viernes, 10 de marzo de 2017

La Metedura de Pata del Hermanísimo

La Metedura de Pata del Hermanísimo


Su falta de carisma es determinante. Todo lo quiere conseguir a golpes y empujones. No quiere dialogar, sino imponer los testículos que no tiene.

En algún momento creí que, sus “colaboradores” más cercanos, comprenderían que en el sistema internacional no se puede convivir sin negociar; al menos, convivir sin enfrentarse con amigos y enemigos. Pero todavía el miedo se impone.

Luis Almagro, junto al ex-presidente mexicano Luis Felipe Calderón y la senadora chilena Mariana Alwyn, intentaron visitar La Habana para asistir a la entrega de un premio. La oficina de asuntos exteriores, adjunta a la oficina del Interior del régimen, no les permitió entrar.

¿Qué pretenden conseguir buscándose más problemas, a sabiendas de que Almagro es una pieza que, con cautela, pueden utilizar? Al menos le rinde pleitesía al argentino, asesino de cubanos, llamado Ernesto Guevara.

Después de medio siglo, Raúl Castro pretende ser tomado en serio en los círculos internacionales. «Tarde llegaste Marqués al volver arrepentido, que se te ha muerto tu hermano y no vale el apellido». ¿Cuántos aliados tienes? Muy pocos en Asia, África y América Latina. Los de Europa bailan al compás del Tío Sam.

La situación del régimen totalitario se desenvuelve entre la comedia y la tragedia. La antigua URSS (hoy Federación Rusa) es tan capitalista como cualquier país desarrollado. Lo mismo sucede con China. La prostituta venezolana no puede seguir manteniendo los chulos caribeños. El indio loco boliviano y el demente narcisista ecuatoriano, solo lo utilizan como moneda de cambio. Ninguno le pude tender la mano.

Para sobrevivir, Raúl Castro va renunciando a los llamados “principios” para acercarse lentamente a sus enemigos íntimos, los Estados Unidos.
Falta poco para que Trump le haga saber las nuevas medidas contra el régimen castrista.

Aunque no lo reconozca, le tiene pánico al “imperialismo” yanqui. Es por eso que insistentemente exhorta al pueblo a utilizar epítetos denigrantes en contra de la administración norteamericana, mientras simulaba negociar con el negrito del batey .

El socialismo del siglo XXI es una farsa que no interesa a Rusia y mucho menos a China. A ese tipo de régimen se le pasaron los frijoles. Si en el Siglo XX la dictadura del proletariado en países tercermundistas era una necesidad de la “Guerra Fría”, en el Siglo XXI son una carga que no les interesa.

¿Les gustaría convertirse en un país de multimillonarios, como los chinos? Si que les gustaría. La diferencia China, además de ser un país lleno de recursos naturales es, que los chinos comenzaron a construir lo que tienen hoy, desde los años 80. Ya es tarde.

No dejar entrar a Almagro fue una torpeza.  Los países del “ALBA”, están en declive. Ya no tienen petróleo barato venezolano.
Lo de la "revolución proletária" ya es historia. Lo que les queda es represión. ¿No quieren darse cuenta de que aparte de la dictadura, el resto es mentira?

Con lo maquiavélico que era, Fidel Castro hubiera jugado a pasarle la mano a Almagro, mientras por el otro montaba algún showcito contra la administración Trump. Hubiera logrado un éxito rotundo. Medio mundo no puede ver, ni en pintura, al nuevo presidente de los Estados Unidos.

Pero perdieron la oportunidad que Almagro les sirvió en bandeja de plata y han perdido credibilidad a nivel internacional.

No contento, con su fracaso, permite que mueran presos de conciencia en sus nauseabundas cárceles.
Wikio – Top Blogs

 

































No hay comentarios: