miércoles, 14 de diciembre de 2016

Exigencias de los E.U. en las conversaciones con la Dictadura, alimentaría solamente un ala

Exigencias de los E.U. en las conversaciones con la Dictadura, alimentaría solamente un ala
 
Respuesta a Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de Obama

Por Mario Riva Morales
 

El solo hecho de pensar que la dictadura totalitaria neo feudal tiene un “ala blanda”, es desconocer totalmente como está estructurado el régimen. El sistema no permite, tan siquiera, la existencia de criterios, ni opiniones que no concuerden con el ordeno y mando de la cúpula en el poder.

Cuando la situación económica del régimen es cada día más agobiante; cuando el des-gobierno dirigido por Raúl Castro no encuentra quién le mantenga a flote la destartalada economía, es el mejor momento posible para tomar pasos que, de alguna forma, “persuadan” al dictador a dar (al menos señales) en pro de una apertura política que conduzca a reformas económicas viables.

Todavía está por ver que Raúl Castro delegue el poder y a quién. ¿Continuará la sucesión? ¿Algún miembro de GAE S.A. sustituirá al actual secretario general del partido? ¿No se dan cuenta, los Estados Unidos, o no quieren reconocer que, la dualidad partido/gobierno es la mayor impedimenta para el progreso político económico del país? ¿De verdad creen que una nueva generación tomará las riendas? ¿Cuál?

No se trata de levantar “el puente”. De lo que se trata es que las personas naturales y jurídicas puedan transitar, por ese puente, en una u otra dirección sin que la dictadura interfiera a la entrada o la salida. Si esto se lograra, los derechos humanos terminarían imponiéndose.

¿Cuál pudiera ser el interés de la nueva administración norteamericana, para la libre empresa comercie con personas jurídicas representativas de un gobierno dictatorial? ¿Lo van a permitir? ¿Acaso no sería la misma política absurda de la administración precedente? ¿Será posible que no acaben de entender que los derechos humanos solo se pueden proteger en democracia?

No es necesario que algo sugiera regresar al caducado enfoque. De lo que se trata, creo yo, es de exigir algo, a cambio de todos los beneficios que se le han otorgado al régimen castrista sin retribución alguna.

Se que estando vivo la Bestia de Birán, eso hubiese sido como pedirle peras al olmo. Todos sabemos que, bastaba media vez que el actual dictador intentase mejorar las relaciones, para que el jubilado en jefe escribiera una carta criticándole, desmintiéndole o rectificándole.

Por último: Si en verdad existiese un “ala”, esa sería la mejor noticia para el pueblo cubano. Esa ala sería, en todo caso, la que estaría dispuesta a deponer al actual dictador y comenzar, con la ayuda generosa de los Estados Unidos de América, la transición hacia la democracia.

https://www.cubanet.org/noticias/ben-rhodes-retroceso-en-acercamiento-con-cuba-alimentaria-el-ala-dura-del-regimen/


Wikio – Top Blogs






















lunes, 12 de diciembre de 2016

La muerte de Fidel

La muerte de Fidel

La desaparición del dictador cubano marca el fin de un sueño de un paraíso, que sin libertad ni derechos humanos, se convirtió en un infierno
Mario Vargas Llosa

 El 1 de enero de 1959, al enterarme de que Fulgencio Batista había huido de Cuba, salí con unos amigos latinoamericanos a celebrarlo en las calles de París. El triunfo de Fidel Castro y los barbudos del Movimiento 26 de Julio contra la dictadura parecía un acto de absoluta justicia y una aventura comparable a la de Robin Hood. El líder cubano había prometido una nueva era de libertad para su país y para América Latina y su conversión de los cuarteles de la isla en escuelas para los hijos de los guajiros parecía un excelente comienzo.

En noviembre de 1962 fui por primera vez a Cuba, enviado por la Radiotelevisión Francesa en plena crisis de los cohetes. Lo que vi y oí en la semana que pasé allí —los Sabres norteamericanos sobrevolando el Malecón de La Habana y los adolescentes que manejaban los cañones antiaéreos llamados “bocachicas” apuntándolos, la gigantesca movilización popular contra la invasión que parecía inminente, el estribillo que los milicianos coreaban por las calles (“Nikita, mariquita, lo que se da no se quita”) protestando por la devolución de los cohetes— redobló mi entusiasmo y solidaridad con la Revolución. Hice una larga cola para donar sangre e Hilda Gadea, la primera mujer del Che Guevara, que era peruana, me presentó a Haydée Santamaría, que dirigía la Casa de las Américas. Esta me incorporó a un Comité de Escritores con el que, en la década de los sesenta, me reuní cinco veces en la capital cubana. A lo largo de esos 10 años mis ilusiones con Fidel y la Revolución se fueron apagando hasta convertirse en críticas abiertas y, luego, la ruptura final, cuando el caso Padilla.

Mi primera decepción, las primeras dudas (“¿no me habré equivocado?”) ocurrieron a mediados de los sesenta, cuando se crearon las UMAP, un eufemismo —las Unidades Militares de Ayuda a la Producción— para lo que eran, en verdad, campos de concentración donde el Gobierno cubano encerró, mezclados, a disidentes, delincuentes comunes y homosexuales. Entre estos últimos cayeron varios muchachos y muchachas de un grupo literario y artístico llamado El Puente, dirigido por el poeta José Mario, a quien yo conocía. Era una injusticia flagrante, porque estos jóvenes eran todos revolucionarios, confiados en que la Revolución no sólo haría justicia social con los obreros y los campesinos sino también con las minorías sexuales discriminadas. Víctima todavía del célebre chantaje —“no dar armas al enemigo”— me tragué mis dudas y escribí una carta privada a Fidel, pormenorizándole mi perplejidad sobre lo que ocurría. No me contestó pero al poco tiempo recibí una invitación para entrevistarme con él.

Fue la única vez que estuve con Fidel Castro; no conversamos, pues no era una persona que admitiera interlocutores, sólo oyentes. Pero las 12 horas que lo escuchamos, de ocho de la noche a las ocho de la mañana del día siguiente, la decena de escritores que participamos de aquel encuentro nos quedamos muy impresionados con esa fuerza de la naturaleza, ese mito viviente, que era el gigante cubano. Hablaba sin parar y sin escuchar, contaba anécdotas de la Sierra Maestra saltando sobre la mesa, y hacía adivinanzas sobre el Che, que estaba aún desaparecido, y no se sabía en qué lugar de América reaparecería, al frente de la nueva guerrilla. Reconoció que se habían cometido algunas injusticias con las UMAP —que se corregirían— y explicó que había que comprender a las familias guajiras, cuyos hijos, becados en las nuevas escuelas, se veían a veces molestados por “los enfermitos”. Me impresionó, pero no me convenció. Desde entonces, aunque en el silencio, fui advirtiendo que la realidad estaba muy por debajo del mito en que se había convertido Cuba.

La ruptura sobrevino cuando estalló el caso del poeta Heberto Padilla, a comienzos de 1970. Era uno de los mejores poetas cubanos, que había dejado la poesía para trabajar por la Revolución, en la que creía con pasión. Llegó a ser viceministro de Comercio Exterior. Un día comenzó a hacer críticas —muy tenues— a la política cultural del Gobierno. Entonces se desató una campaña durísima contra él en toda la prensa y fue arrestado. Quienes lo conocíamos y sabíamos de su lealtad con la Revolución escribimos una carta —muy respetuosa— a Fidel expresando nuestra solidaridad con Padilla. Entonces, este reapareció en un acto público, en la Unión de Escritores, confesando que era agente de la CIA y acusándonos también a nosotros, los que lo habíamos defendido, de servir al imperialismo y de traicionar a la Revolución, etcétera. Pocos días después firmamos una carta muy crítica a la Revolución cubana (que yo redacté) en que muchos escritores no comunistas, como Jean Paul Sartre, Susan Sontag, Carlos Fuentes y Alberto Moravia tomamos distancia con la Revolución que habíamos hasta entonces defendido. Este fue un pequeño episodio en la historia de la Revolución cubana que para algunos, como yo, significó mucho. La revaluación de la cultura democrática, la idea de que las instituciones son más importantes que las personas para que una sociedad sea libre, que sin elecciones, ni periodismo independiente, ni derechos humanos, la dictadura se instala y va convirtiendo a los ciudadanos en autómatas, y se eterniza en el poder hasta coparlo todo, hundiendo en el desánimo y la asfixia a quienes no forman parte de la privilegiada nomenclatura.
¿Está Cuba mejor ahora, luego de los 57 años que estuvo Fidel Castro en el poder? Es un país más pobre que la horrenda sociedad de la que huyó Batista aquel 31 de diciembre de 1958 y tiene el triste privilegio de ser la dictadura más larga que ha padecido el continente americano. Los progresos en los campos de la educación y la salud pueden ser reales, pero no deben haber convencido al pueblo cubano en general, pues, en su inmensa mayoría, aspira a huir a Estados Unidos, aunque sea desafiando a los tiburones. Y el sueño de la nomenclatura es que, ahora que ya no puede vivir de las dádivas de la quebrada Venezuela, venga el dinero de Estados Unidos a salvar a la isla de la ruina económica en que se debate. Hace tiempo que la Revolución dejó de ser el modelo que fue en sus comienzos. De todo ello sólo queda el penoso saldo de los miles de jóvenes que se hicieron matar por todas las montañas de América tratando de repetir la hazaña de los barbudos del Movimiento 26 de Julio. ¿Para qué sirvió tanto sueño y sacrifico? Para reforzar a las dictaduras militares y atrasar varias décadas la modernización y democratización de América Latina.
Eligiendo el modelo soviético, Fidel Castro se aseguró en el poder absoluto por más de medio siglo; pero deja un país en ruinas y un fracaso social, económico y cultural que parece haber vacunado de las utopías sociales a una mayoría de latinoamericanos que, por fin, luego de sangrientas revoluciones y feroces represiones, parece estar entendiendo que el único progreso verdadero es el que hace avanzar la libertad al mismo tiempo que la justicia, pues sin aquella este no es más un fugitivo fuego fatuo.
Aunque estoy seguro de que la historia no absolverá a Fidel Castro, no dejo de sentir que con él se va un sueño que conmovió mi juventud, como la de tantos jóvenes de mi generación, impacientes e impetuosos, que creíamos que los fusiles podían hacernos quemar etapas y bajar más pronto el cielo hasta confundirlo con la tierra. Ahora sabemos que aquello sólo ocurre en el sueño y en las fantasías de la literatura, y que en la realidad, más áspera y más cruda, el progreso verdadero resulta del esfuerzo compartido y debe estar signado siempre por el avance de la libertad y los derechos humanos, sin los cuales no es el paraíso sino el infierno el que se instala en este mundo que nos tocó.
© Mario Vargas Llosa, 2016.
Wikio – Top Blogs








viernes, 2 de diciembre de 2016

Fidel Castro, el líder que des gobernó Cuba empeñado en situar su ego en la arena internacional

Fidel Castro, el líder que des gobernó Cuba empeñado en situar su ego en la arena internacional

Fidel Castro utilizó al pueblo de Cuba en Pro de su elevadísimo ego. Se colocó en el mapamundi utilizando una revolución que no era de su propiedad y “lideró”, durante décadas, al llamado “Tercer Mundo” como punta de lanza del Imperio Soviético.  
Era tan autosuficiente que, probablemente, será irrepetible.

No era lo que se llama un estadista. Desgobernaba a su pueblo, mientras llevaba una política injerencista allende la isla en que le tocó nacer, despilfarrando la asistencia de centenares de miles de millones que le proporcionaba la desparecida URSS. Jamás le importó su pueblo, al cual le pedía sacrificios constantes.
Sus ministros (el sería el Rey) no tenían decisión para tomar medidas, aunque estas fueran dentro de la línea del partido y gobierno. ¡Ay de aquel que se atreviese a tomar una decisión sin antes consultarla!
Es casi imposible imaginarse a Cuba sin Fidel. ¡Ha pasado tanto tiempo!; que los más simples lo consideraban “Todopoderoso”.

Nos acostumbraremos a su no inmortalidad. No lamento su muerte. Siento que no haya sido antes. No constituye pérdida alguna. Por el contrario, ya Fidel Castro se había convertido (desde que forjó su alianza con el monstruo soviético) en un freno al desarrollo del pueblo cubano.
Hay quienes dicen que su pensamiento puede ser polémico, discutible y que se centra en el “Tercer Mundo”. Ese es precisamente el problema de Fidel Castro. Si en vez de dedicarse tanto a los asuntos ajenos, se hubiese dedicado más a los asuntos del pueblo cubano, tal vez (lo pongo en duda) se pudiera hablar bien. No es el caso.

Es verdad, la figura de Fidel Castro constituye la ignominia de todos los países democráticos del planeta. Los desarrollados, los más culpables, permitiendo que avasallase a un pueblo entero, escudándose en la Guerra Fría y en una teoría fracasada.    
Todos conocimos al Fidel Castro orador. Pocos conocieron al Fidel Castro escuchante. Aquellos, a los que “escuchó”, se fueron antes que él. Y no voluntariamente


Wikio – Top Blogs


























martes, 29 de noviembre de 2016

La larga trayectoria hacia la muerte

La larga trayectoria hacia la muerte: Un Blog de Opinión sobre Cuba - A Blog with opinions about Cuba's issues

Hubiéramos imaginado muchos escenarios, muchas rutas hasta el controvertido momento, muchas maneras y formas del final, pero ninguno hubiera coincidido con la realidad dramática de la extinción. El largo trayecto hacia la muerte significó dos derrotas. La imagen del guerrillero legendario se fue apagando con el tiempo. La desmesurada exposición a los medios, el poder persuasivo de la palabra, bordeando el efecto narcoléptico del encanto que ejecutó el milagro de la adoración primera, generó el conocido cansancio. Las generaciones se sucedieron; los hechos superaron la palabra; la realidad demolió la fantasía. Y devino la indiferencia.
La leyenda fue derrotada.
Y en el otro extremo, los deposeídos, los sin tierra, los abandonados e idos, soñando con la fantasía imposible de la caida, tantas veces anunciadas. Una larga década de espera enterró el ornamento. Ha sido casi como el regalo de una Navidad mucho tiempo anunciada, atrasado. El vestigio antiguo de un deseo infantil en la edad adulta, cuando toda la modernidad tecnológica nos rodea y abruma. Muchos han muerto en el camino sin verlo, otros ya están a la puerta misma de su mismo destino, la muerte.
La leyenda se extinguió y también el jubilo de su derrota.
A veces me pregunto cómo es posible que los desconocidos, los que no portan los símbolos sagrados de la nacionalidad cubana, los extranjeros, desconocidos de nuestra idiosincracia y nuestros dolores, de nuestras ausencias, y heridas, y fragmentos, hoy deseen levantar el altar de una especie extinguida de entuertos. Nadie le hace el honor a los dinosaurios, son solo esas acratonadas imágenes de museo para turistas y fantasias infantiles, regalo mediocre de pantalones cortos americanos y europeos con sus camaras ultramodernas y sus telefonos inteligentes, con la eventual fugacidad y fragilidad de su dinero.
No puedo entender tampoco esa reverencia rancia, humillante, de políticos de Occidente, aplaudiendo la senectud autoritaria de déspotas narcolépticos. La verdad es el antiguo cadáver de la izquierda en La Habana. Y esa izquierda de dinero hizo de aquel muerto la estatua de mármol de una fantasía demolida por el tiempo, donde no quedan ni sus piedras, ni sus cánticos, donde nada ya es una trinchera y todo se demuestra como una farsa, pero se encapricha en rendirle tributos a lo que ya no es, no fue, nunca intentó serlo.
Es repugnancia lo que me provoca Trudeau, para no recordar el desprecio que inspira Correa, Evo y Maduro, las lágrimas de algunos viejos intelectuales de izquierda o la vieja claque de Hollywood, siempre deslumbrada con las luciérnagas por vivir tanto de la fantasía, mientras guardan sus monederos de oro en el seguro banco suizo.
En Cuba, varias generaciones desesperan su historia. Y algunos lloran. Las generaciones perdidas, las que vieron fracasar el intento de una fantasía hoy convocan el tributo lacrimoso de un funeral muchas veces anunciado, hoy definitivo. El cadáver ha estado tendido desde hace una década, hoy son nueve los días para cosechar su entierro.
Y, entonces, aparece esta juventud ordenada, guardando «honor» al déspota de sus víctimas, derramando la lágrima de la larga trayectoria hacia el fallecimiento de un sueño. ¿En qué piensan estos jóvenes cuando derraman la gota sanguinolenta del despido?
¿En las víctimas del muerto? ¿En los muertos que no tuvieron su juicio? ¿En las largas condenas de inocentes por sus ideas? ¿En el fracaso de aspiraciones, deseos y urgencias de tantas generaciones? ¿En los muertos en la peligrosa travesía entre las dos capitales cubanas del encono? ¿En las familias divididas? ¿En los hijos que no pudieron acompañar con sus lágrimas la despedida de madres, hijos, hermanos, familia y amistades? ¿En los que son olvidados en las cárceles, condenados solo por un pensamiento rebelde?
Este que hace pocas horas fue un cadáver nunca mostró un pálido sentimiento filial por familiares, amigos, seguidores, compañeros de lucha, ¡por nadie!
¿A quién se lloran?
Realmente, ¿dónde está la responsabilidad intelectual y la sensibilidad humana en un gesto hacia un déspota?
En la historia universal escrita por los pueblos, también hubo otros que lloraron a otros déspotas y lo convirtieron en su sagrario.
Entre las dos aguas que separan las dos más grandes capitales de cubanos nos separa un mar de agustias. El primer deber de todo aquel que se sienta cubano hoy, un día después, tiene que ser el necesario olvido a quien se empeñó en tener la más larga trayectoria a su merecida muerte.
Posted by Juan Martin Lorenzo
Wikio – Top Blogs

viernes, 11 de noviembre de 2016

¿Qué va a pasar en Siria ahora que Donald Trump es presidente?

¿Qué va a pasar en Siria ahora que Donald Trump es presidente?



Donald Trump ha ganado las elecciones, despertando mucho interés en casi todo el mundo. Todos queremos saber que va a pasar a continuación. Este es mi punto de vista.

De haber ganado la Sra. Clinton, supuestamente vendría un “cierto” continuismo, pero comencemos analizando la situación de Siria.

Hasta el momento, la política del Sr. Obama ha sido débil, limitándose a enviar armas y asesores. Esto le ha proporcionado la posibilidad al Sr. Putin de inmiscuirse, dándole la posibilidad de sobrevivir a una dictadura.

La situación actual

Aparentemente, los E.U. se encuentran coaligados, con no se sabe cuantos países supuestamente liderados por Arabia Saudí (1). La política exterior (de E.U.) rechaza tanto a los terroristas como a Assad.

(1) No se puede pasar por alto que Arabia Saudí ha sido acusada, en varias ocasiones, de apoyar a los terroristas del Daesh

Su opinión sobre Siria

El argumento de que exista un “absoluto” desconocimiento sobre la forma que pretende actuar Trump, en el caso de Siria, no significa que alguien pueda actuar de diferente forma para peor. Los conocimientos de la Sra. Clinton no desaparecen por arte de magia y mucho menos que ella se niegue a compartirlos con el nuevo presidente.

El término asertividad no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Sí, en cambio, aparece el adjetivo asertivo como sinónimo de afirmativo. El concepto de asertividad (como lo plantea el Sr. Taeño), de todos modos, se emplea en referencia a una estrategia comunicativa que se ubica en el medio de dos conductas que resultan opuestas y que son la pasividad y la agresividad. Creo que Trump, al contrario de Obama, se iría por la última de las conductas.

Salir o no de la guerra

Que Trump no se haya pronunciado todavía, unido a las declaraciones, en las cuales considera mejorar las relaciones com Putin, me hacen pensar que, en lugar de desentenderse de Siria, se entienda mejor con Putin. Ambos gobiernos, unidos en un frente común, pondrían fin (muchísimo más rápido) a la locura del “califato”. Los discursos en los que ha apelado a realizar una política más nacional, no tiene que ver precisamente com la situación en Siria y si con la situación de política interna. Son claves diferentes.   

Qué hacer con Assad

 “Assad es malo”, “no me gusta Assad”, ha dicho Trump. Y ha dicho también que “Assad está luchando contra el ISIS”. Y no es menos cierto. Como tampoco es incierto que Putin esté luchando por mantener la base naval de Tartus. Al Assad es prescindible para ambos.

No le gustan los rebeldes

Al contrario de Obama, considera erróneo entregar armamento (sin control) a grupos rebeldes (de dudosa rebeldía), porque esas armas pueden terminar reforzando al Daesh.

Mejorar las relaciones con Rusia

Las relaciones entre ambos países han ido de mal en peor. Como si fueran los peores tiempos de la “guerra fría” y no precisamente por el caso de Siria, sino por el caso de Ucrania, muy mal manejado por la Unión Europea y la administración Obama.

Las acciones de guerra son deplorables, mírese por donde se mire, pero en las conversaciones diplomáticas entre gobiernos, traer a colación los daños causados por bombardeos, culpándolos de ser creadores de “crisis humanitarias”, es poco edificante, por no decir ridículo. Si además, culpamos a uno de los bandos de “inclemente”, pues no hay conversaciones. Al final la “inclemencia” sería de ambos, pues una cosa ha llevado a la otra.

Gospadín Putin salió de la KGB. ¿Qué importancia tiene (a no ser en su biografía) después de un cuarto de siglo de haber desaparecido la URSS? ¿Viejos fantasmas?

Ahora, que todavía se está a tiempo: ¿No sería mejor tenerlo del lado de los “buenos”?

Claro que es un líder poderoso, con armas atómicas y medios para hacer con ellas blanco, en cualquier punto del globo terrestre. Decir que Putin no es respetado, es ignorar al pueblo ruso.

Lo que parece claro que Estados Unidos va a cambiar su política exterior con Rusia, en relación con Siria, lo que está por ver es cuánto.

Su visión sobre el Estado Islámico

Para Trump está claro que el enemigo es el intento de califato, “presuntamente apoyado” por petro-monarquías y petro-dictaduras. Eso no lo ha dicho él, lo digo yo.

Ahora que los E.U. son petro-independientes, Trump puede ser más exigente o menos condescendiente. Hace unos pocos años, hasta Chávez les amenazaba con cortarles el suministro de petróleo.

El futuro de los refugiados

Mr. Trump se ha mostrado durísimo con la inmigración “ILEGAL”. Tal vez haya exagerado con lo de construir un muro en la frontera con México.

La inmigración económica legal, nada tiene que ver con un refugio humanitario. La inmigración económica ilegal, es repudiada por todos los países y sus gobiernos respectivos.

El refugio es un “status” que no puede ser aplicado a grandes masas de personas que huyen, puesto que se necesita un tiempo para procesar cada caso por individual y mucho más tiempo para ubicar convenientemente a cada persona, según sus características e intereses.

No obstante Donald Trump tiene, a la vista, su “big mouth”, o como se diría en cubano “bembaechucho”. En política no se puede ir diciendo estupideces, de la que luego te puedas arrepentir. Démosle a Trump el beneficio de no ser un político de carrera.

Espero que modere su “speech” siendo Presidente de todos los ciudadanos de Yanquiland.

Wikio – Top Blogs 











miércoles, 26 de octubre de 2016

¿No saber perder, en democracia, conduce a barricadas?

¿No saber perder, en democracia, conduce a barricadas?







Respuesta a la “periodista” Elsa Claro http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/10/25/chifladuras-contemporaneas/#.WBAUObkVAdU

Lo están intentando. A lo ocurrido en el PSOE, la tribu podemita le ha llamado “golpe de régimen” a una abstención que, luego de más de 300 días de gobierno en funciones, ha causado la destitución de Pedro Sánchez (el empecinado) y la posible investidura del líder del Partido Popular, Mariano Rajoy.


No se trata de una rendición del PSOE. De lo que se trata es que, un partido que se llama a sí mismo de socialdemócrata no puede, a la vez, llamarse socialista. Es aquí donde comienzan las contradicciones del llamado Partido Socialista Obrero Español.

La socialdemocracia es una ideología política que procura un Estado de bienestar universal y la negociación colectiva dentro del marco de una economía capitalista. A menudo se usa para referirse a los modelos sociales y políticas económicas predominantes en el oeste y norte de Europa durante la segunda mitad del siglo XX.

El socialismo es un sistema social y económico caracterizado por el control por parte de la sociedad, organizada con todos sus integrantes, tanto de los medios de producción como de las diferentes fuerzas de trabajo aplicadas en los mismos.

Es un sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes.

Dicho esto, debo aclararle a la Sra. Elsa Claro, que en el mes de diciembre del año 2015, el Partido Popular obtuvo un resultado de 123 escaños al Congreso de los Diputados, contra 90 escaños del PSOE. El líder del PP rechazó la investidura por no contar con los apoyos necesarios y Sánchez lo intentó.
 
 













El líder del PSOE consideraba que las alianzas que había construido con la agrupación podemita, en alcaldías y autonomías sería suficiente para que el líder de esa agrupación de facciones se abstuviera, al menos, para dejarlo gobernar junto con la formación llamada “Ciudadanos” con la cual había alcanzado un pacto de investidura de 150 puntos.

Fue entonces que Pablo Iglesias le montó el numerito de los ministerios y su participación en el gobierno como vicepresidente. Sánchez no aceptó. No porque no quisiera, sino porque el Comité Federal se lo prohibía con esas condiciones. Además le prohibía cualquier intento de pacto con fuerzas independentistas.

Es así como se llega a las elecciones de junio del año 2016.

El PP alcanza 137 diputados y el PSOE 85.

En estas condiciones del segundo peor resultado de la historia del PSOE, cualquier otro “líder” hubiese aceptado la derrota en las urnas y se hubiese abstenido, no para “apoyar”, sino para hacer una oposición férrea que obligase al PP (en minoría) a ceder ante las exigencias del PSOE.

No solo, no reconoció la derrota en las urnas, sino que provocó un desasosiego en la población al decir que no quería nuevas elecciones, ni ser candidato al gobierno, pero tampoco a la abstención que permitiera gobernar al PP. De ahí el cansino no, no, no.

Al no contar con la mayoría absoluta, el líder del PP pactó con “Ciudadanos” un pacto de investidura de 169 diputados, más uno de Canarias para presentarse a la investidura con 170 diputados de los 176 necesarios para alcanzar la mayoría absoluta. No fue investido.

Sánchez comenzó, a partir de ese momento a dar tumbos erráticos, hasta que intentó (sin el consentimiento del Comité Federal del PSOE) pactar con la agrupación podemita y las formaciones independentistas.





















Esa y no otra, es la destitución de Pedro Sánchez. Pero ya era tarde para poder exigirle nada al PP

Otra aclaración Sra. Claro: El partido “Ciudadanos no se ha coaligado con el PP. Lo que ha conseguido es un “Pacto de Investidura” de 100 puntos (mucho de los cuales son idénticos al pactado con el PSOE de Sánchez)  y se ha negado rotundamente a participar en el gobierno del PP. No sea mentirosa.

Elsa Claro no puede escribir con más insidia. Comparar lo que sucede en España con lo que ha sucedió en Brasil o lo que sucede en Venezuela es totalmente inaceptable.

No existe golpe parlamentario alguno. Por lo menos no, en clave de gobierno. El presidente (en funciones) Mariano Rajoy no ha sido depuesto de su cargo, ni pretende convertirse en dictador totalitario. Lo sucedido en el PSOE es un asunto interno del partido. No cabe “sombrilla semántica” alguna: Usted Sra. Claro, miente descaradamente para intentar infructuosamente de crear confusión en sus lectores.

Los “socialistas” catalanes han estado coqueteando con las agrupaciones independentistas en clara violación del Comité Federal del PSOE, aun teniendo los peores resultados del socialismo catalán en las urnas (solo 6 diputados) cuando normalmente el PSC alcanzaba 25.

Otra insidia suya Sra. Claro, la presidenta de la junta autonómica de Andalucía (que no es “jefa” ni “capitana”), no lidera ni lideró la destitución del Sr. Sánchez. Fue la dimisión de más de la mitad de los miembros del Comité Ejecutivo del PSOE lo que provocó su destitución.

El Comité Federal del PSOE se reunió, en días próximos pasados. Se discutió y se votó la decisión de abstenerse en bloque para permitir la formación de un gobierno. Ninguno de los allí presentes (líderes regionales) y que ahora plantean la no abstención en bloque, fueron incapaces de decir lo contrario. Esos “líderes” son en estos momentos unos “presuntos” indisciplinados.

Me alegra leer que usted Sra. Claro llama “potro cerril” al líder del Partido Socialista Catalán. No se me había ocurrido. De ahí a decir que en el PSOE existe un ala “derechizada”, es otra más de sus insidias. También se podría decir que en Cataluña el PSC está “podemizado” o es un “ala independentista” del PSOE.

Es totalmente falso que todos los llamados barones del PSOE mantengan el criterio de consultar a las bases en estos momentos. Lo que han dicho es que para el verano se pueda convocar a un Congreso y consultar a las bases. Usted miente Sra. Claro. No sé si ex profeso o por ignorancia.

La votación en el Comité Federal de hace tan solo unos días, la votación fue definitivamente clara, de 139 votos contra 90, a favor de votar en bloque la abstención.

Abstenerse no significa votar a favor de los conservadores. Es propiciar un gobierno al partido que alcanzó más votos de la población. Eso Sra. Claro, es DEMOCRACIA.

Otra más de sus insidias es decir que los representantes ignoran a sus representados.

¿Acaso, en democracia representativa, no son los representantes los que toman las decisiones de sus representados? ¿Acaso tras dos elecciones, el PSOE no ha perdido más de 30 diputados? ¿No será que los representantes de los votantes del PSOE se han dado cuenta de que no estaban de acuerdo con las locuras de Pedro Sánchez?

¿En que quedamos?

Le recuerdo que, en todo caso, el gobierno español es rehén de la Unión Europea, a la cual el Reino de España pertenece por voluntad propia (votada en referéndum) y auspiciada por el PSOE. De manera que si fuera, el Sr. Garzón (coordinador de los comunistas españoles) el presidente del gobierno, tendría que acatar los acuerdos programáticos para que nada cambie o, arriesgarse a una situación como la de la Grecia de Tsiripas.

Al Sr. Garzón sería bueno recordarle que el PSOE no traiciona a los comunistas. El PSOE dejó atrás al marxismo hace mucho tiempo.

El PSOE no hace concesiones al PP, pues al no salirle las cuentas (posibilidad de gobernar) solo permite la investidura del líder del PP para que después de 300 días sin gobierno, España salga adelante. La gobernabilidad dependerá de lo que logre ceder el PP.

Sra. Claro, llamarle progresista a Garzón es ridículo. Una persona que intenta aplicar medidas pasadas de moda no puede llamársele de esa forma.

Voy a citar parte de su artículo: “Cabe recordar que cuando surge en 1879, y durante todo un siglo, el PSOE se autodefinió como un “partido de clase obrera, socialista y marxista”. Esta última filiación pereció en el congreso de 1979, convocado entonces con carácter extraordinario.

Y yo agrego: Después de renunciar al marxismo, fue un error continuar llamándose “socialista” y autodefinirse como socialdemócrata.

Las movilizaciones que apoyan y dirigen, tanto “Podemos” como “Izquierda Unida” son totalmente anti-democráticas, pues rodear el Congreso de los Diputados es como rodear al pueblo español allí representado y avalado por las urnas.

De llevar sus amenazas a hechos supone un grave error que pagarán muy caro en las próximas elecciones.

Por último Sra. Claro, es falso que la socialdemocracia europea esté en crisis. En todo caso lo que está en desaparición es el socialismo. La mayoría de los gobiernos europeos lo hacen en coalición con los socialdemócratas. No hay un solo partido socialista o comunista en el poder. Lo más parecido es la “Izquierda Política en Grecia y es más social que socialista.

Cuando la enfermedad no se atiende a tiempo, hay enfermedades que duran más de medio siglo





Wikio – Top Blogs

lunes, 10 de octubre de 2016

Ante el destino incierto de la “revolución” cubana

Ante el destino incierto de la “revolución” cubana

Solamente un anciano y comunista decrépito se le ocurre escribir semejante disparate sobre un párrafo de la Declaración Universal de Derechos Humanos


 






















sábado, 24 de septiembre de 2016

¿A cuales principios se refiere Raúl Castro?

¿A cuales principios se refiere Raúl Castro?

En reiteradas ocasiones he escuchado y leído al Dictador en Jefe Raúl Castro expresar su decisión de discutir el conflicto de su régimen de oprobio con el gobierno de los Estados Unidos, sin condiciones y sobre la base de respeto mutuo a la soberanía y autodeterminación de ambas naciones.
Hace solo unos días, el pasado 17 de septiembre, durante su intervención en la Cumbre del MPNOAL quiso dejar claro que su régimen dictatorial, totalitario y neo feudal seguiría reclamando el levantamiento del embargo y la devolución de la Base Naval de Guantánamo.
Y mientras más lo escucho y leo me pregunto:
¿Por qué decidió restablecer las relaciones diplomáticas con el “monstruo imperialista” sin que las primeras condiciones inherentes a los principios, que dice defender, no fueron precisamente el levantamiento del embargo y la devolución del territorio?
¿Cómo puede haber relaciones normales si aun se encuentran vigentes políticas lesivas en contra del régimen?
Algo anda más en la cabeza del anciano dictador. Ha cedido principios que de alguna forma traicionan al llamado “Socialismo del Siglo XXI” y a la trayectoria de su hermano Fidel.
Raúl Castro quiere presentarse, ante la opinión pública internacional como el dialogante y renovador de un país nuevo. Siendo el mismo perro con el mismo collar comunista, aunque muy viejo, es imposible que alguien lo tome en serio.
Es totalmente ridículo que un dictador, tras más de 50 años en el poder (pues Raúl y su hermano Fidel son tal para cual) decida restablecer relaciones diplomáticas intentando mantener el mismo patrón de ordeno y mando, sin plantearse seriamente un cambio en el sistema político y económico que ha causado tanto daño al pueblo de Cuba.
El anciano dictador no parece darse cuenta que ya no estamos a mediados del siglo XX. Las estructuras de su dictadura son idénticas. En Cuba nadie sabe quién manda, si el partido o el gobierno. Y al final, para saber lo que sucede, llegamos a la misma conclusión: Allí el que manda y ordena sigue siendo el dictador.
¿Para qué y con cual propósito acordó restablecer las relaciones diplomáticas (aunque sin embajador)  a sabiendas que Barack Obama aupa la USAID, que es una organización dedicada a evitar que se repita semejante dictadura en otro país?
Esto solamente puede suceder cuando un anciano decrépito se empeña en claudicar, pues es imposible desconocer que la referida institución capta jóvenes cubanos para «trabajarlos» en función de espurios intereses. ¿De quién es la culpa que esto suceda, sino del propio Raúl Castro?
¿Quién, en su sano juicio, puede entender a Raúl Castro?
Ha sido él mismo, el que le ha ofrecido la oportunidad al “monstruo imperialista” para meterse en su finca de Birán. ¿Y ahora se queja?












miércoles, 7 de septiembre de 2016

La Guerra Innecesaria

La Guerra Innecesaria



A mediados del año 1988, estando en Huambo, recibí una llamada telefónica del Coronel Juan Oscar Méndez ordenándome comunicarle, a los funcionarios de la Cruz Roja Internacional, los que operaban unos aviones, con ayuda sanitaria y humanitaria desde Huambo.

Las intenciones del mando militar cubano de derribar cualquiera de sus aviones que penetrara en el espacio aéreo restringido.
 

El libro “La Guerra Innecesaria” es el testimonio de uno de los principales jefes de la aviación cubana. Participante directo en las acciones combativas que tuvieron lugar durante los enfrentamientos entre las fuerzas de defensa sudafricanas SADF y las fuerzas armadas cubanas FAR en el sur de la Republica de Angola.
El autor, fungiendo como Jefe de un Regimiento de Helicópteros Independiente (RHI) durante los combates, nos ofrece una visión completa y detallada de la intervención armada por parte de las tropas cubanas y en especial por parte de la aviación que tan importante papel jugó en todas las operaciones que se realizaron.
El testimonio del Teniente Coronel (R) Mario Riva no se limita a las acciones combativas finales de esa prolongada guerra; sino que va más allá y nos brinda una visión más general y profunda de todo el conflicto al haber sido de los pocos oficiales cubanos que cumplieron tres largas misiones en el continente Africano.
Copyright © 2016 by Mario Riva Morales ISBN- 978-1535570794

Si le interesa, click aqui:

 https://www.amazon.es/Guerra-innecesaria-Mesopotamia-angolana-Ruacana/dp/1535570792




 


 






Wikio – Top Blogs





 

 
 


 
 

 
 
 
 
 

 



 



































lunes, 22 de agosto de 2016

Yo no soy exCubano

#YoNoSoyExCubano nació como reacción, como anticuerpo de algunos cubanos a las palabras soeces de esta «raza vil de hombres tenaces, de sí propios inflados, y hechos todos, todos del pelo al pie, de garra y diente». Las palabras inmundas de Alonso fueron defecadas contra el cubano Orlando Ortega, vallista cubano en el equipo español que le dio la medalla plateada a ese país en atletismo.
No ha sido la primera vez, no será la última. No es un desprecio, es el desecho espiritual de esta «raza vil de hombres». No vale la pena recordarle a Randy Alonso que Cuba es algo más intangible, algo más elevado y perdurable que una ideología, un proyecto político, el que fuere, que un partido, una agrupación senil de dictadores.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Wikio – Top Blogs

lunes, 15 de agosto de 2016

“La época de Al-Andalus fue terrorífica”


“La época de Al-Andalus fue terrorífica”














Natalia Vaquero. Epipress 27.07.2015 | 02:30

«Hoy en día nadie, ni los historiadores arabistas, creen que Al-Andalus fue un crisol; fue una época terrorífica», argumenta con vehemencia Serafín Fanjul (Madrid, 1945), catedrático de Literatura árabe, miembro de la Real Academia de la Historia y látigo de los intelectuales complacientes con el Islam y con los nacionalismos periféricos españoles. Fanjul desmonta con sus estudios la idealización de la armonía de las Tres Culturas durante la época de convivencia en la Península de moros, judíos y cristianos.

«Los que defienden esa majadería no han leído nada», responde sin contemplaciones antes de enfilar a Juan Goytisolo, «un señorito que ha vivido de creerse un escritor maldito» que no ha superado las teorías de Américo Castro. Exmilitante del PCE, Fanjul desgrana severas descalificaciones hacia Podemos en esta entrevista en exclusiva con Epipress porque considera a este partido «algo poco serio que puede dar grandes disgustos». Insta a las autoridades a que obliguen a los musulmanes residentes en nuestro país a cumplir las leyes y la Constitución y recrimina el silencio de las feministas respecto a la matanza de niñas cristianas en países como Nigeria.

Señor Fanjul, ¿qué tiene que ver el Estado Islámico (EI) con Al Qaeda y con el asesinato de Bin Laden?

El Estado Islámico y Al Qaeda son rivales aunque ambos sean suníes y son, sobre todo, antioccidentales. Sin embargo, poca gente presta atención al movimiento de rechazo a Occidente más peligroso, que es Arabia Saudí. Es de ahí de donde sale Al Qaeda, Bin Laden y el propio EI que bebe de su ideología y vive de su financiación. Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Kuwait sustentan a estos radicales aunque vendan que los persiguen, eso sí, siempre que actúen en sus territorios.

¿Por qué se produce ahora una escalada de ataques contra Occidente?

Porque no hay interés en acabar con esos radicalismos con contundencia. Lo que importa ya no es el petróleo, sino los flujos de capitales que hay entre Arabia Saudí y Estados Unidos. Hay demasiados intereses financieros manejados por grandes inversores americanos.

Así que Occidente se queda de brazos cruzados ante esta barbarie, ¿no?

Los radicales islámicos han visto la debilidad de Occidente y ven, sobre todo, a Europa acobardada. Yo creo que se equivocan porque Europa sigue siendo una gran potencia económica y cultural y Estados Unidos una gran potencia militar y económica.

Yihad significa combate por la fe. ¿Qué tiene que ver esa guerra santa con el Corán?

En el Corán se exhorta a hacer la guerra por Dios para difundir la fe musulmana. Yihad significa dos tipos de esfuerzo: uno es el interior y el otro el del combate físico contra los enemigos del Islam. Para el 90% de los musulmanes, la yihad tiene que ver con ese combate. Es una obligación de todo musulmán luchar contra los enemigos del Islam.

¿Qué tenemos que temer entonces los occidentales?

Los occidentales tenemos que temernos a nosotros mismos, a la debilidad que tenemos y que mostramos. Nuestra sociedad, sobre todo la española, se ha vuelto muy blandita porque se ha acostumbrado a vivir demasiado bien y no nos percatamos de que hay otras sociedades que viven mal y que no tienen el concepto del valor de la vida que tenemos nosotros. Cuando se vive en situaciones precarias se relativiza mucho lo que se hace, aunque la mayor parte de los terroristas tan solo cumplen órdenes de dirigentes.

¿Qué tipo de dirigentes?

Personas que no son pobres como ellos, gente acomodada que actúa por venganza, rencor, revancha y resentimiento personal. Son personas que viven entre nosotros resentidas con la sociedad y que atisban si no hacen algo un futuro frustrado y un presente muy feo.

Pero no todos los resentidos se hacen terroristas.

No, pero sí que vemos que se unen a partidos como Podemos que critican al sistema, algo que por cierto, ya hacían los neonazis.

¡Oiga, no me compare a los terroristas islámicos con Podemos!

No. Podemos es una cosa muy poco seria en origen que puede darnos muchos disgustos en el futuro. ¿Qué se puede esperar de un partido liderado por unos profesores universitarios de tercer nivel que en vez de estudiar se fueron a Venezuela?

Algo habrá hecho mal Occidente para que se dé ese peligroso caldo de cultivo entre los resentidos musulmanes, ¿no cree?

Por supuesto. La retirada colonial de los años 50 dejó un vacío político y administrativo en los países que se hicieron libres que ocupó el Islam desde las mezquitas como fuerza de cohesión. Los europeos se replegaron y renunciaron a su influencia cultural e ideológica en esos países y además la religión cristiana, eje de las políticas europeas, dio paso a movimientos laicos y nos quedamos sin retaguardia moral en la que refugiarnos. Las convicciones religiosas siempre dan seguridad y cohesión a los grupos humanos. A todo esto hay que unir la eclosión demográfica de los países musulmanes que ha sido importada como mano de obra por muchos países de Europa. Tras la guerra del Yom Kippur del 73, muchos países se encontraron con un dinero del petróleo con el que jamás habían soñado, luego pasaron a los flujos financieros y de inversión con Suiza, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos y ahora dan la calderilla que les sobra a los radicales. Para un ejército de desarrapados, el dinero que recibe de Arabia Saudí es agua de mayo.

¿De dónde viene esa atrocidad de degollar a las víctimas sin el más mínimo escrúpulo?

De la bestialidad del ser humano. Si no se les diera tanto pábulo en los medios de comunicación, otro gallo cantaría.
Y ahora está internet. Es cierto. Lo hacen para aterrorizar y someter a la población árabe musulmana que tienen subyugada.

Dicen los expertos que nuestro temor es exagerado, que el odio a muerte es dentro del propio Islam, entre chiitas y suníes…

Será exagerado en Monforte de Lemos donde apenas hay musulmanes, pero no lo es en Granada donde ya hay más de 20.000, o en el Raval de Barcelona donde quieren imponer sus normas. Lo que tenemos que hacer en España es tener cuidado y dejar claro a los musulmanes que tienen que acatar nuestras leyes y nuestra Constitución. Eso es lo que no se hace.

¿Se puede hacer peor de lo que hicieron Bush, Blair y Aznar al liquidar a Sadam Hussein y abrir la caja de Pandora que tantas desgracias nos ha acarreado?

Con la distancia que da el tiempo se pueden hacer todo tipo de juicios. Creo que en esa actuación hubo errores de cálculo y errores de información. Aznar fue víctima de esos errores y los tres actuaron engañados por la CIA. Lo que sí está claro es que Irak empleó armas de destrucción masiva en algún momento, luego accedió al desmontaje de esas armas y no le creyeron. Al trío le metieron un gol, como se lo metieron a Bush el 11-S. Es cierto que Sadam Hussein era una bestia, pero era nuestra bestia, como se soporta al rey de Marruecos porque la alternativa es cruda y es el islamismo radical. En Libia pasó lo mismo porque Gadafi era otra bestia, pero también una pieza clave para la estabilidad en el Mediterráneo. En Egipto, centro del mundo árabe, estaba otro tirano, Mubarak, un ladrón y un abusón, pero que daba cierto equilibrio con Israel y Estados Unidos. En Siria ya vemos lo que está pasando. Bachar al-Asad es otro tirano, musulmán alauí, que se puede llevar bien con los chiíes de Irán antes que con los suníes. Todo ese descontrol ha sido aprovechado por los radicales que dicen: somos musulmanes y vamos a poner el Reino de Alá sobre la Tierra.

Poca solución se ve a semejante lío, ¿verdad?

Tendrá que ser Arabia la que acabe con el califato de EI que tan bien suena en los oídos de un musulmán. Supongo que en esa confrontación será el EI el que salga exterminado.

¿Cómo se puede integrar a los islamistas en nuestro suelo occidental para que acepten las normas de convivencia de los países de acogida?

Obligándoles a cumplir las leyes como las tenemos que cumplir el resto de mortales. No hay fórmulas mágicas.

Pero es que los terroristas surgen de nuestras escuelas y universidades. ¿Por qué no se integran con nosotros?

Porque no les da la gana y porque, insisto, no se les obliga a acatar las leyes. Yo tengo que cumplir las reglas de tráfico y no me siento por ello nada oprimido.

¿Cómo hay que tomarse la amenaza del islamismo radical desde aquí, desde Al-Andalus?

Depende de nosotros y de las ganas que tengamos de garantizar la apertura y la tolerancia de nuestra sociedad que da cabida a todas las religiones. Lo que no tiene que haber cabida es a la intolerancia.

¿Cómo debe comportarse España con nuestro vecino Marruecos para evitar los problemas de la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y la reclamación de Ceuta y Melilla que amenazan nuestras relaciones con el mundo musulmán?

El problema de la inmigración pasa por defender seriamente nuestras fronteras. Yo no puedo entrar en Nigeria por donde quiera y sin documentación. Hay que presionar a Marruecos desde la diplomacia porque cuando ayuda en este problema se ven pronto los resultados. Lo que está claro es que en España se trata bien a los inmigrantes. Otra cosa es lo que sucede en Ceuta y Melilla. Hay que hacer ver a Marruecos mediante hechos que son territorios nuestros y eso se hace con más inversión en esas ciudades e impidiendo que la proporción de musulmanes crezca como está creciendo. Los gobiernos españoles han demostrado una gran inopia con este tema. Si no se actúa, la balanza en pocos años puede estar a favor de Marruecos. Donde sí funcionan las relaciones entre España y Rabat es en el tema de la seguridad para frenar el islamismo radical.

Usted afirma que España vive un momento histórico grave porque se están fomentando de forma irresponsable los localismos basados en inventos pseudo históricos.

Y así es y ¡menos mal que en Andalucía no cuaja de forma seria! Pero ya hemos visto a los catalanes, a los vascos y a los gallegos. En Andalucía es ahora el PSOE el que enarbola la bandera de un nacionalismo artificioso y están como locos buscando hechos diferenciales e incluso los hay independentistas. Hay filólogos que hasta quieren inventar una lengua andaluza. Blas Infante encontraba el hecho diferencial andaluz en que en esa tierra estuvieron los musulmanes.
Juan Goytisolo, flamante premio Cervantes, acaba de escribir que usted ha cambiado de bando y que en las últimas décadas ha puesto su talento al servicio de desmontar el mito de Al-Andalus y de la España de las Tres Culturas.

Esa es la respuesta que ha dado a un artículo que escribí hace unos meses. No me parece que Goytisolo se merezca el Cervantes. Eso es más bien una majadería del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, un pepero que quiere hacerse el progre por lo que pueda pasar en el futuro.

¿Va por usted eso de que quien abandona una fe tiende con frecuencia a refugiarse en otra y vengarse de su pasado?

Goytisolo nunca ha sido de izquierdas y ha jugado siempre a la ambigüedad. Es un personaje que se aprovecha de España para lo que le conviene y cuando no le conviene la desprecia y dice que le da asco. Siempre ha sido un señorito que ha vivido de hacerse la víctima y de creerse un escritor maldito. ¡No puede darme lecciones de antifranquismo alguien que se ha pasado la vida viviendo en París y Marrackech!

Lo que viene a decir es que usted antes atacaba desde la izquierda y ahora lo hace desde la derecha, ¿no?

Si ser de izquierdas es ponerse tras una pancarta con UGT, CCOO y Podemos, yo no soy de izquierdas. Fui militante del Partido Comunista y no me arrepiento, ni me jacto, ni me avergüenzo. ¡Eso sí! Nunca fui progre ni me sumé al PSOE para buscar una poltrona. No estoy afiliado a ningún partido y resulta que ahora Goytisolo dice que soy facha porque no me trago su bola árabe y su retórica majadera de Américo Castro. Goytisolo, que no lee nada, se ha quedado con Américo Castro y no se entera de nada.

¿Cómo hay que interpretar hoy la afirmación de Américo Castro de que lo español se formó en el crisol de la proximidad-rechazo de las tres castas: cristianos judíos y musulmanes?

Le recomendaría a Goytisolo que leyese a Sánchez-Albornoz. Hoy en día, nadie, ni los historiadores arabistas se creen eso de que Al-Andalus fue un crisol.

¿No era una especie de paraíso?

Fue una época terrorífica y las pervivencias que quedan de ella en España son escasísimas. Como digo esto, Goytisolo siente que le rompo el juguete. También soy crítico con Sánchez-Albornoz porque no creo que lo que somos hoy sea continuidad de la Cueva de Altamira.

¿No venció don Pelayo a los moros en Covadonga?

No sé si se produjo la batalla de Covadonga, lo que sí sé es que en el siglo VIII entraron unos 100.000 árabes en la Península y entre los años 730 y 740 se dieron unas hambrunas tremendas en las zonas de Asturias y Galicia que obligaron a los musulmanes que se habían asentado en el Norte a regresar a su tierra bereber. Fue un éxodo obligado por el hambre más que una heroica batalla de don Pelayo, que desde luego aprovechó esa huida para impulsar la monarquía astur-leonesa.

¿Qué opina entonces de la corriente de intelectuales que idealizan la etapa de Al-Andalus?

Que no saben de lo que hablan. Son los que ponen a Maimónides como ejemplo de convivencia de las Tres Culturas. A Maimónides y a Averroes y resulta que los dos fueron personajes perseguidos por los musulmanes. Los que dicen eso no tienen ni idea, son políticos y escritores aficionados como Goytisolo. Maimónides era judío y cuando la ocupación almohade se tuvo que islamizar a la fuerza. Se fue a Marruecos y luego a El Cairo donde vivía como criptojudío hasta que fue procesado por apóstata. Tuvo la suerte de que un amigo suyo le ayudase durante el proceso y le absolviesen. Maimónides maldice en su epístola a los judíos de Yemen al islam y a los cristianos.

¿Hubo armonía o no entre las Tres Culturas?

Nunca hubo armonía, eran tres comunidades yuxtapuestas con intercambios comerciales, económicos y administrativos. Lo que había eran dos culturas y tres religiones porque los judíos tendieron a adoptar la cultura romance o la árabe. Era lo más parecido al Apartheid de Sudáfrica.

Profesor, ¿no se ha pasado usted al decir que si la ablación, una práctica ancestral del Valle del Nilo de la época de los faraones, fuera defendida por todos los árabes las feministas multiculturalistas se apresurarían a calificarla de excelente?

No digo exactamente eso. Lo que creo es que las feministas occidentales tienden a ser grandes defensoras de otras culturas y por razones políticas toman o no partido por una cosa u otra. No les veo alzar mucho la voz por las mujeres cristianas que están matando en Nigeria, pero pronto enarbolan la bandera de la libertad religiosa si a una musulmana no la dejan entrar en un espacio público con el pañuelo puesto por razones de seguridad. Son feministas y progres que tienen una doble vara de medir. ¿Por qué se hace la vista gorda con las niñas españolas que se llevan a Senegal para mutilarlas? Eso hay que perseguirlo penalmente. Las feministas son sumamente laxas para unas cosas y tremendamente intransigentes para otras. En España hace falta un poco más de objetividad.

 
Wikio – Top Blogs