domingo, 18 de octubre de 2009

A propósito de la Libreta de Abastecimiento y el reportaje de Mauricio Vicent



En el reportaje de Mauricio Vicent del día 17/10/2009, el periodista dice que “la Libreta de Abastecimiento, en vigor desde 1962, garantiza al mes a cada uno de los 11 millones de habitantes de la isla: 3,5 kilos de arroz, 2,5 kilos de azúcar, medio kilo de frijoles etc, etc…” Extranjero al fin y al cabo, no dice que en sus inicios, la libreta, abastecía mucho, pero muchísimo más y solo para seis millones de habitantes, con los cuales contaba “la isla” en 1959.
Sería bueno aclarar que: En la medida que el régimen neo feudalista cubano fue destruyendo la economía del país, en esa misma medida se fueron reduciendo los abastecimientos de (nunca mejor dicho) ese instrumento de tortura sicológica, llamada “Libreta de Abastecimiento”.
Que Raúl Castro haya dicho que las “gratuidades y millonarios subsidios, resultan irracionales e insostenibles y que ningún país puede gastar indefinidamente más de lo que ingresa”, no es que esté descubriendo la sopa de ajo. ¿Acaso no vienen haciendo lo mismo desde hace 50 años?
Nos han querido vender el igualitarismo como si eso fuera socialismo. ¡Esa es la única verdad!
Verdaderamente deseo que cierren la llave de todos los subsidios. De esa forma estaríamos más cerca del final, pero no creo que, mientras viva Fidel Castro, sean capaces de eliminar la dichosa libreta. No son tan valientes como para afrontar las consecuencias derivadas del sálvese quién pueda.
Dicho esto, debemos aclarar que ni el agua, ni la electricidad y mucho menos el gas se encuentran subsidiados. A tal punto que, es prácticamente imposible para el ciudadano de a pie, enfrentar esos gastos, a no ser viviendo en condiciones infrahumanas.