lunes, abril 12, 2010

Tomás Borge y los Especialistas en REPRESIÓN

Asqueroso.


Quedan solo unos pocos de los neofeudalistas totalitarios, encabezados aun por Fidel Castro Ruz (experto en conspiraciones) que dicen, en un intento por defenderse de la condena mundial, que Orlando Zapata era un delincuente común.


Ayer mismo, en Portugal, pude constatar como los médicos cubanos, que prestan allí sus modestos esfuerzos, son tratados como esclavos, al servicio de la salud pública lusitana. Quienes se empeñan en defender lo indefendible no dicen nada de este atropello a la dignidad humana.


Centenares de médicos cubanos prestan servicios en cualquier parte del mundo, bajo condiciones de esclavitud. Miles de “voluntarios” (por la fuerza de las circunstancias) recorren el mundo aliviando los dolores y las tristezas que no pueden aliviarse a sí mismos, ni a los suyos. Tales “hazañas” provienen de un sistema de odio e igualitarismo absurdo y ridículo, que ha bloqueado social y económicamente, y sumido en la miseria al pueblo cubano.

Nuestros médicos tienen que prestar estos servicios por espacio de tiempo de uno a dos años. Durante ese período de tiempo sus respectivas familias permanecen en Cuba. No reciben autorización para acompañar a los galenos.
En los países con los cuales colaboran, viven en comunidad. Pero no pueden tener relaciones con los otros grupos de médicos que se encuentran en el mismo país, aunque solo disten pocos kilómetros entre los grupos. Dentro de cada grupo existe un informante de la seguridad del régimen totalitario. Reciben un salario de 2000 euros mensuales, de los cuales el desgobierno de los hermanos Castro Ruz se incauta 1600. En las pocas salidas que se pueden permitir, tienen que andar en grupo (no pueden salir solos). Así queda establecido en el “contrato” que firman con el desgobierno totalitario neofeudal.


Se necesita ser descerebrado para no reconocer que el sistema neofeudalista de los hermanos Castro Ruz se ha especializado en eso. En REPRESIÒN.

Así como los dirigentes de países libres, se especializan en mejorar, día a día, el sistema democrático, los hermanos Castro Ruz se dedican a reprimir a su pueblo.


El Parlamento Europeo, que en algún momento valoró el mejoramiento de las relaciones con el régimen (en vano intento por mejorar los derechos humanos en Cuba) por fin ha escuchado el reclamo de los disidentes cubanos y ha visto como el régimen de oprobio ha dejado morir, en sus cárceles, a un prisionero de conciencia.

Los defensores de los hermanos Castro Ruz, hacen como los tres monos sabios. Se tapan la boca, los ojos y los oídos, para no ver, ni escuchar y aun menos decir algo a favor de los 15 millones de cubanos (incluyo los que se encuentran fuera de Cuba) que sufren la peor dictadura totalitaria del proletariado hace más de cincuenta años.El cinismo se transforma en diarrea cuando pretenden transformar en delincuente, a un preso reconocido por Amnistía Internacional, como prisionero de conciencia, mientras se hacen los suecos ante la miseria en que viven los cubanos dentro de la isla.


Provoca arqueadas.


No fue “lamentable” la muerte de Orlando Zapata. Fue un asesinato en toda regla. No intenten manipular una verdad incuestionable. Aquellos que no tienen dudas de que el régimen de oprobio hizo lo posible por salvarle la vida, son tan miserables como los hermanos Castro Ruz.
Y me estoy refiriendo a Tomás Borge. Este personaje sufre de una diarrea cerebral impresionante.

Dice conocer de cerca (tal vez a horcajadas en la cerca) a los dirigentes de la dictadura, en especial a Fidel Castro. Dice haber conversado con ellos largas horas, en la más estrecha intimidad (¿con Raúl tal vez?) y ha quedado persuadido de su ilimitada “honradez” y “magnificencia”. Un adulador semejante no merece el respeto de nadie.


Soy tan mal pensado que me imagino a Borges intentando “limpiarse” de culpas, al decir que cuando fuera Ministro del Interior de Nicaragua esas cosas no sucedían en Cuba. Puede que haya aprendido a reprimir utilizando los métodos del régimen totalitario.
Hasta ahora, jamás se ha disparado un gas lacrimógeno contra la población cubana, aunque conozco personalmente que el Ministerio del Interior del régimen, tiene todo lo necesario para reprimir.
Fui participe de varios ejercicios militares y pude ver todo el arsenal anti-motines. Ahora bien, eso que dice Borges de que en Cuba no hay desaparecidos es tan falso como cualquiera de las mentiras que profiere.


El Estrecho de La Florida no necesita de desparecidos. Al igual que tergiversan el hecho de que Zapata fuera un disidente político, de la misma forma le endilgan el cartelito de “emigrante ilegal, procurando la Ley de Ajuste Cubano”, a cualquier ahogado en la corriente del Golfo de México.
Bajo la protección de la Ley de Ajuste Cubano el régimen de los hermanos Castro Ruz ha encontrado la forma de “legalizar” sus ejecuciones extra-judiciales.


No se exportan instrumentos de tortura. ¿Para qué? Las torturas aplicadas en “Villa Marista” solo dejan marcas en el cerebro de las víctimas, aunque no es menos cierto de que en los últimos tiempos, a algún que otro “funcionario” de prisiones se le haya ido la mano. ¿O es que me van a decir que Zapata se encontraba en huelga de líquidos? A Orlando Zapata le negaron beber agua durante muchos días, intentando resquebrajar su moral. No pudieron.


Asesinos

¿Alguien me pude decir si las celdas tapiadas, en donde el día y la noche no hacen diferencia, deja de ser una tortura síquica? Que alguien me responda si, en esas mismas celdas tapiadas, después de estar (los detenidos) varios días sin ingerir alimentos, comienzan a alternarles las magras comidas en horarios arbitrarios con la finalidad de desquiciar el raciocinio. Añádasele a esto un frio glacial proveniente de un sistema potentísimo de aire acondicionado que mantiene a la víctima en estado de hipotermia controlada. ¿Es, o no es, TORTURA?


La injusticia tiembla ante semejante crimen. El intento justificativo indigna y causa repulsión a muchos de sus defensores a ultranza.

Gracias a Dios, los intelectuales dignos, los dirigentes políticos de países democráticos, gobernantes decentes, universitarios y sobre todo, la gente humilde, esta vez acusa al régimen tiránico de los hermanos Raúl y Fidel Castro Ruz