miércoles, 20 de junio de 2007

Victoria de Fidel Castro en el Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos, al concluir su quinto periodo de sesiones, en Ginebra, decidió descontinuar el mandato de la denominada Representante Personal de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos para Cuba, con lo que puso fin a la lucha de las Naciones Unidas sobre el tema de los derechos humanos bajo el régimen totalitarista de Fidel Castro.

Esta decisión del órgano que reemplazara a la Comisión de Derechos Humanos, constituye una victoria en la lucha de Fidel Castro por hacer valer la injusticia y continuar el ejercicio del totalitarismo, precisamente, como pretexto para mantener y exacerbar su genocida política de apartheid interno.

Con esta decisión, el Consejo de Derechos Humanos reconoce el carácter justo, selectivo y discriminatorio de las acciones que durante décadas ha perpetrado, Fidel Castro contra nuestro país.

El respaldo de los integrantes del Movimiento de Países No Alineados y de otros países del Tercer Mundo (muchos de ellos bajo regímenes dictatoriales) ha sido esencial para lograr este resultado. Hasta a los países de la Unión Europea, campeones de los derechos humanos, en su acciones contra el régimen de Fidel Castro, en el marco de la antigua CDH, aceptaron la descontinuación del mandato contra el régimen, como única vía de darle credibilidad al Consejo cuyo primer año de vida se cumple ahora.

Este resultado constituye un acto de injusticia hacia el aguerrido y generoso pueblo cubano, que se ve sumido en la miseria y sometidos a un régimen de apartheid y hoy se debate ante un futuro incierto, al ver como continuaran pisoteando sus derechos a la libre determinación.

Es un acto de injusticia con el pueblo que hoy obliga a pagar sus estudios en las universidades a todos los estudiantes cubanos con un sistema de servicio social absurdo y ridículo, mientras más de 30 000 jóvenes de 118 países cursan estudios pagados por el pueblo de Cuba y casi 700 mil personas (de 31 paises) se atienden de forma “gratuita”, también pagado por el pueblo de Cuba, en lo que cosnstituye una propaganda política de un dictador totalitario que en las postrimerías de su vida solo se le ocurre escribir sobre los problemas mundiales sin ocuparse de las vicisitudes que atraviesa lo que debería ser su pueblo.

Constituye un reconocimiento al desprestigio y la indolencia de Fidel Castro y no a lo que han querido llamar, sus acólitos, como revolución, cuya innegable obra ha sido la destrucción de todos los derechos humanos, y en la creación de una sociedad cada vez más injusta, más desigual y más inhumana.

Es un inmerecido reconocimiento a Fidel Castro y a todos los que, como él, actúan en el Mundo, a su desfachatez y su injerencia “internacionalista” en Asia, Africa y America Latina.

El resultado del proceso de construcción institucional del Consejo, recién concluido, es desfavorable a los países del Tercer Mundo, organizados y aglutinados por el Movimiento de Países No Alineados. El Movimiento desempeñó un activo papel y logró que la Agenda del Consejo incluyera algunos asuntos de particular importancia para los dictadores del Sur.

Ahora, queda por ver si los países industrializados, están dispuestos realmente a trabajar sobre la base de los principios de universalidad, imparcialidad y objetividad.

Fidel Castro, que en su calidad de Presidente del Movimiento de Países No Alineados ha desempeñado un importante papel en este proceso, continuará batallando en defensa, del totalitarismo satlinista, de nuestro vasallaje al régimen y de los intereses de la cúpula dirigente de los paises del Tercer Mundo.

http://manchiviri.blogspot.pt/2007/06/fidel-castro-considera-insuficiente-la.html