sábado, 7 de mayo de 2016

¿De quién escribe Guille? ¿Rollings o Beatles?

¿Contexto histórico?

Respuesta a Guille Vilar sobre el artículo publicado en

Cubadebate

http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/05/06/de-que-estan-hablando/#.Vy1DcLn2YdU

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sr. Guille Vilar:
 
Para hablar del contexto histórico, o de como fue recibido el fenómeno “The Beatles” por parte de la incipiente dictadura totalitaria neo feudal, no basta con referirse a la década de los años 60 del Siglo XX, sino más bien ir directo al año en que surgió el fenómeno (1963). Era la época en la que los padres de aquellos adolescentes les tildaban (al grupo de Liverpool) de irreverentes, pero que nosotros no les veíamos de esa forma; más bien como algo nuevo y diferente.
 
Acostumbrados a los imitadores de Elvis, el grupo inglés rompía moldes y esquemas. Lo de la libertad, el modo de vida, el como vestirse y el como amar vino después. Yerras cuando dices que era algo inédito en la cultura occidental, intentando desconocer lo irreverente de Elvis y sus movimientos eróticos de cadera o el tipo de peinado (mota) que utilizaba.
 
Usted sabe perfectamente que los Rollings nunca dejaron de ser los segundones; tanto que son pocos los éxitos, que recordamos,de esta banda.
Contrariamente a lo que dice, no tuvo que transcurrir mucho tiempo (solo dos años) para que los Beatles fuesen aceptados a nivel de sociedad (26 de octubre de 1965- En el Buckinghan Palace los Beatles son coronados con la Orden Miembros del Imperio BritánicoMBE por la Reina de Inglaterra.). No es hasta el año 2004 que Mick Jagger es coronado con semejante título.
 
Los Rolling Stones en sus comienzos llamaron de inmediato la atención de la prensa inglesa por su aspecto rudo y desaliñado y la forma obscena en que interpretaban sus canciones, actitud que por cierto era alentada entusiastamente por su manager Andrew Loog Odlham, quien deseaba convertir a la banda en la antítesis de los Beatles.
 
Sr. Vilar, no se puede silbar y tocar la flauta. Culpar a la desinformación no siempre evita caer en vacíos conceptuales. El rompimiento de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos ocurre en 1961 y para nada tiene que ver con el fenómeno Beatle. Que se sepa la dictadura jamás rompió relaciones con el Reino de la Gran Bretaña y el Norte de Irlanda. Mucho menos tiene que ver, que fuera prohibida la difusión de algún tipo de música, con el embargo económico y sí, por considerarse un «posible» elemento de diversionismo ideológico.
 
¿Cómo iban a circular los discos por las tiendas de música?
 
No mienta Sr. Vilar.
 
Las emisoras cubanas tenían prohibido transmitir dicha música (la música del enemigo imperialista) y no porque se hubiera roto el vínculo comercial. No obstante, se contradice cuando afirma, por un lado, que el pueblo no tenía posibilidades reales de enterarse y por el otro recuerdas como de niños escuchábamos la radio norteamericana en busca de nuestra música preferida y no la de los olvidados del Mosambique de Pello.
 
Pretende ignorar, Sr. Guille, que cuando los Beatles triunfan en los E.U. venían precedidos por una increíble fama europea. Los norteamericanos, de inicio, intentaron ningunearles. Pero lo bueno, es bueno y se impone.
 
A mis trece años de edad, me encontraba en Inglaterra y tuve el privilegio de ver sus representaciones y, mis padres, comprarme los dos primeros LP, que luego serían reproducidos (clandestinamente) en Cuba, a mi regreso. Al menos, mis amigos (que no eran pocos) pudieron escucharlos sin el “dichoso” pitido (radio-interferencia) que teníamos que soportar.
 
¿No recuerda Sr. Guille cuando, en las fiestas, nuestros padres nos pedían que pusiéramos «esa música» “bajito”?
 
¿Cuántas veces no nos imponían, entre una y otra canción de los Beatles, que dejáramos escuchar alguna música cubana a todo volumen?
 
Como puede ver, Sr. Vilar, el artículo va de los Rolling o el contexto y ya emborronamos varias cuartillas escribiendo sobre Beatles.
 
Por supuesto que no todos tuvimos las mismas experiencias, pero no se puede negar que todos sufrimos un aislamiento musical de, “a por gusto”.
 
Sr. Vilar, el único sentido de compromiso que usted puede tener, a sus sesenta y tantos años, es con la dictadura. Solo escribiendo artículos como este, es que usted se reafirma y se compromete. Su madurez es irrevocable.
 
Y le soy sincero: Nunca había leído o escuchado un pronunciamiento tan bochornosamente adulador de la dictadura de los hermanos de Birán.
 
¿Acaso no se da cuenta que en su artículo esta comparando las dictaduras de derecha en Argentina y Chile, con una “dictadura del proletariado”?
 
¿Intenta hacernos creer que la dictadura que aun hoy nosotros sufrimos es menos mala?
 
¿No estará escribiendo para un público que no es el suyo?
 
¿A que viene eso de… un asesinado pagado por los norteamericanos?
¿Qué tiene eso que ver con Beatles y Rollings?
 
Ninguna de las dos agrupaciones eran norteamericanas. Pero el enemigo de la dictadura totalitaria hablaba y cantaba en ingles. Era de mal gusto, incluso, el hablar la lengua de Shakespeare. Por cierto, también era inglés y no yanqui.
 
Le recuerdo que en 1961 ninguna de las agrupaciones existía.
 
Debo aclararle algo: Los Rolling son fundados, como agrupación musical en abril de 1962, pero su meteórica carrera solo llega a su climax en 1965 con la canción «(I Can´t Get No) Satisfaction».  Sin embargo, el éxito de los Beatles fundados a finales de ese mismo año, llega al año siguiente (1963) con el LP «(Please Please Me)».
 
Debe estar muy mal cuando para escribir sobre el contexto y los Rollings, babosea tanto a favor de la dictadura. Más de la mitad del artículo. Una tercera parte de los Beatles.
¿No se avergüenza? Seguro que no, porque para escribir como lo hace no se puede tener ni pizca.
 
Para finalizar: Convido a leer el artículo del Sr. Vilar. Verán que es cierto lo que digo y…, al final hasta se refiere a los yihadistas del estado Islámico y sus crímenes