jueves, octubre 08, 2015

El fracaso del totalitarismo en Cuba

El fracaso del totalitarismo en Cuba
A propósito de un titular del Sr. Darío Machado Rodríguez http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/10/05/el-socialismo-es-ahora/#.VhXeO29zMdU

Es muy tarde para hablar de política económica y “social” de la dictadura totalitaria neo feudal. Más de medio siglo de fracasos continuados y despilfarro del erario público es, más que tiempo suficiente para continuar con la seguidilla  de “orientar en dirección del socialismo”.

Para nadie constituye un secreto de que lo único que ha logrado el régimen de oprobio han sido fracasos. Múltiples han sido las causas. Luego de cinco lustros, no puede ser válido acudir a las características del subdesarrollo de la economía cubana en 1959, ni la escasez de recursos minerales, ni la hostilidad del vecino del norte y mucho menos culpar al retraso tecnológico de los ex -amigos del “campo socialista” y de la Unión de los Consejos de las 15 “repúblicas”.

Menos válido aún, tildar de ignorantes a Fidel y Raúl Castro por los “errores” cometidos a propósito.

Imposible disculparles interpretando que se podía haber solucionado con otro enfoque de la organización económica. Cualquiera, que no padezca de «alzhéimer» sabe que, o se ejecutaba la voluntad del Kremlin o la “dictadura del proletariado” desaparecía en menos de lo que cantaba un gallo.

Culpar de todos los males económicos a la “acción perversa y hostil del monstruo imperialista” es la continuación de la retórica del fracaso.

La historia es como ha sido: minimizando ignorancias y justificando errores cometidos a sabiendas. De eso sí que estamos convencidos y no lo pueden cambiar a estas alturas.

¿Cómo es posible que hoy en día nos hablen de logros en la salud pública y en la preparación intelectual, cultural? ¿Masiva?

¡El que diga esto solo puede hacerlo en coña!

¿Proteger a cual población?

¿Poner en primer plano cual infraestructura?

¿Preservar cual cohesión? ¿Cuál independencia? ¿Qué soberanía?

¿Cultivar que solidaridad internacional? ¿Altruismo?

Nada de eso, como dice el Licenciado en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Filosóficas, Sr. Darío Machado Rodríguez, ha servido para afrontar las realidades de hoy.

No se trata de intentar ir hacia delante mirando hacia atrás. Son muchas las malas experiencias colectivas para intentar, a partir de ellas, construir el futuro.

Por supuesto que la acción del mercado influye en toda la sociedad. ¡Faltaría más! Liberar las fuerzas productivas no significa, en modo alguno, dejar de controlarlas. Eso sí, todo el aparato represivo de la dictadura, sería un freno al desarrollo. Solo instituciones democráticamente electas serían capaces de controlar dichas fuerzas.

Basta ya de cuentos de camino Sr. Machado. Estamos cansados de escuchar las malas intenciones del capitalismo mundial y su “criminal manipulación financiera, política y militar”, de la que gustan tanto los hermanos dictadores.

De lo que se trata no es de perpetuar una dictadura totalitaria neo feudal. Todo lo contrario. Es necesario la creación de un modelo de gobierno en el cual tengan participación las masas populares y que mediante el voto el pueblo decida que programa de gobierno (de entre todos los partidos políticos) es el de su preferencia. Que las instituciones todas funciones. Que no sea uno solo el que mande porque según él (el dictador), es el que se las sabe todas y el resto de los cubanos son ignorantes e incapaces.

¿No le suena a comunismo eso que usted dice de que bajo el sistema de mercado y en democracia la naturaleza, la cultura, la salud y la educación serían mercancía? Pues si fuese así: Bienvenida sea la mercancía pues, lo que es hoy, no la tenemos.

El totalitarismo es tan pasado como las monarquías absolutas. No nos hable más de “socialismo”. Ya ese tuvo su hora en Cuba y no resultó. Pensar, de la forma que usted lo hace es retrógrado. ¿Fortalecer la economía del régimen para que una vez fuerte vuelva a cometer los mismos errores?

El sistema democrático ha demostrado ser (al contrario que el sistema totalitario) mucho más justo socialmente. Por lo menos se aplica (sin bombos ni platillos) aquello que usted debe recordar bien:

“De cada cual según su capacidad”. “A cada cual según su trabajo”. O el que reza: “El que no trabaja, no come”.

No es que no se oigan hoy en día los conceptos de socialismo en los sistemas dictatoriales totalitarios. Por no oírse, no se oye y mucho menos se ve la construcción del socialismo.

¿Ética socialista? No estoy para bromas ni chistes de mal gusto.

Referirse a la “terrenalidad” como si el sistema, impuesto a sangre y fuego sea algo divino es el colmo de la imbecilidad.

No hay, ni existe ninguna transición en Cuba. Es una sucesión de mando al mejor estilo militar. El camino ignoto, al que se refiere Raúl Castro, quiere decir que ni él mismo sabe hacia dónde va, ni quién o quienes le sucederán.
Wikio – Top Blogs