lunes, 5 de septiembre de 2011

La Batalla de Cangamba (segunda parte)

Un análisis del trabajo realizado por Jorge Martín Blandino

Análisis del vistazo

Desde 1981 hasta el 1988 la SADF ocuparon las provincias de Cunene y Cuando Cubango en Angola y el ejercito angolano no estaba preparado para impedir la invasión de más de 11,000 efectivos, mientras que el mando militar cubano retiraba la jefatura de la Agrupación de Tropas del Sur hasta la ciudad de Huambo, distante a más de 500 Kms., de la frontera con Namibia.

En todo el sur de la línea imaginaria comprendida desde Lobito hasta Cuito Bie, la UNITA llevó a efecto ataques a objetivos económicos, secuestrando y expatriando trabajadores. El Estado Mayor de la UNITA se trasladó a Jamba, en la frontera con Namibia para que estuviera más integrada a la estructura de mando de la SADF. Fin del análisis al vistazo.

Cangamba no tenía aeropuerto. Es, tan solo, una pista de aterrizaje construida con propósitos comerciales durante la colonia. Tiene 2 mil metros de longitud.

Por decisión del Jefe de la Misión Militar de Cuba en Angola, parte de Huambo una columna blindada, dirigida por el jefe del regimiento cubano ubicado en esa ciudad. Su misión es marchar primero hacia el noreste por el itinerario Huambo, Kuito, Camacupa, Munhango, para después hacerlo hacia el sur en la dirección Tempué-Cangamba.

En línea recta, de ciudad en ciudad, tal y como dice el texto, son 580 kilómetros (sin tener en consideración las vueltas de la carretera). En tales condiciones y teniendo que atravesar el río Cuanza, nunca llegarían antes de cinco días (noches incluidas).

Dice el hoy General Martínez Puentes: “La aviación se continúa dirigiendo desde Menongue, incluyendo la cohetería que hay allí, la artillería antiaérea y todo lo que tenemos emplazado. Cuando Lussón traslada su puesto de mando hacia Luena, nosotros argumentamos que no podemos hacer lo mismo porque es
muy complicado cambiar la ubicación de un puesto de mando de aviación: mover radares, todas esas cuestiones y, sobre todo, con las vías como están, pues tenemos que hacer columnas y desplazarnos por tierra.”

A Martínez se le olvida (no se si es de propósito) comentar que era necesaria la presencia de la aviación cubana en Menongue, con el fin de repeler cualquier intento de apoyo aéreo surafricano a la UNITA.

Dice el General de División Leopoldo Cintras Frías: “El jefe (refiriéndose al Fidel Castro), cuando le informan aquello, se preocupa mucho. Realmente la evolución de los acontecimientos en Cangamba nos sorprende, por lo menos a mí me sorprende. Es un pueblecito, una aldeíta, aunque con un aeropuerto, y lo que logra hacer el enemigo allí realmente nos sorprende. Porque nosotros actuamos –y es además la orientación que tenemos únicamente donde hay posibilidades de socorrer a la gente nuestra, en los lugares donde podemos llegar. Es un principio que donde haya un cubano, nosotros lo damos todo, echamos todo por salvarle la vida, por sacarlo de allí si hace falta. Donde no hay posibilidades de que vayan nuestros helicópteros, no tenemos asesoría; no solo por los combates, también la gente se enferma de malaria, de paludismo y otras cosas, y es necesario evacuar a esos compañeros. Es una política de siempre, la de Fidel, que cuando se cae Roque del yate Granma dice “hasta que no lo encontremos no nos vamos”, y allí, a Cangamba, finalmente solo podemos llegar con la aviación y duran-te muy poco tiempo.”

Por los comentarios que hace este hombre, uno llega a la conclusión que es un verdadero pelele.

http://manchiviri.blogspot.pt/2011/09/la-batalla-de-cangamba-tercera-parte.html


Wikio – Top Blogs