jueves, junio 14, 2007

Para las Garrapatas del Caballo


El enero victorioso fué de todos los cubanos y no solamente de Fidel Castro y algunos de sus seguidores. El triunfo de la revolución cubana (que no pertenece solamente a Fidel Castro), en verdad dignificó a miles de hombres y hasta pudiera haber sido la verdadera independencia. Con lo que no contaban nuestros compatriotas era con que Fidel Castro los involucrara en un sistema social que no tenía nada que ver con las ansias de libertad y desarrollo.

Lo bueno tiene que ser reconocido y como tal debemos reconocer que los cubanos, hoy en día, tenemos una preparación (comparativa) mejor que cualquier otro país.
¿Para que nos sirve si no podemos ser creativos?

De sobra sabemos que los cubanos no tenemos (dentro de Cuba) ni criterios ni opinión. Nuestra isla está sumergida en un régimen de ordeno mando que no nos deja, tan siquiera respirar y todo tiene que ser de acuerdo con la voluntad del “Comandante en Jefe”.

Interpretemos bien: Imperialismo es la actitud y doctrina de quienes propugnan o practican la extensión del dominio de un país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica o política. El gobierno de los E.U. es imperialista, pero el sistema no lo es por obligación.

Particularmente no me ha interesado servir a ningún amo. Creía, sinceramente que estábamos en el camino correcto, hasta que me di cuenta de la corrupción en las altas esferas del desgobierno y de como engañaban día tras día, a nuestro pueblo.

Los epítetos, adjetivos calificativos con que pretenden ofenderme por los artículos que escribo, no hacen otra cosa que demostrar la incapacidad de rebatir, con palabras, las varias verdades que plasmo en blanco y negro.

Efectivamente, no éramos satélites de la URSS, peor aún, éramos tan marionetas que no podíamos contradecir a nuestros asesores soviéticos, sin que nos lleváramos un rapapolvo de nuestros superiores.

Cuando alguien se refiera a Marx y al Che Guevara, deben dejar fuera a José Martí, que nunca fué socialista ni nada que se le pareciera.
Les aconsejo que no repitan tanto, que estan firmes, decididos y seguros en sus convicciones, porque saben perfectamente que eso solo es propaganda y que de verdad estan temblorosos, indecisos e inseguros a causa de tanta porquería política y falta de comida.

Por cierto:
Saben cuanto le cuesta, al pueblo de Cuba, la “desinteresada solidaridad?

La solidaridad no se come. Vergüenza debían darle de que Fidel Castro le quite lo poco que tiene, el pueblo de Cuba, para regalarselo a otros pueblos del mundo. Así no se construye una sociedad moderna. Eso solamente es propaganda política en forma de ejércitos de médicos y maestros hambrientos en busca de dólares para mantener a su familia en Cuba.

Siento verguenza ajena, solamente de escuchar la coletilla politiquera “Operación Milagro”. Tan comunistas y no tienen otra forma de confundir a las masas que utilizando una palabra que significa algo no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino. Vamos que devolver la visión (desde el punto de vista médico) es algo natural y no tiene que intervenir “San Fidel”, ni “San Hugo”, ni “San Ernesto”, solo que el gasto en que se incurre es tan alto que solamente se puede realizar, siendo subsidiado (escasamente) por el petróleo venezolano. El pueblo cubano sigue comiendo 15 días al mes por la libreta de abastecimiento. Los otros 15 días no se sabe bien, unos le llaman robo al Estado y otros ajuste de salario. Recuerdan la película “Memorias del Subdesarrollo”:¿Saben a donde va a parar esa gran humanidad?