martes, 5 de mayo de 2015

Análisis crítico del documento publicado por la Embajada de la República Popular de Angola en el Reino de España

Análisis crítico del documento publicado por la Embajada de la República Popular de Angola en el Reino de España



Embajada de la República de Angola en el Reino de España


23 DE MARZO DE 2015


Angola celebra el 27 aniversario de la Batalla de Cuito Cuanavale





Anverso y reverso de la medalla “A los heroicos defensores de Cuito Cuanavale”






Comentarios (en negritas) por el Teniente Coronel (r) Mario Armando Riva Morales


La efeméride marca la derrota impuesta por la ex-Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA) a los militares del antiguo régimen del Apartheid Sudafricano, que en la altura, invadían Angola a partir de esta región del sudeste del país. Falta mencionar a las fuerzas militares cubanas. Si no quieren mencionar a las FALA (brazo armado de la UNITA) es su problema. No obstante, en ambos casos le están faltando a la historia.


La derrota de las entonces fuerzas militares sudafricanas obligó al régimen del Apartheid a promover conversaciones cuadripartitas, que terminaron con la firma del Acuerdo de Nueva York y, consecuentemente, con la independencia de Namibia, la liberación de Nelson Mandela y la democratización de Sudáfrica, con el fin del régimen del Apartheid. Las conversaciones habían comenzado mucho antes del empezar de la operación “Saludando Octubre”. La independencia de Namibia era un hecho desde hacía más de una década. Ver resolución 435/año 1978 de las Naciones Unidas. La liberación de Nelson Mandela no tuvo nada que ver en las conversaciones de paz en relación al conflicto angolano y muchos menos en los acuerdos de Nueva York.   


La intervención sudafricana en Angola tuvo inicio en el periodo colonial portugués, con el objetivo de ayudar a los colonialistas en la lucha contra los grupos de guerrilleros que en aquel momento existían. La principal base de Sudáfrica estaba localizada en la región de Cuito Cuanavale. ¡Falso! La AB 10, Base Aérea de Serpa Pinto (Menongue), era totalmente portuguesa y tenía más que ver con el conflicto en Rhodesia que con las incipientes, mal organizadas y desarmadas  fuerzas de la UNITA. Las SADF siempre prestaron especial atención a la hidroeléctrica de Ruacana, uno de sus intereses económicos vitales.


Tras la independencia de Angola, estas fuerzas volvieron a invadir el país, posicionando a sus tropas hasta el sur del Ebo, en la provincia de Cuanza Sul, donde fueron derrotadas y tuvieron que retirarse. Otra vez falta la presencia de las tropas cubanas.


Tras este retroceso, se instalaron en Namibia (desde principios del Siglo XX Namibia era un protectorado surafricano) y desde ahí realizaban inclusiones en el territorio angoleño, siempre con el pretexto de que combatían los militantes de SWAPO y del ANC. Jamás el ANC tuvo presencia militar en el sur de Angola.  


Durante casi más de una década, el régimen sudafricano tenía como objetivo mantener un territorio en el sur de Angola, donde operar de manera libre contra el ejército angoleño. Efectivamente, pero es necesario aclarar que, una cosa es el sur-occidente de Angola, donde la población mayoritaria es de origen Kwanyama (la mayoría de los combatientes de las SWAPO) y otra bien diferente es el sur-este de Angola, donde la mayoría de la población no es de origen Kwanyama. Es necesario aclarar también, que las FAPLA ejercían un control limitado al sur del paralelo 15, por lo cual las SADF campeaban por sus respetos desde Ruacaná hasta Tchipa.


También durante este tiempo, el ejército angoleño realizó varias operaciones en el sur del territorio, con el objetivo de destruir las bases de Unita, y en ella se emplearon cuatro brigadas (16, 21, 45, 59) que avanzaron hasta los márgenes del Río Longa. Este párrafo no aclara que dichas operaciones se realizaron en el sur-este de Angola y más exactamente en la provincia Cuando Cubango; lugar en que el mando militar cubano (contrariamente a lo que asesoraban los soviéticos) les advertía a las FAPLA, una y otra vez, que no se debían realizar dichas operaciones por encontrarse demasiado lejos de las posiciones más avanzadas y ser prácticamente imposible el avituallamiento de las tropas. El rio no es el Longa, sino el Lomba, lugar donde las FAPLA recibieron una pateadura de increíbles proporciones por parte de la UNITA y las SADF. Faltan por mencionar la Brigada 45 (la 47 nunca existió), la Brigada 66 y la Brigada 25 (de abastecimientos). Además, las FAPLA contaban con el apoyo de dos Grupos Tácticos. La composición de las fuerzas FAPLA que participaron en la llamada “Operación Saludando Octubre” constituían una División reforzada.


La ofensiva de las FAPLA se estaba coronando con éxito hasta que los sudafricanos introdujeron directamente fuerzas como la brigada 61, el Batallón Búfalo y otras que consiguieron parar la ofensiva del Gobierno angoleño.


Animado con este resultado, resolvieron realizar otra operación denominada “Hooper”, cuyo objetivo era destrozar las brigadas de las FAPLA y toma Cuito Cuanavale. Las Brigadas FAPLA restrocedieron en desbandada hasta las márgenes del rio Cuanavale. Los asesores soviéticos se retiraron del teatro de operaciones militares, siendo sustituidos por 250 aesores (oficiales) cubanos. Fue de esta manera y en condiciones extremadamente precarias que comenzó la defensa de Cuito Cuanavale o si es mejor, la evacuación de las Brigadas FAPLA desde la margen oriental hacia la margen occidental del rio Cuanavale. Caso contrario hubiesen sido aniquiladas.


Decidieron abrir dos frentes, uno en Cuando Cubango y otro en Cunene, con el objetivo de realizar una ofensiva en dirección a la frontera de Namibia. La decisión de abrir un segundo frente en el Flanco Sur Occidental (a más de 500 kilómetros de Cuito Cuanavale) fue del mando militar cubano, pues las FAPLA no tenían fuerzas para semejante empeño. Esas tropas cubanas (una División) llegó por mar. En la dirección Ruacana (sur-occidente de Angola) junto a la División cubana, operaron tan solo dos Brigadas angolanas (siempre a retaguardia).
Dirección Ruacana


Tras grandes combates de artillería, tanques y bombardeos aéreos, que duraban ocho horas, las FAPLA consiguieron derrotar a las tropas sudafricanas, obligándolas a retirarse. En esta batalla, se rompió el mito de la invencibilidad del entonces ejército racista de Sudáfrica y se alteró, “de una vez por todas”, la correlación de las fuerzas en la región austral del continente. No existieron jamás grandes combates de artillería en la defensa de Cuito Cuanavale. Los combates entre blindados fueron puntuales y realizados por tanquistas cubanos. Los bombardeos aéreos fueron protagonizados por aviadores cubanos. Los aviadores angolanos no estuvieron presentes desde el mes de diciembre de 1987.


La superioridad alcanzada por las ex-FAPLA en el campo de batalla hizo que el régimen del Apartheid, que temía una derrota más dura, aceptase la firma de los Acuerdos de Nueva York, que dieron origen a la implementación de la resolución 435/78 del Consejo de Seguridad de la ONU. Las acosadas Brigadas FAPLA lograron cruzar el rio Cuanavale. Fue el punto final de la última operación (Packer) de las FALA (UNITA) apoyadas por las SADF. A partir del día 23 de marzo de 1988, los surafricanos desistieron en su intento de aniquilar lo que quedaba de las vapuleadas brigadas FAPLA. Desistieron debido a que, dada la defensa estructurada por el mando militar cubano en la margen occidental del Cuanavale, era imposible cruzar el rio. El gobierno surafricano decide firmar los acuerdos de paz de Nueva York, luego del bombardeo a la reguladora de agua ubicada en Calueque, que nada tiene que ver con la defensa de Cuito Cuanavale (dirección Ruacana).


Esta resolución dictaba la independencia de Namibia y consecuentemente el desmantelamiento del régimen de segregación racial, que estaba en vigor en Sudáfrica. La resolución 435/78 de las Naciones Unidas preveía la independencia de Namibia desde hacía 10 años y nada tenía que ver con el desmantelamiento del régimen del apartheid.


La Batalla de Cuito Cuanavale fue símbolo de la determinación del pueblo angoleño de vencer o morir por la defensa de la Patria.


Para honrar la memoria de todos los que lucharon para defender esta localidad de ocupación sudafricana, el gobierno angoleño levantó a la entrada de la sede municipal de Cuito Cuanavale, un edificio de aproximadamente 35 metros de altura, en forma de pirámide, denominado “Monumento Histórico”.


La infraestructura cuenta con dos pisos, una terraza y está apoyado en tres vigas de cemento armado que le dan forma de pirámide. También cuenta con un ascensor con capacidad para transportar a cinco personas.


Tras la entrada del patio del monumento histórico, se encuentra una estatua de dos soldados con puños erguidos en señal de victoria tras los combates de la conocida “Batalla de Cuito Cuanavale”. Nunca existió la “Batalla de Cuito Cuanavale”. Lo que ocurrió en aquella localidad del territorio sur-este de Angola resultó ser la “Defensa de Cuito Cuanavale”. La defensa «obligada por necesidad» de un paso de rio, para salvar a las maltrechas brigadas FAPLA. A eso no se le puede llamar batalla.


En el mismo perímetro, hay una biblioteca y un museo en el que están expuestas algunas de las armas capturadas durante los combates y el material utilizado por las extinguidas FAPLA y las tropas cubanas.


El nombre Cuito Cuanavale, uno de los municipios de la provincia de Cuando Cubango, tiene origen en los Ríos Cuito y Cuanavale, que convergen en esta región. La convergencia de los ríos Cuito y Cuanavale ocurre varios kilómetros al norte de la localidad y el paso del rio Cuanavale, que es el nombre que prevalece luego de la confluencia.


Cuito Cuanavale posee una superficie de 35.610 kilómetros cuadrados, en la que se estima que viven 94.743 personas que se dedican principalmente a la agricultura y al criado de ganado.
Wikio – Top Blogs