lunes, 29 de noviembre de 2010

Comentarios, reflexiones, criterios y opiniones sobre un artículo de Patricia Grogg sobre “La Libreta de Abastecimiento”.


La señora nació en Chile, pero "vive" en Cuba, donde se unió al equipo de IPS, en La Habana, en 1998. Trabajó como reportera, redactora y editora de misiones para la agencia del régimen de los hermanos Castro Ruz "Prensa Latina". También trabajó como periodista para la revista Cuba Internacional. Estudió periodismo en la Universidad de La Habana.

Se infiere, que Patricia Grogg ha vivido una cantidad de años en Cuba. Lo suficiente para poder calificarla como tergiversadora de la realidad cubana.
La Grogg califica la “libreta”, como “cartilla de racionamiento”. Dice en su artículo: “La cartilla de racionamiento, que distribuye desde la década de los 60 una canasta básica de productos a precios subsidiados por el Estado a toda la población cubana de 11,2 millones, tiene sus días contados, aunque no todos llorarán su muerte por igual”.
En el blog “Cuba en Sucesión”, aparecen varios artículos explicando la diferencia existente entre una cartilla de racionamiento y una libreta de abastecimiento.
También explico el deterioro sufrido por la libreta de abastecimiento (impuesta al pueblo cubano desde 1962). En un inicio, abastecía para comer y para llevar. Hoy no alcanza para mal comer 10 días en el mes.
La Grogg es tan mentirosa, que se atreve a decir que la LA es importante para sectores vulnerables de la población, como es el caso de los jubilados. Lo que calla es que, si los jubilados vivieran en solitario, la pensión no le alcanzaría para pagar la factura del agua, la de la electricidad y los pocos productos que abastece (cuando lo hace) la LA.
Se impone una pregunta: ¿Cómo se las arreglan los cubanos para vivir con tan bajos salarios?
Hasta ahora los comedores obreros de los centros de trabajo proporcionaban un agónico alivio. Están despareciendo, o ya han desaparecido. Alivio producía también cualquier cosa que pudieran sustraer del centro de trabajo y luego revender en bolsa negra. Ejemplo: lápices, libretas, bolígrafos, piezas de repuesto, bonos de gasolina. En fin, cualquier cosa. Comienzan a desaparecer los puestos de trabajo. Puede considerarse otro alivio la “FE” de los cubanos. Pero no me refiero a una fe religiosa, sino a “Familiares en el Extranjero”, que envían remesas de dinero (de las cuales el desgobierno se beneficia en un por ciento bastante alto e injustificado). Otro alivio para las familias cubanas puede ser, el que uno o varios de sus miembros trabaje en el sector del turismo o en empresas mixtas, o mejor aun para empresas extranjeras. En todas estas reciben un plus en CUC.
El CUC es la última variante de las tantas monedas (más de 8) inventadas por el desgobierno, para desgracia del sufrido pueblo cubano.
Las gratuidades (lo explico en artículos anteriores), en una sociedad de régimen dictatorial totalitario neo feudal, las pagamos entre todos. Eso de las subvenciones es otra de las tantas mentiras con las que nos han engañado toda la vida y pretenden continuar haciéndolo.
La LA resuelve poco y algunos consideran que es una “seguridad” tener una cuota de arroz, azúcar, huevo, algo de aceite y “proteína” (aunque nunca sepamos cual) para los niños.
Si quitan la LA: ¿Habrá productos a precios subsidiados)

Cada vez que leo o escucho la palabra “alternativa” me gustaría estar en España. Al menos aquí se utiliza en la tauromaquia. Pero es que el régimen de los hermanos Castro Ruz la utiliza para chantajear al pueblo.
Raúl Castro, al igual que su hermano dijo hace más de una década: “…no queda más alternativa que aplicar las medidas necesarias para resolver los problemas de la economía…”
A buen entendedor, con pocas palabras… El día que encuentren una alternativa, todas las medidas aplicadas se van pal carajo.

El proceso de consultas es obsoleto. Solo sirve para informarle a la población como se van a aplicar las medidas. Ya el cubano sabe (por experiencia) que no puede emitir criterios ni opiniones que lo puedan señalar como “posible” desafecto al régimen. Se arriesga a perder güiro, calabaza y miel. No solo él. Darle a la lengua puede afectar a todo el núcleo familiar.






http://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag