lunes, 15 de marzo de 2010

“Salvemos a Willy”


La política, del griego politikós, «ciudadano», «civil», «relativo al ordenamiento de la ciudad», es la actividad humana que tiende a gobernar o dirigir la acción del estado en beneficio de la sociedad. Es el proceso orientado ideológicamente hacia la toma de decisiones para la consecución de los objetivos de un grupo. El término fue ampliamente utilizado en Atenas a partir del siglo V antes de Cristo, en especial gracias a la obra de Aristóteles titulada, precisamente, Política. El mismo Aristóteles definía al ser humano como un animal político por excelencia.
Considero que, el intento de artista llamado “Wiily” Toledo, es, además de un cretino ignorante, de tendencias neofeudalistas, un oportunista más entre los estúpidos artistas y cantantes como pudiera ser el esperpento de Miguel Bossé.
Cualquiera puede ejercer su derecho ciudadano a debatir políticamente lo que le venga en ganas. Lo que no puede hacer una persona honrada, es hacerse eco de un régimen nauseabundo como el de los hermanos Castro Ruz y tildar de delincuente a una persona que han dejado morir (en huelga de hambre), sea cual fuere la causa.
Lo que se ha desatado no es una campaña contra la persona de “willy”. No es el momento de gritar “salvemos a willy”. Es una campaña en contra de aquellos intelectualoides ibéricos que se suman a la campaña difamatoria.

Existen en España, muchos ciudadanos que dicen trabajar en el mundo de la cultura y que no pasan de ser mediocres intentos de artistas frustrados. Esos son los que, para resaltar, se dedican a proferir comentarios políticos. De esa forma logran ver sus nombres en los medios, que de no ser por esto jamás los mencionarían.
El único lenguaje que el pueblo espera de sus artistas, es el lenguaje autóctono y comprometido con el pueblo. No el cantinflismo extravagante y cotorril de aquellos que procuran publicidad a toda costa y a todo coste.

Persona de buena fe es aquella que defiende al pueblo cubano y no a un desgobierno totalitario que ha sumido a Cuba en un estercolero.
A los firmantes de la carta, “salvemos a Willy”, Alberto San Juan, Luis Tosar, Lola Dueñas, Candela Peña, Juan Diego Botto, Javier Bardem, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Pilar Castro, Víctor García León, Andrés Lima, Javier Gutiérrez, Nancho Novo, Carmen Ruiz, Sergi Peris Mencheta, Secun de la Rosa, Inma Cuesta, Diego Paris, Alfonso Lara, Roberto Álamo, Luis Bermejo, María Morales, Luz Valdenebro, Estefanía de los santos, Eleazar Ortiz, Aitor Merino, Laura Ramos, Ramiro Alonso, Sandra Collantes, Font García Rodríguez, Manuel Baqueiro e Inma Montalá,
les digo:

Es tan asesino, el que mata la vaca, como aquel que le aguanta la pata.