domingo, 12 de septiembre de 2010

Los funcionarios del Estado Totalitario y la propiedad social


La etimología de las palabras, o lo que es igual, el origen de las palabras, la razón de su existencia, su significación y su forma, tienen una característica sui generis en los regímenes totalitarios neo feudales mal llamados socialistas.

La etimología popular, es la interpretación espontánea que se da vulgarmente a una palabra relacionándola con otra de distinto origen. La relación así establecida puede originar cambios semánticos. Lo cual quiere decir que tienden a cambiar el significado de las palabras.

Para conocer el significado de las palabras utilizamos los diccionarios, pero los estudios lexicográficos no son textos sagrados. Es solamente la técnica de componer léxicos o diccionarios. De manera que si queremos profundizar en el sentido etimológico de una palabra debemos consultar una enciclopedia.
No obstante, cuando nos referimos a la etimología popular, surgen los problemas de la lengua.

De todos es conocido que la palabra malversar significa apropiarse o destinar caudales públicos a un uso ajeno a su función. Claro está, que si tomas para ti lo ajeno, estas robando.

La palabra Estado significa un conjunto de órganos de gobierno de un país soberano.
El Estado de Derecho se divide en tres poderes que se confían a un órgano u organismo público distinto. O lo que es igual, la separación de funciones o facultades: Poder legislativo, Poder judicial y Poder ejecutivo.

La diferencia existente entre un Estado de Derecho moderno y un Estado Totalitario neo feudal estriba en que, en este último el Estado es la expresión concentrada del poder en la figura del máximo líder, basado en un sistema de partido único y una dictadura llamada del “proletariado”, que en realidad debe se llamada “de los funcionarios”.

Debido a que no existe la propiedad individual (en ninguna de sus formas), en un Estado Totalitario neo feudal, es el gobierno del Estado el que administra los bienes, regula el empleo y se encarga de que sean administrados
Tal propósito, contrario al Estado de Derecho moderno, es principal en el empeño de construir el neo feudalismo totalitario. El neo feudalismo, es un sistema muy fácil de controlar, precisamente porque frena la creatividad popular y no debe confundirse con el Capitalismo de Estado imperante en China que necesita de la colectividad.

El filósofo inglés Herbert Spencer definió al socialismo (en su época) como “la futura esclavitud”. Por supuesto, Spencer vivía en un sistema aristocrático feudal en momentos en que las fuerzas productivas de la incipiente burguesía intentaban desarrollar el sistema de mercado mediante una forma de gobierno democrático.

Spencer fue contemporáneo de José Martí, el cual lo cita en uno de sus trabajos.
De acuerdo con el trabajo de Martí, Spencer dice:
“Esa futura esclavitud, que a manera de ciudadano griego que contaba para poco con la gente baja, es el socialismo”.

Spencer consideraba que la idea socialista era de “buscadores de popularidad”, que ven en el descontento de los trabajadores el filón para, mediante medidas populistas, quitar motivo al descontento. Pero Spencer acotaba que: “Esto ha de hacerse de manera que no se trueque el alivio de los pobres en fomento de los holgazanes”. “So pretexto de socorrer a los pobres, sácanse tantos tributos, que se convierte en pobres a los que no lo son”.

Spencer alertaba sobre la burocracia en los empleados públicos. Hay quién dice que la frase “¡Mal va un pueblo de gente oficinista!, es de Martí. Totalmente errado. La frase es de Spencer.

Bajo el régimen totalitario neo feudal de los hermanos Castro Ruz, se convirtieron en pobres al 70% de la clase media existente en Cuba en el año 1958. La mayoría emigró. Hoy el desgobierno anuncia la necesidad de prescindir de 1 millón de puestos de trabajo de funcionarios públicos.

“Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio. El hombre que quiere ahora que el Estado cuide de él para no tener que cuidar él de sí, tendría que trabajar entonces en la medida, por el tiempo y en la labor que pluguiese al Estado asignarle, puesto que a este, sobre quien caerían todos los deberes, se darían naturalmente todas las facultades necesarias para recabar los medios de cumplir aquellos. De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del Estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios”, dice Spencer en “La futura esclavitud”.
“Y como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechasen o esperasen aprovechar de los abusos, y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo de los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio, y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana”.

José Martí cita a Spencer. José Martí no era un hombre de ideas neo feudales. Todo lo contrario, era demócrata y republicano, enemigo de la aristocracia y del régimen feudal que la misma representaba.

Para los fines del neo feudalismo la malversación de los bienes del Estado se confunde con los bienes que administra el supuesto “gobierno”.
Preocuparse por el papel del gobierno y la manera de ver sus funciones es tarea de todos, porque los funcionarios tienen mucho que ver con la ciudadanía y son los que administran los bienes ciudadanos.

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz se ha convertido en una pieza de museo que ha puesto de lado sus deberes elementales para con la población.

El funcionario debe conocer, vigilar y cuidar las propiedades del pueblo, tanto en los centros de trabajo como en el municipio, o la provincia. Tiene la obligación de cuidar los recursos sociales, las fuentes de servicio y hacerlos producir. El funcionario está en la obligación de pagar las deudas contraídas, hacer que se lleven a cabo los fines planeados y trabajar en ese empeño.

Al pueblo no se le puede exigir el trabajo de los funcionarios.

Hoy por hoy, el desgobierno de los hermanos Castro Ruz le está diciendo a la ciudadanía cubana que se ha convertido en una avecilla que abre la boca para que el desgobierno regurgite en ella el alimento con que vivir. Eso lo ha dicho uno de los más altos funcionarios, el Sr. Ramiro Valdés, al referirse al “papa Estado”.

¿Quiénes han estado desgobernando mi país desde hace 50 años?
¿Quiénes son los culpables?
¿Quiénes son los que han estado dilapidando los recursos del Estado?
¿Quiénes son los culpables de que el pueblo carezca de buenos hábitos de trabajo?
¿Quienes, sino del desgobierno, han situado al mismo nivel a los vagos y a los delincuentes con los trabajadores honrados?

Los hermanos Castro Ruz llevan 50 años administrando los recursos del Estado. El caos económico es responsabilidad de ellos y nadie más. Se han burlado del pueblo cubano, aun se burlan y…, al parecer piensan seguir burlándose.

Cuando los empleados del desgobierno y los administradores de bienes públicos no aseguran un buen servicio, la responsabilidad recae en los funcionarios de nivel superior y no en la ciudadanía.

Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag