domingo, septiembre 13, 2009

Neo feudalismo con ¿swing? II


El neo feudalismo fidelista no se preocupa por la ideología porque ya está escrita, se preocupa por la estética de la crápula gobernante, que debe aparecer inmaculada ante sus vasallos, aunque ellos mismos sean tan corruptos que consideren normal las tropelías que realizan.

Una sociedad donde existan las ventajas de la democracia con las ventajas de un sistema involucionador de valores (como lo es el neo feudalismo) solamente puede existir bajo un sistema donde el deterioro económico sea el orden del día, lleno chapucerías y vulgaridades, mal gusto, mediocridad y aburrimiento. ¡Totalmente imposible!

Para los de la quinta edad (me refiero a las momias del régimen de los hermanos Castro) “tener swing” es sinónimo de perpetuación de todo lo anticuado y falto de gracia. Ese es precisamente el antónimo de donde quiere vivir la presente generación y lo que aspiran para sus hijos.

En Cuba, el neo feudalismo fidelista ha significado la totalitarismo de la cultura: los teatros, los cines, las librerías y los museos. Todo al servicio del régimen y censurado por el régimen. Solo así puede autorizarse la entrada de público, aunque transcurridos 50 años aun los obreros no logren apreciar el ballet clásico y prefieran las “ruedas de casino” donde nuestras “científicas” se despelotan, frente a los extranjeros, durante un “concierto” de la Charanga Habanera.

La incultura del neo feudalismo es un ejemplo palpable para demostrar que el pueblo cubano está harto de oscurantismo y chabacanería.


Si en 1959 Cuba ya tenía un canal que transmitía televisión a color.
¿Como podría alguien vanagloriarse de un televisor en blanco y negro en la década de los ochenta?
¿A quién le importa un automóvil marca “Moskovich”, que se parecía más a una jabonera que a un coche?
Nuestros hijos catalogaban a los cromos, comics etc, en dos categorías bien definidas: Los dibujos animados (procedentes de los paises de la europa del este) y los muñequitos (remanentes de Walt Disney) que intentaron desaparecer, pero que al no contener “diversionismo ideológico”, burlaron el frente de la censura.

Los que creíamos en las promesas de Fidel Castro no llegamos a interiorizar que la conversión de los gusanos en mariposas promovida por Jimmy Carter sería el destape del anti faz del zorro fidelista. Las maletas cargadas de chucherías verdes en las cuales aparecía el retrato de Benjamín Franlin serían las causantes del exódo del Mariel de más de 100 mil cubanos y cubanas, cubanitos y cubaviejos.

No son pocos los que recordarán que hasta vestir un pitusa (marca capitalista de un jean o pantalón vaquero) era una desviación ideológica, lo mismo que usar pantalones a la moda o el pelo largo y mucho menos barba, que solo eran atributos de aquellos que habían bajado de la Sierra Maestra despues de tan solo 36 meses de revuelta; resuelta por Camilo y el Che en su avance hacia el occidente del país y luego desaparecidos y traicionados segun la conveniencia.

No cabe duda alguna: Lo que soñaron Marx y Engels no tiene nada que ver con lo que se instauró en la rusia soviética de Lenin y Stalin, ni lo que se está cocinando hoy en día en la América nuestra. Solo es más..., de lo mismo.

En los meses posteriores al triunfo de lo que se conoce internacionalmente como “revolución cubana”, las corrientes vanguardistas eran vistas como “rezagos del capitalismo”. Hasta que un día la Bestia Ilustrada decidió utilizarlas en beneficio própio.

Fue así como se abrió el Ministerio de Cultura al mundo (deserciones incluídas) y hoy la chabacanería cultural neo feudalista es palpable en la ésfera internacional, con las raras excepciones de músicos anteriores al cataclismo fidelista, rescatados por especialistas extranjeros. Me refiero al “Buenavista Social Club”, que ni el nombre es en cubano. Eso sí, nada de críticas al sistema fidelista, a no ser que se haya alcanzado la categoría de “independiente económico del régimen”.

Fidel Castro, luego de exportar la insurgencia para los paises de Africa y América Latina, intenta ahora exportar el neo feudalismo totalitario, encasillado en una visión dogmática. El tiempo lo ha hecho comprender que “más vale maña que fuerza”.

No es difícil de entender, que una holgada situación económica, como pudiera ser la ayuda energética de Venezuela al resto de los paises americanos, facilitaría las cosas, pero: Si no fuera porque que al frente de éste decabellado proyecto se encuentra un megalómano llamado Hugo Chávez Frias.

Nuestros logros en la investigación (¿investigación de qué?), nuestros logros en el deporte (deporte selectivo de alto rendimiento y no de masas y recreativo como proclamaba el régimen en sus inicios), nuestros logros en la cultura (¿cuales?).

Arreglados estamos si vamos a esperar que lo anterior contagie a los constructores, a los gastronómicos y muchos otros a los cuales el sistema neo feudalista le ha complicado la vida al punto de no estar preparados para decidir por si própios y solamente ser capaces de esperar que sea el régimen el que de alivio a sus necesidades.

Nuesro pueblo no se mantuvo a salvo de la contaminación anti estética soviética. Nuestro pueblo fue contagiado por el Virus de la Ineficiencia Económica (VIE), adquirido por decisión inconsulta de Fidel Castro.

Solo pequeños aportes y muy medidos, al igual que otros paises obligados al neo feudalismo, constituyeron en su momento unos diseños de carteles (burdas copias de la publicidad occidental), un cine con alma própia (que solo se ve en Cuba aunque la propaganda del régimen insista en que llega a todas partes del mundo) y una Nueva Trova (que en sus inicios nada tenía que ver con el régimen) que se bambolea al vaiven de las olas, son las muestras patéticas de la cultura totalitaria del sistema neo feudalista.

Solo el régimen de los hermanos Castro puede sentirse orgulloso de sus destrucciones, de la chabacanería a la que llaman cultura autóctona, del comprometimiento casi obligatorio con el régimen. Dogmatismo, inhibición, falsedad, plagio. Ese es su legado. Chapucería, banalidad y pereza.

¿Quién se atreve a decir que no hay dinero detrás de las letras y las músicas de Silvio Rodrigues y Pablito Milanés?
¿Quién se atreve a desmentir el éxodo imparable de los peloteros cubanos hacia las Grande Ligas?
¿Qué significado puede tener la singularidad de Dayron Robles, que ni el nombre es autóctono?

Alejandro es el nombre de guerra de, Fidel “Alejandro” Castro Ruz. ¿Por qué vamos a darle un voto de confianza a un sistema copiado y mejorado (para peor) por él, cuando a demostrado ser un desastre total y absoluto (exáctamente igual al sometimiento en que tiene sumido a nuestro pueblo).

¡Basta ya! de tonterías y propaganda totalitaria.
El neo feudalismo impuesto al pueblo cubano y que pretenden imponer en algunos paises de la América nuestra, es absolutamente igualitarista y por tanto totalmente injusto. La solidaridad que promulga el neo feudalismo es solamente cuando y por la conveniencia de las crápulas dirigentes.
¿Acaso se puede llamar humano, a un sistema involucionista?

No se trata de un problema de empaque, Sr. Felix, se trata de que destruyendo la economía de un país en ara de dirigentes corruptos y eternos, o eternamente corrompidos, no existe creatividad y paulatinamente se deteriora la sociedad; que como consecuencia de la propositada desidia de los funcionarios (carentes de osadía, ideas y vergüenza), incapaces de hallar soluciones, nuestro entorno se convierte en ruinas.