jueves, 14 de junio de 2007

Para los que escriben sobre Fidel Castro


Es absurdo decir que la ideología de Fidel Castro es comunista. Su ideología es la exagerada exaltación de su personalidad, que ha llegado a considerarla como centro de la atención de las actividades generales. No pertenece ni es posible compararlo con Franco o Trujillo, los cuales ejercían una dicta-blanda, más parecida a la de Pinochet que a la de Stalin. Cualquiera de las dictaduras latinoamericanas, llámese Velasco Alvarado, como aquellas de Brasil, Argentina o Perú, nada tienen que ver con el régimen imperante en La Habana.

Los jóvenes “dirigentes” cubanos, que no son más que repetidoras del discurso oficial y no promotores del sistema, trataran de tener participación en las reformas que obviamente (en el tiempo que le queda) se empeñará en realizar Raul Castro, con tal de mantener el régimen hasta su muerte. Los jóvenes dirigentes, de hoy en día, pertenecen a la generación nacida en la década de los 50 y 60, y es (hasta cierto punto) la que debe dar continuidad o cambiar el régimen, aunque se encuentran tan corrompidos, moral y materialmente que resulta, casi, un imposible.

Yo predigo un cambio pacífico basado en los mandos militares y una política inteligente (si fuera posible) de parte del gobierno de los Estados Unidos. Siento mucho, que la oposición, fuera del archipiélago cubano no vayan a tener participación directa.

Tratando de no ser obstinado, veo como Fidel Castro, aun sin “ejercer el poder” continúa mandando. Es falso afirmar que ya existe el “después de Fidel”. Y no ocurrirá nada mientras viva, porque a pesar del miedo, respeto, represión etc, el pueblo cubano (no me refiero a los exiliados recalcitrantes) admira, no al dictador, no al asesino, no al desastroso dirigente económico, sino al valor.

Falta mucho para ver si el régimen post-fidelista y sus instituciones, puede funcionar con normalidad. La situación actual, no es un mero ensayo, puesto que todo está planificado de antemano y todo sale, aparentemente bien, mientras Fidel Castro continúe vivo.

Soy de la opinión que las comparaciones, que hacen muchos comentaristas, con los regímenes del antiguo campo socialista, no son válidas, desde el momento que fueron regímenes impuestos por la bota soviética a raíz de la SGM y mantenidos politicamente bajo el férreo control de Moscú y el ejército ruso.

La revolución cubana fué traicionada por Fidel Castro, desde que comenzó a forjar su alianza con la Unión Soviética, frustrando las esperanzas de campesinos, obreros y hasta la pequeña burguesía y parte de la burguesía media, que se creyeron las promesas de que mediante unas medidas radicales (en un inicio) y otras de corte totalmente sovietizadas (no digo socialistas pues sería mentir), Cuba saldría rápidamente del subdesarrollo económico y que en 1962 volveríamos a tener elecciones libres.

La auténtica libertad, obtenida luego de la derogación de la Enmienda Platt (en la década de los años 30), se vió frustrada luego de que Fidel Castro proclamara, en vísperas de una agresión, preparada por el gobierno de los Estados Unidos (Bahía de Cochinos), el carácter socialista de su régimen ya consolidado.

Cuando algunos comentaristas se refieren a que el régimen de Fidel Castro puso fin a la discriminación racial en Cuba, se equivocan y resultan una miniatura de éco del régimen. La discriminación ahora no es solamente racial. No hay más que ver a los cuadros dirigentes (a todos los niveles) para darse cuenta de la humillación en que vive el pueblo de Cuba, aún sin percatarse.
Ya el régimen de Fidel Castro no cuenta con el apoyo incondicional de las primeras décadas.

La muerte del dictador totalitario no va a significar el desmantelamiento inmediato de un sistema que se ha forjado durante casi cinco décadas. Las dimensiones del sistema totalitario de Fidel Castro se parecen mucho al de la extinta Unión Soviética, pero tiene características própias y eso es lo que le ha permitido subsistir más de 15 años tras la desaparición del engendro ruso.

Mientras la poítica del gobierno de los Estados Unidos sea de prepotencia hacia el régimen (con Fidel Castro vivo o muerto), lo único que logrará será la cohesión del pueblo imbuído en un chovinismo anti-imperialista.
El embargo económico solo ha servido para el sufrimiento del pueblo cubano y nunca ha hecho mella al régimen. Todo lo contrario, lo fortalece.

Los paises latinoamericanos, que hoy se mueven hacia la izquierda, no reconocen el sistema totalitario, sino sus ventajas para los más necesitados. Ojalá y los gobernantes no se conviertan en dicatdores totalitarios de corte fidelista, porque lo único que conseguirían es hundir más la ya maltrada clase obrera y campesina.

Cuando se habla de los éxitos, del régimen fidelista, en la educación, la salud, el deporte y la medicina, no se menciona (intencionadamente), la precaria educación del pueblo cubano, se le echan las culpas de la falta total o parcial de las medicinas y el estado anti-higiénico que se observa en los hospitales, al “bloqueo imperialista”, ni se menciona la declinación de un sistema deportivo de selección y no de masividad.

Los Kirchner, los Lula, los Morales, los Chavez y los Ortega, utilizan los llamados “logros” de Fidel Castro, como propaganda política y tratan de adaptar, que no adoptar, las llamadas “soluciones de Fidel” a sus gobiernos. Dudo mucho que eso se pueda considerar como un legado de Fidel Castro. El maná nunca ha caído del cielo. Cuidado con Chavez, que el petróleo huele a maná.

Las inversiones extranjeras y la des-regulación parcial del comercio exterior, la despenalización de la posesión de divisas extranjeras y la revitalización del turismo , en Cuba, es otra más de las farsas del régimen. La diversificación de las relaciones comerciales y la firma de acuerdos con diferentes paises latinoamericanos o asiáticos no son índices para medir el crecimiento del PIB anual, pues el 11,8% alcanzado en el año 2005, es en relación al peor año de la crisis económica tras la caída de la Unión Soviética. De esa forma cualquiera crece. Da mucha tristeza escuchar decir que Cuba ya no depende de un socio preferente, como España, Estados unidos o la URSS.
¿Que significa Venezuela, para la economía del régimen?

Cuando una persona se refiere a una “organización seria”:
¿A que se refiere verdaderamente?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de llevar a cabo desapariciones en el Estrecho de la Florida?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de cometer ejecuciones mediante amañados “juicios sumarísimos”?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de inflingir torturas, ya sean físicas o mentales a los detenidos?
¿Acaso se puede catalogar de persona seria, a alguien que se atreve a afirmar, sin pudor, que estos crímenes no existen bajo una dicatdura totalitaria?
¿Que es lo que se está debatiendo, entonces?

Lo único que representa el régimen de Fidel Castro es la vida miserable a que tiene sometido al pueblo de Cuba.
Son muy cuestionables las cifras que aporta el régimen en relación al aumento de la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad infantil, si la comparamos con el índice de suicidios, que es (por poco márgen) la más alta del mundo.
Nadie, en el mundo está dispuesto a perder les éxitos, sean los que fueren, logrados tras muchos sacrificios. Lo que verdaderamente queremos, los cubanos opositores al régimen, es que esos éxitos sean verdaderos y no solamente propaganda política.

¿Acaso los hospitales en Cuba tienen una higiene adecuada a una institución de salud?
¿Acaso no hay falta, casi total de medicamentos de primera, segunda y tercera necesidad?

Los cubanos gozan de pleno empleo “basura” , pesimamente remunerado y eso de que cada ciudadano tiene derecho a tres comidas al día, se queda en eso, “derecho”. Un gran porciento solo llega a realizar una sola de éstas.

A Jesus Cristo se le recuerda como defensor de los más débiles y los más pobres. Al cabo de 2000 años, la humanidad, ni está unida, ni tiene identidad.

Fidel Castro, será recordado tal y como se recuerda al gran Espartaco. Como alguién que se atrevió a desafiar al Imperio y nada más. Será recordado como el tirano más cruel, surgido de la mayor de las islas de las Indias Occidentales.

Para hablar sobre los derechos humanos en Cuba no tenemos por que referirnos a los derechos humanos en los Estados Unidos, ni hacer comparaciones. Dediquémonos a ver la basura en nuestros ojos y no en ojos ajenos.

La idea de la ayuda médica a docenas de naciones, es una idea altruísta, si no fuera porque es más utilizada como propaganda política del régimen, que la ayuda real que proporciona a esas mismas naciones. Lo que no se dice es que esos 30 mil médicos cubanos, además de dejar de prestar servicios en su própio país (los hospitales cubanos estan repletos de estudiantes de medicina extranjeros), con lo cuál disminuye la calidad de la atención sanitaria de la población, cobran un salario, que si bien es muy inferior a lo que cobraría cualquier médico nacional de esos paises, es dinero que va a ingresar las arcas del régimen totalitario. Solo una décima parte del salario, que esas naciones pagan por los servicios de los médicos cubanos, llega a las manos de los médicos y sus familiares en Cuba. La ayuda no es gratuita.

La llamada “Operación Milagro” (la palabra milagro es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino, totalmente contradictoria con algo material), es sufragada, en su totalidad por el pueblo cubano. Afecta directamente al bienestar del pueblo de Cuba y es una de las formas que tiene el régimen de Fidel Castro para mantener el apoyo político de esas naciones. Por supuesto que constituye un derecho fundamental, el que una persona pueda ver a sus hijos y los paisajes de su patria.

La pregunta es :
¿Que precio tiene que pagar el pueblo de Cuba, para que esto ocurra?
Viene a ser algo así como donar los dedos de los pies para que otro recupere la visión, mientras que la cúpula dirigente continúa viviendo a sus anchas.
¡ASÌ NO!
¿Es capaz, Fidel Castro, de sacarse un ojo para ver a su enemigo ciego?

Fidel Castro no sería capaz de sacarse un ojo, pero si ha sido capaz de sacrificar a su pueblo para saciar su vanidad de combatir al imperialismo yanqui. ¿Pudiera ser ésta una definición del régimen castrista?

Es una verguenza que pseudo periodistas extranjeros, se conviertan en defensores (capaces de justificar crímenes), de una de las peores dictaduras totalitarias que recordará la historia universal. Los pseudo-intelectuales se pronuncian a favor de las tendencias izquierdistas para sobresalir, ya que por su talento les es imposible. Es fácil criticar al poderoso y más fácil aún defender a Robin Hood de los bosques de Sherwood.
¿Cuales son los requisitos para ganarse el status de pseudo-intelectual? ¿Aprender y poner en práctica la tergiversación de la verdad?

Vamos a ver:
Decir que el régimen del Apartheid surafricano comenzó a desmoronarse apartir de la derrota sufrida por el ejército (SAADF) en Cuito Cuanavale, es como restarle importancia al movimiento de liberación dirigido por Nelson Mandela.
Recomiendo que lean:
http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/algunos-comentarios-sobre-el-libro-las.html
Efectivamente, Nelson Mandela catalogó, en su justa medida, lo que significó el régimen de Fidel Castro: “... una fuente de inspiración...”

Nadie puede negar que el racismo sea abominable, como nadie puede negar que el totalitarismo lo sea, por más que ayude (en beneficio própio) a las causas más justas.

Ha ocurrido, muchas veces, que los biógrafos acaban enemorándose de sus biografiados. Es lógico. Para escribir, primero es necesario estar convencido de que lo que se escribe es cierto. El idílio puede convertir, al periodista, en el abogado del que mató a la chiva, que no tiene defensa desde el momento en que el mismo asesino se declara culpable.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/06/victoria-de-fidel-castro-en-el-consejo.html

2 comentarios:

quarashi dijo...

Decir que las tiranías de Franco y Trujillo fueron dictablandas lo dice todo sobre su persona, se presenta como una victima del castrismo mientras desprecia a las victimas de otras dictaduras, ¿acaso el asesinato de las Hermanas Mirabal le parece "blando"?

Mario Riva dijo...

Vamos a ver quarashi:
Este artículo no trata sobre mi persona. Eso es solo una apreciación suya, bastante parcializada.
No me presento en ningun momento como una víctima del castrismo, ni pretendo serlo. Mucho menos despreciar a las víctimas de otras dictaduras, pues considero que las dictaduras son crueles para todos por igual. Lo único que pretendo dar a entender, para aquellos que escriben sobre Fidel Castro, es que entiendan que las dictaduras totalitarias neofeudales son las peores que han existido sobre la faz del planeta. Mucho peores que las sociedades esclavistas o feudales.
Todos los asesinatos son execrables, incluyendo el de las hermanas Mirabal.