domingo, 2 de julio de 2017

Opiniones de un Refugiado Cubano 2007 - 2009

       Opiniones de un Refugiado Cubano
                            2007 - 2009





                                           EL CAN CERBERO

General de cuatro estrellas (que en sus inicios de Comandante llevaba coleta) que siempre ha vigilado la salida de disidentes y la entrada de opositores. Fidel y Vilma son los únicos que han traspasado el portal vigilado por Raúl.
Al otro lado del estrecho o, según dicen algunos, guardando las puertas del infierno fidelista, Raúl Castro (algunos dicen que es de origen incierto) alude tanto al inframundo cubano como al de los muertos. Raúl Castro es también conocido como “La China” (por sus ojos rasgados). Raúl es a veces relacionado con los que han caído en desgracia.
Raúl es el perro de voz engolada, que le gusta la “carne” cruda, que se ha pasado más de cincuenta cabezas. Otros dicen que lleva cuernos y que es peor que una serpiente. Los “aduladores” dicen que es el parangón de la masculinidad, siendo su extraordinaria maldad uno de sus atributos.
En varias ocasiones ha sido fuertemente reprendido por su hermano Fidel y puede decirse que es uno de los pocos, por no decir el único, que no ha caído en desgracia.
Fue, según una de sus hermanas, el último hijo que engendró el gallego Ángel. Se cuentan muchas historias sobre su vida, siendo las más famosas: “Las doce borracheras de Raúl”.
Cuentan (no sé si será verdad) que cuando Ángel descubrió la infidelidad de Lina (la madre de Raúl) decidió matarlo y para tal fin colocó dos alacranes en la cuna del bebé, pero éste sobrevivió a las picaduras y mató a los alacranes con sus manos, revelando la naturaleza venenosa del niño. Este y un montón de fusilamientos de inocentes lo hicieron muy famoso en toda Cuba.
Celia Sánchez, que era bruja y no lo soportaba, le hizo un maleficio y lo volvió loca, que fue cuando la JUCEPLAN se llenó (según el propio Fidel) de “tecnócratas” y crearon el Mercado Libre Campesino (primera parte).

Luego de la debacle, Raúl pasó mucho tiempo en Oriente, asistido por un Babalao, para saber como podía demostrar su arrepentimiento. El sacerdote de Ifá le aconsejó que obedeciera ciegamente las órdenes de Fidel. Fue éste Babalao el que le recomendó las famosas “Doce Borracheras”. Raúl completó las doce y es celebrado hasta el día de hoy por todos sus aduladores por su gran valor y resistencia al alcohol.
En varias ocasiones y, con su consentimiento, algunos funcionarios han traficado con drogas y cosas por el estilo, siendo creados los tribunales de honor y los códigos de ética para la “limpieza” de dichos personajes y la in-maculidad de Fidel.
A la entrada del infierno fidelista tienen su morada los tres “Comandantes de la Revolución” Ramirito, Guillermito y Juanito (conocidos como “el miedo”, “el hambre” y “la muerte”). El orden puede alternarse.
También se encuentra Ricardito (“el sueño”), Felipito (“el come mocos”) y Pepemongo Machado Ventura (“el sufrido” o “que bruto eres”), que habitan este lugar junto con los placeres perversos de las firmas extranjeras.
En frente están los Generales, Espinosa (“el gallero”), Quintas (“el discordia”) y Cintras (“el masón”) y frente a las puertas habitan también otras fieras como Esteban Lazo (conocido como “el gorilón”).
Para prevenir que sus allegados se le insubordinaran y a los disidentes que escaparan, Fidel puso como guardián a Raúl.
Desde el MINFAR se construyeron pasajes subterráneos larguísimos que llevan al mismísimo Comité Central. A los pies del CC corren ríos de sangre que atraviesan de lado a lado el archipiélago cubano.
El río Quibú lleva aguas albañales mezclada con sangre de infelices condenados a prisión por el Tirano, cuyo único delito es ser lo suficiente malvados como para oponérsele.
Le sigue el río Baracoa, convertido en la época más reciente, en paredón de fusilamiento. El río Almendares, sucio y maloliente, es cruzado por aquellos que llegan para escuchar los decretos de Fidel Castro.
Existe otro río, que es imaginario, donde los Ministros juran su lealtad al régimen en forma de ética profesional, pero que no a todos les es permitido cruzarlo a menos que haya demostrado antes su total adhesión a las doctrinas del “Máximo Líder”. Existen algunas excepciones.
Raúl ha hecho alguna excepciones y concesiones, siempre y cuando exista dinero de por medio. Existen también los Ministros que no pueden cruzar. Esos son los que se encargan de los asuntos sin importancia.

Las aguas del río “revuelto” tienen el poder de hacer olvidar cosas desagradables y preparar la sucesión-transición. 

Ver más en: 









  • ISBN-10: 1545174903
  • ISBN-13: 978-1545174906























  • Wikio – Top Blogs

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Tuve muchas más razones para irme de Cuba

    Por Mario Riva Morales P En respuesta al trabajo de Ana León: https://www.cubanet.org/destacados/tengo-razones-para-quedarme-en-cuba/ ...