domingo, 29 de julio de 2007

Fidel Castro y Los Bandidos de Río Frío

Continuidad o Muerte

¿Se aprecia algún cambio en Cuba? En el último año, desde que Fidel Castro cedió sus poderes, no ha habido reformas ni cambios visibles en la isla. Lo único evidente es que el régimen totalitario ha sobrellevado sin problemas la ausencia de Fidel Castro y que su des-gobierno se mantiene en las mismas.

Las funciones de mando no están más repartidas, solo hay más de lo mismo: movimientos de cuadros políticos de aqui para allá y Raúl, como presidente interino, hace como que impulsa un esfuerzo hacia la institucionalidad, siempre con el Partido Comunista al frente, para preparar la etapa pos-Fidel.

La dirigencia histórica pasa a retiro y en el dilema esencial es, qué reformas hacer para que la Revolución sobreviva a sus fundadores, la palabra transición es tabú. No se habla de sucesión. En la Cuba de los hermanos Castro, el término elegido para nombrar lo que está ocurriendo es "continuidad".

No obstante los deseos, hay pocos indicios de que el sistema haya empezado una transición y las necesidades y expectativas de la sociedad se mantienen igual o peor.En nada se parece, el sufrimiento del pueblo cubano de hoy, al sufrimiento de ese mismo pueblo, en la década de los años 80. Tal vez se asemeje, solamente un poco, a la crisis de los años finales de la década de los años 60 y pricipios de los 70, pero en esos años un porciento muy grande de los cubanos creía y confiaba.

Solo el 30% de los 11 millones de cubanos existentes en la actualidad, nació antes de 1959. Tal vez, solo esos recuerden las promesas de los primeros años. La generación histórica desaparece. Y los descendientes, que no conocieron las promesas de Fidel Castro, viven una realidad que nada tiene que ver con los sueños de los primeros años de la década de los sesenta. Los sueños y aspiraciones, de ésta generación son muy diferentes de los que se alzaron en armas para combatir a la dictadura batistiana.

Al no existir la sociedad civil, los cubanos viven en una “bola” de contradicciones.El igualitarismo absurdo y ridículo se mantiene para el 90% de la población, mientras que la dualidad monetaria aproxima más a la élite en el poder con aquellos que reciben dólares de sus familiares en el extranjero.Los que dependen del des-gobierno y ganan su sueldo en pesos, no llegan a fin de mes; y la minoría (ese 10%) que se mueve en el área dólar disfruta de un país muy diferente.

El des-gobierno nunca ha podido garantizar a los ciudadanos un nivel de vida decoroso, y tampoco permite que la gente se busque la vida por sus medios. Esa es la verdad.

En los inicios de la década de los 90, la crisis económica obligó al des-gobierno a lanzar a la calle a 250 mil trabajadores, protegidos por una seguridad social, en pesos cubanos, cuando el cambio en la bolsa negra se encontraba a 120 pesos por un dólar. Fué cuando autorizaron el trabajo por cuenta própia, sin garantizar la materia prima para que esos trabajadores “cuentapropistas” pudieran realizar sus trabajos de forma honrosa y no se vieran el la necesidad de acudir al robo o al “ajuste de salario” para ganarse el sustento.

Fué en el año 2003, cuando Fidel Castro, dándose cuenta de que tantos miles de personas fueran indpendientes (económicamente) del desgobierno, eran un enemigo potencial, decidió ponerles término de forma paulatina.

Hoy los “cuentapropistas” no pasan de 50 mil.

La alimentación en Cuba es más que un problema. Siendo el des-gobierno, después de una mal llamada Reforma Agraria, el dueño del 70% de las tierras, mantiene más de un 25%, de éstas, sin cultivar.

El régimen siempre ha admitido que el camino para "garantizar la irreversibilidad de la Revolución" es producir y mejorar la vida de la población, pero nada ha hecho para que, las ineficientes empresas del Estado, tengan capacidad de autogestión y de estimular adecuadamente a los trabajadores.

No solamente la población ha decrecido, sino que académicos “realizan estudios” para entender por que las tallas de los alumnos de primaria, disminuyen.

El éxodo anual de cubanos, hacia los Estados Unidos es otro de los factores preocupantes.
Veinte mil cubanos anuales (legalmente) hacia los Estados Unidos, alcanzan una cifra espeluznante de 200 mil personas al cabo de una década. Son personas jóvenes, la gran mayoría con preparación educacional de noveno grado en adelante, con unos deseos inmensos de superación.
La cifra de ilegales emigrando hacia el mismo destino es igualmente alarmante.

Contrario a lo que desearía el des-gobierno, los campesinos particulares, aunque esten controlados por la Asosiación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y solamente poseen el 30% de las tierras, producen el 60% de los alimentos. Y no producen más debido al sistema oneroso de contribucion al des-gobierno, que les obliga a entregar, a precios irrisorios, casi el 70% de sus mercancías.

La polación, que antes prefería callar antes que criticar al des-gobierno, hoy en día “raja” en cada esquina, sin importarles señalarse como desafecto. Todo tiene un límite y el pueblo cubano está llegando a su capacidad de resistencia.Los medios “académicos” debaten sobre la necesidad de “repensar” el sistema fidelista. No quieren, o no les interesa reconocer que el sistema impuesto por los hermanos Castro, de socialismo no tiene más que el nombre. Saben que, introducir reformas económicas y abrir espacios de participación política, es como ir contra la voluntad del máximo líder, de no hacer “concesiones ideológicas” al enemigo.
Saben perfectamente que postergar los cambios hipotecaría el futuro del régimen y saben también que de no postergarlos sería igual.

¿Cuáles conquistas han alcanzado?

Continúan sin reconocer que hasta la educación y la sanidad son un desastre. Vamos, que si estos índices los comparamos con paises como Haití, arreglados estamos. Para avanzar debe mirarse al frente, nunca hacia atrás.

Debemos reconocer que ha sido Raul Castro el artífice de algunas reformas económicas, que en su momento fueron catalogadas como erradas por Fidel Castro.
Hoy, el “Hermano al Frente” se atreve a criticar, veladamente, las “concepciones y métodos que fueron apropiados en su momento, pero superados por la vida”.
Tal parece que Raul viene de otra Galaxia y que ha estado ausente al proceso en los últmos 40 años.
Anuncia cambos estructurales y de concepto en la agricultura.

¿Resurgirán los “bandidos de río frío”?

La palabrita “estimulación salarial” suena a falso.
Acometer cambios sin improvisar es como decir que hasta ahora todo lo que se le ha ocurrido al des-gobierno son improvisaciones. No está muy lejos de la verdad, el “compañero” Ministro.

Desgraciadamente, no es la primera vez que se admite que el problema es estructural. La JUCEPLAN fué desaperecida en su momento por considerarse a sus integrantes, según Fidel Castro, “un bando de tecnócratas”.

Superar los límites que impone el propio modelo socialista es aproximarse al sistema más próximo. China y Viet Nam estan lejos.

Apariencias aparte, este año sin Fidel Castro, ha sido de inmovilismo absoluto. Han disminuído los gastos por concepto de “tribunas abiertas” sabatinas y de concentraciones multitudinarias imprevistas que ocasionaban inversiones desmesuradas en aras de una “Batalla de Ideas” alucinante.
Se han tomado algunas medidas que pudieran ser catalogadas de lógicas e inaplazables, como son la de pagar las deudas contraídas con los campesinos privados.
La medida de flexibilizar la política aduanera para importar artículos electrodomésticos, DVD y computadoras es una medida a gran escala y no para beneficiar a unos cuántos que regresan de un viaje.

Uno de los métodos que siempre ha utilizado el régimen para detectar quienes son los que piensan diferente es la de hacer un inquérito masivo en las empresas estatales para diagnosticar los problemas principales y las medidas económicas que podrían adoptarse para "aumentar" la productividad y la eficiencia. Siempre se hace énfasis en cualquier propuesta, hasta la más audaz.
Pobres de los que pican el anzuelo.
Las propuestas se analizan y se adaptan a las necesidades del régimen, pero aquellos que realizaron propuestas contrarias a la línea trazada, nunca más tendran la osadía de expresar lo que verdaderamete sienten.

Al régimen no le es necesario que nadie le diga que la hipercentralización es lo que más constriñe la economía. Vamos, que no estamos tratando con estúpidos, sino con gente que ha sabido revertir los procesos economicamete lógicos en ilógicos. Y eso es bien difícil.
Descentralizar. De cada cuál segun su capacidad y a cada cual segun su trabajo.
Cooperativizar, revisar lo límites de la propiedad estatal...

¿Que es lo que quieren?

¿Cambio de sistema?

¿Cuál es la línea roja?

¿Hasta dónde está dispuesto o puede llegar Raúl Castro en la actual coyuntura?

¿Querrá ganar tiempo?

http://manchiviri.blogspot.pt/2008/03/totalitarismo-fidelista-el-peligro-de.html

viernes, 27 de julio de 2007

Fidel Castro y el Robo de Cerebros

El robo de cerebros: Excusa de politiqueros fracasados.


Baron Pierre de Coubertain


Las ideas del Baron Pierre de Coubertain, sobre el deporte aficionado, tienen más que ver con las diferencias sociales que con la realidad existente en los juegos olímpicos modernos.
Competir por dinero no se ajustaba a los cánones de la aristocracia europea de aquellos tiempos.
Para practicar las disciplinas deportivas, a los “bien nacidos” no les era necesario el dinero.

¿Cuál es el futuro de un atleta de alto rendimiento (bajo el régimen totalitario) que se gradúe de “Licenciado en Cultura Física?

¿Acaso un trabajo digno?

A otro perro con ese hueso.

Más que modestos, sus ingresos son tan miserables que no le alcanzan para sustentar a su familia. Su fama internacional, como figura deportiva, será muy apreciada en un presente inmediato, pero pasado el tiempo se queda en el olvido y solo sirve para la propaganda política del régimen de oprobio, mientras que su preparación profesional, se queda en un área de entrenamiento para niños de primaria.

Cuando se trata de confundir la magnesia con la gimnasia, se hacen comparaciones que no vienen al caso.

¿Que importancia tiene que unos atletas decidan, por voluntad própia, abandonar la delegación de su país?

¿Estarían al tanto, esos deportistas, de las cifras exáctas de los acuerdos migratorios entre el desgobierno y las autoridades norteamericanas?

Por supuesto que no.

Solamente insinuar que un equipo deportivo cubano se pueda desmoralizar por la ausencia de uno de sus integrantes, es reconocer, que la debilidad ideológica de todos sus componentes es capaz de ponerlos fuera de combate antes de comenzar el encuentro.

Al único que estan noqueando constantemente los billetes norteamericanos es al muy, economicamente débil, régimen totalitario de Fidel Castro. El pueblo cubano y sus deportistas, hace rato que han sido aniquilados por un sistema que en lugar de traer el bienestar prometido, lo único que ha llevado al hogar de los cubanos es miseria y más miseria, hasta el agotamiento.

Si en éste mundo hay alguien que actúa como mafia, es el régimen de Fidel Castro, mientras trata de endilgarle el nombrecito a cualquiera. Ayer eran los de Miami, hoy son los de Alemania, mañana serán, vaya usted a saber. De esa forma el mundo estará lleno de mafiosos y el régimen de opróbio será el único inmaculado.

Al pueblo de Cuba se le debe rendir tributo por haber sido capaz de soportar estoicamente a una pandilla de inmorales delincuentes que se han hecho pasar por los super-defensores de la humanidad, utilizando a su antojo y conveniencia los pocos recursos con que contaba la nación y despilfarrando la ayuda que le brindaban sus compinches de la Europa Oriental.

A Fidel Castro le molestan las deserciones, pero a estas alturas no le importan mucho. Ya pasó su cuarto de hora y le interesa un pito lo que pase después. Lo suyo es continuar la propaganda política en forma de cantos de sirena, para los que quieran prestar oídos a que su “modelo” de socialismo es lo mejor que existe para el bienestar de los pueblos oprimidos, siempre y cuando los que escuchan no hayan vivido en carne própia las condiciones de su nefasto régimen.

La dictadura totalitaria cubana cultiva la patriotería barata (el chovinismo es demasiado rimbombante), la superioridad (sobre la sociedad de consumo) de un sistema miserable, apoyándose en métodos malévolos de opresión del ser humano, en el conocimiento exácto de lo que hace cada cuál (a nivel de esquina) y destruyendo los valores éticos y morales de la sociedad civil.

Existen mil y una justificaciones para pedir refugio al huir de un régimen totalitario. No importa que sea en Brasil o cualquier outro país. Basta solamente decir todo cuanto sufren diariamente, a las persecuciones a que son sometidos, antes, durante y después de los entrenamientos y competiciones. Las condiciones en que obligan a vivir sus familiares, amigos y vecinos.

Brasil es un país libre y su régimen político no se ofende con las estupideces que a Fidel Castro le hacen tanto mal, a tal punto que se atreve a considerar útiles las declaraciones “de facto” de las autoridades cariocas.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/07/continuidad-o-muerte.HTML



 


 


 

lunes, 23 de julio de 2007

Fidel Castro y su Testamento

El Testamento de Fidel Castro y la herencia de los cubanos


Intentaremos dar unos datos aclaratorios de la Cuba que Fidel Castro pretende dejar en herencia al hermanísimo comparándolos con los datos del año 1959, así podrán ver claro los defensores de la revolución cuan urgente es una transición a una democracia en la que el bienestar del pueblo deje de ser la coartada para reprimir las libertades y los derechos humanos de todos los cubanos.
En el 59 vivían en la isla 6 millones de personas, en la actualidad son más de 12 los millones de habitantes.
Los ingresos per capita en el año 59 ascendían a 1200 pesos que equivalían a dólares, en la actualidad 1 dólar se cambia por 26 pesos, al ascender los ingresos a 2000 pesos resulta apenas 71 dólares per capita. Los ingresos han descendido en más de 1100 dólares.
En la actualidad existen 3,5 líneas telefónicas por cada 100 personas, en el año 59 existían 15, por lo que se han perdido 11,5 líneas cada 100 personas.
En el año 59 se disponía de una potencia eléctrica de 450 vatios por persona, en la actualidad solo se disponen de 75, la revolución se ha comido 375 vatios.
El consumo calórico diario por persona ascendía en el año 59 a 2800 calorías, en la actualidad asciende a 1100 calorías, el régimen revolucionario rebajó 1700 calorías por persona al día.
El consumo de carne por persona y año se elevaba en el 59 a 76 libras de carne, en la actualidad asciende a 5 libras, la disminución asciende a 71 libras de carne por persona y año.
En el año 59 se consumían 47 huevos por persona y año, en la actualidad el consumo apenas llega a 13, la tortilla revolucionaria rebajó en 34 los huevos por persona y año.
Ascendían a 12 las libras de pollo consumidas por persona y año, en la actualidad son 5 las libras que se consumen, desaparecieron 7 libras.
En el año 59 existían 38 automóviles por cada 1000 habitantes ahora solo disponemos de 10 por cada 1000.
1 guagua urbana por cada 300 personas existía en el 59, en la actualidad hay 1 por cada 25.000 habitantes.
Por cada 2.000 habitantes existía 1 guagua interurbana, en la actualidad existe 1 por cada 35.000 habitantes.
Cada 1.000 habitantes existían 66 televisores en el año 59, ahora las mismas personas se tienen que conformar con 15.
1 médico por cada 950 habitantes existía en el 59, ahora hay 1 por cada 740 habitantes, lo malo es que miles pasan su consulta en Bolivia, Venezuela y disímiles países, los cubanos son atendidos or médicos extranjeros en su própio país.
Había 1 dentista por cada 2.100 habitantes, en la actualidad hay 1 por cada 1.850 personas, lo malo es que ni disponen de anestesia, ni de materiales para prótesis.
1.800.000 cabezas de ganado pastan hoy en Cuba, en el 59 lo hacían 6.000.000
La tasa de desempleo en el año 59 era de un 2,8 %, en la actualidad es de un 35%.
El año 1957 la tasa de inflación de un 1,8% fue la más baja del hemisferio, en la actualidad dicha tasa asciende a un 28%.
En 1958 arribaron a Cuba 750.000 turistas, en la actualidad se superan los 2 millones. Potencialmente Cuba tiene capacidad para recibir 4 millones de turistas al año.
Entre 6 y 7 millones de toneladas se cifró la zafra azucarera del año 1950, el promedio de los años 2004 y 2005 fue de 1,4 millones de toneladas.
Las cifras proceden de estudios de la FAO, la ONU y de funcionarios cubanos.
Después de analizar estas cifras, si todavía queda algún individuo que defiende los logros revolucionarios, le invito a desempeñar el mismo empleo que desempeña en su país con el sueldo y la vivienda que le facilite el desgobierno cubano y luego que nos cuente cuantos días aguantó antes de salir corriendo.
Nota: Las estadísticas son frías y no aluden a las capas más necesitadas de la población, como pudieran haber sido el 25% al que alude el informe al 1er Congreso del Partido Comunista de Fidel Castro.
Esto no quiere decir que para mejorar la calidad de vida del 25% de la población, sea necesario perjudicar (hasta el extremo de la miseria) al 70% restante. El 5% se lo dejo tanto a los muy, muy ricos, como a la cúpula del poder de Fidel Castro.


http://manchiviri.blogspot.pt/2007/07/el-robo-de-cerebros-excusa-de.html

martes, 17 de julio de 2007


Reflexiones sobre el análisis del director del portal Rebelión, sobre el artículo del diario español El País “Cuba toca fondo”, escrito por el corresponsal en La Habana Mauricio Vincent y Maite Rico. 17 de julio de 2007 http://www.voltairenet.org/article150081.html


El titular de portada es «Cuba estrena lema: producción o muerte». El subtítulo es totalmente catastrofista: «Las condiciones de vida tocan fondo. Los salarios son bajos, los alimentos caros y la vivienda mala».


No tiene gracia ninguna que El País titule el artículo de semejante forma. Tal vez el señor Mauricio no quiera perder su posición de corresponsal en La Habana y en lugar de decir que el desgobierno fidelista está tocando fondo, se refiera al pueblo en su conjunto en lugar de llamar a la noticia por su nombre.

Veamos en conjunto los dos reportajes y encontramos las mentiras, las manipulaciones, las desinformaciones y las propuestas políticas para el régimen de Fidel Castro ocultas como información.

Verdades:

1.- Independientemente de lo que alguien pueda pensar sobre el sistema totalitario de Fidel Castro, lo que está tocando fondo es el régimen. El pueblo hace rato que se encuetra en la más paupérrima de las miserias. No es válido comparar las cifras de hoy con las de la década de los 90. Si algo quieren comparar hagánlo con la década de los 80, cuando la economía del régimen era subsidiada por la extinta Unión Soviética y si quieren ir más lejos, compárenla con la década de los 70 y se llevaran algunas sorpresas.

2.- La libreta de “Abastecimiento”, que no es lo mismo que “racionamiento” , no alcanza para 15 días: y una compra indecente de viandas y carnes aun con precios “regulados” es practicamente imposible para el ciudadano común. Aqui la mentira es que estos mercados “regulados” aparecen de vez en cuando en forma de ferias, en diferentes partes de la Ciudad de La Habana solamente. El resto del país ni se entera de que existen.

Estos mercados regulados en forma de ferias son asistidos por, llamemósle Ejercito Juvenil del Trabajo, que es el encargado de hacérle la contraposición al Mercado Libre, que es el de los pequeños agricultores (ANAP) otras veces llamados por el desgobierno “bandidos de río frío”, los cuales, aunque regidos por la férrea mano del desgobierno, logran llevar sus productos a la población, a sabiendas de que los precios parecerán (son) exhorbitantes.

Este es el juego del régimen para crear la confusión masiva. Mientras los que sudan la camisa y pagan impuestos onerosos tienen que vender sus productos a precios descomunales, el desgobierno (que no logra abastecer por la libreta) a la población, realiza ferias y vende a precios regulados, desestabilizando la ley de la oferta y la demanda.

3.- ¿Acaso es mentira la cantidad de dirigentes del desgobierno (a todos los niveles) que han tenido que ser removidos de sus cargos y sustituídos por oficiales de las Fuerzas Armadas, debido fundamentalmente al grado de corrupción y desvíos de recursos en beneficio personal? Basta ya de echarle las culpas al embargo norteamericano, que no deja de ser una aberración, y concentrémonos en el bloqueo interno que provoca el régimen.

¿A quién pretenden engañar al decir que en Europa hay hoteles más caros? En Europa hay de todo, como en botica y precios tan baratos como los de las habitaciones que alquilan los particulares en Cuba. La única diferencia es que los particulares europeos pagan menos impuestos que los particulares cubanos.

4.- El precio de la electricidad doméstica es de 9 centavos el kw (0`003 euros) si no se superan los 100 kw. ¿Que cosa son 100 kw? Una bombilla de 45 w, un ventilador, un refrigerador, un televisor, un equipo de radio, una lavadora, una plancha. ¿Es eso el gasto de una familia normal cubana? Hoy en día, una familia normal cubana paga entre 60 y 100 pesos (moneda nacional). Cero aire acondicionado, cero bomba de agua, cero olla arrocera, cero micro-wave etc, etc.

En España, el precio de la franja más barata de electricidad es de 0`09 céntimos el kw, treinta veces más que en Cuba y también es verdad que el salario mínimo es incomparablemente mayor que el del ciudadano común cubano. Un español que gastase cien kw mensuales de electricidad pagaría al año unos 168 euros (incluyendo consumo y cuota de enganche). Con ese dinero y ese mismo consumo pagaría en Cuba la electricidad de 504 meses, o sea cuarenta y dos años. Y no le alcanzaría la miseria para vivir el resto de sus días.

Los tramos de consumo superior a 100 kw afecta a todos los ciudadanos que aspiran a vivir decentemente en su país y se niegan a vivir en afrentas y oprobios sumidos.

5.- ¿No les parece que si el salario medio del cubano común se encuentra cercano a los 200 pesos (moneda nacional) es un poco exagerado pagar 169 por un viaje a Santiago de Cuba? El salario mínimo en Portugal ronda los 380 euros y un pasaje entre Faro (capital provincial) y Oporto cuesta 40 euros.

6.- A Varadero los cubanos sí pueden entrar. No pueden hospedarse en los hoteles (teniendo dinero bueno), ni aun cuando sean invitados por sus parientes cercanos de visita en Cuba y mucho menos sin son invitados por amigos extranjeros. A donde no pueden entrar los cubanos son a los cayos llenos de hoteles recién estrenados y administrados por cadenas españolas, cuyas propiedades comparten al tanto por ciento con el desgobierno de Fidel Castro. Señor Serrano, no sea mentiroso. Yo soy cubano y en más de una ocasión intenté pasar y me quedé con las ganas. Solo hay extranjeros y los sirvientes. Esos si son cubanos.

Sobre lo que usted llama, mal intencionadamente manipulaciones:

1.- Da igual que la fotografía sea de 1999, en el 2007 esos mismos cubanos continúan intentando (muchas veces con éxito suficiente para llegar a Miami) arreglar el automóvil. ¿Le enseño las fotos?

2.- ¿Alguién se acuerda de las polaquitas del 64? En esos años el transporte casi desaparece (no había “período especial”) hasta que en 1965 aparecieron las Leyland. Que por cierto, al embajador del régimen de Fidel Castro en Inglaterra, llamado Luis Ricardo, luego de desertar lo acusaron de robarse parte del dinero de la compra de las famosas guaguas, cuando el régimen de Fidel Castro se negó (como siempre hace) a pagar las piezas de repuesto.

La solución para la falta de transporte es hacer auto-stop y esperar por la buena, del buen Dios, “que tanto ha protegido” (ver las reflexiones del Comandante) a Fidel Castro, para llegar a tu destino.

3.- Ya esto es de risa señor Serrano, por favor, sea serio. ¿Que poder adquisitivo del cubano ni que ocho cuartos?

4.- Luchar contra la corrupción es una cosa y que los corruptos pretendan combatirse a sí mismo es otra. El pueblo no es el corrupto. No tiene forma de corromperse. En todo caso es el que sufre las consecuencias de funcionaros gubernamentales corruptos hasta la médula.

Vamos a ver:

En cuaquier gobierno democrático, cuando los funcionarios son detectados en actividades ilícitas de corrupción administrativa, se les lleva a los tribunales. Esto tal vez tenga efectos negativos, en dependencia del funcionario en cuestión, para las próximas elecciones.

En los gobiernos totalitaros, los primeros corruptos son la cúpula dirigente, que pone y dispone, sin rendir cuentas a nadie, de los recursos de la nación. Son eternos e “inmaculados”.

Sobre lo que usted llama desinformaciones:

1.- Mentira mil veces señor Serrano. La sanidad es un desastre de mugre e insalubridad y carencia de medicinas. La educación es tan deficiente como la falta de maestros con preparación después de más de 45 años de régimen totalitario. El teléfono no está subvencionado, la electricidad, además de ser deficiente el servicio, solo está subsidiada para los 100 primero kw, el resto tiene que pagarse a precio de CUC. La comida, en los centros de trabajo también se paga y no es barata. Son, en algunos casos 60 pesos al mes. El transporte es carísimo.

2.- Yo pertenecí a la conocida Agencia de Contratación a Representaciones Extranjeras (ACOREC) y salí de Cuba hace tan solo 4 años.

Puedo decir lo siguiente:

La empresa extranjera, pagaba por mis servicios 850 dólares USA y a mi me eran entregados 350 pesos moneda nacional. Claro, por tras-mano recibía 350 dólares. Y le puedo asegurar, porque lo ví y escuché (me refiero a Fidel Castro) en una recepción que él sabía que nosotros (los contratados mediante ACOREC) recibíamos dinero por tras-mano, pero que eso no importaba siempre que nos mantuviéramos fieles al régimen (la palabra que utilizó fué revolución).

Sobre las propuestas políticas:

No es menos cierto que los grandes medio de difusión cometan exageraciones y en ocasiones los periodistas no sean capaces de captar en toda su magnitud la verdadera tragedia que ocasiona una catástrofe, sobretodo cuando éstas ocurren en paises dominados por regímenes totalitarios en los cuales nada es como aparenta o debía ser, sino todo lo contrario. Es muy difícil entender el hambre (de todo tipo) cuando no se ha vivído ésta, físicamente.

No sé si serán más o serán menos las voces que claman por un cambio económico en Cuba, que cambie la calidad de vida miserable del cubano de a pie. Lo que sí se es que de no ocurrir cambios estructurales el pueblo cubano cada día será más miserable.

Descentralizar la economía del país va a ser del todo imposible sin cambios estructurales, desde el mismo meollo del desgobierno. El desgobierno continuará fomentando la inversión extranjera, pero de libre empresa no quiere oír hablar. Si algo sabe el desgobierno es que el cuentapropismo es igual a cero dependencia económica del Estado y proclive de “desviarse ideológicamente”. Liberar las fuerzas productivas es igual al desaparecimiento del régimen totalitario.

El nuevo modelo de socialismo no es viable para Cuba. Mi país necesita una transición hacia la democracia, tal vez, proveniente de las entrañas del monstruo totalitario. De lo contrario tendremos más de lo mismo.

Deje las ironías y los sarcasmos, que estamos refiriéndonos a un pueblo que sufre. No se haga el tonto, que usted sabe muy bien de lo que se está escribiendo. No se vaya por las ramas y dedíquese a la raiz. No trate de utilizar ejemplos comparativos de lo mal hecho en otras partes del mundo, que es como mirar la paja en el ojo ajeno. Mire al espejo de la nación cubana y encontrará lo que busca.

Mientras el diario El Pais continúe diciéndo que Cuba toca fondo y no el desgobierno de Fidel Castro, de esa misma forma el régimen continuará mintiendo, tergiversando y desinformando a la opinión pública internacional con el cuento del “paraiso de la humanidad”.

martes, 10 de julio de 2007

Fidel Castro e Internet


En la Cuba de Fidel Castro no existe el acceso directo y privado al sistema Internet.
Solo si tienes algún vínculo con el desgobierno, podrás acceder a una cuenta restringida.

Algún vínculo puede ser: Estudiante universitario, científico, o funcionario público.
Debemos recordar que en la Cuba de Fidel Castro no existe la propiedad privada y es por eso que todos los trabajadores son dependientes del desgobierno. Osea, son asalariados del Comandante en Jefe y aquellos a los que se le ha otorgado la posibilidad de trabajar por cuenta própia constituyen un ínfimo porciento.

No obstante, hay quienes acceden a cuentas de correo electrónico solamente y de forma ilegal.
Otros, los más osados acceden a la Internet (igualmente de forma ilegal), pero con serias restricciones de páginas que contengan material sensible al régimen.

Como no se encuentra regulada, ésta situación, por vías legales, para el desgobierno es casi imposible controlarla y lo más que puede suceder, si te detectan, es que pierdas tu PC y tengas que pagar una multa por actividades ilícitas, donde jamás mencionaran el tipo de actividad que estabas realizando.
Ahora bien, aquel que te había facilitado la conexión a Internet, que debe ser alguien con acceso dierecto a un servidor, perderá su puesto de trabajo.

Es por eso que aquellos que logran una cuenta Internet, en la Cuba de Fidel Castro, tratan de no participar en foros, ni realizar comentarios que les puedan traer las consecuencias antes mencionadas.
Los que, desde la Cuba de Fidel Castro intervienen en foros de Internet y dan opiniones a favor o en contra del des-gobierno, pueden ser estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) o agentes de la inteligencia que se dedican a estos menesteres, desde Cuba y desde las embajadas diplomáticas fuera del país.

No se debe descartar algún disidente se atreva a hacerlo, pero si la cifra de cubanos de la isla de Fidel Castro, con acceso a Internet, es muy baja, la cifra de disidentes que utilicen esa vía resulta ser despreciable.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/07/ms-reflexiones.html

miércoles, 4 de julio de 2007

¿Cual seria la posición de Jose Marti sobre el Comunismo?



                                  Honor a quién honor merece.


José Martí, fue un español, declarado cubano (Cuba no era independiente cuando murió en Dos Ríos), hijo de un valenciano y una canaria.

Este artículo se refiere a una cita que hace Martí, de un trabajo del filósofo inglés Herbert Spencer, titulado "La Futura esclavitud". 

Al final del artículo Martí acota:

"Yerra, pero consuela, que el que consuela nunca yerra".

José Martí era demócrata, era republicano y sobre todo americano (de la América toda). Martí, luego de vivir, estudiar y trabajar por muchos años en Europa y el continente americano, consideraba obsoletas las formas de gobiernos europeos y aspiraba a una verdadera democracia para Cuba.
Martí observaba, con preocupación, las políticas geófagas del vecino del norte y las denunciaba.

A la hora de la muerte de Karl Marx, Martí dijo algo así como:
 
"Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor.
Pero no hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño.
Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros".

"Karl Marx estudió los modos de asentar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos.
Pero anduvo de prisa, y un tanto en la sombra, sin ver que no nacen viables, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido gestión natural y laboriosa".

"Y entre salvas de aplausos tonantes, y frenéticos hurras, pónese en pie, en unánime movimiento, la ardiente asamblea, en tanto que leen desde la plataforma en alemán y en inglés dos hombres de frente ancha y mirada de hoja de Toledo, las resoluciones con que la junta magna acaba, en que Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas; resuenan coros, pero se nota que no son los de la paz".

Martí consideraba que la teoría filosófica de Karl Marx era anti-natural y por tanto (deduzco yo) condenada al fracaso.
 

martes, 3 de julio de 2007

Fidel Castro y García Márquez

Este es el Fidel Castro que no quiere reconocer Gabriel García Márquez.



Su desprecio por la palabra. Su poder de incitación a la violencia. Capaz de causar problemas en cualquier parte. Los ímpetus de la torpeza eran propios de su estilo. Los libros no reflejaban muy bien la estrechez de sus gustos. Dejó de fumar porque le estaba haciendo daño. Se mantenía en excelentes condiciones físicas con varias horas de gimnasia diaria y de natación frecuente, que para eso le sobraba el tiempo. Exasperación invencible. Desorden férreo. La fuerza de la enajenación mental lo arrastró siempre a los desastres económicos. Nunca ha trabajado y ha descansado en demasía en Cayo Largo del Sur.

Conversando fatiga aun a los interlocutores, abruma. Escribe regular y lo hace cuando no le queda otra alternativa. El mayor estímulo de su vida es la insensibilidad de aquellos de quienes se rodea. La escenificación parece haber sido su medio ecológico perfecto. Empieza siempre con voz casi inaudible porque nunca tuvo mucha, con un rumbo incierto (aparentemente), pero se aprovecha de cualquier oportunidad para ir ganando terreno, palmo a palmo, hasta que le da una especie de delirium tremens y se impone a la audiencia. Es la negación: el estado de ordeno y mando insufrible e intranquilizante, que sólo conocen aquellos que han tenido la desgracia de vivirlo.

Ha utilizado a José Martí a su antojo y conveniencia y ha tenido la desfachatez de intentar incorporar su ideario (el de Martí) a un intento de socialismo tropical.

La esencia de su egolatría podría estar en la certidumbre de que hacer trabajo de masas se traduce fundamentalmente en oprimir al pueblo en aras de su afán de protagonismo.

Tiene una palabra para cada objeto de su satisfacción personal y un modo distinto para tratar de convencer a sus contados interlocutores. Cree situarse al nivel de cada uno, debido a disponer de una información que le permite moverse con facilidad en cualquier medio. Una cosa se sabe con seguridad: esté donde esté, como esté y con quien esté, Fidel Castro está allí para mandar.

Su actitud ante los reveses, aun en los actos mínimos de la vida cotidiana, parece obedecer a la ira de un sicópata: ni siquiera lo admite, y no tiene un minuto de sosiego mientras no logra invertir los términos y convertir el revés en victoria, aunque sea pírrica. Nadie puede ser más obsesivo que él cuando se ha propuesto llegar al fondo de cualquier cosa. No hay un invento colosal o milimétrico, en el que no se empeñe con una pasión enfermiza, aun a sabiendas de que al final será uno más de sus fracasos. Esas son las ocasiones en que ha aparentado mejor talante y mejor humor. Alguien que cree conocerlo bien le dijo: Las cosas deben andar muy mal, porque usted está rozagante.

La obsesión compulsiva es uno de sus modos de trabajar. Ej.: El tema de la deuda externa de América Latina, había aparecido por primera vez en sus conversaciones desde hacía unos dos años, y había ido evolucionando, ramificándose, profundizándose. Lo primero que dijo, era que la deuda era incobrable e impagable. Después aparecieron los hallazgos escalonados: Las repercusiones de la deuda en la economía de los países, su impacto político y social, su dudosa influencia en las relaciones internacionales, su aun más dudosa importancia, más providencial que otra cosa, para una política unitaria de América Latina...

Su más rara virtud de político es esa facultad de conspirador nato para darle la vuelta a la evolución de un hecho hasta sus últimas consecuencias, pero esa facultad no la ejerce por iluminación, sino como resultado de un aparato represivo arduo y tenaz. Su auxiliar supremo es la memoria y la usa hasta el abuso en discursos o charlas privadas con retórica abrumadora y operaciones aritméticas previamente calculadas .

Requiere el auxilio de una información incesante, bien masticada y digerida. Su tarea de acumulación informativa principia desde que despierta. Desayuna opíparamente, mientras lee con fruición no menos de 200 páginas de noticias del mundo entero. Durante el día le hacen llegar informaciones urgentes donde esté, calcula que cada día tiene que leer unos 50 documentos y a eso hay que agregar los informes de los servicios oficiales y de sus visitantes y todo cuanto le pueda interesar.

Las respuestas tienen que ser exactas, pues no permite la mínima contradicción de una frase casual. Otra fuente de vital información son los libros. Es un lector voraz. Le dedica todo el tiempo que considere necesario aunque deje de cumplir con otras “obligaciones”. Muchas veces se ha llevado un libro en la madrugada y a la mañana siguiente, después de dormir hasta las tantas, lo comenta. Lee el inglés pero se resiste a hablarlo. Prefiere leer en castellano y a cualquier hora está dispuesto a leer un papel con letra que le caiga en las manos. Es lector habitual de temas económicos e históricos. Es un buen lector de literatura y la sigue con atención.

Tiene la manía de los interrogatorios rápidos. Preguntas sucesivas, muchas veces en forma de sorna que él hace en ráfagas instantáneas hasta ridiculizar al cuestionado. Cuando un visitante de América Latina le dio un dato apresurado sobre el consumo de arroz de sus compatriotas, él hizo sus cálculos mentales y dijo: Qué raro, que cada uno se come cuatro libras de arroz al día. Su táctica maestra es preguntar sobre cosas que sabe, para confirmar sus datos. Y en algunos casos para medir el calibre de su interlocutor, y demostrarle, en consecuencia, su insignificancia.

No pierde ocasión de lucirse. Durante la guerra de Angola describió una batalla con tal minuciosidad en una recepción oficial, que costó trabajo convencer a un diplomático europeo de que Fidel Castro no había participado en ella y a muchos otros de como era posible que desatendiese los problemas cruciales de su país para dedicarse a jugar a la guerra.

El relato que hizo de la captura y asesinato del Che, el que hizo del asalto de la Moneda y de la muerte de Salvador Allende o el que hizo de los estragos del ciclón Flora, eran grandes reportajes hablados que a muchos nos pareció como que trataba de justificar los tantísimos errores cometidos.

Trata por todos los medios posibles de que su visión de América Latina en el porvenir, parezca la misma de los próceres de la independencia ibero-americana, una utopía, capaz de mover el destino del mundo.

En una entrevista de varias horas, se detiene en cada tema, habla y habla sin cesar sin descuidar la precisión, consciente de que una sola pregunta mal contestada, puede causar estragos irreparables. Jamás ha contestado ninguna pregunta provocadora aunque al final de su vida haya perdido la paciencia en más de una ocasión.

Hace caso omiso a los que tratan de escamotearle la verdad: Él la sabe. A un funcionario que lo hizo le dijo: Se, que por debajo de la mesa están recibiendo dólares de las empresas extranjeras para las cuales trabajan, pero lo verdaderamente importante es no dejar de ser “revolucionarios”. Las más graves, sin embargo, son las verdades que él mismo oculta para encubrir las deficiencias de su régimen, pues al lado de los enormes desaciertos de su llamada revolución, los errores políticos, científicos, deportivos y culturales hay una incompetencia burocrática colosal que afecta a casi todos los órdenes de la vida diaria, y en especial a la felicidad doméstica.

Cuando habla con la gente de la calle, recobra expresividad en la representación cruda de los afectos reales. Lo llaman: Fidel. Lo rodean aun a sabiendas de que corren serios riesgos, lo tutean, no lo discuten, no lo contradicen, no le reclaman. Es entonces que se descubre lo hipócrita que resulta ser.

Este es el Fidel Castro que no quiere reconocer Gabriel García Márquez: Un hombre de costumbres despilfarradoras e ilusiones personalistas, con una educación formal, de palabras cuidadosamente elaboradas y modales cuasi femeninos e incapaz de concebir ninguna idea que no sea descomunalmente esquizofrénica.

Sueña con que sus científicos encuentren la medicina final contra el cáncer y ha pretendido crear una política exterior de potencia mundial.

Utiliza, como nadie, lo que él considera el logro mayor de su sistema totalitario, el lavado de cerebro que llama con insidia “la formación de conciencia” y utiliza los estímulos morales, pues no le es posible utilizar los materiales (carece de ellos), para su empeño de cambiar el mundo y empujar la historia.

Al verlo muy abrumado, alguien le preguntó que era lo que más le gustaría hacer en éste mundo y le contestó:
“Una guerra mucho más larga y grande: Más grande que la que he echado contra los yanquis. Me doy cuenta que ese ha sido mi destino''.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/07/la-internet-de-fidel-castro.html