martes, marzo 26, 2013

Mentiras desde Angola

Mentiras desde Angola, del “jornalista” angolano-portugués Orlando Castro
Orlando Castro




Navegando por la red de redes, en estos días que se conmemora un aniversario de la famosa “Batalla” de Cuito Cuanavale, encontré por azar un artículo de un “jornalista” angolano-portugués llamado Orlando Castro, pero que al contrario del que lleva tan conocido apellido, es más fanático de la UNITA que del MPLA.

 
El artículo del periodista trata del monumento de 35 metros de altura que honra la memoria de todos los que defendieron, “heroicamente” la posición estratégica que constituía el paso de dos poderosos ríos: El Cuito y El Cuanavale.

Nota: Después de unirse ambos ríos (aprox. 5 kilómetros al norte del puente), el río pasa a llamarse Cuanavale.

 
Orlando Castro considera que en Angola existen dos tipos de ciudadanos, los de primera (simpatizantes del MPLA) y los de segunda (simpatizantes de la UNITA)

 
Esto pasa en todas partes, no solamente en Angola. Por solo citar un ejemplo, en los Estados Unidos de Yanquilandia, aquellos que perdieron la “Guerra de Secesión” (los Dixies), fueron ciudadanos de segunda, durante muchísimo tiempo. Solo con el decursar del implacable, las heridas se curan y se aceptan cosas que en el fragor de los combates resulta imposible.

Que es lo que pretende Orlando Castro? Que el MPLA, el movimiento vencedor del conflicto interno y externo (con la ayuda “desinteresada” de la dictadura totalitaria caribeña y la sangre generosa del soldado cubano, construya monumentos a los equivocados soldados de las FALA (UNITA), que para colmo de males, eran apoyados por el régimen racista del apartheid?
 
Cuál es la tesis oficial, sin soporte histórico, militar, social o cualquier otro? Cuál la mentira Orlando Castro?

Los perdedores de la UNITA podrán decir lo que les venga en ganas y atribuirse lo que no les corresponde.
 
Para ser fieles a la verdad, la UNITA debía conmemorar (dedicar un monumento) en el río Lomba, que fue el lugar en el cual hicieron retroceder (con las ayuda de las SADF del apartheid) a las FAPLA. Quedaría bien un monumento al soldado angolano (UNITA) y al soldado surafricano (apartheid).
No sé si el gobierno del MPLA lo permitiría, ni como lo recibirían los países del África negra!
Combates del rio Lomba
La Batalla de Cuito Cuanavale no comenzó en el mes de septiembre, como nos cuenta Orlando Castro.  Ese día comenzó la Operación “Saludando Octubre”. Consistía en una ofensiva, a partir de Cuito Cuanavale, com el propósito de llegar hasta el Cuartel General de la UNITA, ubicado en Jamba. Se trataba de una División Motorizada, compuesta por cinco Brigadas.
 
“Saludando Octubre” no incluía tropas cubanas. Tal vez algún que otro reconocimiento aéreo. En fin, los cubanos no teníamos participación, en lo que se consideraba un error estratégico.
 
Si se me permite una especulación histórica, creo que Fidel Castro, propositadamente, se negó a participar en dicha operación, previendo que las SADF (como habían realizado en ofensivas anteriores) tomarían parte en las acciones combativas en apoyo a la UNITA.
 
Fidel Castro necesitaba con urgencia salir de Angola de forma victoriosa y apostaba (como ya lo había hecho en 1975) a que el gobierno del apartheid nunca pondría en riesgo la hidroeléctrica de Ruacaná.
 
En la dirección Lubango-Ruacaná no existían fuerzas beligerantes de la UNITA. Por el contrario, eran las SWAPO las predominantes. De ahí que fuese imposible, para Fidel Castro, desarrollar una ofensiva en dicha dirección. No tenía pretexto válido?
De hacerlo, se convertía en victimario y no en víctima.
 
Fidel Castro necesitaba un pretexto y “Saludando Octubre” se lo proporcionó. No sé si fue exprofeso, no sé si casualidad, pero le vino como anillo al dedo.

Los combates del río Lomba duraron hasta finales de diciembre de 1987. Las FAPLA habían retirado (desorganizadamente) sus tropas hasta las márgenes de los ríos Cuito y Cuanavale. Ante el acoso de la UNITA y las SADF, unido esto a su desorganización y a la retirada urgente de los asesores soviéticos, les era imposible cruzar por el único puente disponible y destruido por las SADF.
 
Los combates del río Lomba duraron 4  meses. Ganaron las FALA/SADF.
 
Es entonces que entran en acción las fuerzas cubanas, sustituyendo a los asesores soviéticos, en un inicio y estableciendo una férrea defensa en las márgenes occidentales del rio Cuanavale, lo que permitió la retirada gradual de las cinco brigadas FAPLA acorraladas y casi aniquiladas.
 
Puente sobre el rio Cuanavale
Junto a la entrada en combate de las fuerzas cubanas en Cuito Cuanavale, muchos cientos de kilómetros al oeste, comenzaba a moverse, en dirección a Ruacaná, la División 50.
Una tropa de élite cubana, que amenazaba la destrucción de la hidroeléctrica y la penetración en la profundidad táctica operativa del territorio de Namibia y el aniquilamiento de toda la estructura militar surafricana en el norte del territorio.
 
Los datos de pérdidas  que refieren ambos bandos carecen de valor, desde el momento en que es imposible saber quién dice la verdad.
 
La “Batalla” de Cuito Cuanavale, que a mi particularmente me gusta llamarle La “Defensa” de Cuito Cuanavale, puesto que llamarle a aquello “batalla” es ridículo, concluyó con la retirada surafricana, aunque las FALA (UNITA) permanecieran en el terreno y llevaran a cabo infinidad de acciones guerrilleras. De ahí a decir que constituían un factor determinante es como querer tapar el sol con un dedo.
 
De hecho, los cubanos y los surafricanos se retiraron y la UNITA no pudo vencer al MPLA.
 
Es otra falsedad del “jornalista” angolano-portugués, afirmar que las FAPLA, los cubanos y los asesores soviéticos se retiraran para Menongue. Carece de rigor histórico.
 
No sé donde estaría Orlando Castro en el año 1988.
 
Yo estaba en Angola. Era Jefe del Regimiento de Helicópteros Independiente (RHI), subordinado directo del Jefe de la DAAFAR  en la Misión Militar de Cuba en Angola (MMCA) y piloto ejecutivo de los Generales Arnaldo Ochoa, Leopoldo Cintras (Polo) y Patricio de la Guardia.
 
Si habíamos evitado el aniquilamiento de las 5 Brigadas FAPLA en la margen oriental del Cuanavale. Si habíamos ocupado todo el territorio comprendido entre Lubango y Ruacaná, donde los surafricanos habían campeado a sus anchas durante 14 años.
Si el gobierno de África del Sur había aceptado retirarse de los territorios de Angola y de Namibia, con la aplicación de la Resolución 435 de las Naciones Unidas (que había sido aprobada en 1976).
Habíamos tenido mucha suerte y era la mejor altura para ir “embora” como se dice en buen portugués. De hecho, regresé a Cuba a finales de mayo de 1989, después de haber asistido al intercambio de prisioneros.
Definitivamente si. Los soldados cubanos se sentían vencedores.
Mi único interés era regresar a Cuba lo antes posible, no fuera ser que los surafricanos cambiasen de opinión a última hora.
Tal vez la tropa no se percatara de que estábamos en un callejón sin salida. Los políticos de la época tampoco estaban conscientes del fin del comunismo estalinista en Europa.
 
Desde el momento en que vi la escena de “Romeo y Julieta”, por televisión:  Fidel Castro bajo un balcón casi implorando y Gorbachov rehusando la Orden José Martí, me quedó claro que lo que había aprendido en la Unión Soviética a principios de la década, se hacía realidad.
La URSS ya no estaba interesada en Cuba, ni en Angola y mucho menos en Nicaragua y El Salvador.
 
Como se dice en portugués: Resumindo y concluindo, Namibia tiene gobierno propio, Angola continúa en manos del MPLA, Cuba continúa a ser una dictadura totalitaria y en África del Sur se acabó el apartheid.
 
Entonces Orlando Castro: Quién ganó?