sábado, julio 06, 2013

“La decisiva batalla de “Cuito Cuanavale” es un engaño”

Publicado: 11 de junio de 2010 .

Por Steven Mvula (SM) *
* Este artículo ha sido escrito por el Sr. Steven Mvula a título personal el 11 de junio 2010

Comentarios (en negritas) por Mario Armando Riva Morales (MRM), Teniente Coronel (R) de las Fuerzas Armadas del régimen de Fidel Castro.
(traducido del inglés por Mario Riva Morales)

MRM.- Navegando por la web me he encontrado con el presente artículo, el cual trata de dos hechos históricos de la guerra de Angola, en los cuales tuve participación directa. El Sr. Mvula los trata de “mitos” y de “mentira, historia falsa y fraudulenta”. Los cubanos decimos que “el que calla, otorga” y nuestro apóstol de la independencia, José Martí, decía que “la verdad es para decirla y no para ocultarla”. Considero que el Sr. Mvula manipula y pretende tergiversar los hechos.

Es así como da inicio el presente artículo.

SM.- Después de haber tratado eficazmente con los mitos y la historia falsa acerca de la masacre de Cassinga de 1978 [véase "Nosotros recordamos Cassinga" ww.nshr.org.na], y no había nadie que haya salido con una refutación o diferentes y versión / comentario / contribución, creo firmemente que he tenido un impacto positivo, ya que, como dice el refrán: "El silencio es el Acuerdo / Consentimiento".

Cassinga 4 de mayo de 1978

SM.- Ahora, compatriotas, amigos y enemigos, permítanme desempacar otro acontecimiento histórico controvertido: la decisiva batalla de Cuito Cuanavale. Estoy haciendo esto, sin embargo, con el conocimiento de la posibilidad de ¡azotar a un burro muerto! Pero también estoy haciendo esto principalmente debido a la falsa imagen de invencibilidad e infalibilidad que algunas personas en este país quieren mostrar a expensas de la verdad y de nuestra democracia y el pluralismo. Están afirmando que son los únicos que tienen derecho a gobernar este país ", porque lo liberamos a través de la batalla de Cuito Cuanavale".

MRM.- Podemos inferir que el Sr. Mvula se está dirigiendo a sus compatriotas namibios (amigos y enemigos). Y no está mal encaminado. La participación de las SWAPO en la batalla de Cuito Cuanavale, si nos atenemos a la correlación de fuerzas, fue prácticamente nula. El único recuerdo que tengo de la participación de las SWAPO es en Cahama; cuando las tropas cubanas (nunca vi otras que no fuesen cubanas) se aproximaban a la frontera con Namibia, por Ruacaná. No es menos cierto que algunas tropas cubanas se encontraban mixturadas con elementos de las FAPLA y las SWAPO, pero se encontraban bajo las órdenes de oficiales cubanos y no al contrario. Por tanto, coincido plenamente con el Sr. Mvula: A través de la Batalla de Cuito Cuanavale, las SWAPO no liberaron el territorio de Namibia. Namibia fue liberada por la Resolución 435/1978, de las Naciones Unidas. Y, si no hubiese sido por la presencia militar cubana, jamás los surafricanos se hubieran retirado de ese territorio. Por lo menos, no en 1989.

SV.- Ustedes saben, que en este país nuestro, tenemos la mala costumbre de acusar a los demás de ser "imperialistas", donde no hay "imperios" y mucho menos "emperadores". Nos acusamos mutuamente de ser "utilizados", sin mencionar quién es el "usuario". También pretendemos ser héroes / heroínas sin haber realizado un ápice de hechos heroicos e incluso vanagloriándonos todos los días a expensas de aquellos por los cuales afirmamos haber luchado.

MRM.- Y le doy toda la razón. Aunque alguna participación sí que tuvieron.

SM.- El otro objetivo de esta intervención es ayudar a mis compatriotas a aplicar sus habilidades de pensamiento crítico y el sentido común para ver a través de algunas de las mentiras con las cuales los namibios están siendo alimentados por ciertos políticos demagogos. No hace falta haber participado en la llamada Batalla de Cuito Cuanavale para descubrir los hechos. Todo lo que se necesita es el pensamiento crítico, especialmente cuando usted es un graduado de la escuela secundaria, un Politécnico de Namibia o de un estudiante de la Universidad de Namibia.

MRM.- No voy a entrar a discutir si el pueblo de Namibia está siendo alimentado con mentiras por parte de políticos demagogos. Eso es problema de los namibios. De ahí, a decir que no es necesario haber participado en la batalla de Cuito Cuanavale para descubrir los hechos, es tan absurdo como decir que se puede tapar el sol con un dedo.

SM.- Un amigo personal, militar retirado FAPLA, me ha dicho que a finales de 1970, él personalmente le preguntó a su superior por qué sus compañeros cubanos siempre se quedaban en las ciudades cada vez los combatientes FAPLA y PLAN eran enviados a luchar contra los llamados bandidos de la UNITA. "Bandidos UNITA" es un término despectivo usado por MPLA / SWAPO para desacreditar a sus opositores políticos UNITA. De acuerdo a mi amigo FAPLA, la respuesta que recibió de su superior fue fuerte y claro: "Los combatientes internacionalistas cubanos estaban en Angola, no para interferir en sus asuntos internos, sino para proteger al país de la agresión extranjera."

MRM.- Y le dijo la verdad. Lo que no menciona el militar angolano y mucho menos el Sr. Mvula, es la cantidad de cubanos que perdieron la vida combatiendo a la UNITA durante la “Operación Olivo”, que se trataba de un “remake” de lo que en Cuba se llamó “Lucha Contra Bandidos” (LCB), que consistía en el aniquilamiento de todos los focos insurgentes contrarios al régimen que habían implantado Fidel Castro y sus secuaces. Participé en el llamado “Ejercicio Táctico en Campaña” (ETC), dirigido por el General cubano Raúl Menéndez Tomasevich, que sería el embrión de la “Operación Olivo”.
Aquel ETC comenzó en los últimos días del mes de febrero de 1978 y acabó a finales del mes de abril del mismo año, cuando Jhonas Savimbi salió huyendo (en un helicóptero surafricano) del territorio angolano con destino al territorio de Namibia ocupado por el régimen del apartheid.
Puedo asegurar que en el ETC no participó un solo militar angolano.
¿Por qué?
Sencillamente porque teníamos el temor de que nuestros movimientos fueran delatados por los militares FAPLA a sus “archi-enemigos” de la UNITA.
No habían transcurridos 15 días de haber concluido el ETC cuando las SADF atacaban Cassinga.

SM.- Pero sea lo que sea, tengo una curiosidad insaciable de investigar aún más. Como ustedes deben saber, el 14 de octubre 1975 las fuerzas SADF, nombre en código "Operación Savannah y dirigidos por el coronel Breytenbach (quien también dirigió los ataques Ongulumbashe, Oshaatotwa y Cassinga) entraron en Angola por primera vez. El 10 de noviembre 1975, una compañía de unos 50 SADF Fuerzas especiales liderados por el comandante Ben De Wet Roos se unió a 2 000 FNLA y 1 200 soldados de Zaire y de unos 120 mercenarios portugueses, así como un pequeño contingente de agentes de la CIA y fueron detenidos en las proximidades de Luanda. Fueron detenidos por una combinación de las FAPLA y las fuerzas cubanas cerca de Cacuaco, al norte de Luanda con BM-21 Katyusha múltiples lanzadores de misiles, en lo que ahora se llama la batalla de Quifangondo. Las fuerzas de FNLA y sus patrocinadores SADF-CIA-Zaire se retiraron hacia Caixito, más al norte. Aquí es donde posiblemente hubiera dicho que, tal vez las fuerzas 50 SADF fueron derrotados por FAPLA / fuerzas cubanas. Al 01 de febrero 1976 las tropas del FNLA respaldados SADF-Zaire-CIA-portuguesas fueron completamente derrotados por FAPLA / fuerzas cubanas. Los restos de las tropas del FNLA derrotadas fueron las que tomó la SADF y las re-entrenó, convirtiéndola en la más exitosa maquinaria de combate, el Batallón 32 Buffalo. Gracias a la presión internacional, las SADF finalmente se retiraron hacia Namibia el 27 de marzo de 1976.

MRM.- Le falta decir al Sr. Mvula que en esa ocasión y precisamente en Ruacaná, el General Leopoldo Cintras Frías, por la parte cubana firmó el alto al fuego con la parte surafricana.
De haber sido, la retirada surafricana, solamente gracias a la presión internacional, el General cubano se podría haber ahorrado la firma.

SM.- No obstante, el 23 de agosto de 1981, en número de 11 mil tropas, las SADF una vez más entró en Angola durante la "Operación Protea" "persecución en caliente" de guerrilleros SWAPO y destruyeron varias bases de PLAN en el sur de Angola sin la intervención de las fuerzas cubanas allí. También atacaron a las fuerzas de las FAPLA y ocupada Xangongo (antes Forte Roçadas), Môngua y Ondjiva (previamente Vila Pereira d'Eça), etc y sin embargo, los cubanos no hicieron nada.

MRM.- Debo recordarle al Sr. Mvula que el territorio de la República de Cuba, cabe 11 veces en el territorio de Angola. Le recuerdo también que las tropas cubanas dedicadas a proteger la República Popular de Angola, habían llegado a la cifra de 30 mil hombres. Era prácticamente imposible cubrir todo el territorio. Es por eso que en el año 1980 las tropas cubanas, en el sur de Angola se habían constituido como la Agrupación de Tropas del Sur (ATS), con su Estado Mayor en Huambo.
Había sido necesaria la creación de una línea, imaginaria, comprendida desde la ciudad de Namibe, pasando por Lubango, Menongue.
Se había acordado con los mandos de las FAPLA y las SWAPO, que todo el territorio angolano, a partir de aquella línea imaginaria, sería cubierto y defendido por ellos. Línea de defensa imaginaria corría por todo el paralelo 15 sur hasta la ciudad de Menongue.
Si las SWAPO y las FAPLA no tuvieron la capacidad, o lo que fuese, para defender aquel territorio, era problema de ellos. O sea, de ustedes.

 
Por cierto, en varias ocasiones le escuché utilizar, a un amigo de las FAPLA y a otro de las SWAPO, la misma expresión: “Primos, es que ya estamos cansados de ayudarles”. “Nosotros somos de Uige y estamos ayudándoles a defender Huila y Namibe”. Algo parecido decía el guerrillero de las SWAPO. ¡Increíble!


SM.- Al estar en peligro de ser diezmados por las fuerzas SADF en el sur de Angola las FAPLA / fuerzas cubanas, se vieron obligados a firmar un acuerdo de alto el fuego con SADF el 31 de enero de 1984, seguida de la firma de los Acuerdos de Lusaka el 16 de febrero 1984 en la zona desmilitarizada (DMZ), que fue patrullado conjuntamente por las fuerzas de las FAPLA / SADF con el fin de evitar la infiltración de PLAN en el norte de Namibia. ¿Te acuerdas? Por lo tanto, el SADF se retiró de Angola en 1984. Entre diciembre 1983-enero 1984 y antes de la firma de la DMZ, el SADF lanzó otra operación importante con nombre en código "Operación Askari" y, en el proceso, atacó y ocupó Cahama Cuvelai - y los cubanos no intervinieron tampoco. Fue también en esta época que la Unión Soviética comenzó a decir "la guerra de Angola se ha perdido".

MRM.- La “Operación Askari”, comenzó el 6 de diciembre de 1983: Fue la sexta operación transfronteriza a gran escala de la SADF en Angola y tenía la intención de interrumpir el apoyo logístico y de mando y capacidades de control del PLAN (brazo armado de la SWAPO) con el fin de reprimir la escalada de una incursión en Namibia que estaba prevista para principios de 1984.

Las FAPLA (fuerzas armadas del partido gobernante MPLA de Angola también estuvieron involucradas.
El MPLA firmó el Acuerdo de Lusaka, por el que la SADF se retiraría de las zonas del sur de Angola que ocupaba desde 1981, a cambio de la promesa angoleña de no permitir bases del SWAPO en su territorio.

En 1984 Sudáfrica vuelve pacíficamente al concierto de los Estados del África Austral. El 16 de Febrero en los acuerdos de Lusaka, África del Sur acepta retirar sus tropas de Angola a condición de que esta retire su apoyo al SWAPO.
El acuerdo de Lusaka de 1984 se llevó a cabo sin consultar a la parte cubana. Implicaba el retiro de las fuerzas de Sudáfrica del territorio ocupado en el sur de Angola y como contrapartida el MPLA no permitiría que cubanos y guerrilleros namibios circularan por esa zona del país. A su vez planteaba el “inicio de conversaciones” sobre la resolución 435 pero no decía nada del apoyo de Pretoria a la UNITA.
En Mayo de 1985 las negociaciones se dieron por terminadas cuando se encontró una fuerza especial de la SADF preparándose para hacer volar los tanques de petróleo de la Gulf Oil Company en Cabinda, al norte del país.

Lo que dijeran, (en aquella época) los rusos, se atiene a la más estricta verdad. Ellos daban la guerra de Angola por perdida, incluso mucho antes de su inicio en 1975.

SM.- Como resultado, y casi al mismo tiempo, las tropas cubanas en Angola comenzaron la búsqueda de una estrategia de salida. Necesitaban de un acontecimiento dramático que les permitiera hacer una retirada honorable de Angola, sin perder la cara. El presidente cubano, Fidel Castro necesitaba una oportunidad para "mostrar la destreza militar cubana y volver a casa". Esto va a precisar de un largo camino para explicar el mito de "la decisiva batalla de Cuito Cuanavale-".

MRM.- Indiscutiblemente que Fidel Castro buscaba una salida “decorosa”. Eso no tiene discusión.

SM.- La verdad es que, aunque desconocida para muchos, es que la presencia cubana en Angola no tenía realmente la intención de defender el país de las agresiones de las SADF (ver ejemplos anteriores). Por el contrario, las "fuerzas internacionalistas" cubanas estaban en Angola, en primer lugar, para servir a un propósito propagandístico y, en segundo lugar, para que el gobierno de Cuba 20 millones de dólares anuales, que el gobierno del MPLA les hacía entrega como “una muestra de agradecimiento”.

MRM.- El régimen de Fidel Castro recibía 20 millones (¿de dólares norteamericanos?) provenientes del régimen de José Eduardo Dos Santos (como muestra de “agradecimiento”).
El Sr. Mvula no cita la fuente de semejante afirmación.

SM.- Sin embargo, la propaganda cubana y las SWAPO no han dejado de decirnos que una fuerza combinada de la UNITA y las SADF, utilizando tanques sofisticados, artillería pesada y aviones, atacaron la “ciudad heroica” de Cuito Cuanavale en la provincia de Cuando Cubango, en Angola – y que el ataque fracasó.

MRM.- Sr. Mvula, por favor, documéntese mejor. La defensa de Cuito Cuanavale fue verdadera. Se lo digo yo, que participé en las acciones combativas.
Ahora bien, que las FAPLA habían iniciado una operación contra las FALA (brazo armado de la UNITA) en septiembre de 1987 y las FALA corrían, huyendo desaforadamente hasta que las SADF, después de penetrar más de 400 kilómetros en territorio angolano les salvaran el pescuezo.
Que las FAPLA se retiraran (huyendo del poder de fuego de las SADF) desde las márgenes del río Lomba hacia el poblado de Cuito Cuanavale, es cierto.
Que los cubanos no participaron en la descabellada idea soviética de la operación “Saludando Octubre”, es la más estricta verdad.
Que las SADF tenían la intención de aniquilar a las cinco brigadas FAPLA en las márgenes de los ríos Cuito y Cuanavale y tomar por asalto el poblado en el transcurso de la operación “Hooper” es cierto. A mí no me cabe la menor duda.

                     Mapa de las FALA-UNITA donde se aprecian las fechas de los combates

SM.- Antes de desembalar la mitología en torno a esta "batalla" y avanzar en cuanto a quién realmente "ganó" y que "perdió" la "batalla de Cuito Cuanavale", tenemos que determinar si dicha batalla realmente ocurrió. Como namibios también debemos hacernos esta pregunta:

¿Por qué el pueblo de Cuito Cuanavale, que está a unos 400 kilómetros al norte de la frontera con Namibia, y no, por ejemplo Oshikango, Eenhana, Ruacana y así sucesivamente, si la "batalla" se pretende ayudar PLAN / SWAPO de liberar Namibia militarmente?

Además, tenemos que estar de acuerdo en criterios objetivos para determinar lo que constituye una victoria militar y lo que constituye una derrota militar. La declaración de la victoria o la derrota en base a los discursos de los políticos y subjetivos titulares de los periódicos no nos llevan a ningún sitio.

MRM.- Si a usted le viene bien decir que la “batalla” de Cuito Cuanavale nunca ocurrió, hasta puedo estar de acuerdo.
La medalla conmemorativa que me fuera otorgada por el Consejo de Estado del régimen de Fidel Castro se titula: “A los heroicos «DEFENSORES» de Cuito Cuanavale”. En ningún momento hace mención a una batalla.
No confunda los acontecimientos, al igual que hace Fidel Castro.
Anverso y reverso de la medalla "A los heroicos defensores de Cuito Cuanavale"


Una cosa es la defensa de Cuito Cuanavale y otra es, el avance sobre el objetivo estratégico de la hidroeléctrica de Ruacaná. Esa y no otra fue la ayuda que le brindaron las fuerzas cubanas a las SWAPO. Eso era avanzar sobre las posiciones surafricanas de Oshakati Rundú y Ondawa.
A la derecha del mapa "la defensa de Cuito Cuanavale".
A la izquierda "la ofensiva hacia Ruacaná.

Sr. Mvula, puede tener las más absoluta certeza de que las tropas cubanas teníamos ordenes, bien claras, de que entraríamos en combate (en territorio de Namibia) en 1988, si las SADF persistían en mantener el territorio de Namibia ocupado. Era la única solución “honorable” posible al conflicto.

Inmolarnos o sucumbir en el intento.

A Fidel Castro le importaba un “pito”. Su megalomanía le impedía verlo de otra forma.

Es por eso que mi única preocupación, como oficial de las Fuerzas Armadas cubanas era el empantanarnos en Namibia. Según mi criterio, esa era también la preocupación del General Ochoa.
Nosotros no teníamos fuerza suficiente para llegar más allá de Windhoek y mantener aquel inmenso territorio de 825 mil kilómetros cuadrados.


                                        A la derecha del mapa "la defensa de Cuito Cuanavale".
                                        A la izquierda "la ofensiva hacia Ruacaná

SM.- Por otra parte, antes de cualquier batalla, las partes en conflicto deciden cuál es el objetivo táctico y cuales los objetivos estratégicos que, cada cual, quiere lograr. Casi siempre una de las partes en conflicto adopta la defensiva, mientras que la otra parte (a menudo el agresor) asume el papel ofensivo. En este caso particular, el "agresor" fueron las FAPLA y sus aliados cubanos, mientras que el "defensor" fue la combinación de fuerzas de la UNITA / SADF.

MRM.- Es un hecho histórico (no reconocido por el Sr. Mvula) que las fuerzas cubanas no tuvieron participación en la operación “Saludando Octubre”.
De acuerdo con lo que dice el Sr. Mvula, las FAPLA agredieron a las FALA.
Según lo que nos cuenta el Sr. Mvula y descartando la participación cubana, se enfrentaban angolanos entre sí. Unos asesorados y suministrados por la URSS y otros por el régimen del apartheid.
Sin que me quede nada por dentro, le puedo asegurar al Sr. Mvula que la asesoría soviética no participaba en combate directamente.
Las SADF sí.

Es por eso que, a la altura del río Lomba, después hacer retroceder más de 100 kilómetros a las FALA de la UNITA, las FAPLA son detenidas durante el cruce obligado del río.
La ofensiva de las FAPLA es parada en seco por las SADF.

Debido a que las fuerzas de las SADF son poco numerosas, tienen que esperar a la las FALA se reorganicen para comenzar una contra-ofensiva dirigida a la persecución de las FAPLA que han huido en desbandada y tratan de reorganizarse.

SM.- El objetivo militar de los agresores era capturar Mavinga y posteriormente Jamba, ambas controladas por la UNITA, en el sureste de Angola, mientras que el objetivo militar de la "defensa" fue defender Mavinga y evitar que cayeran en las manos de las fuerzas FAPLA / cubanas.
El "agresor" se basó en Cuito Cuanavale, mientras que el "defensor" se basó en Mavinga.
Mavinga se encontraba como a 120 kilómetros al sureste de Cuito Cuananale y Jamba aún más lejos al sudeste.

MRM.- Tal y como el objetivo de las FAPLA era capturar Mavinga y luego Jamba. El objetivo de las FALA era aniquilar las cinco brigadas FAPLA y capturar Cuito Cuanavale.

 
SM.- Por lo tanto, no había una batalla en Cuito Cuanavale. Por el contrario, hubo una batalla de Mavinga. Todo el hablar por hablar acerca de la "gloriosa batalla de Cuito Cuanavale" supuestamente es un mito cuban-made, repetida como loros por algunas personas sin tener en cuenta los hechos.
¿Por qué las SADF iban a atacar a las FAPLA en Cuito Cuanavale, un pueblo fantasma a 400 kilómetros de la frontera de Namibia, mientras que dejaban a las FAPLA en Santa Clara / Oshikango y Namacunde en paz?

Simplemente no tiene ningún sentido y cualquier respuesta a esa pregunta podría plantear algunos datos muy interesantes.

MRM.- Si Sr. Mvula, desde un inicio no había batalla, ni defensa en Cuito Cuanavale. Existió un combate en el paso forzado* del rio Lomba.

Jamás existió una batalla por Mavinga, como usted intenta hacernos creer. Vuelvo a insistir: Lo que sucedió en Cuito Cuanavale no fue una batalla, sino la defensa de una posición. Dicho sea de paso, Cuito Cuanavale suponía un punto estratégico.
Dominar el paso de estos caudalosos ríos hace posible, o no, entrar en uno u otro territorio de la provincia del Cuando Cubango.

*Se dice forzado cuando no existe un paso alternativo para el cruce del río. Se dice forzar cuando se atraviesa un río empleando medios técnicos.

                                  Datos del ataque UNITA-SADF sobre las posiciones FAPLA-FA cubanas




Los últimos ataques de la UNITA y las SADF contra Cuito Cuanavale, antes de que los surafricanos decidieran retirarse del territorio de la RPA.

SM.- En primer lugar, la guerrilla SWAPO sólo podía infiltrarse en Namibia desde Angola a través de las zonas controladas por el gobierno. En segundo lugar, las áreas opuestas Kavango y Caprivi fueron controladas por la UNITA.
Esto había hecho que la infiltración en Namibia por parte del PLAN fuese imposible.

MRM.- Al parecer el Sr. Mvula no quiere referirse al tema tribal o étnico, o como se le quiera llamar.
La zona de Kavango, pertenece al territorio de Namibia al igual que la zona de Caprivi.

Los Kavango son una tribu cuyo pueblo vive en el noreste de Namibia; en el lado sur de la frontera con Angola.
Los Kavango están estrechamente relacionados con los Ovambo (u Owambo), pues ambas tribus descienden de la tribu Wambo, que viven al este de África en la región del río Cuando.
Debido a su procedencia étnica, los kavango (en su mayoría) apoyaban a la UNITA.

De igual forma, en el oeste de Angola (zonas de Namibe, Huila y Cunene) los Kwanyama y los Mucubais apoyaban a las SWAPO.
De ahí que al PLAN le fuera prácticamente imposible operar en ésta área (Kavango y Caprivi) partiendo de la provincia del Cuando Cubango en Angola.

La franja de Caprivi era desestimada por las SWAPO debido a que su infiltración hacia Namibia debía cruzar por el territorio de Bostwana o atravesar el caudaloso río Cuanavale, que en Namibia toma el nombre de Okavango.

                                                Kavango y Caprivi

SM.- Fue en este contexto en el que el gobierno del MPLA hizo varios intentos de extender su dominio en toda Angola, incluidas las zonas controladas por la UNITA en el sureste.

El SADF, por otro lado, quería asegurarse de que el sudeste de Angola no entrara dentro del dominio de las FAPLA en caso de que la UNITA acabara por ser derrotada.

El control de las FAPLA en la provincia del Cuando-Cubango habría significado que la guerrilla MK PLAN e incluso del ANC cruzarían fácilmente hacia Namibia y Botswana a través de Kavango y Caprivi y posteriormente en la propia África del Sur.

MRM.- Intentos válidos del MPLA, cuyo gobierno era reconocido por toda la comunidad internacional, incluidos los llamados países de la “Línea del Frente” (Angola, Botswana, Mozambique, Tanzania, Zambia y Zimbawe).

Por supuesto que las SADF no querían que esto sucediera, pues daría lugar a lo que el Sr. Mvula plantea en el párrafo anterior.


                                                             Países de la Línea del Frente

SM.- En resumen, mientras que el MPLA quería extender su dominio a las zonas controladas por la UNITA en la provincia de Cuando-Cubango y las SWAPO necesitaban estas áreas para poder infiltrarse en Namibia a través de Kavango y Caprivi, por la otra parte, las fuerzas de la UNITA estaban decididas a defender sus bastiones contra las FAPLA / fuerzas cubanas, mientras las SADF quería evitar incursiones guerrilleras de las SWAPO en Namibia a través de Kavango y Caprivi.
Por lo tanto, la posibilidad de controlar a las FAPLA en Cuando-Cubango atrajo el interés de las SADF para ayudar a la FALA (fuerzas armadas de la UNITA) y frustrar los esfuerzos de las FAPLA, porque la presencia de la UNITA en Kavango y Caprivi servía como zona de amortiguación, tanto es así que el SADF podría desplegar sus tropas en otros lugares.

Pensado de esta forma cualquier bufón con o sin experiencia militar entendería esta simple lógica. En 1985, y nuevamente en 1986, las fuerzas armadas angoleñas intentaron ocupar Mavinga, de ahí la batalla de Mavinga - una ciudad a medio camino a la base principal de la UNITA en Jamba.

Ambas ofensivas fueron despiadadamente golpeadas de nuevo por la UNITA nuevamente con la ayuda de la SADF.

MRM.- Las FAPLA del MPLA, asesoradas por los soviéticos intentaron en 1985 y 1986 derrotar a las fuerzas de las FALA de la UNITA en la provincia de Cuando Cubango.

Jamás tuvo lugar una batalla denominada por el nombre de Mavinga. Ni las FAPLA, ni las FALA, ni las SADF, y mucho menos las Fuerzas Armadas cubanas reportan dicha batalla.

El combate del río Lomba, donde son derrotadas las FAPLA (asesoradas por soviéticos) tiene lugar en el año 1987.

Me permito recordarle, al Sr. Mvula (una vez más), que Mavinga es parte integral de la provincia de Cuando Cubango, en el territorio de la RPA. Las FAPLA no intentaban "ocupar Mavinga", sino restaurar el "orden institucional".

SM.- En agosto de 1987 el Gobierno de Angola hizo otro intento, muy serio esta vez.
Por lo tanto, las fuerzas de las FAPLA / Cuba despliegan las siguientes fuerzas en el 1987-1988 en una ofensiva suicida: las brigadas 8, 13, 16, 21, 25, 47, 59 y 66, además de la 50 ª brigada cubana, artillería y aviones MIG, así como helicópteros Hind (Mi-24) piloteados por cubanos, además de los asesores soviéticos sobre el terreno.

MRM.- Le repito una vez más Sr. Mvula: Las Fuerzas Armadas cubanas no participan en la operación “Saludando Octubre”.
En el párrafo anterior usted le llama «intento muy serio, suicida».

La División 50, a la que usted llama «brigada» no tiene participación alguna, ni en el rio Lomba, ni en la defensa de Cuito Cuanavale.
Además, las tropas cubanas no eran asesoradas por los soviéticos, ni en la defensa de Cuito Cuanavale, ni en el movimiento de la División 50 hacia Ruacaná.

SM.- Tenían cerca de 20 000 hombres fuertemente armados en total.
El Comandante en jefe cubano fue el general Leopoldo Cintra Frías y el comandante regional FAPLA era general Mateus Angelo "Vietnam", con la asistencia de operaciones FAPLA comandante teniente coronel Ngueto.

MRM.- El General Miguel A. Lorente León, que era el jefe de las tropas cubanas que defendieron Cuito Cuanavale, llegó a tener bajo su mando una División de Infantería Motorizada compuesta por dos Brigadas reforzadas que hacían un total de 8 mil hombres aproximadamente.
Dos escuadrones de MIG-23ML apoyaban las acciones combativas de esta División.

El Frente Sur, que incluía el Flanco Sur Oriental (Cuito Cuanavale) y el Flanco Sur Occidental (Ruacaná, para diferenciarlo de alguna forma) se encontraba al mando del General Leopoldo Cintras Frías.

El Jefe de la División FAPLA (5 Brigadas «20 mil efectivos» incluyendo las fuertes bajas ocasionadas en el rio Lomba) se encontraba al mando del General Mateus Angelus “Viet Nam”.

El Jefe de la División 50 que avanzaba hacia Ruacaná era el General Enrique Acevedo.

                                                                General Enrique Acevedo

El Jefe de la Misión Militar del régimen de Fidel Castro en Angola era el General de División Arnaldo Ochoa Sánchez.

                                                            General de División Arnaldo Ochoa Sánchez

El día 23 de marzo de 1988 me encontraba al mando de una pareja de helicópteros (1 MI-17 y un MI-24 tripulado por mi piloto número (wing-man) Enrique González).
Habíamos aterrizado en el kilómetro 17 de la carretera que une Cuito Cuanavale con Menongue, cuando fuimos triangulados por la artillería de las SADF.
Por suerte pudimos escapar ilesos.

Ese día tenía, entre otras cosas, que trasladar al General Mateus hacia Menongue, donde iba a recibir instrucciones del General Cintras.

Cuando estalla el primer proyectil de artillería, a unos 200 metros de donde se encontraban estacionados los helicópteros, el General Mateus ya se encontraba a bordo de mi helicóptero.
El Puesto de Mando de Menongue nos había ordenado permanecer media hora más en aquel punto, esperando otra incursión de nuestra aviación.

La primera reacción de un piloto, siendo atacado y estando en tierra, es correr hacia la aeronave para despegar; que sería la única forma posible de salvar la aeronave.
En el momento de ir a entrar al helicóptero, el General Mateus se disponía a bajar, para dirigirse a un refugio cercano (como debe hacer cualquier infante en un momento como ese). Se produjo un forcejeo entre ambos y, no en tanto ser menos voluminoso y encontrarme en una posición desventajosa (por estar afuera y abajo (tenía que subir los tres peldaños de la escalerilla), el General Mateus recibió un empujón que le hizo caer sentado en uno de los asientos laterales.

De lo que narro, puede dar testimonio el entonces ayudante del General Patricio de la Guardia, Teniente Enrique Foyo, que se encontraba presente aquel día y que cada vez que tenía la oportunidad lo recordaba.

SM.- Como reacción al despliegue FAPLA / cubana, la UNITA había desplegado siete batallones convencionales y comandos.
También estaban fuertemente armados con armas de fuego de artillería y armas antiaéreas, incluyendo misiles Stinger de fabricación estadounidense. Tenían un total de 5 000 hombres armados.

El mando operativo de la UNITA fue dirigido por los generales Renato Campos Mateus, Joao Batista Tchindandi "Poder Negro" y Altino Sapalalo "Bock".
Los comandantes militares de la UNITA, para esta operación, fueron los generales Demóstenes Amos Chilingutila y Arlindo Pena "Ben-Ben".

MRM.- Según el Sr. Mvula, la UNITA tenía siete batallones convencionales.
Como lo que él llama “engaño” es tan disparatado, no puedo decir que sea cierto que la FALA-UNITA tuviesen 5 mil efectivos para oponerse a los 20 mil hombres de las FAPLA, aunque por la forma que corrían hacia el río Lomba buscando la protección de las SADF, puede que sea cierto.

Como no tengo el dato de los nombres de los oficiales que comandaban las FALA-UNITA, se me antoja darle crédito en éste sentido.

SM.- La fuerza SADF consistió en el Batallón Mecanizado 61, el Buffalo 32 Batallón, dos compañías motorizadas APC del 101 Batallón de Ondangwa (también conocido como Recces) armado con artillería de largo alcance y esto incluye las piezas de artillería G5 y G6, así como SAAF jets y helicópteros.
El SADF tenía 3 000 hombres fuertemente armados en total.

El comandante en jefe era el coronel SADF Deon Ferreira, asistido por el Coronel Jack Harris y comandantes (es decir, los teniente-coroneles) Robbie Hartslief, Kobus Smit, Mike Muller y otros.

El encuentro sangriento que iba a seguir, es descrito por Fidel Castro como uno de esos "absurdas ofensivas hacia Jamba en el remoto sureste de Angola (...) con consecuencias desastrosas, como siempre".

Las fuerzas de las FAPLA / cubana comenzaron su avance hacia Mavinga desde Cuito Cuanavale el 17 de agosto de 1987 y el 30 de agosto 1987 se encontraban a pocos kilómetros del río Lomba, al norte de Mavinga.
Sin embargo, el avance hacia Mavinga se detuvo en seco tras sangrienta escaramuzas con las tropas de la UNITA / SADF durante los meses de septiembre y octubre de 1987.

MRM.- Repito, por enésima vez, que las tropas cubanas no participaron en la operación “Saludando Octubre”.

Eran las FAPLA-MPLA las que avanzaban hacia el río Lomba y las FALA-UNITA corriendo delante de ellos como almas a las que se llevaba el diablo.
La ofensiva se detuvo en seco cuando las FAPLA-MPLA se vieron obligadas a cruzar el río. Era ese el momento que estaban esperando las SADF.

¡Realizaron una carnicería!

Sr. Mvula, no fueron escaramuzas como usted dice.

SM.- Esto dio lugar a las tropas de las FAPLA / Cuban pusieran en escena una retirada desorganizada de 120 kilómetros hacia su punto de partida: Cuito Cuanavale.

Según el propio registro de los eventos de las FAPLA, que estaban "obligados" a pasar de la táctica ofensiva a una estrategia defensiva "para evitar lo peor".

MRM.- Le doy toda la razón. Las FAPLA-MPLA no pudieron resistir el poder de fuego de las SADF.

Después de tantos años, no puedo olvidar la vergonzosa desbandada de los soldados FAPLA y de sus asesores soviéticos.

Para atenernos a la más estricta verdad, los surafricanos que solamente contaban (según nos dice el Sr. Mvula) con 3 mil hombres, no consideraron prudente una contraofensiva inmediata. Tenían que esperar a que las FALA-UNITA reagruparan a sus 5 mil hombres para comenzar a contra-atacar, dando tiempo a las FAPLA-MPLA a reorganizar sus fuerzas en las márgenes de los ríos Cuito y Cuanavale.

Si algo desmoralizó a las FAPLA-MPLA fue la, aun más vergonzosa, retirada del teatro de operaciones militares (TOM) de los asesores soviéticos.

Las tropas cubanas en esos momentos se encontraban destacadas en Menongue.

A finales del mes de noviembre de 1987, en Menongue se encontraba una Brigada de Infantería Motorizada. De esta unidad salieron los primeros 300 asesores cubanos hacia las Brigadas FAPLA-MPLA, intentando suplir la estampida soviética y con órdenes precisas de establecer la defensa de las vapuleadas brigadas FAPLA-MPLA.

SM.- Según lo declarado, los objetivos FAPLA / cubanos para la campaña Mavinga / Jamba fueron:
(1) Ocupar la ciudad de Mavinga en poder de la UNITA y luego proceder a Jamba,
(2) con la destrucción de Jamba debilitarían a la UNITA y
(3) abrir la frontera entre Namibia y Angola, para posibilitar la infiltración de las SWAPO por el noreste, en Kavango y Caprivi.

MRM.- Visto de esta forma Sr. Mvula, parece que tiene sentido, o por lo menos constituye una forma de ver y apreciar las circunstancias desde el punto de los racistas surafricanos.

Debo, una vez más, recalcar que, por varios motivos, el mando militar cubano consideraba que era totalmente absurdo el plan fraguado por los asesores soviéticos debido a que:
(1) La distancia entre Cuito Cuanavale y Jamba superaba los 200 kilómetros en línea recta. El territorio a mantener controlado era muchísimas veces superior en superficie. Eso hacía imposible el control territorial con tan solo 20 mil hombres. Un simple cálculo traería como resultado que hubieran hecho falta una cantidad de efectivos tres veces superior.
(2) Aun y considerando que las SADF no hubiesen intervenido, resultaría imposible el aniquilamiento de las FALA-UNITA, que se mantendrían operando desde el territorio de Namibia apoyados por las SADF. Incluso, al no poder abarcar las FAPLA-MPLA todo el territorio, a las FALA-UNITA no les hubiese resultado imposible continuar ocupando partes del territorio. (3) Lo de abrir la frontera entre Angola y Namibia, para posibilitar la infiltración de las SWAPO por el noreste, Kapango y Caprivi, no deja de ser manipulador y especulativo.

SM.- Fracasaron en los tres objetivos. Los objetivos SADF / UNITA establecidos fueron:
(1) detener y revertir el avance FAPLA / cubano en Mavinga / Jamba,
(2) infligir el máximo de víctimas en las fuerzas de las FAPLA / cubano en retirada, y
(3) para forzar a las tropas FAPLA / Cuba a retirarse hacia el oeste del río Cuito.
¿Esto fue exactamente lo que había sucedido?

Alrededor de abril de 1988 "la batalla de Cuito Cuanavale" terminó con consecuencias fatales, especialmente del lado del "agresor" (es decir FAPLA / cubano):
Al menos una brigada FAPLA (es decir, 47 ª Brigada) fue aniquilada, más de 4 500 soldados FAPLA fueron diezmados;
94 de sus tanques fueron destruidos (o capturados y entregados a UNITA), 9 aviones MIG fueron derribados.

En el lado SADF / UNITA: más de 1 000 soldados de la UNITA murieron, 31 soldados SADF murieron,
3 tanques destruidos, perdieron 11 vehículos blindados y transportes de tropas;
1 Mirage jet derribado por FAPLA / fuerzas cubanas.

MRM.- El Sr. Mvula nos cuenta que la “defensa” de Cuito Cuanavale (a la que él llama «batalla») terminó en abril de 1988. Totalmente falso.

Es posible que las SADF se hayan retirado del teatro de operaciones, o por lo menos alejado. No obstante, la UNITA continuaba asediando, no solamente Cuito Cuanavale, sino Menongue, durante todo el año 1988 y parte de 1989, incluso atacando poblaciones más al oeste, como Matala y al noroeste destruyendo un convoy ferroviario procedente de Benguela, con destino a Huambo.

La Brigada 47 de las FAPLA sufrió inmensa cantidad de bajas, pero no fue totalmente aniquilada, como nos asegura el Sr. Mvula.

Las FAPLA perdieron 92 tanques, las fuerzas cubanas perdieron 4 tanques y las SADF solamente tres. Fue derribado un avión cubano, mientras que las SADF perdieron 3. Murieron 31 soldados de las SADF, contra 22 soldados cubanos.

SM.- En cuanto a las cifras por sí solos, ya vemos quién "ganó" y quién fue "derrotado", pero hay algunas preguntas más graves:
¿por qué es que no existen cifras detalladas (de la batalla) disponibles?

Si las fuerzas de las FAPLA / Cuba ganaron la batalla,
¿por qué es que no capturan un solo soldado SADF durante toda la campaña?
 ¿Por qué las FAPLA / cubanos no capturan Mavinga e inmediatamente después avanzan para destruir el cuartel general de UNITA Jamba?
¿Cómo diablos sería posible que, después de las negociaciones del MPLA / UNITA en la década de 1990, Cuito Cuanavale estuviese en la lista de las ciudades controladas por la UNITA en donde la administración central necesitaba ser re-establecida?

MRM.- Bueno, estas son las cifras de un primer oficial de las tropas cubanas que participó, como jefe de un regimiento de helicópteros y que sirvió de piloto ejecutivo a los Generales Arnaldo Ochoa Sánchez, Patricio de la Guardia Font y Leopoldo Cintras Frías.

Las mismas contradicen, casi en su totalidad, las cifras que aporta el Sr. Mvula.

Debo recordarle al Sr. Mvula, que las tropas cubanas entregaban los prisioneros de las FALA-UNITA a las FAPLA-MPLA, así como se entregaban los prisioneros que, no siendo surafricanos, sino namibios enrolados en las SADF, eran entregados al PLAN-SWAPO.
Muchos de ellos fueron brutalmente asesinados.

El único prisionero surafricano capturado por las fuerzas cubanas resultó ser un sargento de apellido Papenfus. Este prisionero figuró en el intercambio de prisioneros en Ruacaná, luego de haberse establecido el acuerdo de paz entre las partes involucradas en el conflicto.

No recuerdo que se intercambiara ningún prisionero de la UNITA o de las SWAPO, pues esas organizaciones no participaron en las conversaciones y mucho menos en los acuerdos.

Estuve presente en el intercambio de prisioneros.

Las FAPLA no capturan Mavinga debido a la intervención de las SADF, que habían penetrado más de 400 kilómetros en el territorio de la República Popular de Angola.

De las conversaciones entre el MPLA y la UNITA, en la década de los 90, no tengo ni idea. Sea más preciso Sr. Mvula.

A partir del momento que comenzó la retirada de las fuerzas cubanas, se fueron entregando las posiciones a las FAPLA. Una de las primeras fue Cuito Cuanavale y luego Menongue.

SM.- Mi conclusión inevitable es que la supuesta batalla de Cuito Cuanavale es un engaño militar que pretende justificar una "honorable" retirada cubana de Angola.

No existió una batalla en Cuito Cuanavale. Lo que ocurrió fue que la ofensiva FAPLA / cubano hacia Mavinga se detuvo en el río Lomba y las tropas del gobierno fueron "obligadas" a retirarse 120 kilómetros hacia el lado occidental del río Cuito, después de lo cual las SADF destruyeron el puente para asegurarse que las FAPLA / fuerzas cubanas no pudiesen cruzar el río, de nuevo, a la parte oriental en corto plazo - a continuación, las SADF se retiraron.

MRM.- Efectivamente Sr. Mvula, no existió esa “batalla”, pero lo que no puede negar ni usted, ni nadie es: que existió la “defensa” de Cuito Cuanavale.

La “honorable” retirada de las fuerzas cubanas se alcanza en Ruacaná.

Debo aclararle algo que quizá no sepa. Antes de que comenzara la “defensa” de Cuito Cuanavale, no era políticamente correcto que las tropas cubanas avanzasen hacia Ruacaná, pues allí lo único que hacían los surafricanos era masacrar a las SWAPO, en operaciones de “muerde y huye”, cada vez que intentaban cruzar la frontera.

Las SADF no tenían ocupado el territorio angolano, como era el caso de Cuito Cuanavale. Es precisamente la intervención surafricana, con más de tres mil efectivos dentro de la profundidad táctica del territorio angolano, lo que le da la posibilidad a las fuerzas cubanas, de avanzar hacia Ruacaná.

La operación Hooper, que pretendía no solo destruir el puente, sino también la pista de aterrizaje y el poblado, mantuvo entretenidos a las SADF, mientras que la División 50 avanzaba hacia la frontera por el flanco occidental.

Cuando las tropas surafricanas que habían combatido en Lomba y Cuito Cuanavale estaban de vuelta en la frontera de Namibia, es que se produce el ataque aéreo a la reguladora de agua de Calueque.
El ataque a la reguladora se realiza debido a la prepotencia del gobierno a de África del Sur, que pensó, que retirando las tropas del territorio angolano, una vez más se acababa el “jueguito”.

Cuando los racistas surafricanos fueron conscientes de que en esta oportunidad se habían equivocado, le pidieron al Sr. Chester Crocker (el mediador norteamericano en las conversaciones entre las partes contendientes) que intercediera para evitar que la hidroeléctrica de Ruacaná fuese destruida, así como sus principales bases militares en el norte de Namibia.

SM.- Por otra parte, la derrota de las fuerzas FAPLA / Cuba fue una pesadilla para Arnaldo Tomás Ochoa Sánchez "El Moro", comandante de las fuerzas cubanas en Angola desde noviembre de 1987. Se quejó de que fue enviado a "una guerra perdida" para que pudiera ser culpado por "la derrota". Y de hecho lo era.

El General Ochoa fue culpado y ejecutado el 12 de julio 1989 de acuerdo con las acusaciones en su contra por el presidente Fidel Castro consistentes en "graves hechos de corrupción, el uso fraudulento de recursos económicos y narcotráfico".

La verdad desnuda es: él fue convertido en el chivo expiatorio de la derrota vergonzosa de Cuba en Angola, ahora edulcorada; y se presentó a la crédula opinión pública internacional como la "victoria de Cuito Cuanavale".

MRM.- Intentar especular con el asesinato del General Ochoa es ridículo y bochornoso Sr. Mvula.
De no ser por Ochoa, el triunfo de las armas cubanas en Angola nunca hubiese sido posible. Y digo esto, convencido de que Fidel Castro sabía perfectamente que Ochoa le era necesario para garantizar el fin.

Pero bueno, ya que usted especula, déjeme especular a mí también y entonces seremos dos los especuladores.

Puede que Ochoa no haya sido capaz de interpretar la estrategia política de Fidel Castro. Eso no es fácil.

Ochoa era militar, no político.

Desde un punto de vista militar, no se conseguía mucho al desplazar la División 50 hacia la frontera con Namibia.
El problema consistía en que no bastaban 30 mil hombres para ocupar todo ese territorio y luego avanzar dentro de la profundidad táctica (en territorio de Namibia), destruyendo la hidroeléctrica, las bases militares surafricanas y todo lo demás.

El problema consiste en mantener el terreno ocupado. De lo contrario, el triunfo es efímero. Sobre todo cuando se combatía contra un enemigo (África del Sur), que era económicamente, mucho más fuerte que Cuba.

Por otra parte, Ochoa tal vez valoraba la posición cada vez más floja, de los soviéticos hacia el régimen de Fidel Castro.
Eso se podía traducir, en cualquier momento, en una carencia de suministros.

Analizándolo solamente, desde el punto de vista militar, Ochoa tenía razón: “era una guerra perdida”.

El asesinato del General Ochoa nada tuvo que ver con los acontecimientos de Angola.
Fidel Castro necesitaba un “chivo expiatorio” para limpiar la imagen de traficante internacional de drogas que se le venía encima a él y a su régimen.
Las misiones de apoyo al narcotráfico, utilizando las aguas territoriales de Cuba, autorizadas por Fidel Castro, demostraban cuan corrupto era (y es) el régimen que oprime al pueblo cubano por más de 50 años.

Con el fusilamiento de su mejor general, sus mejores oficiales de inteligencia y la reestructuración de todo el Ministerio del Interior del régimen, Fidel Castro pretendió limpiar su imagen y le costó carísimo.

Nunca más fue el guerrillero inmaculado.

Dejó de ser el látigo que azotaba al imperialismo. Y pasó a ser, desde ese momento, (para el pueblo de Cuba y la opinión pública internacional) un narco-dictador más.

Pero, Sr, Mvula, nada de eso tuvo que ver con los acontecimientos de Angola.

SM.- Para que no se me malinterprete, no estoy de ninguna manera diciendo o dando a entender que el plan no hizo una contribución encomiable en la lucha política y diplomática general para la independencia de Namibia.
¡Por supuesto, lo hizo!
Sin embargo, PLAN / SWAPO no estaba en condiciones de derrotar a la más formidable máquina de guerra de África, las SADF.

Hay varios ejemplos que demuestran: las "batallas" de Ongulumbashe, Oshaatotwa, Cassinga y así sucesivamente, siempre fueron "ganados" por las SADF. Pero tal vez se trataba de ejemplos muy antiguos.

¿Qué pasa con la "batalla" del 1 de abril (1989), cuando sólo había 1 500 fuerzas SADF en Namibia restringidas a la base de Oshivelo?

Muchos namibios, en especial en la Región Ohangwena, vieron por sí mismos lo que había ocurrido después que Nujoma envió alrededor de 1 600 combatientes PLAN fuertemente armados en una misión suicida virtual a Namibia en violación flagrante de las disposiciones de la Resolución 435 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Estoy debidamente informado de que la decisión de enviar combatientes del PLAN hacia Namibia fue una idea de Nujoma contraria al fuerte consejo de, entre otros, los Generales Dimo Hamaambo, Shalli y Namoloh.
Sin embargo, Nujoma voló a Harare, refugiándose bajo la protección de Robert Mugabe, dejando tras de sí, entre otros, Hidipo Hamutenya y Nahas Angula para hacer frente al desastre provocado.

MRM.- Recuerdo aquel 1 de abril de 1989, me faltaban menos de 45 días para regresar a Cuba.
Nuestras tropas se estaban retirando de todas las posiciones del sur de Angola y entregándoles el control de las mismas a las FAPLA, cuando recibimos la contraorden de volver a ocupar todas las posiciones.
¡No lo podíamos creer!

Entonces nos enteramos de que el imbécil de Sam Mojona*, que era como los cubanos le llamábamos a Nujoma, había ordenado a las SWAPO una incursión dentro del territorio de Namibia. Y que esto había provocado una matanza de namibios.

*Traducido al inglés viene siendo Sam “shit-head”. Es un juego de palabras.

Para Fidel Castro y por ende, los militares cubanos, Sam Mojona era un cero a la izquierda. Tanto es así, que una noche, por una de las tantas bellaquerías (a las que nos tenía acostumbrados) Mojona y su escolta fueron abandonados a su suerte en Cahama.
No tenían transporte, ni agua, ni comida. Se preparaban para pasar la noche a la intemperie cuando, en un gesto de solidaridad humana, los pilotos cubanos los acogimos en nuestros refugios y allí comieron, bebieron y pasaron la noche.

SM.- Por lo tanto, la llamada heroica batalla de Cuito Cuanavale es una reclamación fraudulenta y falsa historia destinado únicamente para socavar la democracia en Namibia, asegurando que un sólo partido, las SWAPO tiene derecho a gobernar Namibia. ¡El pueblo de Namibia no debe ser engañado de esta manera!

MRM.- De manera Sr. Mvula, que la “Defensa de Cuito Cuanavale”, el haber salvado de su total aniquilación a las brigadas FAPLA, pesimamente asesoradas por las fuerzas armadas soviéticas, la amenaza consistente en destruir la hidroeléctrica de Ruacaná y avanzar hacia la profundidad táctica en el territorio de Namibia, además de ser un hecho heroico, es histórico.

Si con el decursar del tiempo algunos militares y políticos arribistas namibios pretenden reescribir la historia y restarle méritos al soldado cubano, ese es su problema, pero no nos venga con cuentos de camino, de “democracia socavada”, que para los dirigentes de países como Angola y Namibia, el término “poder del pueblo” es solo eso, puro fraude.




Wikio – Top Blogs

4 comentarios:

Lenin Fernández dijo...

Muy buenas aclaraciones las que ha realizado sobre la defensa de Cuito Cuanavale y la importancia de la misma junto con el avance de la brigada 50 hacia Ruacana en la aceleración del final de la presencia de las tropas cubanas en Angola. Cuando terminamos la licenciatura de relaciones internacionales en el ISRI, nos informaron que debíamos partir hacia Angola como parte del servicio social militar. Por ello, estuve desde 25 diciembre 1986 hasta 28 septiembre 1988 en Luanda, como asesor para la información y la inteligencia militar en las oficinas del Secretario de Defensa y Seguridad del Presidente, en la zona de Futungo de Bela,y puedo confirmar su testimonio que el mando cubano no aprobó la participación en la operación "Saludando Octubre" por considerarla muy arriesgada, aventurosa e incluso precipitada, y como los soviéticos se empecinaron en llevarla adelante sin considerar las opiniones de los cubanos. Estas consideraciones me fueron también brindada por altos oficiales angolanos que recordaban con gran amargura el descalabro que sufrieron cuando las FAPLA se encontraron con las tropas suráfricanas en un ambiente natural extremadamente vulnerable y hostil. Le puedo garantizar que muchos vivieron ese descalabro como un trauma, incluso conocí de los testimonios de combatientes angolanos que tuvieron que resistir dicha arremetida suráfricana. Casualmente en estos días estaba conversando con mis hijos y algunos amigos suyos, dado que mi hija se acaba de graduar de relaciones internacionales en la universidad en Mérida, México, sobre los acontecimientos finales de la presencia cubana en Angola, y en particular, los sucesos en torno a Cuito Canavalae, Cahama, Calueque y Ruacana. Yo pude conocer bien de cerca el desarrollo de la estrategia general en ambos frentes, pues estabamos muy vinculados a buena parte de las altas jerarquias militares angolanas y cubanas. Incluso en ese período pude presenciar encuentros de Cinta Frías y Ochoa en Lubango cuando se había finalizado la construcción del aeropuerto de Cahama y practicamente se dominaba de manera radical el suroeste angolana con el desplazamiento de la línea desde Lubango hacia Cahama y se comenzaba a desarrollar con gran cuidado el inicio de las posibles conversaciones para la paz y la retirada de las tropas cubanas. Coincido también con Usted que la terquedad y arrogancia de los suráfricanos los hizo cometer serios errores tácticos y estratégicos, lo cual nos facilitó la operación que denominabamos entre nosotros puñalada en el costado que permitió el cambio del curso de la guerra. Sería muy interesante poder coordinar algunos trabajos conjuntos con algunas personas conocedoras de este tema, pues fue un momento bastante decisivo de la presencia cubana en Angola. Le dejo mi dirección email: lenin.fernandez@live.it y me puede encontrar también en faceb.

Mario Riva dijo...

Gracias por comentar. Estoy a su disposición para cualquier colaboración

Carlos Ramon Garces dijo...

Perfecta explicación Riva

Mario Riva dijo...

Gracias Garcés, sé que es difícil, pero trato de hacerlo lo mejor que puedo, intentando ser imparcial.