martes, julio 21, 2009

Subidas en el precio del petróleo y sus consecuencias inmediatas

Desde el corazón mismo de la especulación petrolera y el origen de la crisis económica del sistema capitalista, los Estados que compone la OPEP, nuevamente se proceden a la manipulación de los precios del petróleo.

A los responsables de la actual crisis económica, vale decir los especuladores de la OPEP, ya no les basta con el actual caos reinante en la economía mundial. Ahora han resuelto nuevamente elevar los precios del petróleo de forma gradual, tensionando así los mercados energéticos.
La subida gradual en el precio del oro negro ha encendido nuevamente las alarmas y ha provocado la caída de las reservas en Estados Unidos.

Arabia Saudita ha advertido hace algunos días atrás que los precios del crudo podrían superar el récord de casi 150 dólares (unos 107 euros) el barril alcanzado en el 2008. El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al Naimi, señaló que la OPEP se dirige a una nueva alza del crudo después de la actual fase de compás de espera donde los precios (de un mes para otro) disminuyeron significativamente (septiembre-octubre 2008 de 148€ a 50€), pero que el mercado más bien refleja la crisis económica, no lo que está por venir.

Ahora, sin duda que el panorama es cada vez más sombrío. En donde se verá afectado el escenario de la inversión, dijo que "los bajos precios, la débil demanda, los altos costos, agudos mercados crediticios y políticas energéticas centradas en fuentes alternativas de combustible, todas combinadas, afectan la inversión en nuevos proyectos". Lo que ha sido ratificado además, por voceros del FMI los cuales han expresado que el crudo seguirá con alzas a medio plazo.
Al jeque Alí Al Naimi le puedo decir, sin temor a erquivocarme, que no existe tal débil demanda de petróleo. El consumo no ha descendido en ninguno de los paises desarrollados y hasta se ha incrementado en aquellos en vías de desarrollo.

¿A que le llama Alí altos costos?

Los mercados crediticios están colapsados como consecuencia de la especulación de los paises exportadores. El dinero malo no es solo para un país. El dinero malo es perjudicial para todos.

¿Le molesta a la OPEP que se busquen fuentes alternativas de combustible?

¿Con el aumento injustificado de los precios del petróleo pretenden castigar estas iniciativas?


¿Acaso pretenden continuar engañandonos mientras construyen descabellados megaproyectos tipo Neverland que llegan a convertir la arena del desierto en nieve?


Recordemos que el máximo alcanzado en el precio del barril del crudo llegó a los 148 dólares por barril lo que de inmediato significó el aumento de precios de una infinidad de productos, así como los de "la canasta básica alimentaria". Posteriormente se vuelve a producir una caída en los precios del petróleo, pero los precios en especial de la canasta básica, se quedaron pegados arriba. A esto debemos agregar que los precios fueron subiendo paulatinamente. Si en el 2003 el barril costaba 75 dólares, ya en el 2004 alcanzó la cifra de 90 dólares. En el 2005 llegó hasta los 100. En el 2006 a los 120. En el 2007 a los 130 y en el 2008 hasta los 148 dólares. En el mes de julio alcanzaba ésta cifra y en octubre (en menos de dos meses) bajó a menos de 50 dólares, de golpe y porrazo.

En el transcurso de esos años que mencionamos se fue reduciendo paulatinamente el poder adquisitivo de los consumidores, como consecuencia del aumento de los combustibles en todas las esferas de la vida diaria. Un panecito de 50 gramos pasó de 0.05€ a 0.12€. La empresa panificadora que producía el panecito vió como aumentaba el precio del agua, la electricidad y el combustible de la flota de camiones para la repartición del producto, el aumento del precio de las harinas por el mismo concepto y por ende decidió aumentar el precio.

Hoy con productos básicos alimenticios que habían disminuído de precio, llegando a causar precupación de deflación en algunos países europeos, vuelven a aumentar de precio con esta nueva subidas ficticia del valor del petróleo.

El sistema de mercado se encamina a tomar decisiones anteriormente impensables.

El jefe de la Organización Mundial de Comercio (OMC) señaló recientemente que se espera que continúe aumentando el desempleo, aunque las economías comiencen a salir de la crisis.
Los precios de los bienes de primera necesidad se elevarán en la medida que aumenten los precios del barril de petróleo, antes de que eventualmente la economía se recupere.

Las informaciones procedentes del sector económico de la prensa mundial, nos indican que en lo que ha transcurrido del año, el crudo se ha encarecido en un 39%.

Ahora cuando los ciudadanos europeos se ven enfrentados a la protección de la seguridad social, consecuencia de un creciente desempleo y cuando el poder adquisitivo de estos mismos ciudadanos no remonta por ningún lado, la nueva subida del valor del petróleo generará nuevas contracciones en el consumo, afectará una vez más a la industria manufacturera y volverá a desatar la inflación en el valor de innumerables productos y en especial de los alimenticios, empeorando aún más las condiciones de vida de los que viven de un salario.
Las hambrunas que generará la crisis en los paises del tercer mundo, se expresarán con mayor fuerza.

Recientemente en entrevista concedida a la prensa española el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, señaló que "hay una crisis alimentaria larvada, que no se ha calmado tanto como la gente cree" afirmó, y se puede transformar en graves consecuencias para la mayoría de los pueblos del mundo.

Cuando observamos que la industria manufacturera ha sido duramente golpeada por la crisis económica generada y cuando no se observan signos claros y reales de recuperación y crecimiento económicos, surge una vez más la amenaza de un nuevo aumento gradual de los precios del crudo, lo que impedirá un mejoramiento del PIB y se puede transformar en una situación más catastrófica aún, cuyas consecuencias mayores las seguirán pagando los estratos sociales de menores ingresos y las capas medias y pobres.

Lo cierto es que la actual subida en los precios del crudo, influirá en una recuperación más bien negativa de la "economía real", pues los especuladores de la OPEP son los que determinan las reglas del juego, cuyas consecuencias mayores se expresarán en un deterioro de la situación de los mercados, en un aumento del valor del dinero, nuevas bajadas en los tipos de interés y una inflación galopante y difícil de controlar, con todas las consecuencias económicas y sociales de lo que ello significa, y que poco les importa a las oligarquías petroleras.

Los petro-personajes más ricos del mundo (con raras excepciónes) que suman una fortuna de más de 120 000 millones de dólares, se reunieron recientemente en una de las mansiones del potentado Rockefeller con la intención de seguir regulando de forma inteligente los precios del crudo. En dicho encuentro y como una forma de buscar soluciones a la crisis económica actual discutieron acerca de la búsqueda de nuevas ideas.

De allí que la subida una vez más del precio del barril de petróleo, no es otra cosa que un eslabón más de la larga lista de tragedias que deberán enfrentar los habitantes del planeta al que llamamos Tierra.