jueves, 11 de diciembre de 2014

Más allá del embargo comercial a un régimen totalitario



Una Respuesta a
Manuel E. Yepe


www.diariouniversal.net/destacamos/2014/04/mas-alla-del-bloqueo-a-cuba/


abril 25, 2014 por Manuel E. Yepe Periodista totalitario “especializado” en política internacional (irracional), profesor asociado del Instituto de Relaciones Internacionales Raúl Roa de La Habana (nido de espías bajo fachada diplomática).



El Sr. Yepe comienza su artículo diciendo que con el triunfo de la revolución cubana, el gobierno de los E.U. se vio obligado a combatirla. Agrega que esta obligación fue el resultado de no existir fuerzas internas capaces de asumir la tarea y que E. U. hubiera preferido delegar en la oligarquía nativa.

Se me hace necesario aclararle al Sr. Yepe que, la revolución cubana no es patrimonio de Fidel Castro, sino del pueblo cubano en su totalidad. El gobierno de los E.U. no se vio obligado a combatir a la revolución, sino a aquellos que en nombre de la revolución cubana comenzaban a secuestrar el poder, en beneficio propio.

En Cuba sobraban las fuerzas internas. Estuvieron luchando durante más de ocho años, hasta que una vez consolidado el sistema totalitario fue imposible continuar la lucha armada.

Es tan solo una media verdad decir que la burguesía nacional se subordinaba a los Estados Unidos. Al igual que es otra media verdad que la burguesía (el término oligarquía le viene mejor al régimen de los Castro) consideraba que era a los Estados Unidos a los que les correspondía hacer frente a la incipiente idea de crear un sistema marxista en Cuba. En el año 1959 Sr. Yepe, Fidel proclamaba, en todos sus discursos que la revolución cubana era tan “verde” como las palmas.

Solo cuando en abril de 1961 Fidel Castro se quitó la careta de demócrata y abrazó las ideas de Lenin, solo entonces la burguesía nacional comenzó a pensar que era poco lo que podrían hacer para derrocar el sistema dictatorial totalitario que se le había impuesto al pueblo cubano.

Pero nada fue Sr. Yepe, de la noche a la mañana. Desde el mismo 1ero de enero de 1959, Fidel Castro comenzó a decretar leyes que contravenían la democracia y el libre comercio. Logró realizar una simbiosis entre “bienes malversados” por los simpatizantes y apoyantes del régimen batistiano, extrapolándolos a todo el sistema económico de la nación. Con la “idea” populista de una “reforma agraria”, expropió miles de caballerías de tierra, que en vez de ir a las manos de los campesinos, pasaron a formar parte de un instituto paralelo al gobierno llamado INRA. Fue así que se apropiaron de más del 75% de las tierras del país.

Cuando en Washington lograron descifrar el camino tomado por Fidel Castro, intentaron intervenir, pero era demasiado tarde. La burguesía cubana había sido derrotada a raíz de los acuerdos verbales de la “Crisis de Octubre” entre los E.U. y la U.S.

El Sr. Yepe plantea que los E.U. continúan el combate por el derrocamiento directo en los países latinoamericanos donde las “fuerzas populistas” (que no populares) han alcanzado el poder político. Eso Sr. Yepe es mucha mala intención de su parte.

En Bahía de Cochinos, desembarcó una brigada compuesta en su totalidad por cubanos. Aunque estuviesen dirigidos y entrenados por oficiales norteamericanos, no era un ejército mercenario. Como mismo le digo eso, también le digo que los cubanos que participaron en la intervención en los asuntos internos de Angola, tampoco lo eran.

Es un cuento suyo decir que la Brigada 2506 tenía superioridad de armamentos y recursos. La artillería pesada, los tanques T-34 y la artillaría móvil SAU-100 (todo de factura soviética) era en calidad y cantidades superiores a lo que llegó a desembarcar en las arenas de Playa Girón.

Los barcos que utilizó la Brigada 2506 eran viejos, los aviones B-26 resultaron incapaces contra los “Sea Fury” y los “T-33” en poder del régimen. No tiene relevancia histórica el que Fidel Castro le achaque la paternidad del desembarco a los Estados Unidos. Fíjese, los desembarcados eran todos cubanos. De haber desembarcado los norteamericanos, nos estuviéramos ahorrando estas cuartillas. Por supuesto que era un acto endógeno.

No nos venga con el cuento populista del “poder popular”. El régimen podrá haber sido popular en sus inicios. De ahí que a una dictadura totalitaria y neo feudal se le pueda catalogar de esa forma, hay mucha tela por donde cortar.

No le puedo negar que el éxodo hacia el norte haya sido intenso y jamás haya parado desde sus inicios, pero la guerra económica descabellada la comenzó Fidel Castro, contra su propio pueblo, al decretar medidas que atentaban contra la economía nacional en aras de un igualitarismo irracional. Tan irracional que la libreta de abastecimiento (una aberración comunista) dura hasta nuestros días. Nótese que no utilizo el término cartilla de racionamiento. Parecen sinónimos, pero no lo son.

Coincido con el Sr. Yepe en que las medidas económicas instrumentadas por el gobierno de los E.U. no han sido efectivas en contra de una dictadura totalitaria. Ha sido solo el pueblo el que ha sufrido hambre y miserias. Por el contrario, los funcionarios del régimen siempre han vivido en la opulencia burguesa. Mientras más arreciaban las medidas económicas. Más represión sufría el pueblo y el régimen se escudaba convenientemente en el “bloqueo imperialista”, que no en el embargo económico.

Sr. Yepe, los enormes daños que ha sufrido la economía cubana son de responsabilidad directa de Fidel y Raúl Castro. Al pueblo cubano le importa un bledo los daños políticos que haya sufrido la “superpotencia”.

Cuando en las Naciones Unidas se condena el embargo comercial y financiero, se hace patente una verdad vergonzosa: Un embargo comercial es aberrante en un sistema democrático y de mercado libre. Pero…, solo si se trata de dos sistemas democráticos y libres. No es el caso.
Lo peor es que está demostrado que no funciona en contra de regímenes totalitarios que concentran en su poder toda la economía del país.

Cuando se refiere al terrorismo Sr, Yepe, se le olvida mencionar todos los actos terroristas apoyados, financiados y asesorados por la dictadura totalitaria en Asia, África y América Latina. Me limito a tres continentes. Cualquier acción igual o contraria no es justificable, menos aun soportable.

Enfrentarse a los Estados Unidos supone pagar un precio muy alto. Lo mismo que agredir a Rusia. Puede preguntarle a Napoleón o a Hitler. Ser patrocinador del terrorismo en nuestros días también tiene su precio. No es necesario aportar pruebas Sr. Yepe: Solo con ver lo que ocurre en Venezuela es suficiente. Si eso no es apoyar al terrorismo, es peor que realizar el acto en si mismo.

Por último Sr. Yepe, los banqueros y empresarios de todo el mundo se rigen por leyes económicas y financieras que los hermanos Castro pretenden no ver ni utilizar. Para ellos como si no existieran.
Como están tan habituados a violar (a como dé lugar) todas esas leyes, consideran que cualquiera las puede violar. No es así. El que se atreva a violar las leyes tendrá que atenerse a las consecuencias.

Creo muy sinceramente que las relaciones comerciales del régimen, mientras vivan los hermanos dictadores, serán adversas.

Ese es el precio que tiene que pagar un pueblo al que una dictadura totalitaria mantiene en afrenta y oprobio sumido.


Wikio – Top Blogs