miércoles, 28 de septiembre de 2011

Logros y conquistas de Fidel Castro en Angola

Angola, el MPLA y los nuevos ricos tienen mucho dinero; antes lo gastaban en armamento; ahora lo invierten en: casas, barcos, aviones particulares, compras y fiestas.
En cada una de sus casas no pueden faltar un BMW, un Audi y un Range Rover, sin contar otros tipos de automóviles de alta gama.
Casi todas las casas tienen, a su servicio, cinco choferes que son utilizados según las conveniencias, como por ejemplo llevar de compras a las empleadas de servicio.
Cada familia de los altos funcionarios del MPLA (partido del trabajo) tiene un pequeño ejército de servidores, que no dejan de incluir a jardineros, cocineros, “babysitters” (para los menores) y gobernantas.
Cada una de estas familias posee además de la referida anteriormente, dos o tres casas en condominios privados y otra en primera línes de playa en la isla de Mussulo.

Fuera del país tienen otra casa en Lisboa, otra en Londres y aunque parezca exagerado aun poseen otra casa en África del Sur, que es utilizada para pasar fines de semana o cuando asisten a consultas médicas.
En los paises referidos anteriormente estudian la mayoría de los hijos y nietos de estos funcionarios-empresarios.

Sumando los sueldos de los empleados, de una sola de estas familias, llegaremos a la conclusión de que solamente por concepto de salarios, gastan aproximadamente entre 15 y 20 mil dólares mensuales.

Un miembro del gobierno compró dos casas en Talatona de una sola vez, exigiendo que cada una de las mismas tuviese área de estacionamiento para dos automóviles y que el valor no superase los dos millones de dólares.

Hace poco tiempo se realizó el matrimonio de un diputado con una sobrina de José Eduardo Dos Santos, llegando a ser considerado el evento del año. Asistieron mil 200 personas.
Transcurrió en un área perteneciente al palacio presidencial que solo es accesible a los funcionarios del gobierno y del parlamento.
Las sillas fueron fabricadas en Portugal; un pormenor insignificante si no fuera por el extraño parecido con los obsequios de los hermanos dictadores cubanos:
Los novios regalaron a los VIP (léase funcionarios del gobierno) por lo menos diez relojes Rolex.

La guerra de Angola acabó con la precaria producción agrícola del país. La industria (más pequeña aun) sufrió iguales consecuencias.
Es así que esta potencia petrolífera y diamantífera prevé crecer 7,5% este año, mientras que el salario mínimo promedio no supera los 50 dólares y el “gobierno se ve en la imperiosa necesidad de importar la mayoría de los bienes de consumo. Hasta los más básicos!

Cualquier semejanza no es ninguna coincidencia.

La diferencia estriba en que mientras Angola es un país extremadamente rico, Cuba es todo lo contrario.
Mientras que el intento de dictadura de Venezuela mantiene a la dictadura de los hermanos Castro, Angola (que supuestamente le debe la independencia a los “internacionalistas” cubanos) se ha desentendido y tan solo recuerda retóricamente la “heroica defensa” de Cuito Cuanavale.

Pasados los años, se atreven a cuestionar la decisiva participación de las tropas cubanas en el conflicto.

  Wikio – Top Blogs