lunes, 24 de febrero de 2014

Jean Guy Allard, el pregonero canadiense de la dictadura de los hermanos Castro Ruz

Jean Guy Allard, el pregonero canadiense de la dictadura de los hermanos Castro Ruz


                                    Observen los dientes

De las dictaduras totalitarias nada me sorprende. Que el órgano oficial del comité central de la dictadura de los hermanos Castro Ruz utilice a un personaje de la calaña de Jean Guy Allard para defender el desastre chavista en Venezuela es de lo más común. No es el régimen, no es tan siquiera un “periodista” cubano. Es la “opinión” de un “extranjero”, aunque escriba oficialmente en el periódico “abuelita”.

Jean Guy es un canadiense (al parecer retirado de su profesión en Canadá), que vive en Cuba (¿?) y que al amparo de la dictadura, se dedica a escribir y hablar sandeces cada vez que se lo piden y cuando no también. Por cierto, lo que escribe es tan denigrantemente absurdo que no resulta creíble.

De que tenga vínculos con los órganos de “inteligencia” de la dictadura, no me extrañaría. El sistema represivo de los Castro es tan grande, que tienen copados la mayoría de los edificios más altos de la ciudad de La Habana. Esto es solo a modo de ejemplo, tienen muchos más inmuebles dedicados a la represión.

Jean Guy repite hasta la saciedad las opacas palabras de Maduro (no tiene muchas) que califican a Leopoldo López como “jefe de las hordas fascistas”. Este frio canadiense, devenido en “caliente” totalitario, no tiene idea del significado de la palabra «fascista» y mucho menos el de «horda».

El fascismo es un movimiento totalitario y nacionalista, que se propuso como alternativa entre el socialismo y las democracias liberales.

De manera que, Sr. Jean Guy, fascistas son los chavistas. Ya han dado pruebas que no son ni socialistas y mucho menos demócratas.

Se llama «horda» a un grupo de gente armada, sin disciplina ni moderación o a un grupo armado al margen del ejército. De manera que, Jean Guy, los estudiantes no son gente armada y fueron reprimidos por grupos armados, supuestamente ajenos al ejército.

Al parecer cualquiera que estudie en la Universidad de Harvard tiene que ser agente de la CIA, según nos cuenta Jean Guy. Es más, cualquiera que estudie en cualquier colegio de los E.U. es (por obligación) agente de la CIA. Ahora bien Jean Guy, una cosa es vociferar y otra bien distinta es probar lo que vociferas.

Si hacemos una comparación con Maduro, resulta ser que estudió en Cuba, pero no en La Universidad de La Habana sino en la escuela del partido, haya en Jaimanitas. Siguiendo las mismas elucubraciones de Jean Guy, fue allí donde fue reclutado por la inteligencia del régimen dictatorial de los hermanos Castro Ruz.

De manera (y siempre bajo el prisma de Jean Guy) que el impostor Maduro, aunque haya sido reconocido presidente, es un agente al servicio de una potencia extranjera.

Para Jean Guy, o mejor dicho, para los amos de Jean Guy cualquiera que se oponga al proyecto de dictadura totalitaria neofeudal mal llamada bolivariana, es un “hijo de papá”, como si Fidel y Raúl Castro no hubiesen tenido progenitor. Esos sí que eran hijitos de papá y uno que tenía muchísimo dinero a costa del sudor y la sangre de los semi-esclavos haitianos que para el papá Castro trabajaban.

¿Por qué Jean Guy no nos cuenta que Raúl Castro fue reclutado por el KGB durante un encuentro de juventudes?

Nada es casual Jean Guy, los Castros tienen fábricas de líderes, que por desgracia solo provocan miseria en sus pueblos y que funcionan mejor que aquellas que trabajan para Washington.

Me refiero a Chávez, Noriega, Morales, Correa y otros muchos.

A diferencia de la CIA, a la hora del reclutamiento los órganos de inteligencia del régimen dictatorial de los hermanos Castro Ruz no hacen diferencia entre ricos y pobres, aunque sus preferencias se inclinan por frustrados intelectuales de corazón altruista y cerebro anquilosado. Por regla general no utilizan profesores de instituciones educacionales. Eso para ellos es como perder el tiempo. Los reclutadores castristas trabajan al amparo de sedes diplomáticas en cualquier parte del mundo.

Por eso, no es difícil imaginar que siendo Maduro un sindicalero sin cerebro, los OI de la dictadura de Fidel Castro no lo hayan reclutado con anterioridad y una vez llegado al poder, de la mano de Hugo Chávez, lo hayan enviado a estudiar a la “Ñico López”.

En fin, coincido con un cubano disidente, el Sr. Luis Cino, que detalla al dedillo al sinvergüenza franco-canadiense cuando dice que, Jean Guy Allard no es otra cosa que un zoquete al servicio de los órganos de inteligencia de los hermanos Castro, un personaje de dientes putrefactos y halitosis crónica, resultado de no lavarse la boca (ni las manos agrego yo) luego de hablar y escribir tanta mierda.


Wikio – Top Blogs