viernes, 11 de noviembre de 2016

¿Qué va a pasar en Siria ahora que Donald Trump es presidente?

¿Qué va a pasar en Siria ahora que Donald Trump es presidente?



Donald Trump ha ganado las elecciones, despertando mucho interés en casi todo el mundo. Todos queremos saber que va a pasar a continuación. Este es mi punto de vista.

De haber ganado la Sra. Clinton, supuestamente vendría un “cierto” continuismo, pero comencemos analizando la situación de Siria.

Hasta el momento, la política del Sr. Obama ha sido débil, limitándose a enviar armas y asesores. Esto le ha proporcionado la posibilidad al Sr. Putin de inmiscuirse, dándole la posibilidad de sobrevivir a una dictadura.

La situación actual

Aparentemente, los E.U. se encuentran coaligados, con no se sabe cuantos países supuestamente liderados por Arabia Saudí (1). La política exterior (de E.U.) rechaza tanto a los terroristas como a Assad.

(1) No se puede pasar por alto que Arabia Saudí ha sido acusada, en varias ocasiones, de apoyar a los terroristas del Daesh

Su opinión sobre Siria

El argumento de que exista un “absoluto” desconocimiento sobre la forma que pretende actuar Trump, en el caso de Siria, no significa que alguien pueda actuar de diferente forma para peor. Los conocimientos de la Sra. Clinton no desaparecen por arte de magia y mucho menos que ella se niegue a compartirlos con el nuevo presidente.

El término asertividad no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Sí, en cambio, aparece el adjetivo asertivo como sinónimo de afirmativo. El concepto de asertividad (como lo plantea el Sr. Taeño), de todos modos, se emplea en referencia a una estrategia comunicativa que se ubica en el medio de dos conductas que resultan opuestas y que son la pasividad y la agresividad. Creo que Trump, al contrario de Obama, se iría por la última de las conductas.

Salir o no de la guerra

Que Trump no se haya pronunciado todavía, unido a las declaraciones, en las cuales considera mejorar las relaciones com Putin, me hacen pensar que, en lugar de desentenderse de Siria, se entienda mejor con Putin. Ambos gobiernos, unidos en un frente común, pondrían fin (muchísimo más rápido) a la locura del “califato”. Los discursos en los que ha apelado a realizar una política más nacional, no tiene que ver precisamente com la situación en Siria y si con la situación de política interna. Son claves diferentes.   

Qué hacer con Assad

 “Assad es malo”, “no me gusta Assad”, ha dicho Trump. Y ha dicho también que “Assad está luchando contra el ISIS”. Y no es menos cierto. Como tampoco es incierto que Putin esté luchando por mantener la base naval de Tartus. Al Assad es prescindible para ambos.

No le gustan los rebeldes

Al contrario de Obama, considera erróneo entregar armamento (sin control) a grupos rebeldes (de dudosa rebeldía), porque esas armas pueden terminar reforzando al Daesh.

Mejorar las relaciones con Rusia

Las relaciones entre ambos países han ido de mal en peor. Como si fueran los peores tiempos de la “guerra fría” y no precisamente por el caso de Siria, sino por el caso de Ucrania, muy mal manejado por la Unión Europea y la administración Obama.

Las acciones de guerra son deplorables, mírese por donde se mire, pero en las conversaciones diplomáticas entre gobiernos, traer a colación los daños causados por bombardeos, culpándolos de ser creadores de “crisis humanitarias”, es poco edificante, por no decir ridículo. Si además, culpamos a uno de los bandos de “inclemente”, pues no hay conversaciones. Al final la “inclemencia” sería de ambos, pues una cosa ha llevado a la otra.

Gospadín Putin salió de la KGB. ¿Qué importancia tiene (a no ser en su biografía) después de un cuarto de siglo de haber desaparecido la URSS? ¿Viejos fantasmas?

Ahora, que todavía se está a tiempo: ¿No sería mejor tenerlo del lado de los “buenos”?

Claro que es un líder poderoso, con armas atómicas y medios para hacer con ellas blanco, en cualquier punto del globo terrestre. Decir que Putin no es respetado, es ignorar al pueblo ruso.

Lo que parece claro que Estados Unidos va a cambiar su política exterior con Rusia, en relación con Siria, lo que está por ver es cuánto.

Su visión sobre el Estado Islámico

Para Trump está claro que el enemigo es el intento de califato, “presuntamente apoyado” por petro-monarquías y petro-dictaduras. Eso no lo ha dicho él, lo digo yo.

Ahora que los E.U. son petro-independientes, Trump puede ser más exigente o menos condescendiente. Hace unos pocos años, hasta Chávez les amenazaba con cortarles el suministro de petróleo.

El futuro de los refugiados

Mr. Trump se ha mostrado durísimo con la inmigración “ILEGAL”. Tal vez haya exagerado con lo de construir un muro en la frontera con México.

La inmigración económica legal, nada tiene que ver con un refugio humanitario. La inmigración económica ilegal, es repudiada por todos los países y sus gobiernos respectivos.

El refugio es un “status” que no puede ser aplicado a grandes masas de personas que huyen, puesto que se necesita un tiempo para procesar cada caso por individual y mucho más tiempo para ubicar convenientemente a cada persona, según sus características e intereses.

No obstante Donald Trump tiene, a la vista, su “big mouth”, o como se diría en cubano “bembaechucho”. En política no se puede ir diciendo estupideces, de la que luego te puedas arrepentir. Démosle a Trump el beneficio de no ser un político de carrera.

Espero que modere su “speech” siendo Presidente de todos los ciudadanos de Yanquiland.

Wikio – Top Blogs