lunes, 26 de abril de 2010

Fidel Castro y Santiago Carrillo


Que alguien de poco nombre y larga vida, de tenebrosos momentos (que no fueron pocos) defienda al régimen de los hermanos Castro Ruz, como acaba de hacer Santiago Carrillo, no es casualidad. Es una mueca senil que no merece pasar sin un comentario.

Raúl y Fidel Castro Ruz gozan de la “solidaridad” de unos cuantos deshonestos y arbitrarios que andan por todas partes. Aun cuando el régimen totalitario se encuentra en fase terminal, esa defensa se hace a ultranza, como si pudieran realizar el milagro de resucitar al muerto en vida.

No obstante, los medios de comunicación de países democráticos, permiten que estos pijos comunistas expresen su opinión, aunque el personaje sea tonto del culo.

La agencia DPA, desde Madrid informa que el desteñido ex dirigente comunista español (Santiago Carrillo) responsabilizó a Estados Unidos de la situación política del régimen de los hermanos Castro Ruz. El anciano (Carrillo) hizo esa declaración desde España (un país democrático), durante la presentación de su último libro.

Dice (Carrillo) que los E.U. son los responsables de la dictadura totalitaria neofeudalista. Dijo más. “He pensado siempre que si no hubiera habido Bahía de Cochinos y el embargo (dijo bloqueo) Cuba sería hoy un sistema democrático”.

¡Ay! Carrillo: ¿A estas horas y con ese recado?

La Dictadura del Proletariado se hizo para garantizar el poder de los funcionarios del régimen de oprobio y solo a ellos les corresponde impedir que alguien se atreva a contrariar los despropósitos del Primer Secretario del Partido “Fidelista”. Ellos, ya lo dijo Raúl Castro, se encuentran parapetados y nada, ni nadie, va a menguar el sentido de funcionamiento totalitario ni permitirán que alguien se atreva a salir en su defensa, aunque sea de buena voluntad.

Además, si los hermanos Castro Ruz no actuaran así, ya hiciera mucho tiempo que aquello hubiese desaparecido como sistema, porque es un sistema no sirve al pueblo, sino a la crápula en el poder. Los hermanos Castro Ruz son condenados en todas partes del mundo, por ser tiranos vitalicios, no porque sean mansos corderos.

Si Fidel Castro hubiera cedido, si hubiera dado algún paso hacia la democracia, tal vez la historia pudiera absolverlo. Por el contrario, se parapeta, ostenta su trono y predice el fin del mundo, mientras desprecia y oprime al pueblo cubano. En medio de semejante terquedad senil, no les interesa que otro anciano fracasado tenga un gesto de defensa, sobre todo, desde posiciones que comulgan con el sistema democrático del mundo libre.

La condena al sistema totalitario neofeudalista es tan fuerte y la moral con que se sustenta es tan grande que los hermanos Castro Ruz ya no intentan engañar a la población cubana. Las prometidas reformas y los planes han pasado a un segundo o tercer planos. Es la hora de “parapetarse” y para eso le imponen al pueblo, más sacrificio. ¿Será posible? Si en algo Carrillo está claro, es que en Cuba no hay democracia.

Lo del embargo sería bueno. Basta que el Congreso de la Unión Norteamericana lo levante (algo bien difícil manteniéndose en el poder los hermanos Castro Ruz). Bahía de Cochinos no tiene arreglo: la derrota de las fuerzas democráticas provocó que el pueblo cubano esté sufriendo una de las dictaduras más crueles (por no decir la más cruel) que hayan existido en el planeta Tierra. Aquella derrota aseguró el poder a Fidel Castro y a la vez, redujo brutalmente, a la obediencia, al rebelde pueblo cubano.

Mi pueblo tiene derecho a vivir como vive cualquier hijo de vecino fuera de Cuba, pero el embargo forma parte de la estrategia del sistema totalitario. Sin el embargo, los hermanos Castro Ruz no tuvieran a quién culpar de todos los desastrosos planes económicos por ellos planificados. Mi pueblo tiene derecho a vivir en democracia representativa, no en el vasallaje neofeudal y no, a enriquecer y perfeccionar un sistema fallido (ya obsoleto) de más de cincuenta años de explotación del cubano de a pie por los funcionarios del régimen.

De manera que, Santiago, no te bastó con que te arrancaran las tiras del pellejo cuando aceptaste la transición española. Por ahora y, tal vez por respeto a tus tantísimos años, no te han mandado a la mierda.

2 comentarios:

Mario Riva dijo...

Que descanse, aunque no sea en paz

Mario Riva dijo...

«Santiago Carrillo estranguló a su primera mujer»
ROSA BELMONTE / madrid
Día 07/12/2014 - 01.31h
En la novela «Con la piel de cordero», el periodista Josele Sánchez documenta un catálogo de atrocidades del dirigente comunista
En la «Apología», Guillermo de Orange acusa a Felipe II de asesinar a su hijo Carlos y a su mujer, Isabel de Valois. Minucias. En «Con la piel de cordero», el periodista Josele Sánchez cuenta cosas peores de Santiago Carrillo. Hay muchas más víctimas. Con nombres, apellidos y piolets. Se trata de una novela documentada históricamente. «Llevo dos años estudiando a Carrillo. Son hechos demostrables porque si no, ahí están los juzgados. Evidentemente tengo que tener muy documentado lo que afirmo sobre Santiago Carrillo para hacerlo con esa contundencia. Santiago Carrillofue un genocida, un asesino y, además, absolutamente despreciable como ser humano. Y ha pasado a la historia como todo lo contrario», dice Josele Sánchez en conversación telefónica con ABC.
El protagonista de la novela editada por Círculo rojo y que sale a la venta el 19 de diciembre no es Carrillo. Es Marcos Larrazábal, un periodista que debe investigar al dirigente comunista y se va encontrando con los datos que sostiene en esta entrevista Josele Sánchez (Buñol, 1964). «Tenía una primera mujer que se llamaba Asunción, Chon, asturiana, que le acompañó en su huída de España. Primero a Francia y luego la dejó en Uruguay y a sus camaradas, encargados de que no la dejaran regresar a Europa. Pero vuelve y se la encuentra en Francia. Tienen una fuerte discusión en la casa de Dolores Ibarruri. La asesina, la estrangula y la entierra en el chalet de la Pasionaria. La historia estaba en “Así destruyó Carrillo el PCE”. El libro de Líster se publicó quitando esa parte».
Además, Josele Sánchez asegura que Santiago Carrillo fue el máximo responsable del asesinato de Leon Trotski en México. «Es una orden directa de Stalin. Santiago Carrillo es el supervisor de toda la operación. En la novela aparecen todos los detalles históricos. Diego Rivera y Pablo Neruda ofrecieron la cobertura necesaria para que Ramón Mercader asesinara a Trotski, después de un primer intento».
«Ya no se trata solo de lo que ocurrió en Paracuellos. En este libro se habla de una campaña selectiva de exterminio de militantes comunistas que discrepaban de su línea estratégica. Salen 122 nombres en España y 43 en territorio francés. Nombres, apellidos, lugar de ejecución, fecha de ejecución... Y la mayoría de ellos están considerados por el Ministerio de Cultura como asesinados por el franqusimo, como represaliados».
También aparece en la muerte de José Antonio Primo de Rivera. «Se produce una reunión en Valencia el 17 de noviembre del 36, donde intervienen Indalecio Prieto, el fiscal y el juez que tenían que llevar el proceso. Se presenta desde Madrid Santiago Carrillo, consejero de Orden Público, que nada tenía que ver con esa reunión. Llega con la orden clara de Stalin de que José Antonio sea fusilado. Y consigue cumplirla». Según el autor, hay un pacto previo a la Transición para proteger a Santiago Carrillo y blanquearle el pasado. «El único exiliado que no pudo volver a España fue Segundo Serrano Poncela, número dos de Carrillo en Paracuellos. Eso no fue casual».
Por lo demás, «Con la piel de cordero» es una novela con argumento. Con nudo, con desenlace. Y hasta con una historia de amor. Del periodista Larrazábal, no de Carrillo.