martes, 27 de noviembre de 2012

El caso de Antonio G. Rodiles, en manos de la Fiscalía



Las autoridades amenazan con acusarle de 'resistencia a la autoridad'.

 
 

El caso de Antonio Rodiles, director del proyecto independiente Estado de Sats y uno de los principales promotores de la Demanda Ciudadana por Otra Cuba, está ya en manos de la Fiscalía, informó a DIARIO DE CUBA su pareja, Ailer González, citando a un instructor penal.

Según González, el instructor ha solicitado una medida cautelar para Rodiles y dijo que el activista podría ser acusado de "resistencia a la autoridad", un delito castigado con penas de entre tres meses y un año de cárcel.

González afirmó que si el caso llega a juicio pedirá declarar como testigo, y puso en duda la validez de la acusación. Explicó que ninguno de las personas que se abalanzaron sobre el director de Estado de Sats en el momento de su arresto llevaba uniforme.

Rodiles estuvo entre la decena de activistas detenidos el pasado miércoles frente a la Sección 21 de la Seguridad del Estado, en Marianao, por preguntar por la situación de la abogada independiente Yaremis Flores, arrestada ese mismo día y ya en libertad.

 
 
 

Varios de los afectados han descrito un despliegue innecesario de violencia por parte de la Seguridad del Estado y un ensañamiento con Rodiles, quien recibió una fuerte golpiza.

Aseguran que se ubicaron frente a la Sección 21 en actitud pacífica, en espera de una respuesta sobre Flores, pero que los agentes incluso cerraron la calle para reprimirlos.

Los arrestos continuaron el mismo miércoles y el jueves, cuando otros activistas y varios exprisioneros políticos del Grupo de los 75 se presentaron en unidades policiales de La Habana a exigir la liberación de los detenidos.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó las detenciones arbitrarias de opositores y exigió al régimen proteger la vida y los derechos básicos de la bloguera y activista Yoani Sánchez, también detenida en la ola de arrestos y luego puesta en libertad.


 
 

Debido a la presión de abogados y periodistas independientes Antonio G. Rodiles ha sido puesto en libertad, sin que hasta ahora, se le hayan presentado cargos.

Dos horas después de su llegada al hogar, rodeado de amigos y simpatizantes, bajo el asedio de llamadas telefónicas, Rodiles conversó con “CaféFuerte” sobre la dramática experiencia del arresto y los planes inmediatos de su proyecto cívico.

CF: ¿Qué saldo te deja esta experiencia?

Yo le decía a los amigos y a otras personas con las que he hablado, que mi principal experiencia es que en este momento en Cuba hay muchísima gente que entiende que el país tiene que cambiar, y que la gente piense distinto, que la gente tenga diferentes visiones de las cosas, políticas, ideológicas, no es suficiente para que la gente se odie o no se respete. Pero lamentablemente hay un grupo de personas que hasta este momento han demostrado que tienen carta abierta para ejercer la violencia, que están empeñados en crear situaciones como ésta y yo creo que más: están dispuestos a crear situaciones aún más críticas.

Es muy importante que toda la opinión pública nacional e internacional apoye a los activistas de la sociedad civil cubana para que esa gente no sea la que tenga preponderancia en lo que está pasando en el país. Definitivamente lo que me hicieron fue una golpiza vulgar y preparada por parte de ellos.

 

CF: Tus seguidores y la gente que estuvo al tanto de tu caso insistieron desde el primer momento en que había habido violencia extrema contra ti. ¿Qué fue concretamente lo que pasó el día de tu arresto?

Un oficial que se ha hecho ya conocido por golpeador y por las personas de las que abusa, que tiene el alias de "Camilo", cruzó la avenida 31 [en el municipio habanero Playa, frente a la sección 21 de la Seguridad del Estado] con un grupo de personas, cruzó directamente para golpearme. El dice "Identificación" o "Carné de identidad", algo así, pero simplemente por mencionar eso. No venían uniformados, no se identificaron, e inmediatamente se abalanzaron sobre mí.

Cuando yo les pongo las manos para que no me agarren, lo que me cayó fue una lluvia de golpes. Me agarraron por el cuello, me lanzaron al piso, era un grupo de entre 10 y 15 personas -personas que estaban allí dicen que eran como 12. Y cuando me lanzan al suelo empezaron a patearme, empezaron a golpear, en ese momento alguien me da un puñetazo en el ojo izquierdo, que gracias a Dios el nudillo no dio en el globo ocular, sino en toda la periferia. Eso me causó una contusión muy fuerte en el ojo, que incluso sangró. Después me levantaron, me llevaron hasta la patrulla, frente a la patrulla me siguen golpeando en el tórax, todas las costillas, Fue una paliza total. Gracias a Dios no hubo fracturas, pero perfectamente las pudo haber.

Camilo, el esbirro


CF: En el calabozo, ¿hubo otro tratamiento diferente hacia ti?

Cuando me trasladaron al centro de detención, que está en la avenida Acosta [municipio Diez de Octubre] y es un centro para delitos comunes del Departamento Técnico de Investigaciones de la Policía (DTI), a la llegada allá todavía estaba este individuo, Camilo, con otros dos personajes de los que él mueve, que estuvieron tratando de provocar también, manoteando, tratando de provocar un incidente. Este individuo Camilo me grababa con una cámara de video todo lo que estaba pasando, pero ahí aparece un Mayor de la propia unidad policial y ya estas cosas se van frenando hasta que me llevan a la celda. Y sí, al otro día, las personas que me atendieron en el lugar tenían una actitud totalmente distinta. Hubo un respeto total, tanto físico como a mi integridad moral. Hubo atención médica, la doctora fue una persona muy amable, enseguida me revisó completo, me vio el ojo, me curaban el ojo a diario. Y los oficiales allí, de la policía, se comportaban con respeto.

Es increíble también cómo los presos identifican a las personas que entran allí por cuestiones políticas y siempre te llaman "político" y la gente se solidariza contigo.
 
 

CF: ¿Crees que la demora en soltarte y la maniobra de crear un caso legal tuvo que ver con la intención de que tuvieras mejor apariencia física al salir de la cárcel?

Sí, es posible que eso haya tenido un peso. Evidentemente hubo muchas presiones de diferentes direcciones, creo yo. Lo que intentaban, en mi opinión, era una detención corta, de algunos meses, o algo así... Pero primero todo fue muy burdo, lo que hicieron fue un circo, incluso las declaraciones de ellos mismos no aplicaban para el delito de "resistencia" y entonces simplemente al final no había mucha forma de justificar lo que se estaba haciendo y me liberaron.

CF: La foto que se distribuyó mostrándote dentro de la celda, ¿es verídica?

Ya le he comentado a varias personas que yo tengo que verla con detenimiento, y desde que llegué no he parado recibiendo llamadas aquí en mi casa. Si se tomó, se tomó mientras yo dormía. Nadie me tomó ninguna foto estando despierto; sí me tomaron video a mi llegada. Pero te digo, tengo que ver la foto con calma para analizarla. La vi por arriba, sí vi el golpe en el ojo, y sí era en esa zona, yo tenía un pulóver puesto de ese mismo tipo. Tendría que fijarme en los colores de las paredes y esas cosas para tener una opinión definitiva.

CF: ¿Tú qué crees que hay funciones encontradas entre la labor de la Policía y las tareas estratégicas de la Seguridad del Estado respecto a la oposición interna?

Eso es algo difícil de saber estando en una celda, es algo que yo no puedo distinguir completamente. Pero lo que sí te puedo decir es que contrastó el trato y la actitud de las personas de la Seguridad del Estado -claramente son personas sin ningún escrúpulo, golpean sin ninguna contención- y el trato recibido en esta estación del DTI, que fue completamente distinto.

CF: ¿Continúa Estado de Sats? ¿Cuáles son tus planes ahora?

El proyecto por supuesto que continúa y yo diría que con más fuerza. La idea de Estado de Sats y de la campaña "Por otra Cuba" tiene que ver con el respeto de los derechos de los cubanos, con el respeto del ser humano ante todo, con la posibilidad de debatir, de discutir abiertamente. Y creo que con la golpiza eso fue lo principal que me mostraron: ese camino es el camino para que Cuba cambie, y evidentemente el enemigo es la violencia. Ahora más que nunca creo que el trabajo necesita un impulso total. Les envío gran abrazo [a quienes me apoyaron], yo siempre he dicho que en este tipo de situación quien más apoyo necesita es la familia y mis viejos se sintieron muy, muy apoyados por todos y eso les dio tremenda fuerza.

 

Wikio  Top Blogs