miércoles, 4 de abril de 2007

Sobre Playa Giron



17 de Abril

Considerar que el gobierno de Estados Unidos planeó mal los acontecimientos y que la Agencia Central de Inteligencia simplemente ejecutó el plan, presupone una incapacidad que no es posible pensar de tal superpotencia militar y económica. No olvidemos que sólo unos pocos años antes, Estados Unidos había planeado, financiado, dirigido y llevado a cabo exitosamente, en Normandía, la mayor invasión marítima de la historia frente a los poderosos y fuertemente atrincherados ejércitos de ocupación de la Alemania Nazi en Europa.

Analizando una biografía del General Eisenhower, artífice de la invasión de Normandía, tuve conocimiento de que Ike, un poco antes de Normandía, había tenido un fracaso grandísimo en el norte de Africa, precisamente por subestimar al enemigo. Ese ha sido uno de los patrones de conducta de los militares norteamericanos, que apoyados en su superioridad técnica, llegan a condiderarse vencedores antes de tiempo y hasta dan como verdaderas sus propias deducciones.

La CIA sabía perfectamente lo que estaba ocurriendo en Cuba. Lo que le era imposible de imaginar, a la CIA y a cualquier otra agencia de intligencia, la capacidad organizativa que tuvo el régimen de Fidel Castro para reprimir a casi todos los desafectos (incluso fueron detenidas personas por el solo hecho de pronunciarse en contra del proceso totalitario).
Por otra parte. Lo que se había desplomado era el régimen corrupto de Fulgencio Batista y sus acólitos.

La sociedad cubana estaba siendo destruída paulatinamente por un régimen que se dedicaba repartir la pobreza nacional, lo que aparentemente provocaba un bienestar, que desapareció tan temprano como en 1962, consecuencia directa del aumento de la capacidad adquisitiva de la población y la incapacidad de Fidel Castro lo llevó a crear la "dichosa" libreta de abastecimiento.

Según el plan operativo-estratégico, la Brigada 2506 debía establecer una cabeza de playa, desde la cuál, un "gobierno", que nunca llegó, debía solicitar la intervención de los Estados Unidos de Norte América.


17 de Abril
El 10 de abril de 1961, el jefe militar de la Brigada 2506, José "Pepe" San Román recibe la orden de movilizar la tropa hacia Puerto Cabeza en Nicaragua, y le da instrucciones a sus oficiales.

El 13 de abril, parten de Puerto Cabeza en Nicaragua los buques mercantes que transporta a la infantería de la Brigada 2506, compuesta de unos 1,200 hombres.

Para alcanzar el propósito de establecer una cabeza de playa, el terreno ofrecía (desde el punto de vista táctico-operativo) unas condiciones excelentes, desde el momento en que para acceder al teatro de operaciones militares existían solamente tres puntos, los cuales debían ser bloqueados por las tropas paracaidistas y que en efecto lo lograron aunque no pudieron mantenerlos debido, por un lado, al empuje de las tropas de Fidel Castro y por otro lado la imposibilidad de continuar el cumplimiento de los planes por un sin-número de razones, pero muy particularmente por la indecisión del gobierno de John F. Kennedy.

Una vez referida mi opinión sobre las verdaderas posibilidades de los integrantes de la B 2506, debo decir que en lo concerniente al apoyo aéreo, otra vez primó la subestimación.
La CIA consideraba que la Fuerza Aérea de Fidel Castro no tenía capacidad combativa para contrarrestar la cantidad de bombarderos B-26, que servían como apoyo aéreo al desembarco.
La descoordinación entre el ataque, llevado a efecto contra tres aeródromos en el territorio nacional cubano, dió la posibilidad a Fidel Castro de tener la completa seguridad de que el desembarco era inminente.



Lo más asombroso es que la isla de Cuba solo tiene tres puntos geográficos por los cuales se puede realizar un desembarco de éstas caracteríasticas.
Ellos son:
1.-La costa norte, desde la provincia de Matanzas, hasta el puerto del Mariel.
2.- La costa norte de la provincia de Holguin, desde Nipe hasta Moa (más o menos).
3.- La zona donde se produjo el desmbarco de la B 2506.

El resto del archipiélago está llena de cayos y terrenos pantanosos que hacen imposible un desembarco con vistas a continuar una ofensiva ulterior, o franjas de terreno muy estrechas al pie de cadenas montañosas, como puede ser la costa sur de la Sierra Maestra o lo que hoy se llama Escambray.
De hecho, el desembarco que en un inicio se había proyectado por Trinidad, fue desechado.

La política general de Kennedy nada tenía que ver con sus sentimientos y deseos respecto a Cuba, donde Fidel Castro "había traicionado la revolución cubana" al pretender instaurar en el país un régimen comunista.

Kennedy deseaba ante todo que la intervención estadounidense se redujera al mínimo imprescindible y que permaneciera en secreto. Por este motivo, se desestimó el desembarco en Trinidad, propuesto por los jefes militares en un primer borrador del plan, por ser un lugar demasiado estrecho (desde el punto de vista geográfico-militar) para el ulterior desarrollo de las acciones combativas y las posibilidades de ser bloqueada la fuerza expedicionaria.

El 14 abril, el teniente Higinio "Nino" Díaz, quien perteneciera al Ejercito Rebelde de Castro en la Sierra Maestra, se presenta en la noche con 168 hombres abordo del buque Santa Ana, por la zona de Imías, en la provincia de Oriente, a unos 70 kilómetros de Guantánamo. La misión de este grupo era formar un frente guerrillero para distraer a las fuerzas del régimen en vista a la invasión.
El equipo que los iba recibir en tierra no se presenta, y posponen el desembarco. A la siguiente noche terminando el día 15, envían una lancha para ver si hacen contacto con el grupo de recepción, con resultados negativos. El 16 mandan otro equipo para inspeccionar el área, y al regresar, ya día 17 de madrugada, informa que hay fuerte movilización de tropas de Castro en la zona, por lo que reciben la orden de dirigirse hacia la Península de Zapata.

Bahía de Cochinos y Playa Girón
El día 16 de abril alrededor de las 6 de la tarde, el barco de la Marina de los Estados "LSD - San Marcos", acompañando a las lanchas de desembarco que estaban tripuladas por marinos americanos, se une al convoy de buques de la brigada 2506, y a unos 5 kilómetros de las costas de Bahía de Cochinos, aproximadamente a las 11 de la noche, se hace el cambio de tripulación, en que los brigadistas toman el control. Hecha esta transferencia de tripulación, el LSD se aleja rápidamente de la zona. Las lanchas de desembarco eran siete. Tres lanchas para equipo pesado y tropas (LCU'S), y cuatro para tropas (LCVP'S), mas otras pequeñas de unos 10 pies, que también se utilizaban para transportar brigadistas.Comienza el desembarco a primeras horas de la madrugada del 17 de abril de 1961. No todos los mil cuatrocientos exiliados cubanos que componen la brigada 2506 son desembarcados en la Bahía de Cochinos.

Aprovechando la ventaja táctica, de una incierta sorpresa, combaten con habilidad contra los veinte mil soldados de Castro que cercan enseguida el lugar y, por un momento, parece que podrán alcanzar la victoria. La derrota no se perfila hasta que los hombres de la 2506 se quedan sin municiones. El carguero Río Escondido, que lleva municiones para diez días de combates, ha sido hundido por la fuerza aérea de Fidel Castro.

Al llegar, el grupo de Higinio Díaz, a la zona de Playa Girón, ya la invasión era un fracaso. Otro grupo expedicionario que no pudo desembarcar en Cuba, por la prohibición del Presidente Kennedy, fue el de los 140 hombres que se entrenaban en Homestead, cerca de la ciudad de Miami.

Se pensó entonces en una alternativa que ya había sido barajada cuando se planteaba el desembarco. Había llegado la hora de la "opción guerrillera" : que los miembros de la 2506 abandonaran el ataque y se unieran a los grupos guerrilleros que se encontraban escondidos en las alturas del macizo montañoso “Trinidad-Sancti Spiritus”. De conseguirlo, el fracaso de su misión habría sido un mal menor, ya que podrían luchar desde el interior del país por la desestabilización del régimen.

Lo que nadie le había dicho a Kennedy es que la vía de escape hacia la mal llamada sierra de Escambray (el Escambray es otra cordillera, por la zona de Manicaragua, que no pertenece al macizo “Trinidad-Sancti Spiritus) es de más de 100 kilómetros en línea recta y que para conseguirlo tenían que tomar el camino del poblado de Horquita, ya en poder de la milicia de Fidel Castro, sortear los pantanos de la Ciénaga de Zapata en dirección a Yaguaramas, bordear la inmensa bahía de Cienfuegos atravesando el rio Damují y el río Guaicanamar, adentrándose en territorio poblado, donde se verían expuestos al acoso de las tropas provenientes de Santa Clara y Cienfuegos, superar la própia ciudad de Cienfuegos y el rio Caonao en dirección al poblado llamado La Sierra, que es el acceso más rápido y cercano al macizo montañoso. Totalmente imposible desde el punto de vista práctico. Al final Kennedy ordena rescatar a los posibles sobrevivientes.

El día 19 por la tarde, cuando los Brigadistas estaban concentrados en Girón bajo intenso fuego de los cañones, morteros, y de los tanques, el jefe de la Brigada se comunicó por última vez con el Consejo (los americanos a cargo de la invasión). En este comunicado San Román le dijo al telegrafista que trasmitiera que estaban peleando en la playa, y de nuevo pidió cobertura aérea, y que le enviaran suministros, a lo que el Consejo le respondió que se preparen para ser evacuados.
El jefe de la Brigada no aceptó ser evacuados, y con la misma rompió el equipo de radio, y dió la voz de "sálvese el que pueda".
Los mas de 1,000 combatientes de la Brigada que a esa hora se encontraban en un área de 1000 metros de largo (la costa), por unos 40 metros de ancho (lo demás pantanos), en su mayoría concentrados en el pequeño caserío de Girón, comenzaron a internarse en la ciénaga para escapar, o buscar lanchas para hacerlo por mar, otros van siendo tomados prisioneros.
La Brigada como unidad militar nunca se rindió.

La CIA había pronosticado que el ataque provocaría un alzamiento general, pero en realidad la mayoría de los cubanos estaba a favor de un régimen cuyos programas anti-económicos de educación, cuidados médicos gratuitos, construcción de viviendas, reforma agraria y promoción de la igualdad sexual y racial, aparentemente apuntaban a mejorar la calidad de vida de la mayoría.

La clausura de los casinos y los prostíbulos de La Habana junto a la ejecución de 500 oficiales de la dictadura de Batista formaban parte de “la limpieza moral” de la sociedad. El pueblo, deslumbrado por las promesas de una Cuba mejor fué cayendo poco a poco en la trampa chovinista anti-imperialista del totalitarismo igualitario, absurdo y ridículo.

Kennedy aceptó su responsabilidad por la mala organización de la invasión, pero aseguró a los expedicionarios derrotados que un día gobernarían Cuba...