viernes, 27 de abril de 2007

¿Por que los contrarrevolucionarios cubanos no han podido sacar del poder a Fidel Castro?


Empecemos por decir que la participación de los Estados Unidos en Playa Girón (Bahía de Cochinos) fué la de autorizar a la CIA (gobierno de Eisenhower) a preparar una fuerza expedicionaria compuesta por cubanos desafectos al régimen de Fidel Castro.
Los Estados Unidos solo aplicaron el embargo (bloqueo) el 7 de febrero de 1962, casi un año después de los acontecimientos de Girón y solo se convirtió en ley en 1992, luego del desmerengamiento de la Unión Soviética. El “bloquebargo” sufrió una ampliación en 1999, durante la administración Clinton, prohibiendo a las filiales extranjeras, de compañías estadounidenses, comerciar con Cuba por valores superiores a 700 millones de dólares anuales.

Continuemos por decir que la lucha de Fidel Castro núnca ha sido por mejorar las condiciones de vida del pueblo cubano.
En su megalomanía de Napoleon del Caribe, se trazó la meta
de luchar contra los Estados Unidos y poco le importó arrastrar, en su locura, a todo el pueblo de Cuba basándose en un chovinismo (patriotería) anti-yanqui.

Debemos decir, con toda honestidad, que los norteamericanos de los Estados Unidos (norteamericanos también son los mexicanos y los canadienses) núnca han sido muy buenos para con sus vecinos y eso les ha causado muchos problemas a nivel regional.

También es cierto que el problema de las democracias latinoamericanas no son los Estados Unidos, sino las propias oligarquías nacionales que no han sabido paliar la situación de miseria en que tienen sumidos a sus pueblos

La fuerza que ha evitado que Fidel Castro no haya abandonado el poder, efectivamente, tiene mucho que ver con el Partido Fidelista de Cuba. En Cuba no hay ni comunismo ni socialismo. Solo existe una dictadura totalitaria, represora de los más puros ideales del pueblo cubano y de muchos de los militantes del citado “partido”.
Verguenza debía de darle al decrépito ancianito, en el estado de miseria que deja al pueblo al cuál tanto prometió.
Nada de ánimos. Es comida, es dignidad, es libertad, lo que necesita el pueblo de Cuba.

Decir que el pueblo de Cuba es dócil por haber sido el último de los paises americanos en liberarse de España, es como decir que las guerras de independencia de las colonias suramericanas fueron totalmente oportunistas al encontrarse la corona española acéfala.

Señores, el pueblo cubano perdió casi un 25% de su población en aquella guerra fraticída y experimentó, por primera vez en la historia de la humanidad, algo que años más tarde se conocerían como campos de concentración.
Sin embargo, en España, los cubanos no son tratados de “sudacas”. Somos (negritos incluídos) más parecidos a los españoles que a los argentinos o, a los peruanos.

Fidel Castro ha sido realmente cruel con la tierra que le dió su ciudadanía. De no ser cubano por nacimiento, sería gallego y los españoles estarían enfrentados a los terroristas del “Movimento Gallego de Liberación”. ¡Esto ni de coña!

Actualmente existen tres tipos de opositores a Fidel Castro:
1.- Los fracasados batistianos y sus acólitos generacionales, que no supieron defender como hombres aquello que les era arrebatado por la fuerza.
2.- Los emigrados económicos, a los que les importa un pito “como se pone Héctor”.
3.- Los disidentes, que son los que estan denunciando desde las entrañas del monstruo (y fuera de ellas), toda la corrupción, el robo, las inmoralidades y las mentiras del régimen.

Por disidentes no me estoy refiriendo a algunos cretinos que se dejan manipular por el régimen o por la oficina de intereses de los Estados Unidos en La Habana.

Si el régimen totalitario convocara a un plebiscito, donde el pueblo pudiera votar libremente y no como en las elecciones amañadas que provoca el desgobierno cubano, cuando se le ocurre (violando su propia constitución), veríamos que no llegaría a obtener un 25% de apoyo de la población.