sábado, 6 de diciembre de 2014

Dudoso panorama para el mercado petrolero

Respondiendo a un artículo publicado en el periódico “Abuelita” (Granma) órgano oficial de la dictadura totalitaria neo feudal de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz


http://www.granma.cu/mundo/2014-12-03/dudoso-panorama-para-el-mercado-petrolero



                                                                     Foto: Russia Today




El crudo ya no es una fuente de estabilidad económica para algunos países exportadores.


Desde que los precios del barril comenzaron a caer, hasta perder un tercio de su valor, se advierte un panorama desconcertante en países como Venezuela, Irán y Rusia.


Jeffrey Gundlach, fundador de la compañía inversora Doubleline Capital, opina que el pre­cio del hidrocarburo se desplomará por debajo de los 70 dólares y para navidad estará por debajo del actual, contraído en un 30 % desde mediados de año.


Esta es una buenísima noticia para los países en vías de desarrollo pues podrán comprar el barril más barato. Para Venezuela, por ejemplo, es el caos. No podrá mantener los precios preferenciales a aquellos regímenes que, por conveniencia (que no por otra cosa) se aliaron al absurdo sistema chavista.


Considerando el contexto actual, países como Venezuela, Ecuador (ambos extremadamente populistas) y Nigeria han planificado precios de venta, para el próximo año, entre 60 y 70 dólares el barril.


Para Venezuela y sus acólitos de PetroCaribe, esto resulta carastrófico, puesto que a esos precios el país desgobernado por un analfabeto funcional llamado Maduro dejaría de ingresar 720 millones de dólares el próximo año.


El economista jefe para Mercados Emer­gentes de Deutsche Bank Research en Lon­dres, Robert Burgess, opina que el declive del valor del crudo es consecuencia directa de la desproporción entre demanda y oferta.


Las palabras del Sr. Robert Burgess necesitan de una aclaración que no hace el periodista del periódico “Abuelita”: La oferta (tradúzcase en petróleo de esquisto, made un USA), ha inundado el mercado del crudo. De ahí que los precios disminuyan ante una demanda parecida a aquellos tiempos que el “esquisto” no existía.


Sin embargo, el periodista se va por las ramas y dice: “La preocupación por el desarrollo económico en Europa y algunos países emergentes y los nuevos mercados petrolíferos que han aparecido, principalmente, a raíz de la revolución del crudo de arenas bituminosas y otros yacimientos no convencionales, son factores claves en este descenso, añade el experto”.


Empresas de Estados Unidos impulsan el desarrollo de metodologías alternativas para obtener el combustible, como el fracking, que consiste en fracturar por vía hidráulica los esquistos (rocas con altos niveles de minerales) en el subsuelo para extraer petróleo.


Después de una “verborrea”, por demás innecesaria, sitúa como ejemplo a empresas de los Estados Unidos, pero no llega al meollo que ha provocado la disminución del precio del barril.


Es entonces que, cuando ya no tiene alternativa, le llama al hecho (los Estados Unidos haber inundado el mercado del crudo) “colarse” en el mercado, pero le llama “carrera por el oro negro”. No obstante y muy a su pesar (imagino yo) reconoce que están “pisándole los talones” a Arabia Saudita y que el 40% de los nuevos suministros del mundo serán norteamericanos.


La producción de petróleo y gas de esquisto norteamericana se disparará en los próximos 20 años y, para el 2035, el 25 % del crudo y el 50 % del gas del país procederán únicamente de esos yacimientos.


El periodista de “Abuelita” nos comenta de acuerdo con la página web (Vestifinance), que países como Angola, en lugar de aliarse con aquellos que una vez fueran defendidos por el régimen de los Castro, ahora defienden las bajas cotizaciones, cuando lo que le convendría a los Castro sería que el precio del barril se mantuviera en los 100 dólares. Venezuela no podrá continuar suministrándoles el petróleo a bajo precio.


Por último nos dice que la OPEP ha decidido realizar el juego político para ver quién aguanta más la presión.


Queda claro un solo punto. El precio del barril se mantendrá entre 60 y 70 dólares, mientras exista el petróleo de esquisto. A menor precio ese tipo de extracción no es rentable por el momento.


Tiemblen Rusia, Irán y Venezuela. El resto de los países son tan inmensamente ricos y sus poblaciones tan pequeñas, que no les importa un poco más o un poco menos. Saben, además, que los únicos países que producen alimentos capaces de sustentar a sus propios pueblos (me refiero a Arabia y demás países exportadores, excluyendo a los anteriormente citados) son los gobernados por democracias.


Saben también que los países democráticos industrializados, al comprar el petróleo más barato podrán abaratar los precios de los alimentos que, hoy por hoy andan por las nubes.



Wikio – Top Blogs