jueves, marzo 10, 2016

La visita al Dictador, Presidente Barack Obama

La visita al Dictador, Presidente Barack Obama

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, realizará una visita oficial al régimen dictatorial, totalitario y neo feudal imperante en Cuba el 20 y el 22 de marzo próximos.

Será la segunda ocasión que un mandatario estadounidense. Antes solo lo hizo Calvin Coolidge, quien desembarcó en La Ha­bana en enero de 1928.

Esta será la primera vez que un Presidente de los Estados Unidos visita a la más longeva dictadura caribeña, que mantiene en afrentas y oprobios sumido al pueblo de Cuba, por más de medio siglo.

Este hecho se inserta en un misterioso proceso iniciado mucho antes del 17 de diciembre de 2014, auspiciado por el Estado Vaticano, cuando el dictador totalitario y neo feudal Raúl Cas­tro Ruz y el presidente Barack Obama, anunciaron simultáneamente la decisión de restablecer las relaciones di­plomáticas.

Se ha llegado a este momento, en primerísimo lugar, como resultado de la blandenguería, pusilanimidad y falta de principios de la administración Obama.

El actual proceso ha sido posible gracias también a la claudicación de principios del dictador de turno, al pactar unas relaciones diplomáticas, con el “monstruo imperialista”, sin que previamente se hubiese levantado el embargo comercial y en el momento en que se desmorona el proyecto “bolivariano” del ALBA y el “Socialismo del Siglo XXI lo cual provocaria (en el mejor de los casos) el aislamiento del régimen y el retorno a lo más álgido del período especial “en tiempos de paz”.

Desde los anuncios de diciembre de 2014 la adminisdtración Obama ha da­do pasos hacia la mejoría del contexto bilateral, mientras que, por el contrario, las reformas previstas por el último Congreso del Partido (de la dictadura) solo se ha cumplido en poco más del 25%.

El 20 de julio de 2015, quedaron oficialmente restablecidas las relaciones diplomáticas, con el compromiso de desarrollarlas sobre la base del respeto, la cooperación y la observancia de los principios del Derecho Internacional. No obstante, el régimen, en lugar de mejorar los índices de represión contra aquellos que pacificamente disienten de las formas y métodos del dictador, la han aumentado exponencialmente.

El mandatario estadounidense será bienvenido por la dictadura de Raúl Castro con la característica que le distingue; y será tratado con toda consideración y respeto, como no pudiera ser de otra forma con el Jefe del Estado que lidera los países democráticos.

Esta será una oportunidad para que el Presidente de los Estados Unidos aprecie directamente una nación en bancarrota y el depauperamiento cotidiano del bienestar de sus ciudadanos. Esta dictadura, violadora de los más elementales derechos humanos, no podrá ser capaz de exhibir logros que se asemejen una quimera a alcanzar, para muchos gobernantes del mundo, a pesar de llevar con mano de acero las riendas del país durante tantos años. Las limitaciones, a las que se ha enfrentado, se derivan del despilfarro en guerras subversivas y el apoyo incondicional al terrorismo internacional a nivel planetario.  

Obama se encontrará con una dictadura que mientras “predica” que contribuye activamente a la paz y la estabilidad regional y mundial, trás bambalinas hace todo lo contrario: Utiliza los medios, de los que carece el pueblo, en propaganda política en favor de teorias gastadas por el tiempo y la realidad. 

Desgraciadamente, para Obama, no tendrá la oportunidad de conocer a un pueblo noble, amistoso y digno, desgraciadamente carente de sentido del patriotismo y de unidad nacional. Durante muchoas años le han hecho pensar que trabaja por un futuro mejor y constata que cada dia que transcurre, es peor que el anterior.  

Esta es la dictadura que recibirá al presidente Barack Obama, orgullosa de su historia adulterada, sus raíces podridas, su cultura nacional emposoñada y…,  confiada en que le pasará gato por liebre al Presidente americano. Una dictadura totalitaria que asume con mucha picardía y sobrada obstinación la eta­pa actual en las relaciones con los Estados Uni­dos y que se aprovecha de las oportunidades que tan cándidamente le ofrecen.

Esperemos que una vez más, como sucedió durante la administración Cárter, los gusanos se conviertan en mariposas.

Raul Castro podrá soñar lo que quiera, pero se ve muy difícil (a corto plazo) el levantamiento del embargo, a no ser que se den pasos decisivos en la democratización del país. Al parecer, a Raúl Castro se le olvido que el embargo fue sellado con sangre por el ex comandante en jefe y actual depauperado “líder histórico”, al derribar los aviones de la organización “Hermanos al Rescate”, hecho que hiciera tomar una decisión (que no queria) al presidente Clinton: Firmar la Ley Helms-Burton, que solo puede ser derogada por el Congreso de los E.U.

Al régimen y al dictador les resulta paradójico que, por una parte, el gobierno de los E.U. tome medidas y que, por otra, arrecie las sanciones. Son tan, pero tan prepotentes que no logran asimilar que el gobierno de los E.U no es una tiranía de ordeno y mando. En democracia se escuchan las opiniones de todos. Y son muchos los que opinan diferente de Barack Hussein Obama.

Que diferencia entre ambos países! El que se atreve a opinar diferente, en Cuba, en el mejor de los casos termina en una estación de policia.

Wikio – Top Blogs