sábado, 22 de septiembre de 2012

Kruchev regaña a Fidel Castro (la crisis de octubre)

                     OCTUBRE DE 1962

 

              Kruchev regaña a Fidel Castro
 
30 de octubre de 1962
 
Querido Comandante Fidel Castro:
Entendemos su situación y tenemos en cuenta las dificultades que tienen ahora en la primera etapa de transición después de la liquidación de la máxima tensión que surgió debido a la amenaza de un ataque por parte de los imperialistas norteamericanos, que usted esperaba se produciría en cualquier momento.
Entendemos que algunas dificultades se han creado como resultado de haber prometido al gobierno de EE.UU. de retirar la base de misiles de Cuba, ya que es visto como un arma ofensiva, a cambio del compromiso de EE.UU. a abandonar sus planes para una invasión de Cuba por tropas estadounidenses o de sus aliados en el hemisferio occidental, y el levantamiento de la llamada "cuarentena", es decir, llevar al bloqueo de Cuba a su fin. Esto condujo a la liquidación del conflicto en la zona del Caribe que, como bien cuenta, se caracterizó por el enfrentamiento entre dos superpotencias y la posibilidad de que se transforme en una guerra mundial termonuclear con misiles.
Según nos informa nuestro embajador, algunos cubanos tienen la opinión de que el pueblo cubano desea una declaración de otra naturaleza en lugar de la declaración de la retirada de los misiles. Es posible que este tipo de sentimiento  exista entre la gente. Pero nosotros, personalidades políticas y de gobierno, somos los líderes de un pueblo que no lo sabe todo y no puede comprender fácilmente todo lo que nosotros, los líderes, debemos enfrentar. Por lo tanto, debemos marchar a la cabeza de la gente y luego la gente nos seguirá y nos respetará.
 
Si hubiéramos, cedido a los sentimientos que prevalecen entre la gente, nos hubiéramos permitido seguir los apasionamientos de ciertos sectores de la población y nos hubiéramos negado a llegar a un acuerdo razonable con el gobierno de EE.UU., podría haber estallado una guerra, durante el curso de la cual  millones de personas habrían muerto y los sobrevivientes habrían depositado la culpa en los dirigentes por no haber adoptado todas las medidas necesarias para evitar una guerra de aniquilación.
 
La prevención de la guerra y un ataque contra Cuba no dependía sólo de las medidas adoptadas por los gobiernos, sino que también dependía de una estimación de las acciones de las fuerzas enemigas desplegadas cerca de usted. Por consiguiente, la situación general tenía que ser considerada.
 
Además, hay opiniones de que ustedes y nosotros, como ellos dicen, no tuvimos consultas relativas a estas preguntas antes de adoptar la decisión.
 
Creemos que hemos consultado con usted, querido camarada Fidel Castro, después de recibidos sus cables, cada uno más alarmante que el anterior, y por último el cable del 27 de octubre, diciendo que estaban casi seguros de que un ataque contra Cuba se había puesto en marcha. Usted creía que era sólo una cuestión de tiempo, de que el ataque se llevaría a cabo dentro de los próximos 24 o 72 horas. Al recibir este cable alarmante de usted y consciente de su valor, lo consideramos como una alarma muy bien fundada.
 
¿No era esta consulta de su parte hacia nosotros? He visto este cable como una señal de alarma extrema. En las condiciones creadas, teniendo también en cuenta la información que el grupo sin cesar guerrerista de los militaristas estadounidenses querían aprovecharse de la situación que se había creado y lanzar un ataque contra Cuba, si hubiéramos continuado las consultas, habríamos perdido el tiempo y este ataque se habría llevado a cabo.
 
Llegamos a la conclusión de que nuestros cohetes estratégicos en Cuba se habían convertido en una fuerza nefasta para los imperialistas: se asustaron y debido a su temor de que nuestros cohetes podían ser lanzados, podrían haberse atrevido bombardearlos o lanzar una invasión a Cuba. Y hay que decir que podrían haberlos eliminado a todos. Por lo tanto, repito, su alarma fue absolutamente bien fundada.
 
En su cable usted propuso que fuésemos los primeros en lanzar un ataque nuclear contra el territorio del enemigo. Usted, por supuesto, se da cuenta a lo que eso habría llevado. Más que un simple golpe, hubiera sido el comienzo de una guerra mundial termonuclear.
 
Querido compañero Fidel Castro, considero esta propuesta suya incorrecta, aunque comprendo su motivación.
 
Hemos vivido el momento más grave cuando una guerra mundial nuclear podría haber estallado. Obviamente, en ese caso, los Estados Unidos habrían sufrido pérdidas enormes, pero la Unión Soviética y el campo socialista también habría sufrido mucho. En lo que a Cuba respecta, sería difícil decir incluso en términos generales lo que esto hubiera significado para ustedes. En primer lugar, Cuba habría sido quemada en el fuego de la guerra. No hay duda de que el pueblo cubano hubiera luchado valientemente, o que hubiera muerto heroicamente. Pero no estamos luchando contra el imperialismo para morir, sino para aprovechar todas nuestras posibilidades, para perder menos en la lucha y ganar más para vencer y lograr la victoria del comunismo.
 
Ahora, como resultado de las medidas adoptadas, hemos llegado a la meta buscada cuando nos pusimos de acuerdo con el envío de los misiles de Cuba. Hemos arrebatado a los Estados Unidos el compromiso de no invadir Cuba y no permitir que sus aliados de América Latina puedan hacerlo. Hemos conseguido todo esto sin un ataque nuclear.
 
Consideramos que debemos aprovechar todas las posibilidades de defender a Cuba, fortalecer su independencia y soberanía, la derrota de la agresión militar y evitar una guerra nuclear mundial en nuestro tiempo.
 
Lo hemos conseguido.
 
Por supuesto, hemos hecho concesiones, aceptamos un compromiso, de acuerdo con el principio de que una concesión por un lado es respondida por una concesión en el otro lado. Los Estados Unidos también hicieron una concesión. Esto hizo posible el compromiso, ante todo el mundo, de no atacar a Cuba.
 
Por eso, cuando se compara la agresión por parte de Estados Unidos y la guerra termonuclear con el compromiso de una concesión a cambio de la concesión, del mantenimiento de la inviolabilidad de la República de Cuba y la prevención de una guerra mundial, creo que el total resultado de este cálculo, de esta comparación, es perfectamente claro.
 
Naturalmente, en la defensa de Cuba y los demás países socialistas, no podemos confiar en el veto de un gobierno de los EE.UU. Hemos adoptado y seguiremos adoptando en el futuro todas las medidas necesarias para fortalecer nuestra defensa y fortalecer nuestras fuerzas, para que podamos contraatacar si es necesario. En la actualidad, como resultado de nuestros suministros de armas, Cuba es más fuerte que nunca. Incluso después del desmantelamiento de las instalaciones de misiles,  tendrá armas poderosas para contrarrestar al enemigo, en tierra, en el aire y en el mar, en las cercanías de la isla. Al mismo tiempo, como ustedes recordarán, hemos dicho en nuestro mensaje al Presidente de los Estados Unidos de fecha 28 de octubre de que al mismo tiempo queremos asegurar al pueblo cubano que estamos a su lado y no vamos a olvidar que tenemos la responsabilidad de ayudar al pueblo cubano. Es claro para todos que esto es una advertencia muy seria al enemigo de nuestra parte.
 
Usted también declaró que en los Estados Unidos no se puede confiar. Esto, por supuesto, es correcto. También vimos sus declaraciones sobre el estado de las negociaciones con los Estados Unidos como correcta. El derribo de un avión en Cuba resultó ser una medida útil porque esta operación terminó sin complicaciones. Que sea una lección para los imperialistas.
 
No hace falta decir, que nuestros enemigos interpretarán los acontecimientos en sus propios términos. La contrarrevolución cubana también tratará de levantar cabeza. Pero creemos que usted va a dominar completamente a sus enemigos internos sin nuestra ayuda. Lo más importante que hemos conseguido es la prevención de la agresión por parte de su enemigo extranjero en la actualidad.
 
Creemos que el agresor salió perdedor. Hizo los preparativos para atacar a Cuba, y los detuvimos y obligamos a reconocer, ante la opinión pública internacional, de que no va a hacerlo en la etapa actual. Vemos esto como una gran victoria. Los imperialistas, por supuesto, no detendrán su lucha contra el comunismo. Pero también tenemos nuestros planes y vamos a adoptar nuestras medidas. Este proceso de lucha continuará mientras haya dos sistemas políticos y sociales en el mundo, hasta que uno de ellos-y sabemos que seremos nosotros- triunfe en todo el mundo.
 
Camarada Fidel Castro, he decidido enviar esta respuesta lo más pronto posible. Un análisis más detallado de todo lo que ha sucedido se hará en la carta que voy a enviar en breve. En esa carta haré un análisis más amplio de la situación y le daré mi evaluación de los resultados finales del conflicto.
 
Ahora, a medida que las conversaciones para resolver el conflicto  se ponen en marcha, le pido que me envíe sus consideraciones. Por nuestra parte, vamos a seguir para informarles sobre el desarrollo de estas conversaciones y hacer todas las consultas necesarias.

Le deseo éxito, camarada Fidel Castro. Sin duda usted, tendrá éxito. Todavía existirán maquinaciones contra ti, pero junto contigo, vamos a adoptar todas las medidas necesarias para paralizar y contribuir al fortalecimiento y desarrollo de la Revolución Cubana.

N. Kruchev
 





Wikio  Top Blogs