miércoles, 29 de agosto de 2012

El nivel de vida de la Humanidad
 
 
 
 

Los mismos vividores de siempre andan diciendo que la humanidad se encuentra viviendo a crédito.

La verdad es que no sé lo que quieren decir.

Un crédito, es un préstamo que se le pide a alguien. ¡Es de risa!

“La humanidad”, que es un concepto (vago) de los seres humanos, en su conjunto, le ha pedido un préstamo al planeta.

¡Qué ridículo!

 

Peor aún. Estos vividores de siempre son capaces de afirmar que los seres humanos hemos agotado la totalidad de los recursos que el planeta es capaz de producir.

¡Es cosa de locos!

 

Para no ser sinceros, son incapaces de decir que se basan en los datos conocidos hasta el momento, sobre los recursos existentes en el planeta.

 

Peor aún. Se refieren al planeta como si éste fuese una fábrica de producir recursos.

 

Para intentar darle credibilidad a su argumento, citan a una organización no gubernamental. De esas ONG´s que pasan el tiempo inventando patrañas como «modus operandi» de vivir del cuento. Dice esa ONG (a la cual no voy a citar exprofeso) que el planeta alcanzó “el día del exceso”.

 

La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos. Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) (e idealmente también el volumen de aire), necesarios para generar los recursos necesarios y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida».[] La medida puede realizarse a muy diferentes escalas: individuo (la huella ecológica de una persona), poblaciones (la huella ecológica de una ciudad, de una región, de un país,...), comunidades (la huella ecológica de las sociedades agrícolas, de las sociedades industrializadas, etc.). El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la bio-capacidad del planeta.

 

Por favor, que alguien me diga como esta ONG ha conseguido el cálculo y como lo ha comparado con la desconocida bio-capacidad del planeta.

 

En todo caso (si diéramos veracidad a dicha ONG) tendríamos admitir que el estudio realizado abarca todas las huellas ecológicas y el impacto de todos los modos y formas de vida, para luego comparar la inmensidad de datos obtenidos con la bio-capacidad conocida (hasta el momento) del planeta. ¡Una total mamarrachada!

 

Para no ser absoluto en mi planteamiento, debo decir que no es totalmente falso que existan recursos que se agotan con mayor rapidez que otros. También es cierto que al ser humano cada vez se le hace más difícil encontrar algunos recursos. Como por ejemplo, los bosques.

Es una verdad innegable que el ser humano tiene una capacidad de consumo ilimitada.

 

De ahí, a decir que desde los años 70 del siglo pasado, los seres humanos vivimos muy por encima de nuestros medios, no es otra cosa que negar el desarrollo. Sobre todo, el desarrollo de los países sub-desarrollados.

 

El redactor del artículo que menciono intenta aportar datos, pero sin fundamentos. Es un alarmista empedernido que dice: “en el año 2012, el «día del exceso» se alcanzó 36 días antes que en el 2011”, “la curva hacia abajo es constante”, “los datos de esta ONG se basan en datos científicos que se articulan en torno a una medida, «el hag», que es la hectárea global mediante la cual se compara la bio-capacidad del planeta con el consumo de cada país”.

 

Por supuesto, viéndolo así, los resultados del estudio tienen que ser, por obligación, catastrófico. El planeta no son solo los países que lo ocupan.

 

Peor aún: Dudo muchísimo que los datos obtenidos por dicha ONG sean totalmente ciertos.

 

Es entonces que el redactor del artículo nos dice que los cuatro meses restantes del año 2012, la humanidad vivirá a crédito. O lo que es igual: el planeta nos prestará los recursos si los seres humanos somos capaces de garantizar su devolución.

¡Es para partirse de la risa!

El planeta tendrá confianza en que los seres humanos cumplirán los compromisos.

 

A partir de este momento comienzan las amenazas.

 

“La hora del balance ha llegado”.

 

“El cambio climático como consecuencia de los gases de efecto invernadero que se emiten más rápido de lo que pueden ser absorbidos por bosques y océanos es la consecuencia más tangible y urgente”, dicen.

 

No está probado que los gases de efecto invernadero sean absorbidos por bosques y océanos.

Y no soy contrario a que se preserven los bosques, o que se preserven las especies (aunque la llamada “ley natural” las condene a la extinción en beneficio de las más capaces).

 

Ahora bien, los precios de los productos básicos y los disturbios civiles no guardan una relación proporcional con los incidentes descritos con anterioridad, sino con los precios del barril de petróleo.

 

Me opongo rotundamente a la conclusión alarmista y desproporcionada de la ONG de marras cuando dice:

 

“Las crisis ambientales y financieras que estamos experimentando son los síntomas de una inminente catástrofe”, para luego culpar a la humanidad de semejante imbecilidad.

 

Más adelante, nos dice el artículo que no toda la humanidad tiene la misma responsabilidad y comienza a culpar a los Estados Unidos (no podía ser de otra forma) y a ¿Brasil?, de ser los que van al frente de la inminente “catástrofe”. Los Estados Unidos le llevan cuatro meses de ventaja al Brasil (risas prolongadas).

 

Poco después comienza a realizar una serie de comparaciones absurdas y ridículas sobre los consumos de los países mencionados y algunos otros, para pasar a culpar al “Occidente”, en el general deterioro planetario.

 

Por último, el autor del artículo cita al fundador de la catastrofista ONG, el cual nos recuerda que el déficit ecológico se agranda de manera exponencial desde hace 50 años y que la solución (dice recuperación) solo (absolutismo total) podrá tener éxito si estuviese acompañada de reducciones sistemáticas de nuestra demanda de recursos…

 

Quiere decir, que no solo debemos parar el desarrollo, sino que también debemos retroceder en el nivel de vida alcanzado por la humanidad en su conjunto, así como que los países sub-desarrollados deben olvidarse del “pan de piquitos”.

 

De lo contrario, “el desastre se encargará de hacerlo”.

 

Dejémonos de tonterías.

Es el precio del barril de petróleo lo que nos tiene “cagando por los portales” a todos los países del mundo, tanto a los industrializados como a los que no lo están.

 

Los países industrializados son los que más petróleo consumen y a la vez los que más productos producen (agrícolas y tecnológicos).

 

El aumento de los precios de todos los productos incide directamente en el nivel de vida y desarrollo de la humanidad en su conjunto.

 

Los países europeos no pueden mantener su nivel de vida pagando más de 50 euros por barril. Los precios de sus productos exportables aumentarán e incidirán negativamente en todos los consumidores. Los países sub-desarrollados sufrirán las consecuencias mucho peor.

 

¿Cuáles son los países exportadores de petróleo?

 

¿A cuales intereses socio-políticos responden los países exportadores de petróleo?

 

La mayoría son petro-monarquías absolutistas y dictaduras autoritarias con fachadas democráticas.

 

 

 

 

 

 

 





  Wikio  Top Blogs

1 comentario:

Mario Riva dijo...

Científicos chinos ponen en duda teoría del cambio climático
3 mayo 2015 | 9
Científicos chinos afirman que el calentamiento global es ficción.
Tras reconstruir la historia de los cambios en la temperatura global de los últimos 2.500 años, un grupo de investigadores chinos llegó a la conclusión de que las altas temperaturas que se registran en la actualidad son inferiores a las registradas en otros períodos de la historia humana.
Los análisis de los componentes químicos presentes en los caparazones de almejas gigantes y en muestras de coral, demostraron que las temperaturas del mar de China Meridional durante la Edad Media, entre los siglos V-XV, fueron más altas que las que se registran en la actualidad, según dos estudios recientes de la Academia de Ciencias de China, citados por el Instituto de Estudios Estratégicos Manquehue.
Tras analizar los datos obtenidos, los científicos identificaron que entre el final de la época romana y la Edad Media se registraron periodos cálidos en la costa este asiática y el Pacífico occidental, lo que les permitió afirmar que las actuales temperaturas no son necesariamente inusuales.
Estas evidencias contradicen la visión dominante que plantea que la etapa conocida como el Período Cálido Medieval, fue un fenómeno solo europeo y no mundial. Esta visión es tomada para evidenciar que el calentamiento global es causado principalmente por la actividad del hombre. “Estas evidencias se basan en datos reales, que demuestra que la temperatura actual está dentro de un rango natural de otros cambios ocurridos en el pasado”, afirman los autores del estudio.
(Con información de Russia Today)