miércoles, 22 de octubre de 2014

Hace 55 años que un Comandante de la Revolución cubana fue declarado traidor


Hubert Matos, en carta dirigida a Fidel Castro y sin que se derramara una gota de sangre, hacía formal renuncia de su cargo al frente del Regimiento de Camagüey y era detenido (acusado de alta traición) por el Comandante Camilo Cienfuegos.

Pocos años más tarde verían la luz las premoniciones del Comandante Matos. Fidel Castro traicionaría al pueblo cubano, imponiendo una dictadura totalitaria neo feudal, amparándose en las ideas de un alemán llamado Karl Marx.

Hubert Matos se lo decía por lo claro a Fidel Castro: El pueblo cubano no había hecho la revolución para imponer un sistema comunista en Cuba, sino para restaurar la democracia y la Constitución del 40.

El jefe militar de la plaza venía dando señales del apego a las tendencias neo feudalistas de Fidel Castro apoyadas en el culto a la personalidade y su coqueteo con el tenebroso imperio soviético.

Por eso a Fidel Castro no le sorprendió la carta-renuncia que a título de privado le enviara y recibiera en la tarde del 19 de octubre.

Fidel después de acusarlo de deslealtad y que solo le preocupaba “el daño a la Revolución” anunció que el Comandante Camilo Cienfuegos recibiría el mando del Regimiento.

La noche de ese día el Jefe de las Fuerzas Armadas, Comandante Camilo Cienfuegos fue localizado con urgencia para que se presentara en Ciudad Libertad. Cuando llegó al lugar Fidel y Raúl hicieron un aparte con él. La misión que se le encomendaban era trasladarse para Camagüey, donde Matos seguía dando "señales de insubordinación":

El Comandante Hubert Matos no se personó en la Plaza de los Trabajadores, en donde se había convocado un acto para conmemorar un aniversario más del asesinato del líder campesino (vinculado al Partido Socialista Popular) Sabino Pupo. Esa era una "señal"-

Jorge Enrique Mendoza Reboredo, intelectual de poca monta, servía de soplón a los hermanos Castro. Les informaba de todo y alguna cosa más de su propia cosecha.

Temprano en la mañana el Doctor Miguelino Socarras, ex oficial rebelde, llegaba a la casa del Comandante del Regimiento que se encontraba dentro del complejo militar. El Doctor Socarras le pidió a Huber que huyera con él de Cuba. Le dijo que él tenía un avión y un piloto listo a minutos de allí. Que había que evitar que lo lincharan. Huber se negó a huir diciéndole: “Me arrastrarán ahora, pero tal vez esto salve al país.”

El Comandante Hubert Matos explicó a sus subordinados la situación que acontecía, bajó a la calle y habló a los soldados en formación:

Fue, de compañía en compañía advirtiéndoles a sus hombres que: “esto es una trampa, no podemos caer en el error de dejarnos provocar. Yo soy el objetivo principal, pero lo que quieren provocar es una confrontación para que haya muertos y así justificar una sublevación.”

Muchos momentos trascendentales transcurrieron el 21 de octubre con la llegada de Camilo y luego de Fidel Castro, quien sabiendo la importancia de mantener "informado" al pueblo convocó a Mendoza a decir por la Radio su versión de lo que sucedía.

Otro de los momentos trascendentales es el nombramiento de Raúl Castro como Ministro de Defensa, lo que le subordinaba de inmediato al Jefe de las Fuerzas Armadas (Camilo), con muchos más méritos militares que el hermano de Fidel y muchísimo más querido por el pueblo.

Pasados los años el des-gobierno de los hermanos Castro, adulterando la historia, han intentado hacer coincidir la agresión trujillista con la dimisión del Comandante Hubert Matos.

Nada más falso y menos congruente. La invasión trujillista por Trinidad fue un día 13 de agosto de 1959, en respuesta a la invasión fidelista contra el régimen de Trujillo, del 14 de junio de ese mismo año.


 

Wikio – Top Blogs