domingo, 24 de abril de 2011

VI Congreso: Análisis


Tercera parte

En una pretendida autocrítica, Raúl Castro insulta la inteligencia del pueblo cubano, cuando cita un párrafo del Informe Central al Primer Congreso donde Fidel Castro dice que los dirigentes hagan "cosa propia y asunto de honor", la implantación del Sistema de Dirección de la Economía. En 1975 compulsaba a los dirigentes a tomar conciencia de la importancia vital y la necesidad de luchar "con todo su esfuerzo", por aplicarlo consecuentemente. Todo bajo la "dirección de la Comisión Nacional creada al efecto".

Ahora, Raúl Castro acordó proponer "la constitución de una
Comisión Permanente del Gobierno para la Implementación y
Desarrollo, subordinada al Presidente de los Consejos de Estado y
de Ministros, la cual, sin menoscabo de las funciones que
corresponden a los respectivos Organismos de la Administración
Central del Estado, tendrá la responsabilidad de controlar, verificar y
coordinar las acciones de todos los involucrados en esta actividad,
así como proponer la incorporación de nuevos lineamientos, lo que
será imprescindible en el futuro".

Sencillamente, solo propone más de lo mismo y sin vergüenza alguna. Treinta años después.

A continuación de este párrafo y sin dejar a los presentes digerir el insulto, suelta un parrafito, que poco tiene que ver con el Modelo Económico y Social, no porque no forme parte, sino debido a ser un eslabón menor. Anuncia, de manera populista y en espera de su efecto, que "se encuentra en fase avanzada la normativa jurídica asociada a la compraventa de viviendas y automóviles". Lo deja en el aire. Ya habrá tiempo de implementar a gusto y conveniencia. Inmediatamente suelta un efectismo: la modificación del decreto-ley 259, referente a las tierras ociosas (que son muchísimas), con el fin de entregarlas en usufructo.

Por que el des-gobierno tiene que dar las tierras "ociosas" en usufructo?
Acaso no se hicieron dos Reformas Agrarias al principio de haber llegado al poder? Por que se encuentran ociosas las tierras administradas por los des-gobernantes?


Promesas, muchas promesas durante más de 50 años.

Hasta el día de hoy, los "dirigentes" del país han sido "muy descuidados" durante más de 50 años. Han tenido los pies y los oídos en las nubes y han sido lentísimos (o indolentes) ante la resolución de cualquier problema práctico.

Durante décadas, la dualidad de poderes entre des-gobierno y partido fue la característica fundamental de la incompetencia del sistema. No es que el partido interfiriera en las decisiones que tomaran los dirigentes del poder popular. Sencillamente, los dirigentes del poder popular eran pura decoración. Las decisiones, no es tuvieran que ser consultadas al Secretario del partido en el municipio o la provincia, sino que la mayor parte de las veces debían esperar por la decisión del "mando superior", donde partido y gobierno se fundían en las mismas dos personas, Fidel y Raúl Castro Ruz.

Los dos octogenarios continúan engañando al pueblo diciendo que lo único que puede hacer fracasar el sistema es la incapacidad de superar lo que ellos llaman "errores". La verdad, aunque duela decirlo es, que no han sido "errores". Todo lo que han hecho ha sido previamente meditado y de forma tal implementado, con el único fin de mantenerse eternamente en el poder.
Lo que nos están diciendo es que van a continuar por el mismo camino, ya conocido y..., que en la medida de lo "posible" pudieran utilizar nuevos caminos.
Reconocer los errores es de sabios y aunque Fidel Castro sabía diferenciar, con meridiana claridad, las diferencias entre Partido y Gobierno, jamás dejó de ostentar y utilizar, al igual que su hermanísimo (al antojo y conveniencia) ambos cargos al frente de ambas instituciones. Lo hicieron con toda la mala intención, sin urgencias ni improvisaciones.
Ahora nos quieren pasar gato por liebre y convencernos de que no fueron consecuentes en el cumplimiento de sus propias instrucciones.

Una cuartilla, de las 35 que posee (aproximadamente) el informe, lo dedica Raúl Castro a pretender enseñar, a los delegados, la diferencia entre gobierno y partido. Es otra muestra fehaciente de la poca importancia que le merece dicha reunión.

Lo que no podemos soslayar es que en cada centro laboral del país, existen núcleos y comités del partido que actúan como inquisidores de la administración. También existe la sección sindical, aunque solo sea una figura decorativa, que ni pincha, ni corta.

Es de suponer que un Informe Central, sea un documento colegiado, para ser leído en tercera persona. Sin embargo, en no pocos párrafos Raúl Castro lee en primera persona.
Solo para que sirva de ejemplo, en uno de los párrafos dice: "...considero que la dirección del Partido, a todos los niveles, debe hacerse una severa autocrítica y adoptar las medidas necesarias para evitar la reaparición de tales tendencias...", Se está refiriendo, a que los dirigentes no surgen de escuelas o "amiguismos". El subconsciente lo traiciona.

Nos está diciendo, que durante 50 años los dirigentes fueron escogidos a dedo. Es difícil creer que a estas alturas vayan a cambiar los métodos. Pero Raúl Castro se empeña a fondo para tratar con su, "mea culpa", de dar credibilidad a lo que se supone que aceptemos, sea un cambio.

Hasta hace muy poco tiempo nos estuvieron diciendo que el futuro estaba garantizado por la nueva generación de dirigentes. Ahora nos dicen que la "vida" demostró que las selecciones no fueron acertadas. Que en estos momentos no existen sustitutos debidamente preparados, ni con la suficiente experiencia y "madurez".

Lo que verdaderamente nos están diciendo es que solo ellos, la vieja guardia, están capacitados para seguir desgobernando y que, de forma paulatina y en el transcurso del próximo quinquenio, lograrán prepararlos. En fin, que continuarán al frente del partido y del supuesto gobierno la caterva de viejos decrépitos que han desgobernado el país durante medio siglo.

Solo faltaría que en el año 2016, en la próxima reunión ( si es que la hay), nos vuelvan a decir que donde dijeron Diego, quisieron decir Digo y que aun los nuevos dirigentes no se encuentran preparados. Si en medio siglo no fueron capaces de prepararlos... Dudo mucho que en cinco años lo logren.

En el preciso momento en que nos dicen que "han llegado a la conclusión" de limitar a un máximo de dos períodos consecutivos de cinco años, el desempeño de los cargos políticos, no nos están diciendo que haya cambio alguno, sino que sus estimados les dan por seguro que van a durar, como mínimo otros diez años. Definitivamente, están aferrados al poder y ni sueñan con dejarlo de forma voluntaria.

Otra cosa que nos deja bien claro, Raúl Castro, es que mientras viva Fidel Castro, será el único Comandante en Jefe.
Este cargo, emanado (supuestamente) de la Constitución de Blas Roca, en realidad no significa otra cosa que una imposición de carácter militar y que solo es atribuible al jefe de gobierno.
Nos están diciendo que, aun en el caso de que Fidel Castro no sea, en efecto, ni defecto el principal dirigente del gobierno y el partido, continuará detentando el poder absoluto.



Wikio – Top Blogs