lunes, 28 de septiembre de 2009

Socialismo con swing (III y final)

¿Cuál es la opción al neo feudalismo?

No hay salida “express”. El neo feudalismo no tiene swing, a no ser en sus inicios, cuando comienza a repartir lo poco que tiene el país en cuestión, sin preocuparse por la producción de bienes materiales. ¿Qué es lo que ofrece el neo feudalismo? Para responderle utilizaré el argumento, que no por manido es menos práctico, del lobo neo feudalista que se come a la abuela (la economía del país) y pretende comerse a la caperucita nacional.

Lo que está en juego es mucho más que un cuento infantil. Es la propia vida; es el hambre por futuro, la infelicidad, la existencia miserable. Todo eso y más es el neo feudalismo, enemigo jurado del desarrollo, del bienestar y de la paz.

Si no es la democracia, Fidel Castro, nos quedaría la opción del oscurantismo. Como ya pasó durante casi dos siglos de Inquisición, donde negaban los avances científicos y el hambre asolaba lo que en aquellos tiempos se denominaba “mundo civilizado”, donde los únicos que podían estudiar eran aquellos que se afiliaban al credo del fundamentalismo religioso católico (ahora se afiliarán al credo dogmático neo feudalista).

Hay otra manera más sencilla y terrenal de responder a la pregunta de Fidel Castro: o asumes que eres un estúpido dogmático y trabajas duro para construir el neo feudalismo (que te garantizará vivir en cadenas y oprobios sumido) o decides enfrentarte a la realidad para terminar descubriendo que la democracia es mucho mejor que esperar a que el gobierno te entregue (cuando pueda) el pan de cada día.

Silvio Rodriguez no es ejemplo de nada. Se trata de un personaje de doble vida y economía personal desligada al régimen de los hermanos Castro. Es un extranjero (nacional) con escaño de Diputado ante una asamblea de corderos, que en ocasiones (al igual que Amaury Perez y Pablito Milanés) se permite disentir del régimen (pura conveniencia de mercado).

Hace ya mucho tiempo que la participación masiva no existe, el régimen impuesto por Fidel Castro al pueblo de Cuba, perdió la brújula desde el inicio, cuando se empeñó en que la aguja indicaba hacia el este europeo y no hacia el norte. Es por eso que les preocupa tanto que la generación perdida y la de los bobos no hagan nada para inmiscuirse en una reflexión colectiva llena de esquemas, poses y consignas, repudiada por la nueva generación, la de los inconformes.
Los más ilusos piensan que el desgobierno espera que la reflexión colectiva sea la revitalización del régimen. Comento aqui unos breves fragmentos.

“La revolución cubana trajo al mundo un bello ejemplar de socialismo utópico”. Esto es una crítica directa y sin rodeos. “Cincuenta años despues redescubre que una revolución no es una meta en sí misma”.

“Tenemos que discutir que entendemos por socialismo”. Lo que tenemos no es efectivo, ni es socialmente justo. Tenemos mucha instrucción, cultura, capacidad técnica, sentido y conocimiento sobre política, pero todo eso se encuentra subutilizado y desperdiciado por la desidia de un régimen indolente dirigido por un ególatra.

Espero que el viejo Fidel “Alejandro” Castro Ruz y quienes, pacientemente hayan seguido mis comentarios encuentren en ellos temas de debate. Debatir sobre el neo feudalismo, como asunto presente y futuro es para muchos (de tendencias izquierdistas) un tema incómodo. Les advierto que es mucho más que eso. Es peor que la publicidad gratuita con que cuenta la nueva (vieja) onda del cambio climático y las sustituciones de los obreros por las máquinas automatizadas. De coprófagos está empedrado el camino del neo feudalismo.

Para avanzar y ser mejores tenemos que seguir creando y aprendiendo, no enquilosándonos en teorías inhibitorias. La sabia del pueblo se la ha bebido, durante cincuenta años el vampiro destructor de Fidel Castro.

¡Abajo el neo feudalismo, cojones!