domingo, 24 de agosto de 2014

Un gobierno que se respete no negocia rescates

EE UU se mantiene firme en su negativa a ceder a las demandas de secuestradores


James Foley y su familia sabían perfectamente que el gobierno de los Estados Unidos de América no negociaría el recate. Foley estaba convencido que el gobierno de su país intentaría su recate, si fuese posible. Es por eso y no por otra causa que se negó a permitir a los otros norteamericanos secuestrados no creer en su gobierno.

Probablemente nunca se sabrá si Foley fue consciente que el Presidente Obama autorizó un intento de rescate semanas antes de su ejecución. Lo que debe quedar muy claro es que la confianza ciega de Foley se basaba en su rescate y no en negociar el mismo.

Nada tienen que ver los millones de dólares que exigían los terroristas. Ese no era el propósito del secuestro, sino el terror y el asesinato. El gobierno de los E.U. no paga rescates.

“No hacemos concesiones a los terroristas. Y eso incluye no pagar rescates”, ha declarado el Departamento de Estado. El motivo: ceder y pagar “les proporciona fondos para continuar sus actividades”, y un “peligroso incentivo” para realizar más secuestros, dijo este viernes el vice asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes. Según Washington, en lo que va de año los grupos terroristas han recaudado “millones de dólares” con los rescates pagados por algunos gobiernos.

¿El no pagar rescates puede llevar a más secuestros?

Sí y no, es la respuesta a esta pregunta: Los terroristas, además de haber recaudado, por la vía del secuestro, inmensas cantidades de dinero, son patrocinados por monarquías absolutas y regímenes totalitarios bañados en petróleo. No necesitan el dinero del rescate para continuar sus fechorías, intentando implantar el fundamentalismo islámico en todo el mundo.

¿Será que Qatar y Arabia Saudita financian el califato?

Tanto Qatar como Arabia Saudí siguen la doctrina wahabí (ellos prefieren llamarla salafista), una interpretación del islam suní en la que muchos analistas encuentran la base doctrinal del radicalismo religioso que barre el mundo islámico. Aunque no todos los piadosos wahabíes apoyan el uso de la violencia, todos los grupos islamistas violentos han bebido de fuentes salafistas.

Los gobiernos que sí pagan los rescates son pusilánimes y solo consiguen desacreditarse y demostrarles a los terroristas (con su cobardía) que ceden a las presiones y al chantaje.

Solo Londres sigue con Washington la pauta de no pactar con terroristas

“Nosotros, los países que pagamos, somos considerados por los terroristas como una vaca a ordeñar”, reconocía también a France Presse Alain Chouet, un ex alto funcionario del servicio de inteligencia exterior francés.

Y ahí radica el problema, según periodistas como Rohde: la falta de una “respuesta consistente” de los Gobiernos occidentales ante los secuestros, algo que “se necesita desesperadamente”.

Intercambio de prisioneros sí, pagar chantajes no.

Wikio – Top Blogs