martes, 10 de julio de 2012

Fidel Castro no le planteó absolutamente nada a Kruchev (la crisis de octubre)


Octubre de 1962


Fidel Castro no le planteó absolutamente nada a Kruchev



Ya he dicho con anterioridad que las elevadas temperaturas caribeñas, así como la elevada humedad relativa (que en ocasiones alcanza el 100%) actuaban en contra de la conservación y el buen funcionamiento de todos los armamentos. A esto debemos agregarle la velocidad y la intensidad de los vientos.

Las referidas condiciones meteorológicas provocaban recalentamiento de los motores eléctricos. Los transformadores causaban baja técnica. Frecuentes corto-circuitos. Debido a los recalentamientos, las abastecedoras de combustible dejaban de prestar servicio. Y así otros innumerables defectos se producían en la técnica y el armamento.
Senador Kenneth Keating














Por su parte, las lanchas coheteras no alcanzaban su máxima velocidad. Esto se debía, en gran parte, a la temperatura de las aguas del Estrecho de La Florida y su “Corriente del Golfo”. No debemos pasar por alto que las características técnicas del armamento soviético dejaban mucho que desear.

El medio marino en las “Indias Occidentales” es mucho más agresivo que en el Atlántico Norte o el Mar negro. Las algas hacían de las suyas.

Los helicópteros MI-1 demostraron ser inservibles, incluso para trasladar de un lado a otro a dos personas. Los MI-4, cuya capacidad de transporte (según los documentos) debía alcanzar los doce hombres, en muchas ocasiones solo alcanzaba a transportar 8 y con muchísimo esfuerzo de las tripulaciones.

Puerto de Sebastopol













Los desconocedores de la técnica de estos helicópteros han llegado a decir que los motores no llegaban a desarrollar la potencia necesaria en el clima tropical. ¡Totalmente falso! El asunto es más complejo. Los nomogramas de peso y balance del helicóptero MI-4 demuestran que en condiciones de 30 Grados Celsius de temperatura y una humedad relativa del 90%, aun cuando existan 30 kilómetros por hora de viento de frente, en la dirección del despegue, el aparato no reúne las características táctico-técnicas para despegar con un peso superior a 200 kg.; o lo que es igual, aun desarrollando la potencia máxima, no es capaz de levantar más allá de la tripulación y dos o tres personas. Pero si no hubiese viento, el helicóptero no presentaba las características necesarias para el despegue vertical, incluso sin tripulación.

Concluyendo y resumiendo, los helicópteros soviéticos solo podían prestar servicios (con seguridad) en condiciones ISA, o lo que es igual a temperaturas de 15 grados, en alturas muy próximas al nivel medio del mar y con humedad relativa inferior al 40%. ¡Sencillamente, eran de temer!

Créanme, pues los conocí personalmente y en ellos aprendí a volar. ¡Fueron muchísimos los sustos que pasé!
General Maxwell Taylor


















Si se conseguía despegar y aterrizar como avión (una pequeña carrerita) se le podía sacar 1000 kg de carga adicional.

Los técnicos soviéticos idearon la forma de aumentar la entrada de gasolina, lo que aumentó la potencia del motor de 14 cilindros en estrella ASHA-82. Esto traía aparejado el aumento de la temperatura en la cabeza de los cilindros y podía conducir a serios riesgos, pero no había nada más que hacer.

¡La fábrica jamás efectuó adaptación alguna! Se encontraba enfrascada en la construcción del prototipo del MI-8, que adoleció también de iguales características hasta la aparición del MI-8MT (también llamado MI-17 para su exportación).

El día 20 de agosto de 1962, el General Maxwell Taylor, presidente de la Junta de Jefes de Estados Mayores, comunicó al Presidente JF Kennedy que no veían la posibilidad de que la incipiente dictadura pudiera ser derrocada sin la intervención militar directa.

Del Mar Negro al Mediterraneo













El día 23 McGeorge Bundy firmó el memorando de Seguridad Nacional 181, en nombre de Kennedy, mediante el cual era aprobada la varianta B propuesta por el General Landsdale. En este documento se solicitaba el estudio de las acciones a emprender a la luz de la evidencia de la nueva actividad del bloque soviético hacia Cuba, incluyendo que hacer con los cohetes Júpiter instalados en Turquía, si la URSS colocaba ese tipo de armamento en Cuba.

El día 25 de agosto de 1962 parte, del puerto de Sebastopol, el primer regimiento de cohetes de alcance medio R-12, a bordo del carguero “Omsk”.

Habían transcurrido tres meses desde la reunión conjunta del presidium y el Consejo Militar, en la que se había aprobado la “Operación Anadir”, cuando el KGB informó al Comité Central del PCUS que las agencias norteamericanas habían detectado la llegada a Cuba de soldados y barcos soviéticos con armamentos.

Los norteamericanos aun no había realizado ningún movimiento, pero ya los rusos estaban en Cuba.

El día 27 de agosto de 1962 los Comandantes guerrilleros Ernesto Guevara de la Serna y el Capitán Emilio Aragones sostienen una reunión con Kruchev. Dicen que para ese momento, el proyecto de acuerdo ya había sido enmendado, al tenerse en cuenta “las proposiciones” de Fidel Castro.

Dicen también que le fue presentada a Kruchev una carta suscrita por Fidel Castro y Osvaldo Dorticós, en la que le comunicaban, al primero, la confianza especial hacia Guevara y lo investía de plenos poderes y el mandato para suscribir el acuerdo.

Si Kruchev estuvo de acuerdo con las “correcciones propuestas” por Fidel Castro: ¿Por qué consideró inoportuna darlo a conocer de inmediato? ¿Por qué recomendó calma? ¿Por qué quería esperar a que estuvieran emplazados los cohetes?


McGeorge Bundy



















Cualquiera que tenga juicio sano llegará a la misma conclusión: Jamás existieron semejantes correcciones. Las mismas aparecieron muchos años más tarde, en un intento de justificar lo injustificable. El acuerdo nunca fue firmado.

El 29 de agosto, al responder en una conferencia de prensa a una pregunta sobre la vigencia de la Doctrina Monroe a la luz de la situación mundial y de la cubana en particular, el presidente Kennedy afirmó que para él significaba lo mismo que para los presidentes Monroe y Adams cuando la promulgaron, es decir, que se oponía a toda intervención de una potencia extranjera en el Hemisferio Occidental.

Por su parte Mc George Bundy dijo que el problema básico del gobierno norteamericano era que la presencia de proyectiles nucleares en Cuba era inaceptable, porque desde la proclamación de la Doctrina Monroe era un interés es+ecial de los Estados Unidos, la exclusión de cualquier potencia europea en el hemisferio Occidental.

Ese mismo día un avión U-2 norteamericano detectó emplazamientos de cohetes AA y una cantidad (mayor de la esperada) de personal militar soviético.

El día 31 de agosto el gobierno norteamericano acusó al desgobierno de Fidel Castro de haber atacado a un avión de la Marina de Guerra en aguas internacionales. El desgobierno de Fidel Castro rechazó la acusación, diciendo que aquello no era más que otro intento de crear un incidente.

Ese mismo día el Senador Kenneth Keating declaró que había evidencias de la instalación de cohetes soviéticos en Cuba, urgió al Presidente Kennedy a actuar y propuso que un equipo de investigación de la OEA fuera enviado a Cuba.

El mismo día zarpaba el mercante “Poltava” en su primer viaje con personal y equipos del regimiento coheteril estratégico. Comenzó también el ejercicio “Tulpan” en la URSS durante el cual se realizaron lanzamientos de cohetes portadores de ojivas nucleares en el polígono de Aguinsk.

Entre los lanzados estuvieron los R-14, similares a los que se preparaban para partir hacia Cuba. El ejercicio se prolongó hasta el 8 de septiembre.




Wikio – Top Blogs