miércoles, 12 de diciembre de 2012

Los Diez Mandamientos y el Partido de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz

Respuesta a un artículo de Harold Cárdenas Lemas, aparecido en el cartel digital Rebelión.
Harold Cárdenas Lemas
 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=160642&titular=breve-radiografía-de-un-partido-


“Si ustedes expulsaran a todos los que no son particularmente obedientes, pero que son inteligentes, y solo dejaran a su alrededor estúpidos obedientes, seguramente arruinarían al Partido”

Carta de Lenin a Bujarin



Vladimir Ilich Ulianov
 
 
Es extremadamente difícil criticar (desde fuera) a una organización, a la cual pertenecí durante casi 30 años y, sin embargo, es de suma importancia referirme a éste tema para intentar demostrar el imponente vasallaje que se le ha impuesto a la sociedad cubana. Solo a aquellos que les interesa mantenerse en el poder, podrían catalogar al Partido Comunista de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz (partido mal llamado comunista) como “estratégico” en los acontecimientos que se desarrollan en la Cuba de hoy.

 Bujarin
 

Su historia (la del mencionado partido) es bien sencilla: una camada de politiqueros arribistas (sustentados por una potencia extranjera (Partido Comunista URSS) que, para comer, fundaron un partido (en una sociedad regida por cánones democráticos). Sus basamentos consistían en “luchar” en favor de las clases más necesitadas.

Batista
 
 
Esa debe ser la primera lección histórica: Mucho ruido y pocas nueces. Nada de altruismo y mucha demagogia. Infinidad de errores. Aupar a la presidencia de un país (Fulgencio Batista) convulsionado tras los intentos dictatoriales de un presidente que pretendía cambiar la Constitución para perpetrase en el poder (Gerardo Machado), puede que haya sido uno de los mayores aciertos de aquel partido pre-fidelista. Al menos se dictaron infinidad de leyes en favor de los más necesitados, se construyeron escuelas (escazas, es verdad, pero al fin y al cabo escuelas). Se abolió la vejatoria “Enmienda Platt” y se recuperó, para Cuba, la Isla de Pinos (hoy llamada “de la juventud”).

Machado
 

Nota: Tal vez, hoy en día, Gerardo Machado hubiese resultado un “Socialista del Siglo XXI”, al igual que lo son hoy Chávez, Correa y Machu Pichu.

Senador por los E.U. Orville Platt
 

Si no fuera porque jamás, en los casi 30 años que milité en el susodicho partido, un pensamiento crítico (de un militante de base), un pensamiento revolucionario, de opinión abierta y objetivo, dejó de “costarle la cabeza”, esa sentencia me parecería válida. Ser autocrítico, en el seno de ese partido es aceptable, siempre que las instancias superiores consideren la autocrítica conveniente a sus intereses. Ese es el problema crucial del Partido de los hermanos dictadores: Empecinamiento y Autoritarismo

 Hugo Chávez
 

Al igual que muchos de mis compañeros militantes, nunca entendí aquello de que el “Partido” fuera inmortal. No porque pudiera fallecer por causas naturales, sino por lo que significa la negación misma de la selección natural de las especies. El siclo de vida es: nacimiento, desarrollo y muerte. Aquello de inculcarnos a decir que el comunismo sería la etapa final del desarrollo de la humanidad, resultaba tan absurdo, como que ellos mismos estaban dando por finalizada la propia historia del ser humano. Tal vez estuvieran emulando a los Mayas y su “fin del mundo”. Lo otro que decían, nos inculcaban y hasta nos obligaban a repetir era aquello de que las ideas del «Partido» son inmortales. Todavía hay quienes consideran válido el slogan.

 Rafael Correa
 

Las ideas del Partido pueden ser tan válidas como los:

Mandamientos de la Ley de Dios

1.      Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2.      No tomarás el Nombre de Dios en vano.

3.      Santificarás las fiestas.

4.      Honrarás a tu padre y a tu madre.

5.      No matarás.

6.      No cometerás actos impuros.

7.      No robarás.

8.      No dirás falso testimonio ni mentirás.

9.      No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10.  No codiciarás los bienes ajenos.

Sustituye el nombre de Dios por el de “Comandante en Jefe” a los dos primeros. Pasa por alto el resto, menos el tercero y tendremos una idea de cómo se comporta el “Partido de los hermanos tiranos”. Nota: Fidel Castro jamás honró a la madre y mucho menos al padre.

Machu Pichu
 

¡Y pensar que en todo momento estuve dispuesto a dar mi sangre por una causa podrida!

Los padres de Fidel y Raúl Castro Ruz
 

No puedo negar que los comunistas pre-fidelistas sufrieron acoso, prisiones, torturas y asesinatos. Sería como negar la historia. Pero, es que acaso estos que dicen ser los seguidores de aquellos que luchaban contra la opresión, ¿no se empeñan en hacer las cosas tal y como antes? O, es que los mandamases de hoy, al fin han decidido dejarse ver el rostro (solo de vez en cuando) y mostrar lo mucho que de opresores tienen, cuando reprimen (en Cuba) a todos los que protestan pacíficamente sus inconformidades. ¿Acaso los comunistas pre-fidelistas no eran apoyados, sustentados y financiados por el Partido Comunista de La Unión de los Consejos? (soviética quiero decir).

Es totalmente falso que los actuales miembros del Partido de los hermanos opresores, se encuentre compuesto por personas de gran espíritu de sacrificio. Esa etapa ya pasó, si es que en algún momento existió dicho espíritu. Al menos, a mi me gusta creerlo de esa forma, pues me resulta extremadamente cargante haber interpretado el papel de coprófago en solitario.

Hoy en día ese partido se encuentra compuesto, en más de un 90%, por gente acomodada que solo busca un medio de vida. Eso lo saben perfectamente en la cúpula, pero les vienen bien a sus propósitos. Es por eso, que considero que los actos vandálicos, que se cometen en la base (llámesele despilfarro, robo, desfalco o “ajuste de salario”) no puedo tildarles de “errores”.


El Partido de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz no aglutina a los comunistas cubanos, sino a una casta de funcionarios y trabajadores públicos que utilizan esa vía para alcanzar objetivos espurios. O lo que es igual, dicen profesar las ideas de Fidel y Raúl, pero no están de acuerdo con ellas y solo “ellas” mediante, pretenden lograr sus objetivos personales. De ahí, la cantidad significativa de deserciones en el extranjero, de personas que de una u otra forma se representaban  al régimen totalitario. ¿Alguien tiene la cifra de los militantes del partido que han salido ilegalmente del país?


Intentar siquiera ejemplificar los errores cometidos exprofeso o no, es tan absurdo como arar en el mar.

Nicanor McPartland (Mella por parte de padre).

http://manchiviri.blogspot.pt/2011/03/nicanor-mc-partland-un-proyecto-de.html


Cesar Vilar, el viejo perico que apoyó el asalto al Moncada, reivindicado en los finales del régimen.


Esteban Morales, expulsado y rescatado, luego de criticar la corrupción estatal. ¿No será que tenía razón, además de ser conocido internacionalmente?


Solamente tres nombres conocidos pretenden servir de ejemplo a lo mal hecho.


Tomar de ejemplo la carta de Vladimir Ilich Ulianov es totalmente absurdo, desde el momento en que es un hombre tan contradictorio en su pensamiento como en sus acciones.

Mi impresión personal es que Ulianov (Lenin) no entendía bien cuál era la idea del republicanismo y en verdad creó un partido a imagen y semejanza del más rancio zarismo ruso.

Ni Mella, ni Vilar, ni Morales fueron militantes obedientes. Tampoco lo fue Ernesto Guevara de la Serna. Todos ellos militaban en el partido, pero no respondieron al partido, a no ser Morales, si es que aun responde.

 
El meollo de la cuestión se encuentra, en que las contradicciones son dañinas a la testicularidad incuestionable del Comandante en Jefe de turno.

Las contradicciones, sirven de eje, por donde ruedan las ideas democráticas.

Para aquellos que hoy aspiran, como lo hace Harold Cárdenas Lema, a pertenecer al Partido de los hermanos totalitaristas, le deseo la mejor de las suertes.

La democracia y ese partido, se repelen, como el aceite y el vinagre.