jueves, 3 de diciembre de 2015

El Corte Inglés y El Encato de La Habana

El Corte Inglés y El Encato de La Habana


Los Almacenes El Encanto, también conocidos como Tiendas El Elcanto o, simplemente El Encanto, fueron una cadena de grandes y medianos, que se expandieron por toda Cuba, desde su emplazamiento original en La Habana.

En 1888 dos hermanos asturianos emigrados a Cuba,  José (Don Pepe) y Bernardo Solís, establecieron una tienda de telas, denominadas en aquélla época «sederías», en la esquina de las calles Galiano y San Rafael en La Habana. El éxito y las nuevas prácticas de comercio les llevan a buscar capital para su ampliación, constituyendo con un compatriota que tenían empleado como dependiente, Aquilino Entrialgo, la mercantil Solís, Entrialgo y Cía. S.A. en 1900.



En el primer tercio del siglo XX El Encanto se configura como un almacén muy novedoso y de gran éxito empujado por la innovación de sus propietarios y gerentes entre los que cabe destacar al también asturiano César Rodríguez González (Don Cesáreo), que tras regresar a España en 1934 fue primer presidente de El Corte Inglés y socio fundador de Sederías Carretas, y que había empleado en el negocio a su primo Pepín Fernández, luego fundador de Galerías Preciados en España, y a su sobrino Ramón Areces, primer Director general y posterior presidente de El Corte Inglés.


 
Ramón Areces Rodríguez, hijo de los agricultores Carlos Areces y de Jesusa Rodríguez, previamente cuñada y después segunda esposa de éste. Debido a la situación familiar, en la que el trabajo de sus padres debía alimentar a un total de ocho hijos, en 1920 tomó una importante decisión: emigrar lo antes posible a Cuba junto a sus hermanos Manuel y Luis, después de conocer a su tío César Rodríguez González. A su llegada, su tío César le ofreció un puesto de trabajo cómo cañonero (aprendiz al que le ofrecían comida y alojamiento) en los almacenes El Encanto, dónde (su tío César) era gerente.

Cuatro años después, acompañó a su tío por Estados Unidos y Canadá con tal de mejorar las relaciones comerciales de la empresa, estudiar el mercado y abrir delegaciones en ambos países. En 1928 regresaron a Cuba, donde permaneció hasta 1935. Su tío ya no trabajaba en la empresa y, lo más importante, había estallado el crack del 29.
 


En el primer tercio del siglo XX El Encanto se configura como un almacén muy novedoso y de gran éxito empujado por la innovación de sus propietarios y gerentes entre los que cabe destacar al también asturiano César Rodríguez González (Don Cesáreo), que tras regresar a España en 1934 fue primer presidente de El Corte Inglés y socio fundador de Sederías Carretas, y que había empleado en el negocio a su primo Pepín Fernández*, luego fundador de Galerías Preciados en España, y a su sobrino Ramón Areces, primer Director general y posterior presidente de El Corte Inglés.

En 1935 se instaló en Madrid y en diciembre traspasó una sastrería especializada en confección infantil. Este solar y los adyacentes los había comprado Sederías Carretas para la ampliación de Galerías Preciados, pero la intermediación y el apoyo económico de su tío César le permitieron utilizarlo hasta 1940, año en que se trasladó a la calle Preciados número 3 y se constituyó la sociedad limitada El Corte Inglés (se transformó en anónima doce años más tarde, en 1952).

Areces utilizó el modelo de la tienda El Encanto de La Habana, y los modelos anglosajones de grandes almacenes, distribuyendo las ventas por departamentos y, en los años 60, se abrieron sucursales en Barcelona, Sevilla y Bilbao.

Tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, y el establecimiento del régimen socialista, El Encanto es confiscado por el régimen y cerrado.

En 1961 un incendio, provocado por varias bombas incendiarias, derriba el edificio.

*José Fernández Rodríguez (El Rellán, Grado, Asturias, 1891 - Madrid, 16 de diciembre de 1982), conocido como Pepín Fernández, emigra a México en 1908. Posteriormente se muda a Cuba, donde se encontraba su hermana Eustaquia, encontrando trabajo en los Almacenes El Encanto de (chico para todo) gracias a las gestiones de su primo César Rodríguez González.

En El Encanto emprende un continuo ascenso, primero como vendedor y en 1912 ya como contable de la empresa, debido a sus ideas innovadoras como el establecimiento del precio fijo en etiquetas para evitar el regateo. Contrae matrimonio el 17 de abril de 1920 en La Habana con la cubana Carmen Menéndez Tuya.

En 1934, junto con César Rodríguez y otros, funda Sederías Carretas mediante la compra de la tienda textil Nuevas Pañerías situado en la calle Carretas 6 de Madrid. El local se amplía y no cierra mientras dura la guerra civil. Tras ésta, la tienda ocupa todo un edificio.

En 1935, adquiere el solar situado entre las calles Preciados, Carmen y Rompelanzas donde abre en 1943 el primer Galerías Preciados considerado el primer Gran Almacén por Departamentos en España, aunque previamente en Barcelona se habían establecido los Almacenes El Siglo y en Madrid la Sociedad Madrid-París.

En los años cincuenta comienza a aparecer la competencia, con El Corte Inglés, dirigida por Ramón Areces y presidida por César Rodríguez, a la cabeza. Esta empresa será la que acabe venciendo a Galerías Preciados en la batalla comercial. Cada empresa llevaba una estrategia distinta, Ramón Areces financiaba los nuevos centros con las ganancias adquiridas, mientras que Pepín Fernández se endeudaba para poder expandirse. Esta situación se debió posiblemente a la delantera que tomó El Corte Inglés en su expansión con la apertura en 1962 de su tienda en Barcelona. Galerías respondió comprando los Almacenes Jorba por lo que a partir de ese momento la marca en Cataluña se denominó Jorba Preciados.

Aunque las tensiones entre ambas empresas terminaron con una guerra abierta, Fernández y Areces distinguían bien el plano familiar del profesional, apoyándose mutuamente en los malos momentos.

 

Wikio – Top Blogs