viernes, 12 de julio de 2013

Análisis de un escrito, de Lui Cino, sobre la Batalla de Cuito Cuanavale

luicino2004@yahoo.com

Comentarios por Mario Armando Riva Morales

LC.- LA HABANA, Cuba - Abril (www.cubanet.org) - La prolongada y sangrienta batalla de Cuito Cuanavale, decisiva en la guerra que sostuvo Cuba en Angola durante más de 13 años, pudo haber sido un revés. Durante meses lo fue. No hay porquéque asombrarse. Convertir los reveses en victoria, o en cualquier otra cosa, pero siempre a su favor, es la especialidad de Fidel Castro.

MRM.- Tal vez, por desconocimiento, Luis haya caído en la trampa de decir que “durante meses” pudo haber sido un revés y le adjudique (a Fidel Castro) la destreza de “convertir el revés en victoria”.
Ante este primer párrafo del artículo, debemos aclarar que la operación “Saludando Octubre” comenzó en el mes de septiembre de 1987. Que las Fuerzas Armadas Cubanas no tuvieron participación directa debido a existir serias divergencias entre el mando cubano y los asesores soviéticos de las FAPLA.
No obstante, hoy por hoy podemos imaginar que, con la negativa de Fidel Castro (para participar en dicha operación), se encontraba la astucia del viejo matrero que, pretendía la participación de las SADF surafricanas como ya había ocurrido en ocasiones anteriores.

Estas fuerzas armadas del régimen del apartheid, a más de 400 kilómetros de la frontera con Namibia y por supuesto en franco territorio angolano, le daba la posibilidad de abrir el Flanco Sur Occidental del Frente Sur (Ruacaná), que de otra manera jamás hubiese tenido justificación.
No obstante, Fidel Castro utilizó la defensa de Cuito Cuanavale como un “todo incluido” y mezcló a su antojo y voluntad dos flancos de un mismo frente, pero que debido a la distancia entre ambos (casi 500 kilómetros) era imposible la cooperación entre ellos. O lo que es igual: Cuito Cuanavale es una cosa y Ruacaná es otra. Tanto es así que la palabra Ruacaná apenas se menciona y era hacia donde se encontraban dirigidos todos los esfuerzos de la División Blindada al mando del General Enrique Acevedo.

Las tropas del General Lorente, al frente de la defensa de Cuito Cuanavale, se mantuvieron acantonadas entre Menongue y el poblado de Cuito Cuanavale. Jamás salieron en persecución del enemigo surafricano que se retiraba apaciblemente.

LC.- Poco aportan Risquet y Ramírez de Estenoz. El profesor Piero Gleijeses, en cambio, logró que el gobierno cubano desclasificara algunos documentos secretos sobre la guerra de Angola.
Uno de ellos es una carta de Fidel Castro al gobernante soviético Mikhail Gorbachov fechada el primero de diciembre de 1987. Por entonces, la situación de las fuerzas cubanas en Angola se había deteriorado dramáticamente.

A la pesadilla que significaban las guerrillas de la UNITA para los Generales cubanos, se había sumado una arrolladora ofensiva del ejército sudafricano contra el sur de Angola.

MRM.- Creo mi deber, como participante de la “Heroica Defensa” (que para eso tengo, como prueba la medalla acreditativa), aclararle al Sr. Luis Cino que en realidad, la UNITA no constituía pesadilla alguna para los Generales Cubanos. En todo caso, constituía un “dolor de culo”.

No fueron pocas las veces en las que las tropas cubanas enfrentaron a las fuerzas de la UNITA, pero las acciones siempre tenían un carácter limitado. La limitación provenía del mismísimo Fidel Castro que se debatía entre, el “qué dirán” y la necesidad de salvar al régimen totalitario establecido en Angola.

Otra aclaración: El Ejército de África del Sur, después de invadir (por enésima vez) el territorio angolano y adentrarse a más de 400 kilómetros de la frontera con Namibia, de inicio, estableció una defensa, a la que se podría llamar “la defensa de Mavinga” o denominarla por el nombre de la operación surafricana. Da igual.
Esta defensa, al noroeste del poblado mencionado, ocurrió en un paso obligado del río Lomba.
Durante muchos años se ha querido ocultar la pésima asesoría soviética a las FAPLA. Era de cajón.

Una Unión que jamás había sido (me refiero a la llamada soviética) se encontraba pagando las consecuencias de un mal concebido plan intervencionista en Afganistán y otra porquería militar estaban realizando en Angola.
Achaquémosle la culpa al deterioro moral de los pueblos que componían las “15 repúblicas socialistas”.

Es de esta forma que, debido a un plan totalmente descabellado, las FAPLA se encuentran una resistencia inesperada y sus tropas, ante la mirada atónita de los asesores soviéticos, son salvajemente diezmadas en el paso del río Lomba.

Tratando de ser lo más fiel posible a la realidad e intentando no menospreciar al soldado angolano, tengo que decir que si bien no eran, todo lo valiente que se suponía debían ser, cuando peleaban codo con codo con los cubanos se portaban dignamente.
Desmoralizados, ante la masacre, se retiraron en estrepitosa estampida. Y si la UNITA y las SADF no los exterminaron (utilizo la palabra exprofeso) resultó ser debido a que Savimbi se encontraba reorganizando sus tropas que venían huyéndole a las FAPLA.
Las SADF no tenían fuerzas suficientes para tal empeño.

Los oficiales FAPLA tardaron varios días en reorganizarse lo mejor que pudieron y llegaron a las márgenes de los ríos Cuito y Cuanavale.
Habían comenzado la Operación “Saludando Octubre” en el mes de septiembre. Les habían parado la ofensiva en el mes de noviembre y estaban intentando establecer la defensa en el mes de diciembre (mientras los asesores soviéticos se retiraban como los perros), cuando llegaron los primeros 250 oficiales cubanos para ayudarles.
Es en ese momento que se produce la contraofensiva de la UNITA organizada y apoyada por las SADF, a la cual llamaron “Operación Hooper”.

De haber tenido éxito, esta contraofensiva UNITA-SADF, hubieran aniquilado las 5 Brigadas FAPLA y resultado comprometida la defensa del poblado de Cuito Cuanavale.
La consecuencia estratégica hubiese sido desastrosa no solo para el MPLA (que se quedaba sin lo mejor de sus fuerzas armadas) sino para las tropas cubanas que se habrían visto obligadas a establecer la defensa mucho más al oeste, en la ciudad de Menongue. Esta es, en definitiva, la importancia de la defensa de Cuito Cuanavale.

LC.- En noviembre, había fracasado estrepitosamente la ofensiva dirigida por el general soviético Konstantinov sobre el río Lomba. Fidel Castro se opuso a ella desde que se inició. Según la carta ahora desclasificada, Castro escribió a Gorbachov: "Nosotros no tenemos la menor culpa de la situación militar allí creada. Es una responsabilidad que corresponde totalmente a los asesores soviéticos que se empeñaron en lanzar las tropas angolanas a una ofensiva en profundidad hacia las apartadas regiones del sureste del país".

Fidel Castro dispuso el reforzamiento de sus tropas en Angola y ordenó que las fuerzas cubanas y de las FAPLA consolidaran un bolsón de resistencia en Cuito Cuanavale.
En su carta a Gorbachov, Fidel Castro se opuso a presentarlo como "un relevo normal de personal" como querían los soviéticos. Insistió en que cuando los norteamericanos tuviesen noticias del reforzamiento cubano, no se inventaran excusas sino que se les explicara que la intervención abierta sudafricana "creó una situación militar peligrosa" que obligó a Cuba a "una acción absolutamente defensiva".

MRM.- El avance de la División Blindada desde Lubango hacia Ruacaná, lenta pero constante, comenzó en el mes de enero de 1988 y alcanzó la frontera de Namibia en el mes de junio de 1988.

LC.- El despliegue cubano de 500 tanques T-54 y T-55 frente a los 300 tanques Leopard sudafricanos, debía inclinar la correlación de fuerzas a favor de Cuba, pero en los siguientes tres meses Castro, que dirigía con tozudez todos y cada uno de los pormenores de la campaña desde su puesto de mando en La Habana, sólo recibió noticias malas y peores desde el teatro de operaciones militares.

MRM.- Este párrafo es totalmente falso en lo que respecta a la cantidad de tanques cubanos desplegados en Cuito Cuanavale.
La cifra de tanques cubanos jamás llegó a sobrepasar el número de 200 y en un inicio no existían en el terreno más de 50 tanques cubanos. Con lo que le quedaba a las FAPLA no llegarían tampoco a dicha cifra.
Ya para el mes de marzo la correlación de fuerzas había cambiado favorablemente para los cubanos.

LC.- El 14 de febrero de 1988, más de 100 blindados sudafricanos arremetieron al este de Cuito Cuanavale contra la Brigada 59 de las FAPLA y una compañía cubana de tanques. El ataque fue rechazado con un saldo de 14 cubanos muertos, numerosos heridos y 7 tanques de menos. Los sudafricanos huyeron en desbandada.

MRM.- Una compañía de tanques (cubana) se compone de aproximadamente 16 tanques. La UNITA y las SADF no huyeron en desbandada. Ante la resistencia que encontraron, no tuvieron otra alternativa que retirarse.

LC.- Cinco meses después, el 28 de julio de 1988, demoledores golpes aéreos de los Mig-23 cubanos contra las fuerzas sudafricanas en Calueque y Rucaná, cerca de la frontera con Namibia, marcaron la derrota sudafricana en Angola.

MRM.- El golpe aéreo contra Calueque no tiene absolutamente nada que ver con Cuito Cuanavale y sí, mucho que ver, con la retirada de las SADF del territorio angolano y la posición de fuerza de la parte cubana durante las conversaciones de paz entre las partes contendientes. Ruacaná, o lo que es igual, la hidroeléctrica, jamás fue atacada.

LC.- Bajo la presión soviética y norteamericana, Cuba, Angola y Sudáfrica firmaron los acuerdos de paz en New York el 22 de diciembre de 1988.

MRM.- Regresé a Cuba en el mes de mayo de 1989.

LC.- Hace menos de un año, Fidel Castro reveló durante un discurso que el gobierno sudafricano, ante su crítica situación militar en el sur de Angola en 1988, llegó a analizar el empleo de armas nucleares contra las tropas cubanas. El plan de contingencia cubano ante tal eventualidad habría sido la voladura de una gigantesca represa en la frontera. Millones de metros cúbicos de agua hubieran arrasado ciudades de Angola y Sudáfrica.

MRM.- Este párrafo es otra falsedad.
Los cubanos no teníamos plan de contingencia alguna contra el arma nuclear.
La voladura de la hidroeléctrica de Ruacaná (que me imagino sea a la que se refiere el Sr. Luis Cino. No hay otra en la frontera), por las características de la región, ni es gigantesca, ni con su voladura puede arrasar ciudades de Angola o de Namibia. Mucho menos de África del Sur.

La represa de la hidroeléctrica de Matala se encuentra a casi 300 kilómetros de la frontera con Namibia y prácticamente no hay ciudades o poblados en el trayecto del río. La única presa que pudiera almacenar la cantidad de agua suficiente para “arrasar” ciudades, sería la “Gobi” que está a más de 500 kilómetros de la frontera con Namibia.



http://manchiviri.blogspot.pt/2007/02/influencia-del-armamento-nuclear.html






Wikio – Top Blogs