierdo. El final va a ser siempre la misma “Ley de Oferta y Demanda”.

 

El rol de papá enfadado es una opción que acelerará el proceso de desintegración un régimen que ha acostumbrado al pueblo a un paternalismo fidelista durante medio siglo.

Es la hora de comenzar a negociar el levantamiento del embargo económico por parte de los Estados Unidos.

La participación de las masas en la solución de sus propios problemas es otra de las tantas injusticias, pues los problemas no han sido creados por las masas, sino por los des gobernantes.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Los abuelos totalitarios ocultan la verdad


¡Como te gusta criticar y vaticinar!


Claro, como que en Cuba no existe otro des-gobernante que sea peor que tú…
Dolor de cabeza deben tener la caterva de marionetas que han quedado al frente del régimen creado a tu imagen y semejanza, donde casi el 50% vive por encima de la media nacional y el otro 50% se le aproxima a marchas forzadas, para tratar de mantener un sistema económicamente insostenible.


No, señor Fidel Castro, no se trata que cada uno de los que hoy son dirigentes del desgobierno sean comunistas incorregibles…, se trata de que dentro de esa cúpula los hay que piensan totalmente diferente a lo que expresan. Y eso tú lo sabes muy requetebién.


No se trata de que carezcan de asistencia médica, puesto que el régimen se ha encargado de la asistencia personalizada de cada uno de los dirigentes, a todos los niveles. Solo así se garantiza parte de la “fidelidad”. De lo que se trata es que el pueblo, que carece de las medicinas básicas y de la comida básica, tiene empleo no remunerado, que es casi peor que no tenerlo. ¡Es tristísimo trabajar duramente para, al final, lo que recibes no alcance a cubrir tus necesidades más elementales!


Abuelo, tu no eres un pordiosero, utilizas el PIB nacional como se te antoja y no tienes que rendirle cuentas a nadie, aun estando pre-fallecido. Jamás te destacaste como profesional, a no ser en tu autodefensa, copia bastante fiel de otras muy parecidas; dominas el castellano y te defiendes bien en gallego, tu elocuencia empalaga y tu inteligencia no la discuto con nadie.


A pesar de casi no ser cubano, te impusiste, por la fuerza, en un país de inmigrantes, hasta convertirlo en emigrantes masivos por primera vez en la historia de la nación cubana, dado que el régimen (inventado por ti) mantiene una crisis económica crónica hace más de 50 años, imposible de superar ni aun con la ayuda “generosa” de la URSS y a partir de la década de los 90, de Canadá, la Unión Europea y Venezuela. La responsabilidad recae en ti mismo. No le eches la culpa al imperialismo.


No se trata de ser anti-neofeudalista (anti-totalitarista) como el régimen intenta calificar a todos los que de una forma u otra se muestran disidentes.
Los cubanos, no somos los culpables, sino víctimas de un sistema insostenible y lo que es mucho peor: incompatible con el desarrollo de la humanidad.


El Fidel Castro inteligente y rebelde, que sufrió junto al pueblo la humillación de un golpe de estado desapareció tan pronto alcanzó el poder, pero el Fidel Castro tirano cruel y despiadado, instaurador del régimen de afrentas y oprobios que lo condujeron a ser decano de los dictadores del mundo, no puede resistir la tentación de hacer vaticinios como método de presión, amenazas, e incluso engañar a aquellos que estén dispuestos a dejarse engañar.


Eres obsesivo en tu nuevo quehacer. Tal vez ningún otro pre-fallecido sea capaz de comprometerse en un programa tan intenso de escribir excreciones. Llevas ya más de doscientas y pocos son los que te hacen caso. Tampoco das opción a que rebatan lo que escribes. No tienes un blog.
¿Saben por qué? Muy sencillo. Al ex -Comandante en Jefe no le gusta oír ni leer lo que le contradiga, aunque tenga la opción de moderar los comentarios. Sería demasiado para su hígado enfermo.


Casi la mitad de la población cubana vive hoy por debajo del nivel de la miseria, pero el Primer Secretario del Partido (órgano que “orienta y dirige”) se dedica a propagandizar la paja en el ojo ajeno, aunque la suya propia le moleste. El 5% del total de los cubanos (los dirigentes del régimen) consumen más del 85% de lo que el país produce (propaganda totalitaria hacia el exterior incluida).


En los próximos años la cifra de cubanos emigrados alcanzará la cifra de tres millones. La Isla hace mucho tiempo que está dando señales de que ya no aguanta más. Pero Fidel Castro y la caterva de acólitos que oprimen al pueblo, aunque están enterados, no les importa y apelan a viejos métodos para tratar de apaciguar a las masas enervadas.


¿Qué nos está dejando en Cuba? El asunto bochornosos de presos de conciencia, el secuestro y golpeadura de opositores pacíficos al más puro estilo batistiano, una industria (la única que teníamos) azucarera en ruinas, un ejército de jóvenes (femenino y masculino) protituídos, de nivel superior.


El abuelo, investido de Nostradamus Tropical nos proporciona malos augurios: “Ocho gobiernos de derecha en América Latina, aliados del Imperio”. Nada dice de otros ocho neofeudalistas de corte fidelista. Entonces sí que veremos la miseria galopar del Río Bravo a la Patagonia.


Fidel Castro ha demostrado, que se puede traficar con la droga impunemente desde la posición de gobierno. Solamente se necesita detentar el poder absoluto (injusticia social y estancamiento de la economía). El índice de crímenes en Cuba es desconocido. Aun cuando existen, no permiten su publicación en los medios.


Los abuelos totalitarios ocultan la verdad.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Fidel Castro, Nelson Mandela y Cuito Cuanavale





La dictadura totalitaria cubana cumplió 50 años y la balanza del período se inclina más hacia lo malo (sobre todo en los últimos 20 años).

Jamás se entenderá el proceso, si no se analiza teniendo en cuenta el terror impuesto por Fidel Castro. Algunas veces el “máximo líder” ha tratado de (según sus conveniencias) respetar y defender algunos derechos humanos en Cuba y ha ignorado y violado la mayoría de los recogidos en la Declaración de los DH de las Naciones Unidas, de la cual la República de Cuba es signataria desde sus inicios.


Cuito Cuanavale no es el poblado más miserable y polvoriento de Angola, como puede decir algún ignorante. Lo que han querido denominar como “una de las batallas más grandes” de toda la historia del África Negra (subsahariana) y que tomó el nombre del poblado situado en la confluencia de los ríos del mismo nombre, es una mentira tan grande como el mismo territorio angolano.

Lo digo y lo repito, porque fui participante directo de la “batalla” y fui acreedor de una medalla al valor “Antonio Maceo” y la medalla "A los Heroicos Defensores de Cuito Cuanavale”, entregada por el Consejo de Estado del régimen de Fidel Castro, por mi participación en los hechos, como jefe (de enero a junio de 1988) del único Regimiento de Helicópteros existente en la RPA.

Participé en la “batalla” y tuve la oportunidad de recorrer, en labores de “helicóptero ejecutivo” (trasladando a los más altos jefes en campaña, Ochoa, Polo, Patricio) por todos los puntos estratégicos del Frente Sur.

El conflicto se debió más a la manía de Fidel Castro de hacerse sentir en la arena internacional, como “gran defensor de los oprimidos”, cuando jamás se ha preocupado por defender el derecho de los cubanos a nacer y permanecer libres e iguales (ver apartheid turístico), de asociarse libremente, de fijar residencia donde uno quiera, de comerciar, de viajar, de crear una empresa y otros que permiten dar vuelo a la creatividad y la esperanza de cualquier ser humano.

Para la época de la “batalla”, el apartheid de África del Sur era ya obsoleto y caía por su propio peso. Angola era un país que se había independizado de Portugal hacía poco más de diez años y su gobierno (de filiación marxista desde sus inicios) recibía “ayuda” de la Unión Soviética previo pago en moneda libremente convertible (Angola es un país rico en reservas naturales de todo tipo). También tenía la colaboración de los cubanos (30 mil combatientes), unos 300 médicos y enfermeras y 800 hombres de una brigada constructora, por sus siglas llamada UNECA.

                            A los Heroicos Defensores de Cuito Cuanavale


Más de diez años llevaban los surafricanos intentando desestabilizar el país angolano, armando y apoyando a la organización secesionista UNITA, en un área por debajo del paralelo 15 y hasta la frontera con Namibia.

El gobierno angolano preparó (con asesores soviéticos) cinco Brigadas (más de cuatro mil efectivos) de infantería motorizada y denominó la operación “Saludando Octubre”. Operación que comenzó precisamente en ese mes del año 1987.

Las unidades combativas de la UNITA retrocedían en desbandada hacia el río Lomba cuando fueron asistidos por una Brigada de las SADF que había llegado hasta ese punto luego de recorrer más de doscientos kilómetros en profundidad, dentro del territorio angolano. Llevaban consigo cañones G-5 y G-6 de un alcance aproximado de 30 kilómetros, los cuales no podían ser contrarrestados por los lanza-cohetes múltiples soviéticos (en poder de las tropas del MPLA) que solo alcanzaban 21 kilómetros.

Según Fidel Castro, el gobierno de Angola le pidió ayuda cuando fueron rechazados y acorralados en las márgenes orientales del los ríos Cuito y Cuanavale. Eso no es cierto. No era necesario ni posible que José Eduardo Dos Santos hubiera pedido ayuda, desde el momento en que Fidel Castro le había hecho saber que “Saludando Octubre” no era viable.

Primero, porque Dos Santos es un personaje altanero que ya había pedido la colaboración cubana en la fracasada operación y había recibido una negativa por respuesta, bajo el pretexto de una operación inútil en terreno equivocado.
Segundo, porque de apoderarse (los surafricanos) del paso del río Cuanavale, las tropas cubanas se verían en aprietos para controlar una posible ofensiva hacia Menongue.
Tercero, porque ya Fidel Castro había evaluado la situación política internacional; sabía que el sistema de apartheid surafricano era cadáver y que el sistema socialista europeo oriental estaba haciendo agua (lo que no sabía ni el mismo Fidel Castro era lo rápido que se hundiría).

La operación “Saludando Octubre” había comenzado en el mes anteriormente señalado y ya para finales de diciembre del 1987 el incremento de las tropas cubanas era un hecho. Puedo decir que llegué a Angola en avión (por segunda vez luego de transcurridos diez años) finalizando el mes de diciembre de 1987.

Había un solo lugar donde se podía hacer daño a los surafricanos y Fidel Castro lo sabía perfectamente desde la primera vez que habían sido derrotados a mediados de los 70. La hidroeléctrica de Ruacaná.

Fidel Castro decide resistir el acoso (por parte de las SADF y la UNITA) a las Brigadas del MPLA, (Cuito Cuanavale) e impedir su aniquilamiento, mientras preparaba a la División 50 (élite) de las tropas cubanas, para atacar desde la dirección Lubango, Cahama, Ruacaná ( a más de 500 kilómetros de distancia de Cuito Cuanavale) una hidroeléctrica que abastece más del 50% de la energía consumida por Namibia.

Debo aclarar que los que aguantaron el ataque a Cuito Cuanavale fueron los soldados del MPLA y porque no les quedaba otro remedio que morir ahogados en las turbulentas aguas de los ríos.

Lo que verdaderamente sucedió en Cuito Cuanavale fue una defensa (a toda costa y a todo costo) de las Brigadas del régimen de José Eduardo Dos Santos, que evitara su aniquilamiento en la margen oriental del rio Cuanavale.

La aviación surafricana se retiró paulatinamente del teatro de operaciones, no porque los pilotos cubanos peleásemos mejor, aunque no puedo negar que los aviones MIG-23 son, técnicamente superiores a los mirages que utilizaba la SADF.
No quiero decir que nuestros pilotos pelearan mal. Lo que digo es que tuvieron pocas oportunidades para destacarse porque los surafricanos, conociendo que la técnica de combate era superior, evitaban los encuentros y solo podemos relatar aquellos en que, debido a la desastrosa dirección del mando cubano, que en múltiples ocasiones envió (en desventaja) a nuestros pilotos (a una muerte segura) y solo la casualidad los salvó. Es el caso de Carbó, enviado en solitario hacia el teatro de operaciones.

En Cuito Cuanavale jamás se procedió a una contraofensiva. La orden de Fidel Castro era avanzar por el flanco Sur Occidental en dirección a la hidroeléctrica de Ruacaná.
La aviación cubana jamás tuvo el dominio del aire, a no ser en los últimos momentos cuando los surafricanos no reaccionaron ante el amago de embestida de las tropas cubanas durante el ataque a Calueque (reguladora de agua de la hidroeléctrica de Ruacana).

Es una verdad irrebatible que las bombas de nuestros aviones cayeron sobre las concentraciones de tropas de la SADF y UNITA en Cuito Cuanavale. Sin embargo, en la dirección Ruacaná no fue del todo así, porque la única vez que llovieron bombas de demolición fue en Calueque muchos meses después.

Nelson Mandela no salió en libertad gracias a la “Batalla de Cuito Cuanavale”. Eso sería restarle méritos al ANC. Mandela agradeció a Fidel Castro, el gesto de apoyar la causa negra africana. Sin embargo, Mandela tuvo un gesto, más parecido al de George Washington que, Fidel Castro. Luego de estar en la cima de la popularidad, se fue a vivir a su casa.

¡Ojala que todo hubiera sido una pesadilla y que ningún cubano hubiese pisado tierra angolana y menos muerto en aquellos inhóspitos parajes!