domingo, 29 de septiembre de 2013

Las estupideces del “periodista” Rodolfo Crespo relativas a las reivindicaciones del músico cubano Robertico Carcassés.

Las estupideces del “periodista” Rodolfo Crespo relativas a las reivindicaciones del músico cubano Robertico Carcassés


Con motivo del 15 aniversario del encarcelamiento de cuatro espías del régimen de los hermanos dictadores, el día 12 de septiembre del año 2013 se celebró un acto político en lo que se conoce como “El Protestódromo Nacional”, contiguo a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos de Norteamérica, en La Ciudad de La Habana. La “actividad” consistía en una velada artística en “apoyo” a los cuatro falsificadores presos en cárceles yanquis.
 
 
¡Ojalá que las mazmorras de la dictadura, que oprime al pueblo de Cuba, tuvieran las mismas condiciones sociales, higiénicas y sanitarias que las del vecino del norte!
 
El Sr. Crespo nos cuenta que Robertico Carcassés aprovechó la “nocturnidad” para proclamar sus reivindicaciones. Un poco más y le endilga el sambenito de “alevosía”. No Sr. Crespo, no se trataba de “dardos al aire” dirigidos contra el núcleo de la izquierda cubana. Se trataba de una acusación, en toda regla, contra la más cruel y abominable dictadura totalitaria y neofeudal estalinista que ha sufrido el pueblo cubano por más de 50 años.
Sr. Crespo, eso de que la dictadura se encuentra enfrascada, por más de un lustro, en una serie de transformaciones económicas es puro cuento. Lo que hace hoy el régimen de oprobio es alargar el tiempo de vida de los hermanos, mientras se crea una élite clasista que vendría a ser los nuevos capitalistas de una Cuba sin Raúl y sin Fidel Castro.
Mire Sr. Crespo, aquel lugar fue construido sobre un parque en el cual existía un puente (sobre un estanque) premiado como una joya arquitectónica de la Ciudad de La Habana, extensivo a toda Cuba. Lo que allí se encuentra es un lugar lleno de astas de banderas (de aspecto cutrísimo), que en el mejor vocabulario cubano le llamaría “picúo” y desentonante con el resto del malecón habanero que bien merecería una estruendosa y cubanísima trompetilla. Nada de emblemático.
Otra cosa, lo que hoy se conoce como “Plaza de la Revolución” fue edificado antes de que Fidel Castro se metiera el poder en uno de los bolsillos de su traje de faena. Se llamaba “Plaza Cívica”. Claro, no dude usted que vuelva a llamarse de igual forma después que las aguas vuelvan a tomar su nivel.
Esos que usted llama héroes, lo son solo para la dictadura. Para los que conocemos las interioridades del juicio, sabemos que las condenas son más severas, no porque estuvieran espiando, sino por toda la documentación falsa que les fuera ocupada. Incluso, en el juicio casi que no se les pudo argumentar que estuviesen espiando en instalaciones del gobierno de los Estados Unidos. Si que lo hacían en diferentes organizaciones contrarrevolucionarias del exilio, pero por eso solamente no hubieran recibido una pena superior a 5 años, si acaso.
Los verdaderos responsables de que se encuentren presos son Raúl y Fidel Castro. Y le explico: En la fecha en que son derribados los aviones de la organización “Hermanos al Rescate”, hacía muy poco tiempo que se encontraba, en fase de reestructuración, el Ministerio del Interior del régimen. (consecuencia de las causas 1 y 2 de 1989)
Pasar a retiro, o vaya usted a saber si al “Plan Pijama” a todos los jefes superiores y a la casi totalidad de los intermedios, así como a más del 50% del resto del personal, de aquel Ministerio, tenía que dar resultados funestos para los agentes en el exterior. Prácticamente se quedaron acéfalos.
Usted Sr. Crespo, sin saber de lo que escribe, intenta comparar el caso de “Eliancito”, con los cuatro delincuentes. Mientras que el caso del balserito ocupó las pantallas televisivas de toda la nación, en el los falsificadores se vino a saber mucho tiempo después de ocurridas las detenciones y hoy aun el pueblo cubano desconoce que no fueron tan solo cinco.
Volvamos al caso de Carcassés. Las reivindicaciones eran las siguientes:
“Yo quiero que liberen a los cinco héroes y que liberen a María”.
“Libre acceso a la información para tener yo mi propia opinión”.
“Elegir al presidente por voto directo y no por otra vía”.
“Que se acabe el bloqueo y el auto bloqueo, por favor”.
“Ni militantes ni disidentes, todos cubanos con los mismos derechos”.
En relación a sus comentarios le diré:
¿No sabe el Sr. Crespo que el Estado español es una Monarquía constitucional aceptada durante la transición?
Para situarlo en tiempo y espacio, debían empezar por modificar la Carta Magna.
Efectivamente Sr. Crespo, las elecciones de segundo grado, como las del régimen imperante en Cuba, no son una excepción, pero tampoco es la regla de oro para una república de régimen monopartidista.
Ya se han dado casos y posiblemente sea un dolor de cabeza para el régimen que mientras más trabajadores independientes existan,  aparezcan (cada vez más) presidentes del poder popular (de base) que no se encuentren controlados por el desgobierno.
Sr. Crespo, el título de alcalde solo ha quedado para aquel que ostenta el cargo en la Ciudad de La Habana y para que sepa, ese no gobierna porque (para tomar cualquier decisión) se encuentra supeditado a las instancias del Partido Comunista.
Robertico no tuvo intención alguna de convertirse en “paladín” de nada ni de nadie. Y no voy a entrar a discutir sobre la represión que ejerce el desgobierno contra los disidentes internos, en cuestión de elecciones.
Mire Sr. Crespo, a ningún cubano le interesa saber el porqué los comunistas españoles perdieron la guerra contra la falange. Lo que sí sabemos es que el régimen de Franco fue apoyado por el nacional-socialismo (igual de totalitario). Si el pacto de la transición, en el cual anduvieron de la mano comunistas, burgueses y aristócratas españoles ha hecho de España una nación del “segundo mundo”, quiere decir que no estuvo nada mal.
Ahora bien, cabría de usted apoyar a la disidencia cubana en su lucha, pues si ustedes quieren acabar con una monarquía constitucional, nosotros queremos acabar con una dictadura del más puro estilo medieval.
No porque las reglas del juego se encuentren impuestas por los que detentan el poder, debemos callar y sumirnos en la impotencia.
Me parece, que en eso, ambos coincidimos.
Lo que está pidiendo el director de Interactivo es, repito:
“Elegir al presidente por voto directo y no por otra vía”.
¡No está pidiendo el modelo español!
Carcassés escogió bien la tribuna. El “Protestódromo” es para protestar. Lo de la tribuna anti-imperialista es cosa del régimen del cual usted se hace eco Sr. Crespo. La fecha sensible lo es tan solo para la dictadura. Al pueblo le da lo mismo una cosa que otra. Por supuesto, a la audiencia, sí que le interesa la radio y la televisión “en vivo”.
Efectivamente, fueron cinco dardos envenenados los que lanzó Robertico contra el régimen de los hermanos dictadores y no solo contra el “compañero Raúl” como usted le llama Sr. Crespo.
Tal vez la liberación de la marihuana sea políticamente incorrecta. Robertico no es político. Y si de hablar de drogas se trata, debíamos empezar por prohibir el tabaco y el alcohol que son drogas tan nocivas o tal vez peores que la marihuana. Pero eso me resulta un tanto ridículo.
Lo peor es que el consumo mayor de drogas prohibidas es precisamente en las  sociedades más desarrolladas del mundo y no al contrario. Si así fuese, a nadie le importaría. ¿Alguien se ha preocupado alguna vez por el consumo de coca del los pueblos indígenas suramericanos? ¡Ah! Me dirán como afirma Evo Morales: “La coca no es cocaína”. Y es tan estimulante como el café.
Todo en exceso es malo Sr. Crespo, hasta su defensa absurda del régimen nauseabundo que impera en Cuba.
Sr. Crespo, mida sus palabras para escribir sobre el ciudadano español, nacido en Cuba, José Martí y Pérez, de madre canaria y padre valenciano. Martí no era anti-colonialista. Martí era independentista, como lo puede ser el Sr. Mas en Cataluña o el Sr. Otegui en las provincias vascongadas. Sepa usted que Cuba es la única autonomía española que ha obtenido su independencia por medio de las armas.
El auto-bloqueo al que se refiere Robertico Carcassés es el del régimen, que a todos los males provocados, le echa la culpa al imperialismo.
No todo en mi país es culpa del bloquebargo yanqui.
En cuanto a la reacción del régimen al cual usted llama “izquierda cubana” en un afán absurdo de confundir a la opinión pública, no es que haya “otorgado” por callar. Ha sido una torpeza y una debilidad.
Los funcionarios de segunda línea no existen para el régimen. Estos funcionarios reciben órdenes. Jamás actúan por cuenta propia. La torpeza está en que fue vetado por tiempo indefinido, tal y como vetaban a Julio Iglesias y José Feliciano (ejemplos de extranjeros vetados). Debilidad al retirar la sanción 5 días más tarde.  
Según Silvio Rodríguez (el del Unicornio Azul) fueron “funcionarios” y no tan solo uno. ¿Qué tal de positivas fueron las palabras? No creo que Robertico se haya retractado. Por lo menos no he leído su retractación o su “Mea Culpa”.
En el artículo de usted, se pregunta si el régimen teme al efecto boomerang. Le respondo que sí. Hasta el momento eso era un “principio inviolable”. Claro está, a conveniencia, el régimen siempre se ha defecado en sus principios.
Robertico no es imprescindible para la cultura cubana. Eso sería apostar muy alto. Por supuesto, su actitud ha acobardado al régimen y muy especialmente a Raúl Castro. No, no es que ahora vayan a permitir o a compartir calle y tribuna. Ahora lo que va a suceder es que el filtro se hará mucho más fino. Me imagino que todavía estén rodando “cabezas” (sentido figurado para decir castigados) de algunos “segurosos”, que en la España (antes de la transición) llamaban censores.
Sr. Crespo, la “batalla de ideas” es una obra de Fidel Castro, nunca bien comprendida por su hermano menor. Si aún persiste es porque el otro no se ha muerto todavía.
Ya quedan muy pocos de aquellos que se llamaban a sí mismos “revolucionarios”. Hoy la mayoría de aquellos (los que quedan vivos) se llaman disidentes. Y no me estoy refiriendo a algunos de dudosa procedencia.
Mire Sr. Crespo, vaya a darles lecciones de historia a los miembros del Partico Comunista Español. Los cubanos no necesitamos de sus consejos, por muy malintencionados que estos sean. Mucho menos lecciones de economía política, con las que nos amamantaron en los primeros 20 años de dictadura comunista.
Cuba, Sr. Crespo, no era un país rico y mucho menos desarrollado antes del año 1959, pero se vivía mucho mejor que en España. Me refiero a un 70% de clase media. No me vaya a decir que los 16 millones de automóviles (pues los coches son de tracción animal) eran propiedad de solamente un 7% de la clase alta criolla. No en balde emigraron hacia mi país (en los primeros 50 años de república) un cuarto de millón de españoles.
El empeño de Fidel Castro, en pelearse con la dueña de la casa, para trabar amistad con la sirvienta, nos ha llevado a una situación de miseria tal, que de ser el prostíbulo de los yanquis, ahora somos el bayú de Europa. De ser La Habana, el Paris de las Américas, ahora somos el hazmerreir de todo el mundo.
Una nota al margen: La clase pobre cubana no sobrepasaba el 25% de la población. Dato extraído del informe al 1er Congreso del Partido Comunista de Cuba, leído por Fidel Castro.
Declaraciones de Pablo Milanés para el periódico español Público, el 29 de diciembre del 2008:
“Yo no confío ya en ningún dirigente cubano que tenga más de 75 años porque todos, en mi criterio, pasaron sus momentos de gloria, que fueron muchos, pero que ya están listos para ser retirados…Sus ideas revolucionarias de antaño se han vuelto reaccionarias y esa reacción no deja continuar, no deja avanzar a la nueva generación”.
 
 



Wikio – Top Blogs

jueves, 26 de septiembre de 2013

Willy Toledo viviendo en Cuba

Willy Toledo viviendo en Cuba



Todavía no lleva tres meses viviendo en La Habana y continúa con la misma opinión de cuando vivía en Madrid.

Lo han acusado de todo y un poquito más. De vivir en Cuba como un burgués español, con criados y chofer, pero el supuesto actor no revela donde vive. Solo así podríamos evaluar en qué ambiente se mueve. Tampoco dice cuanto paga de renta por el modesto apartamento (falto de pintura), ni dice si paga en pesos cubanos o en CUC.

¿Fue en ese apartamento que recibió a Frenando Ravsberg? Bueno, el periodista lo describe bien. Continúa siendo el mismo impresentable, descalzo y sin camisa. ¡Qué gracioso!

Dice que le va muy bien y que tiene muchos amigos y mucho tiempo libre (que no tuviera en Madrid). ¿Se dedica a leer y no a trabajar?

Va al cine, al teatro y…, a comer a casa de gentes. Me imagino, que a comer mierda, que es como se dice vulgarmente en Cuba. Nada de langostas, ni de bistecs o camarones (gambas)?

Cuenta que está tranquilito. Esperemos bien que no se des-afore. Que se mantenga así, aun cuando choque con la vida real del cubano.

Tampoco nos cuenta que tipo de botellita, si es de vino o de ron. ¿Será de ron peleón o del “Legendario” de exportación? Otra pregunta: ¿El botellón a que dice asistir en el malecón será por la “Fiat”?

Se toma un juguito por la mañana y un pan con tortilla. La Habana Vieja ni la pisa, puesto que allí sería un turista más. Considera que por vivir en un barrio, es un vecino más. Efectivamente, es el “gallego” vecino, porque en Cuba se le aplica el “gallego” a todos los españoles.

Aun no tiene residencia, pero el día que la consiga se inscribirá en los CDR y si se lo permiten hará la guardia cederista, digo yo. Posiblemente será uno de los primeros extranjeros en dar el ejemplo a los propios cubanos, que ya están hartos de tanta bobería.

Refiere que los cubanos nunca se han referido a la “Madre Patria”. Me extraña, pues a diferencia de otros pueblos hispanoamericanos, los cubanos jamás nos referimos a España en forma despectiva. Siempre nos educaron en que España era como el “vidrio inglés”, un término acuñado por los propios españoles. Sin embargo no existen los resentimientos de otras partes.

Tan solo una aclaración: Los cubanos no somos españoles, desde hace muchos años. Somos y seremos tan solo descendientes. Y eso no nos lo puede quitar nadie.

Ravsberg le hace una pregunta estúpida. Para un español relacionarse con un cubano es la cosa más fácil del mundo. Por mucho que utilicemos palabras inventadas, conocemos incluso las palabras que se han dejado de utilizar en España, como por ejemplo: alcancía, automóvil y otras.

Cuidado con lo que dices Willy, no vaya a parecer que ya empiezas a criticar la carencia de información que sufre el pueblo cubano, que no se entera por los medios (controlados por el desgobierno) de las actividades culturales.

Willy come fuera de su casa. Con un sueldo promedio de un trabajador cubano es imposible darse ese lujo. Nos demuestra que no vive como un cubano y si como un español de visita en Cuba. Otra cosa Willy: No vayas a decir donde comes camarones y langostas, a no ser que sea en restaurantes del desgobierno en CUC. De lo contrario te estarás “chivando”. Es totalmente prohibido, incluso para los restaurantes particulares autorizados. A Willy le gusta el pescado. Debe tener el cerebro lleno de plomo.

Hace una crítica velada al régimen imperante en Cuba, al decir que el trabajo por cuenta propia, refiriéndose a la “apertura económica” (que él llama “nueva”), hace más feliz a la gente. Ya no es el desgobierno el que dará lo suficiente para vivir. Ahora los cubanos tendrán que arreglárselas al más puro “capitalismo”, que tanto odia el Toledo.

Extraña las comodidades. No las encuentras aun teniendo dinero. Siempre recalca que ha tenido una vida fácil de niño bitongo, de padres burgueses, como si eso en vez de ser una ventaja, fuese un pecado religioso. Ha trabajado mucho como actor, siendo todavía un perfecto desconocido. Y ha ganado mucho dinero.
Un cubano de su misma categoría sería un muerto de hambre más y sin la posibilidad de irse a vivir a España.

“La libertad de movimiento y de acción que hay en La Habana no la tenemos en Madrid”. Soberano disparate.
¿Qué entiende Toledo por “libertad de movimiento”?
¿Se estará refiriendo al transporte público?
¿Acción?
¿Contra qué o contra quién?
No sé si en algún momento de su “basta” carrera profesional habrá ejercido de payaso. ¿Será posible que en La Habana Willy Toledo se encuentre preparando la caracterización del “Trompoloco” de Edwin Fernández?

Willy Toledo ha llegado a una ciudad donde un trabajador recibe de salario 300 pesos moneda inconvertible y tiene que pagar 26 para beberse una cerveza, al cambio de 26 por un CUC (que también es inconvertible, pero es la que corre internamente en igualdad al dólar USA). Es verdad que las salas de cine son más baratas, pero tampoco tienen filmes de estreno. Las salas de teatro y de conciertos son más baratas que las de España, pero los actores y músicos no son tan bien remunerados como los españoles.

Pregúntenle a Willy.




Wikio – Top Blogs

domingo, 15 de septiembre de 2013

Salim Lamrani nos quiere hacer creer el cuento de la puerca.

Desmintiendo las “25 verdades” de Raúl Castro.

Como viene sucediendo desde que Raúl Castro sustituyó en el poder, a su hermano Fidel, el plañiderismo es punto fijo en el orden del día del General en Jefe. De disidente nada. 

1.- Con la legalización del dólar norteamericano en 1993, que al decir de Fidel Castro, se hacía por no existir otra alternativa, no se estableció un sistema de dualidad monetaria Sr. Lamrani. Por esa época existían varias monedas del INTUR. Llegaron a circular hasta cinco monedas diferentes, además del peso cubano. A partir de la libre circulación del dólar norteamericano desaparecieron esas “monedas” menos el peso nacional.
CUC
 

Durante el año 2004 inventan otro tipo de moneda. Había llegado el “rescate” en forma “bolivariana” y dejaba de circular el dólar norteamericano.  No iba a circular el “Bolívar”, el dólar fue sustituido por una moneda llamada CUC.

La diferencia es muy sencilla. Los chicos verdes, no solo tenían valor en Cuba. Valían en cualquier parte del mundo. Mientras que el CUC no vale, ni el valor del papel impreso. Sin embargo, cuando surgieron las casa de cambio (CADECA), el dólar lo cambiaban a 1 por 24 pesos en moneda nacional.

Hacía ya muchos años que el descontrol provocado por tantísimas monedas en circulación había propiciado diferencias entre los ciudadanos cubanos, de proporciones de hasta 124 pesos nacionales por un dólar y las únicas tiendas donde se podía comprar comida y otros artículos eran aquellas destinadas a diplomáticos y técnicos extranjeros.

Grandes tajadas las que daban esos extranjeros por hacerle el favor de comprar ropa y comida al cubano de a pie en aquellas tiendas. Eso era antes de 1993.

Junto a la liberalización del dólar surgieron las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD). Muchas veces la calidad de los productos era y aun es insufrible.

Por supuesto que Raúl Castro sabe que la dualidad monetaria es contraria al progreso. Sabe igualmente que la Libreta de Abastecimiento es un freno al desarrollo.

2.- Raúl Castro le echa la culpa de la indolencia e incompetencia al pueblo cubano, como si no fuesen ellos (los hermanos Castro Ruz) los que han desgobernado el país durante más de 50 años.

Sr. Lamrani, no le falte el respeto al pueblo cubano haciéndose eco del llanto del hermanísimo. Los cubanos no somos ni indolentes y mucho menos incompetentes. Esos títulos “nobiliarios” le corresponden a Fidel, a Raúl y a toda la caterva de funcionarios del régimen dictatorial, totalitario y neofeudal imperante en Cuba.

3.- La crisis económica no la engendró el periodo especial. Los cubanos vivimos en especial desde 1959, acrecentándose “la especialidad” en 1968 cuando el desgobierno decidió acabar con el trabajo por cuenta propia, durante aquella infausta “ofensiva revolucionaria”.



billete de diez pesos , moneda nacional


La falta de solidaridad y el egoísmo, el deterioro de los valores morales y cívicos, la falta de honradez y la insensibilidad es culpa, totalmente, del desgobierno de los hermanos dictadores.
¿Acaso son figuras decorativas?
¿No es prioridad de los gobernantes el que esto no suceda en una sociedad?
4.- Raúl Castro critica y castiga los ajustes de salario (robo para poder vivir) al que acude el cubano común. Durante décadas la política salarial fue inamovible y sin embargo, los precios de todos los productos aumentaban exponencialmente.
A robar, es a lo que se dedican los funcionarios del desgobierno, pero ellos le llaman fraude o corrupción.
5.- El dictador denuncia las construcciones ilegales y la ocupación no autorizada de viviendas, pero no hace absolutamente nada para garantizar donde vivir a los ciudadanos.
6.- Con un desgobierno (como el de los hermanos Castro Ruz) resulta imposible controlar la comercialización de bienes y servicios. Eso afecta la economía nacional. La culpa no es del pueblo ni de los funcionarios.
La culpa es del dictador, que no gobierna.
7.- ¿Quién se supone que sea el que controla a los funcionarios cubanos que no cumplen los horarios en los centros laborales? ¿Será que el salario que reciben no les alcanza para vivir decentemente?
Por supuesto que impacta negativamente en la productividad del país. La culpa del descontrol es de la dictadura.
 
8.- En cuanto al hurto y sacrificio ilegal de ganado, la captura de especies marinas en peligro de extinción y la tala de recursos forestales le puedo decir lo siguiente Sr. Lamrani:
El cubano de a pie no come carne de res. En el año 1959 la masa ganadera de Cuba rondaba los 12 millones de cabeza de vacunos, para 6 millones de habitantes. Hoy es todo lo contrario.
¿Quién o quiénes son los culpables Sr. Lamrani?
¿Todo el descontrol se le puede achacar a un pueblo?
19.- El acaparamiento de productos deficitarios y su reventa a precios superiores no es nada nuevo. Surgió a partir de medidas económicas desastrosas desde el inicio mismo de la dictadura totalitaria.
La libreta de abastecimiento incrementó de forma gradual (siempre a peor) de esta bochornosa actividad especulativa. Pero su creación es responsabilidad de los hermanos dictadores.
10.- El desarrollo de juegos ilegales está en pleno auge.
¿Quién, sino el desgobierno tiene la culpa?
Se suponía que esta fuera una lacra del capitalismo. Han pasado 5 décadas y aun persiste y gana fuerzas.
11.- La corrupción es una realidad endémica y numerosos funcionarios aceptan sobornos y prebendas.
¿Por qué Machado Ventura, que es un corrupto, continúa en las más altas esferas del desgobierno?
Fidel y Raúl Castro lo permiten y de acuerdo a las palabras de Fidel Castro, lo conocen y se hacen de la vista gorda mientras no dejen de ser “revolucionarios” o a los hermanos dictadores les convenga pasarle la cuenta.
 

 
 
  Wikio – Top Blogs

viernes, 6 de septiembre de 2013

Gibraltar

Gibraltar


Territorio británico de ultramar bajo soberanía del United Kingdom y reclamado por el Reino de España.

No es un territorio autónomo.

Según el artículo 10, del Tratado de Ultretch o “La Paz de Ultretch” (que son una serie de tratados multilaterales firmados por las Monarquías y los Estados beligerantes en la Guerra de Sucesión Española, se consideran el fin de la guerra), “la ciudad y los castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas, serían propiedad a perpetuidad de la Corona inglesa en territorio de jurisdicción española, debiendo retornar a España si el Reino Unido renunciase a dicha propiedad.

La bahía de Gibraltar no es otra que la bahía de Algeciras.




Gibraltar visto desde Algeciras


Gibraltar pasó del dominio romano al vándalo. Los pueblos vándalos eran de procedencia germánicos orientales que habitaban en las zonas de las actuales Alemania y Polonia. A principios del Siglo V, provenientes de Galia (Francia) cruzaron la península y se asentaron en el valle del río Guadalquivir. En árabe la palabra “guad” tiene el significado de rio. “Al-quivir” significa «grande».
                                              Algeciras vista desde Gibraltar
 
 
Los vándalos no se detuvieron. Cruzaron Gibraltar y crearon un reino en el norte de África, en la zona conocida actualmente como Túnez.

Después llegaron los visigodos, también germánicos orientales. Posteriormente fue parte del Imperio Bizantino (Imperio Romano de Oriente) y volvió nuevamente a ser propiedad de los visigodos.




Es en el 711 DC que cae en poder del Califato de Omeya que más adelante se convertiría en el Califato de Córdoba.
La conquista del reino visigodo por los moros significó la atribución de un nombre, el Monte Tariq (Yabal Tariq), en honor al caudillo moro Tarik Ibn Yabal.Hoy le conocemos como Gibraltar.
Pero bueno, regresando al presente: ¿Cómo se resuelve el problema de Gibraltar?
Recuerdos de mi adolescencia temprana me trasladan a la época en que viví en Londres, Inglaterra. Entre los muchos amigos que tuve se encontraban dos gibraltareños y un granaíno (de Granada, para los que no conocen el término). Los Llanitos tenían alguna dificultad para expresarse en español (nada que creara dificultades en el entendimiento mutuo), el andaluz con su típico acento que tanto nos gusta.

Nada, que en tantos años, en Gibraltar se sigue hablando español y hasta se reza (menos que antes) pero en católico y no en protestante, aunque también los hay.

En fin, los llanitos no quieren ser totalmente ingleses, pero tampoco españoles. Algo parecido a lo que pasa en Puerto Rico. Les conviene más (a sus intereses) ser un Estado “libre” asociado, que una colonia británica o una autonomía española. Menos aun les interesa, ser miembro de la “Unión Europea”.
¿Quiénes crean los problemas?
Como siempre: Los políticos, que en su afán de hacerse presentes, con asuntos baladíes, tiran bloques de hormigón al mar, construyen espigones para ampliar su ínfimo territorio y los otros causan retenciones y pretenden impedir el bunkering.

De esa forma tendrán problemas para rato y nos harán perder el tiempo y la paciencia a los hombres (genérico) de buena voluntad.




Wikio – Top Blogs