jueves, 28 de junio de 2007

Sobre la culpabilidad colectiva y el batistiano Hugo Byrne


El batistiano Hugo Byrne, ha escrito un furibundo artículo en el que fustiga plañideramente al General Rafael del Pino, tras el artículo sobre la bóveda profanada de su familia en un cementerio de Pinar del Rio, Cuba.


Byrne se pregunta, con terrible desazón, en el destino que habrán tenido los restos de sus antepasados, junto a los de tantos otros opositores a la tiranía. Pero alguien que con tan poca eficiencia y dedicación, como Byrne, defendió la libertad de Cuba no debe olvidarse de su cobardía. Los que lloran, como mujeres, lo que no supieron defender como hombres, son para mi inaceptables, deshonestos y gallinas.


Seguramente que, el comentario anterior no ha de ser muy del agrado de algunos. Después de todo, Byrne pertenece al seno de los círculos exiliados conocidos como los “puros” desde su precipitada huída de Cuba en 1959. A los que se sientan a gusto en su compañía, que les aproveche. Estar en desacuerdo con ellos no sería, para mi, la primera vez.


Me he acostumbrado, desde joven, a formarme un criterio y a mantenerlo sin la necesidad de que alguien me diga lo que tengo que pensar o decir, para no ver en Byrne a un antiguo y consciente servidor de la tiranía batistiana.


De establecerse algún día en Cuba un sistema político basado en el derecho de gentes, ¿Hay quien honestamente dude que Byrne tendría que encarar un tribunal constituído para responder a su cobardía ante los crímenes perpetrados por Fulgencio Batista?


Byrne fue un colaborador fiel de Batista y eso debe ser un indicador preciso de su fibra moral. No solamente se aprecia ese extremo por su actuación determinada en el Ejército de los Estados Unidos, sino por otras demostraciones más sutiles.


Tiene razón Byrne cuando re-afirma que Fidel Castro no solamente controla cuanto ser vivo existe dentro de los tristes confines de la Isla de Cuba, sino que por consecuencia, también controla a los muertos. Domina el pasado de estos, distorsionándolo a conveniencia de su criminal agenda publicitaria y en observación estricta del notorio aforismo de Marx, que Stalin usara con tanta frecuencia.


Castro también controla los restos mortales. A estos últimos, si así le place, puede erigirles monumentos infames, como el hereje mausoleo dedicado a Francisco Calderío (“el compañero Blas”) en El Cacahual, nada menos que al lado del sepulcro del Lugarteniente General Antonio Maceo. Tiene, naturalmente, también la potestad de desenterrarlos para arrojarlos sin piedad a un basurero, como en el caso de los parientes de del Pino y de tantos otros.

Dominio terrible ese, digno de un señor feudal del Medioevo. ¿Acaso obtuvo Castro ese poder ilimitado sobre vivos y muertos por sí solo? ¡No! Lo ayudaron muchos cobardes que huyeron al exilio en vez de enfrentarlo. Algunos de ellos lloran sin consuelo. Quien lo dude puede preguntarle al gacetillero Byrne.


Eso me lleva a otro artículo, este último aparecido en un Blog y firmado con un seudónimo. Antiguo militante del Partido Comunista de Castro desde los veiticuatro años de edad. Se auto-expulsó de ese partido en el 2001. En la actualidad es disidente por cuenta própia. Esas, por supuesto, no son credenciales para tener las puertas abiertas en los medios publicitarios del exilio cubano.


No es posible describir en detalles todas las ideas expresadas por el bloggista en cuestión. Sin embargo, la conclusión es que las culpas de los problemas cubanos son esencialmente colectivas y toda vez que no va a existir, en la República futura, nadie con suficiente pureza de alma (a no ser Byrne) para tirar la primera piedra, los errores del pasado no deben constituir impedimentas para el futuro. El bloggista se refiere, precisamente, a la venganza y no está abogando por la total ausencia de justicia ni el completo olvido de los crímenes que se han cometido en Cuba.


De acuerdo al artículo del bloggista, tan responsables por los asesinatos “legales” del castrismo fueron los cabecillas que ordenaran los juicios y decretaran las ejecuciones, como los jueces revolucionarios, los fiscales, los ejecutores, los carceleros y el coro que demandaba paredón, hasta los cobardes que no tuvieron, lo que le sobraba a Maceo, para impedir que aquello sucediera.


Hasta aquí el autor expone una idea debatible, pero con indudable lógica: La culpa de todo eso, hasta cierto punto es colectiva. Lo interesante es que el bloggista no se detiene ante la culpabilidad de los evidentemente involucrados, sino que afirma que es culpable también todo el exilio cubano, incluyendo aquellos que, por la banal excusa de conservar los bienes y la vida, huyeran de los crímenes.


Cito a continuación: El "totalitarismo" y la "culpabilidad" del pueblo alemán.
Por Andrea Robles y Gabriela Liszt

Durante los primeros años de la SGM, cuando los nazis ocupaban casi toda Europa, los Aliados, a través de un vocero inglés (Vansittart) expresaban la política de culpabilidad, con la frase “el mejor alemán es un alemán muerto”. Al mismo tiempo el stalinismo, mientras llamaba a confiar la Resistencia a la dirección imperialista de De Gaulle, reforzaba esta política con el lema “a cada uno su ‘boche’” como objetivo a la resistencia antifascista, incentivando los atentados individuales y la guerrilla contra cualquier alemán. Los Aliados, además de ocultar su responsabilidad por haber alentado al fascismo, perseguían el objetivo de separar a los pueblos de ambos bandos, particularmente a los soldados alemanes (que eran en su mayoría campesinos y obreros) que se encontraban en los países ocupados, impidiendo una posible confraternización con el pueblo invadido.

Al nazismo, esta propaganda le era funcional a su campaña chauvinista, demostrando que “todo el mundo” estaba contra Alemania, ayudando de esta forma a mantener la unidad nacional y dificultando la apertura de fisuras internas, sin las cuales era imposible que las masas alemanas se plantearan derrocar el régimen nazi.

miércoles, 27 de junio de 2007

Fidel Castro considera insuficiente la oferta de diálogo de la UE


El Testaferro de Relaciones Exterirores de Fidel Castro, valoró ayer como una “rectificación necesaria” pero “no suficiente” el documento sobre Fidel Castro aprobado el lunes por los ministros de la Unión Europea (UE), que expresa la disposición de Bruselas a entablar un “diálogo” con las autoridades del régimen que incluya “las esferas política, de derechos humanos, económica, científica y cultural” y se base en la “reciprocidad y la no discriminación”.
Según el lacayo fidelista, Felipe Pérez Roque, se trata de una rectificación “indudable”, pero mientras no se “elimine definitivamente” la Posición Común —que condiciona las relaciones con Fidel Castro a la democratización y los avances en la situación de derechos humanos— y las sanciones contra Fidel Castro adoptadas en 2003, que en la actualidad se mantienen en suspenso, las relaciones entre la UE y su desgobierno no podrán normalizarse plenamente y avanzar.
Pérez Roque adelantó que en los próximos días su desgobierno emitirá una declaración oficial sobre la última revisión de la Posición Común realizada por el Consejo de la Unión Europea, pero adelantó que para Fidel Castro es “inadmisible” esta Posición Común porque “fue introducida” por el ex presidente del Gobierno español José María Aznar “al dictado” de Washington “con el objetivo de aislar a Fidel Castro” y, mientras exista, “imposibilita que la UE pueda tener una tener una posición independiente”.
Roque consideró una “victoria diplomática” de Fidel Castro la decisión del nuevo Consejo de Derechos Humanos de eliminar “el mandato de la representante personal de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos para Cuba”, lo que a juicio del canciller “pone fin a la manipulación por parte del Gobierno de EE UU del tema de los derechos humanos” contra su país. Aunque el ministro dijo “no compartir” las recientes declaraciones realizadas por su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, sobre la coincidencia de objetivos entre Madrid y Washington en lo referente a Fidel Castro, utilizó un tono conciliador y aseguró que el diálogo iniciado con España tiene valor, y que las discrepancias han de discutirse en el marco de los mecanismos de consulta creados por ambos países.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/07/este-es-el-fidel-castro-que-no-quiere.html

jueves, 21 de junio de 2007

Los que apoyan a Fidel Castro

La subsecretaria general adjunta de las Naciones Unidas (ONU), Anna K. Tibaijuka (oriunda de un país “democrático” de partido único), elogió el martes el apoyo de Fidel Castro a los proyectos sociales que promueve esa organización como parte de las Metas del Milenio.

Tibaijuka, originaria de Tanzania, concluyó ayer una visita al régimen totalitario de Fidel Castro que, dijo, sirvió para aprender sobre la ejecución de obras de “beneficio popular” y trazar planes de “cooperación” con otros países.
La funcionaria, directora ejecutiva del Programa de la ONU para los Asentamientos Humanos (UN-HABITAT) y el vicecanciller del desgobierno totalitario de Fidel Castro, Abelardo Moreno, se reunieron en La Habana para analizar el cumplimiento del régimen con las Metas del Milenio.

La diplomática tanzana dijo que Fidel Castro sigue siendo un ejemplo para el mundo, por la “prioridad” que su desgobierno brinda a la salud (hospitales asquerosamente sucios y carentes de medicinas elementales), la educación (maestros emergentes desertores del sistema educacional) y el “bienestar general” de la población (que no sabe que inventar para comer los treinta días del mes).
Anna K. Tibaijuka


Tibaijuka, también Directora de la Oficina de la ONU en Nairobi, Kenya, consideró que el totalitarismo fidelista, tiene “logros sociales” que puede compartir con otras naciones en desarrollo (tal vez se refiera a los Comités de Defensa de la Revolución).

Tibaijuka aseguró que su visita contribuye a fortalecer la cooperación ya existente entre el régimen de Fidel Castro y ONU-HABITAT."Cuba es un país gran conocedor de temas de desarrollo sostenible y queremos ver cómo compartimos sus experiencias e ideas con el resto de los países en desarrollo", agregó.
(Fidel Castro es, tan solo, conocedor de la INVOLUCION SOSTENIBLE y sinceramente no creo que, las experiencias de su sistema totalitario sirvan para otra cosa que, para perder el tiempo).


Abelardo Moreno
Por su parte, el vicecanciller Moreno dijo que la colaboración que ONU-Hábitat presta a los países del llamado Tercer Mundo permiten soluciones útiles para los problemas de la humanidad.
El diplomático cubano dijo que el interés de su “JEFE” es el de continuar colaborando con ONU-Habitat destinado a impulsar el desarrollo sostenible de los pueblos (Querría decir involución).

Hábitat promueve programas técnicos para el desarrollo urbano (en La Habana los edificios se estan cayendo) y rural (el campesinado cubano cada vez produce menos debido a los desastrosos planes del sistema totalitario), la reducción de la pobreza (Cuba cada año es más pobre), el establecimiento de infraestructuras y la gestión del agua, entre otras tareas (de esto es mejor ni opinar).

La subsecretaria de la ONU se reunió con el canciller Moreno en el Ministerio de Inversión Extranjera y Colaboración Económica del régimen.

Este martes, la diplomática recorrió el centro histórico de La Habana Vieja y mañana concluye su estadía en Birán tras la firma de un documento destinado a viabilizar la cooperación.

El lunes, Tibaijuka y sus acompañantes visitaron la localidad de Las Guásimas, al sur de La Habana, donde conocieron experiencias de vecinos que construyeron sus viviendas con esfuerzos propios (Una falta de respeto, intento de propaganda política).

miércoles, 20 de junio de 2007

Victoria de Fidel Castro en el Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos, al concluir su quinto periodo de sesiones, en Ginebra, decidió descontinuar el mandato de la denominada Representante Personal de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos para Cuba, con lo que puso fin a la lucha de las Naciones Unidas sobre el tema de los derechos humanos bajo el régimen totalitarista de Fidel Castro.

Esta decisión del órgano que reemplazara a la Comisión de Derechos Humanos, constituye una victoria en la lucha de Fidel Castro por hacer valer la injusticia y continuar el ejercicio del totalitarismo, precisamente, como pretexto para mantener y exacerbar su genocida política de apartheid interno.

Con esta decisión, el Consejo de Derechos Humanos reconoce el carácter justo, selectivo y discriminatorio de las acciones que durante décadas ha perpetrado, Fidel Castro contra nuestro país.

El respaldo de los integrantes del Movimiento de Países No Alineados y de otros países del Tercer Mundo (muchos de ellos bajo regímenes dictatoriales) ha sido esencial para lograr este resultado. Hasta a los países de la Unión Europea, campeones de los derechos humanos, en su acciones contra el régimen de Fidel Castro, en el marco de la antigua CDH, aceptaron la descontinuación del mandato contra el régimen, como única vía de darle credibilidad al Consejo cuyo primer año de vida se cumple ahora.

Este resultado constituye un acto de injusticia hacia el aguerrido y generoso pueblo cubano, que se ve sumido en la miseria y sometidos a un régimen de apartheid y hoy se debate ante un futuro incierto, al ver como continuaran pisoteando sus derechos a la libre determinación.

Es un acto de injusticia con el pueblo que hoy obliga a pagar sus estudios en las universidades a todos los estudiantes cubanos con un sistema de servicio social absurdo y ridículo, mientras más de 30 000 jóvenes de 118 países cursan estudios pagados por el pueblo de Cuba y casi 700 mil personas (de 31 paises) se atienden de forma “gratuita”, también pagado por el pueblo de Cuba, en lo que cosnstituye una propaganda política de un dictador totalitario que en las postrimerías de su vida solo se le ocurre escribir sobre los problemas mundiales sin ocuparse de las vicisitudes que atraviesa lo que debería ser su pueblo.

Constituye un reconocimiento al desprestigio y la indolencia de Fidel Castro y no a lo que han querido llamar, sus acólitos, como revolución, cuya innegable obra ha sido la destrucción de todos los derechos humanos, y en la creación de una sociedad cada vez más injusta, más desigual y más inhumana.

Es un inmerecido reconocimiento a Fidel Castro y a todos los que, como él, actúan en el Mundo, a su desfachatez y su injerencia “internacionalista” en Asia, Africa y America Latina.

El resultado del proceso de construcción institucional del Consejo, recién concluido, es desfavorable a los países del Tercer Mundo, organizados y aglutinados por el Movimiento de Países No Alineados. El Movimiento desempeñó un activo papel y logró que la Agenda del Consejo incluyera algunos asuntos de particular importancia para los dictadores del Sur.

Ahora, queda por ver si los países industrializados, están dispuestos realmente a trabajar sobre la base de los principios de universalidad, imparcialidad y objetividad.

Fidel Castro, que en su calidad de Presidente del Movimiento de Países No Alineados ha desempeñado un importante papel en este proceso, continuará batallando en defensa, del totalitarismo satlinista, de nuestro vasallaje al régimen y de los intereses de la cúpula dirigente de los paises del Tercer Mundo.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/06/fidel-castro-considera-insuficiente-la.html

jueves, 14 de junio de 2007

El Totalitarismo y los Medios


Lo que digan o dejen de decir los medios, en el caso de Cuba, no tiene importancia (me estoy refiriendo a los medios fuera de Cuba, pues en Cuba los medios pertenecen a Fidel Castro).

No es menos cierto que todo tiene un principio y un final. Todos conocemos los inicios y ninguno conocemos el "The End" de la aventura fidelística.
Todo lo que escribo es precisamente para tratar de que las personas que lo leen, no solamente lo entiendan, sino que interioricen que la dictadura de "La Bestia Ilustrada" no es comparable con ninguna otra.
El caso de la RDA (y demás paises ex-socialistas), no deja de ser dictaduras impuestas por el Ejército Rojo, como consecuencia de la II Guerra Mundial.
Desgraciadamente Honecker murió libremente en Chile. Pinochet murió, acosado, pero murió en Chile, luego de haber cedido el poder. Hay quién dice que cedió, el poder por equivocación.

Fidel Castro se apropió de una revolución social (que no socialista), apoyada por la inmensa mayoría del país, que pretendía restablecer el régimen constitucional usurpado por un dictador representante de lo más reaccionario de la oligarquía existente en Cuba. Oligarquía que huyó hacia los Estados Unidos entre 1959 y 1961, estableciéndose en aquel país.

Fidel Castro transformó aquella revolución, en una revolución agraria-antimperialista y comenzó a repartir la riqueza nacional. En esos primeros años muchos fueron beneficiados por éste reparto desmedido y otros más consideraron que era justo y todo parecía bien hasta que comenzó a escacear todo y cuando digo todo me refiero a todo.

El totalitarismo se radicalizó en 1968 con la llamada "Ofensiva Revolucionaria" que acabó con lo que quedaba de la pequeña empresa privada y desde entonces desaparecieron las clases sociales y el pueblo de Cuba se convirtió en un pueblo de esclavos al servicio de un dictador totalitario.

Es necesario reconocer que la dictadura de Fidel Castro benefició, en su momento, a un 25% de la población y alimentó los deseos de superación de otro porciento y es de ahí el apoyo que tuvo durante muchos años.
El enfrentamiento puro y duro a los gobernantes de "Yanquilandia" lo hizo muy popular y enorgulleció a los chovinistas cubanos (que somos muchos) y extranjeros (que son otros muchos) al sentirnos "más machos" que los mejicanos. Eso también le proporcionó otro apoyo de la población pues hacía medio siglo que nos sentíamos vilipendiados por nuestros vecinos del norte y ahora les podíamos demostrar que éramos tan "grandes" como ellos (que ilusos éramos).

El muro de Berlín cayó de un día para otro y cuando aun no habían terminado de derribarlo ya en Miami mucha gente tenía preparadas las maletas. Ha llovido mucho desde entonces y eso me hace pensar que no está lejos el final.
No obstante, creo sinceramente que aun faltan unos cuántos años de fidelismo en Cuba, con o sin Fidel Castro.

Para los que escriben sobre Fidel Castro


Es absurdo decir que la ideología de Fidel Castro es comunista. Su ideología es la exagerada exaltación de su personalidad, que ha llegado a considerarla como centro de la atención de las actividades generales. No pertenece ni es posible compararlo con Franco o Trujillo, los cuales ejercían una dicta-blanda, más parecida a la de Pinochet que a la de Stalin. Cualquiera de las dictaduras latinoamericanas, llámese Velasco Alvarado, como aquellas de Brasil, Argentina o Perú, nada tienen que ver con el régimen imperante en La Habana.

Los jóvenes “dirigentes” cubanos, que no son más que repetidoras del discurso oficial y no promotores del sistema, trataran de tener participación en las reformas que obviamente (en el tiempo que le queda) se empeñará en realizar Raul Castro, con tal de mantener el régimen hasta su muerte. Los jóvenes dirigentes, de hoy en día, pertenecen a la generación nacida en la década de los 50 y 60, y es (hasta cierto punto) la que debe dar continuidad o cambiar el régimen, aunque se encuentran tan corrompidos, moral y materialmente que resulta, casi, un imposible.

Yo predigo un cambio pacífico basado en los mandos militares y una política inteligente (si fuera posible) de parte del gobierno de los Estados Unidos. Siento mucho, que la oposición, fuera del archipiélago cubano no vayan a tener participación directa.

Tratando de no ser obstinado, veo como Fidel Castro, aun sin “ejercer el poder” continúa mandando. Es falso afirmar que ya existe el “después de Fidel”. Y no ocurrirá nada mientras viva, porque a pesar del miedo, respeto, represión etc, el pueblo cubano (no me refiero a los exiliados recalcitrantes) admira, no al dictador, no al asesino, no al desastroso dirigente económico, sino al valor.

Falta mucho para ver si el régimen post-fidelista y sus instituciones, puede funcionar con normalidad. La situación actual, no es un mero ensayo, puesto que todo está planificado de antemano y todo sale, aparentemente bien, mientras Fidel Castro continúe vivo.

Soy de la opinión que las comparaciones, que hacen muchos comentaristas, con los regímenes del antiguo campo socialista, no son válidas, desde el momento que fueron regímenes impuestos por la bota soviética a raíz de la SGM y mantenidos politicamente bajo el férreo control de Moscú y el ejército ruso.

La revolución cubana fué traicionada por Fidel Castro, desde que comenzó a forjar su alianza con la Unión Soviética, frustrando las esperanzas de campesinos, obreros y hasta la pequeña burguesía y parte de la burguesía media, que se creyeron las promesas de que mediante unas medidas radicales (en un inicio) y otras de corte totalmente sovietizadas (no digo socialistas pues sería mentir), Cuba saldría rápidamente del subdesarrollo económico y que en 1962 volveríamos a tener elecciones libres.

La auténtica libertad, obtenida luego de la derogación de la Enmienda Platt (en la década de los años 30), se vió frustrada luego de que Fidel Castro proclamara, en vísperas de una agresión, preparada por el gobierno de los Estados Unidos (Bahía de Cochinos), el carácter socialista de su régimen ya consolidado.

Cuando algunos comentaristas se refieren a que el régimen de Fidel Castro puso fin a la discriminación racial en Cuba, se equivocan y resultan una miniatura de éco del régimen. La discriminación ahora no es solamente racial. No hay más que ver a los cuadros dirigentes (a todos los niveles) para darse cuenta de la humillación en que vive el pueblo de Cuba, aún sin percatarse.
Ya el régimen de Fidel Castro no cuenta con el apoyo incondicional de las primeras décadas.

La muerte del dictador totalitario no va a significar el desmantelamiento inmediato de un sistema que se ha forjado durante casi cinco décadas. Las dimensiones del sistema totalitario de Fidel Castro se parecen mucho al de la extinta Unión Soviética, pero tiene características própias y eso es lo que le ha permitido subsistir más de 15 años tras la desaparición del engendro ruso.

Mientras la poítica del gobierno de los Estados Unidos sea de prepotencia hacia el régimen (con Fidel Castro vivo o muerto), lo único que logrará será la cohesión del pueblo imbuído en un chovinismo anti-imperialista.
El embargo económico solo ha servido para el sufrimiento del pueblo cubano y nunca ha hecho mella al régimen. Todo lo contrario, lo fortalece.

Los paises latinoamericanos, que hoy se mueven hacia la izquierda, no reconocen el sistema totalitario, sino sus ventajas para los más necesitados. Ojalá y los gobernantes no se conviertan en dicatdores totalitarios de corte fidelista, porque lo único que conseguirían es hundir más la ya maltrada clase obrera y campesina.

Cuando se habla de los éxitos, del régimen fidelista, en la educación, la salud, el deporte y la medicina, no se menciona (intencionadamente), la precaria educación del pueblo cubano, se le echan las culpas de la falta total o parcial de las medicinas y el estado anti-higiénico que se observa en los hospitales, al “bloqueo imperialista”, ni se menciona la declinación de un sistema deportivo de selección y no de masividad.

Los Kirchner, los Lula, los Morales, los Chavez y los Ortega, utilizan los llamados “logros” de Fidel Castro, como propaganda política y tratan de adaptar, que no adoptar, las llamadas “soluciones de Fidel” a sus gobiernos. Dudo mucho que eso se pueda considerar como un legado de Fidel Castro. El maná nunca ha caído del cielo. Cuidado con Chavez, que el petróleo huele a maná.

Las inversiones extranjeras y la des-regulación parcial del comercio exterior, la despenalización de la posesión de divisas extranjeras y la revitalización del turismo , en Cuba, es otra más de las farsas del régimen. La diversificación de las relaciones comerciales y la firma de acuerdos con diferentes paises latinoamericanos o asiáticos no son índices para medir el crecimiento del PIB anual, pues el 11,8% alcanzado en el año 2005, es en relación al peor año de la crisis económica tras la caída de la Unión Soviética. De esa forma cualquiera crece. Da mucha tristeza escuchar decir que Cuba ya no depende de un socio preferente, como España, Estados unidos o la URSS.
¿Que significa Venezuela, para la economía del régimen?

Cuando una persona se refiere a una “organización seria”:
¿A que se refiere verdaderamente?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de llevar a cabo desapariciones en el Estrecho de la Florida?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de cometer ejecuciones mediante amañados “juicios sumarísimos”?
¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de inflingir torturas, ya sean físicas o mentales a los detenidos?
¿Acaso se puede catalogar de persona seria, a alguien que se atreve a afirmar, sin pudor, que estos crímenes no existen bajo una dicatdura totalitaria?
¿Que es lo que se está debatiendo, entonces?

Lo único que representa el régimen de Fidel Castro es la vida miserable a que tiene sometido al pueblo de Cuba.
Son muy cuestionables las cifras que aporta el régimen en relación al aumento de la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad infantil, si la comparamos con el índice de suicidios, que es (por poco márgen) la más alta del mundo.
Nadie, en el mundo está dispuesto a perder les éxitos, sean los que fueren, logrados tras muchos sacrificios. Lo que verdaderamente queremos, los cubanos opositores al régimen, es que esos éxitos sean verdaderos y no solamente propaganda política.

¿Acaso los hospitales en Cuba tienen una higiene adecuada a una institución de salud?
¿Acaso no hay falta, casi total de medicamentos de primera, segunda y tercera necesidad?

Los cubanos gozan de pleno empleo “basura” , pesimamente remunerado y eso de que cada ciudadano tiene derecho a tres comidas al día, se queda en eso, “derecho”. Un gran porciento solo llega a realizar una sola de éstas.

A Jesus Cristo se le recuerda como defensor de los más débiles y los más pobres. Al cabo de 2000 años, la humanidad, ni está unida, ni tiene identidad.

Fidel Castro, será recordado tal y como se recuerda al gran Espartaco. Como alguién que se atrevió a desafiar al Imperio y nada más. Será recordado como el tirano más cruel, surgido de la mayor de las islas de las Indias Occidentales.

Para hablar sobre los derechos humanos en Cuba no tenemos por que referirnos a los derechos humanos en los Estados Unidos, ni hacer comparaciones. Dediquémonos a ver la basura en nuestros ojos y no en ojos ajenos.

La idea de la ayuda médica a docenas de naciones, es una idea altruísta, si no fuera porque es más utilizada como propaganda política del régimen, que la ayuda real que proporciona a esas mismas naciones. Lo que no se dice es que esos 30 mil médicos cubanos, además de dejar de prestar servicios en su própio país (los hospitales cubanos estan repletos de estudiantes de medicina extranjeros), con lo cuál disminuye la calidad de la atención sanitaria de la población, cobran un salario, que si bien es muy inferior a lo que cobraría cualquier médico nacional de esos paises, es dinero que va a ingresar las arcas del régimen totalitario. Solo una décima parte del salario, que esas naciones pagan por los servicios de los médicos cubanos, llega a las manos de los médicos y sus familiares en Cuba. La ayuda no es gratuita.

La llamada “Operación Milagro” (la palabra milagro es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino, totalmente contradictoria con algo material), es sufragada, en su totalidad por el pueblo cubano. Afecta directamente al bienestar del pueblo de Cuba y es una de las formas que tiene el régimen de Fidel Castro para mantener el apoyo político de esas naciones. Por supuesto que constituye un derecho fundamental, el que una persona pueda ver a sus hijos y los paisajes de su patria.

La pregunta es :
¿Que precio tiene que pagar el pueblo de Cuba, para que esto ocurra?
Viene a ser algo así como donar los dedos de los pies para que otro recupere la visión, mientras que la cúpula dirigente continúa viviendo a sus anchas.
¡ASÌ NO!
¿Es capaz, Fidel Castro, de sacarse un ojo para ver a su enemigo ciego?

Fidel Castro no sería capaz de sacarse un ojo, pero si ha sido capaz de sacrificar a su pueblo para saciar su vanidad de combatir al imperialismo yanqui. ¿Pudiera ser ésta una definición del régimen castrista?

Es una verguenza que pseudo periodistas extranjeros, se conviertan en defensores (capaces de justificar crímenes), de una de las peores dictaduras totalitarias que recordará la historia universal. Los pseudo-intelectuales se pronuncian a favor de las tendencias izquierdistas para sobresalir, ya que por su talento les es imposible. Es fácil criticar al poderoso y más fácil aún defender a Robin Hood de los bosques de Sherwood.
¿Cuales son los requisitos para ganarse el status de pseudo-intelectual? ¿Aprender y poner en práctica la tergiversación de la verdad?

Vamos a ver:
Decir que el régimen del Apartheid surafricano comenzó a desmoronarse apartir de la derrota sufrida por el ejército (SAADF) en Cuito Cuanavale, es como restarle importancia al movimiento de liberación dirigido por Nelson Mandela.
Recomiendo que lean:
http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/algunos-comentarios-sobre-el-libro-las.html
Efectivamente, Nelson Mandela catalogó, en su justa medida, lo que significó el régimen de Fidel Castro: “... una fuente de inspiración...”

Nadie puede negar que el racismo sea abominable, como nadie puede negar que el totalitarismo lo sea, por más que ayude (en beneficio própio) a las causas más justas.

Ha ocurrido, muchas veces, que los biógrafos acaban enemorándose de sus biografiados. Es lógico. Para escribir, primero es necesario estar convencido de que lo que se escribe es cierto. El idílio puede convertir, al periodista, en el abogado del que mató a la chiva, que no tiene defensa desde el momento en que el mismo asesino se declara culpable.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/06/victoria-de-fidel-castro-en-el-consejo.html

Para las Garrapatas del Caballo


El enero victorioso fué de todos los cubanos y no solamente de Fidel Castro y algunos de sus seguidores. El triunfo de la revolución cubana (que no pertenece solamente a Fidel Castro), en verdad dignificó a miles de hombres y hasta pudiera haber sido la verdadera independencia. Con lo que no contaban nuestros compatriotas era con que Fidel Castro los involucrara en un sistema social que no tenía nada que ver con las ansias de libertad y desarrollo.

Lo bueno tiene que ser reconocido y como tal debemos reconocer que los cubanos, hoy en día, tenemos una preparación (comparativa) mejor que cualquier otro país.
¿Para que nos sirve si no podemos ser creativos?

De sobra sabemos que los cubanos no tenemos (dentro de Cuba) ni criterios ni opinión. Nuestra isla está sumergida en un régimen de ordeno mando que no nos deja, tan siquiera respirar y todo tiene que ser de acuerdo con la voluntad del “Comandante en Jefe”.

Interpretemos bien: Imperialismo es la actitud y doctrina de quienes propugnan o practican la extensión del dominio de un país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica o política. El gobierno de los E.U. es imperialista, pero el sistema no lo es por obligación.

Particularmente no me ha interesado servir a ningún amo. Creía, sinceramente que estábamos en el camino correcto, hasta que me di cuenta de la corrupción en las altas esferas del desgobierno y de como engañaban día tras día, a nuestro pueblo.

Los epítetos, adjetivos calificativos con que pretenden ofenderme por los artículos que escribo, no hacen otra cosa que demostrar la incapacidad de rebatir, con palabras, las varias verdades que plasmo en blanco y negro.

Efectivamente, no éramos satélites de la URSS, peor aún, éramos tan marionetas que no podíamos contradecir a nuestros asesores soviéticos, sin que nos lleváramos un rapapolvo de nuestros superiores.

Cuando alguien se refiera a Marx y al Che Guevara, deben dejar fuera a José Martí, que nunca fué socialista ni nada que se le pareciera.
Les aconsejo que no repitan tanto, que estan firmes, decididos y seguros en sus convicciones, porque saben perfectamente que eso solo es propaganda y que de verdad estan temblorosos, indecisos e inseguros a causa de tanta porquería política y falta de comida.

Por cierto:
Saben cuanto le cuesta, al pueblo de Cuba, la “desinteresada solidaridad?

La solidaridad no se come. Vergüenza debían darle de que Fidel Castro le quite lo poco que tiene, el pueblo de Cuba, para regalarselo a otros pueblos del mundo. Así no se construye una sociedad moderna. Eso solamente es propaganda política en forma de ejércitos de médicos y maestros hambrientos en busca de dólares para mantener a su familia en Cuba.

Siento verguenza ajena, solamente de escuchar la coletilla politiquera “Operación Milagro”. Tan comunistas y no tienen otra forma de confundir a las masas que utilizando una palabra que significa algo no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino. Vamos que devolver la visión (desde el punto de vista médico) es algo natural y no tiene que intervenir “San Fidel”, ni “San Hugo”, ni “San Ernesto”, solo que el gasto en que se incurre es tan alto que solamente se puede realizar, siendo subsidiado (escasamente) por el petróleo venezolano. El pueblo cubano sigue comiendo 15 días al mes por la libreta de abastecimiento. Los otros 15 días no se sabe bien, unos le llaman robo al Estado y otros ajuste de salario. Recuerdan la película “Memorias del Subdesarrollo”:¿Saben a donde va a parar esa gran humanidad?