lunes, 29 de noviembre de 2010

Comentarios, reflexiones, criterios y opiniones sobre un artículo de Patricia Grogg sobre “La Libreta de Abastecimiento”.


La señora nació en Chile, pero "vive" en Cuba, donde se unió al equipo de IPS, en La Habana, en 1998. Trabajó como reportera, redactora y editora de misiones para la agencia del régimen de los hermanos Castro Ruz "Prensa Latina". También trabajó como periodista para la revista Cuba Internacional. Estudió periodismo en la Universidad de La Habana.

Se infiere, que Patricia Grogg ha vivido una cantidad de años en Cuba. Lo suficiente para poder calificarla como tergiversadora de la realidad cubana.
La Grogg califica la “libreta”, como “cartilla de racionamiento”. Dice en su artículo: “La cartilla de racionamiento, que distribuye desde la década de los 60 una canasta básica de productos a precios subsidiados por el Estado a toda la población cubana de 11,2 millones, tiene sus días contados, aunque no todos llorarán su muerte por igual”.
En el blog “Cuba en Sucesión”, aparecen varios artículos explicando la diferencia existente entre una cartilla de racionamiento y una libreta de abastecimiento.
También explico el deterioro sufrido por la libreta de abastecimiento (impuesta al pueblo cubano desde 1962). En un inicio, abastecía para comer y para llevar. Hoy no alcanza para mal comer 10 días en el mes.
La Grogg es tan mentirosa, que se atreve a decir que la LA es importante para sectores vulnerables de la población, como es el caso de los jubilados. Lo que calla es que, si los jubilados vivieran en solitario, la pensión no le alcanzaría para pagar la factura del agua, la de la electricidad y los pocos productos que abastece (cuando lo hace) la LA.
Se impone una pregunta: ¿Cómo se las arreglan los cubanos para vivir con tan bajos salarios?
Hasta ahora los comedores obreros de los centros de trabajo proporcionaban un agónico alivio. Están despareciendo, o ya han desaparecido. Alivio producía también cualquier cosa que pudieran sustraer del centro de trabajo y luego revender en bolsa negra. Ejemplo: lápices, libretas, bolígrafos, piezas de repuesto, bonos de gasolina. En fin, cualquier cosa. Comienzan a desaparecer los puestos de trabajo. Puede considerarse otro alivio la “FE” de los cubanos. Pero no me refiero a una fe religiosa, sino a “Familiares en el Extranjero”, que envían remesas de dinero (de las cuales el desgobierno se beneficia en un por ciento bastante alto e injustificado). Otro alivio para las familias cubanas puede ser, el que uno o varios de sus miembros trabaje en el sector del turismo o en empresas mixtas, o mejor aun para empresas extranjeras. En todas estas reciben un plus en CUC.
El CUC es la última variante de las tantas monedas (más de 8) inventadas por el desgobierno, para desgracia del sufrido pueblo cubano.
Las gratuidades (lo explico en artículos anteriores), en una sociedad de régimen dictatorial totalitario neo feudal, las pagamos entre todos. Eso de las subvenciones es otra de las tantas mentiras con las que nos han engañado toda la vida y pretenden continuar haciéndolo.
La LA resuelve poco y algunos consideran que es una “seguridad” tener una cuota de arroz, azúcar, huevo, algo de aceite y “proteína” (aunque nunca sepamos cual) para los niños.
Si quitan la LA: ¿Habrá productos a precios subsidiados)

Cada vez que leo o escucho la palabra “alternativa” me gustaría estar en España. Al menos aquí se utiliza en la tauromaquia. Pero es que el régimen de los hermanos Castro Ruz la utiliza para chantajear al pueblo.
Raúl Castro, al igual que su hermano dijo hace más de una década: “…no queda más alternativa que aplicar las medidas necesarias para resolver los problemas de la economía…”
A buen entendedor, con pocas palabras… El día que encuentren una alternativa, todas las medidas aplicadas se van pal carajo.

El proceso de consultas es obsoleto. Solo sirve para informarle a la población como se van a aplicar las medidas. Ya el cubano sabe (por experiencia) que no puede emitir criterios ni opiniones que lo puedan señalar como “posible” desafecto al régimen. Se arriesga a perder güiro, calabaza y miel. No solo él. Darle a la lengua puede afectar a todo el núcleo familiar.






http://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag

domingo, 28 de noviembre de 2010

Debate, en Alemania, sobre el régimen de los hermanos Castro Ruz

Acabo de ver un debate sobre el régimen de los hermanos dictadores totalitarios en un programa llamado Cuadriga, de la televisión alemana, del 7 de agosto del 2010.

En dicho debate participaron Omilia Soria, “periodista cubana”, residente en Alemania (defensora, a ultranza del régimen neo feudalista), Harald Neuber, periodista alemán, colaborador de la agencia Prensa Latina (por ende colaborador del régimen totalitario) y Bernd Wulffen, ex embajador de Alemania ante el régimen totalitario, desde el 2001 al 2005. Los dos primeros testaferros defendieron (a capa y espada) al régimen totalitario. El ex embajador mantuvo una postura prácticamente neutral, no exenta de críticas.

Lo que no cabe en la cabeza de ningún neo feudalista, es que las personas invitadas al debate, pudieran expresar sus ideas abiertamente y sin restricción alguna. No pueden entender que, lo que en Cuba es el pan nuestro de cada día (la represión y la imposibilidad de expresar criterios y opiniones en público, que expresen disconformidad con el sistema), sea posible en cualquier país democrático. De ahí que algunos seudo periodistas vinculados al régimen totalitario, considerasen que el conductor del programa, el chileno Gonzalo Cáceres se sintiera incómodo. A mi no me pareció tal cosa.

Sencillamente, eran dos formas de ver y apreciar la situación. En ningún momento jugó el papel agresivo que tan perversamente le atribuyen.
No tiene discusión que el título del programa “Cuba: reformar o morir”, es una verdad irrebatible. Lo único en que difiero del título es que en lugar de decir Cuba, debía haber dicho: “Régimen totalitario: Reformar o Morir”, porque Cuba no muere con el régimen de los hermanos Castro Ruz.

Hasta el momento, lo único que ha ocurrido en mi país, son mini reformas y mucha propaganda política sobre reformas que aun no tienen lugar y, la deportación de presos de conciencia con mucha dosis de algarabía mediática por las partes involucradas.

No sé por cuantas “Mesas Retontas” va la cuenta. En ninguna de ellas se ha criticado al régimen que lleva más de 50 años explotando, oprimiendo y viviendo del sudor del pueblo cubano, a base de una patriotería barata.
Los argumentos expresados por la señora “periodista” y el ridículo periodista alemán, no fueron más allá de la propaganda del régimen totalitario. Ni una sola idea nueva. Parapetados junto a los “Comandantes en Jefe”.

Hablaron de manipulación de la información en occidente. Sin embargo, ellos estaban accediendo a los medios. Esa oportunidad le está conculcada a cualquier ciudadano cubano, en su propio país.
Hagamos memoria: En los años 90, el régimen totalitario anunció la entrada en el “Período Especial”. Debían haberle llamado “Período Especial II”. Ya habíamos vivido algo semejante entre 1968 y 1974. Uno tras otro cayeron (a finales de los 80) los países del “campo socialista” y colapsado la URSS, los hermanos Castro Ruz quedaban colgados de la brocha y sin escalera.

Despenalizaron el dólar y abrieron las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD), al tiempo que quedaban en la calle (entre 1993 y 1995) 250 mil trabajadores que engrosaron el denigrantemente llamado “cuentapropismo”. Al decir de Fidel Castro, se tomaban estas medidas por no tener otra alternativa. Si la hubiera tenido, jamás el dólar hubiera circulado libremente, ni los cubanos tendrían acceso a las TRD y mucho menos abrirían las puertas al “cuentapropismo”.

Una vez instalado Hugo Chávez en el poder (en Venezuela) y firmados unos acuerdos económicos “salvadores”, apareció la alternativa y comenzaron a prohibir el cuentapropismo, a la vez que regresaban los obreros a sus centros de trabajo habituales. El dólar subía paulatinamente de año en año. Si en 1998 el precio del barril era de 7 dólares, ya en el 2003 andaba por los treinta y tantos. En el 2008, solo una década más tarde alcanzaba la cifra de 150. Nuevamente los hermanos dictadores comenzaron a despilfarrar el dinero del pueblo cubano. Todo marchaba a pedir de boca, hasta que el precio comenzó a disminuir.

Con la disminución, también disminuyó la “generosidad” del candidato a dictador totalitario venezolano. Durante diez años se había dedicado a realizar convenios comerciales con diferentes países iberoamericanos, en los cuales prácticamente regalaba petróleo a cambio de adhesión a su patética “revolución”. Solo por poner un ejemplo: El caso del cobarde y ridículo ex presidente de Honduras.

El lacayo de Prensa Latina, de apellido Neuber intentó confundir diciendo que la Canciller Angela Merkel representa una minoría del 36% del pueblo alemán y no por eso, al analizar los problemas económicos de Alemania, el régimen democrático Alemán va a abandonar la democracia y el mercado libre. ¡No se puede ser más estúpido! Alemania no es un país en crisis. Y por cierto, la Merkel gobierna en coalición de partidos y en Alemania no existe el mono partidismo totalitario. Los partidos de la oposición critican al régimen abiertamente y sin tapujos.

La “periodista” inmigrante en Alemania no dejó de repetir, como cotorra amaestrada, que los disidentes deportados son mercenarios al servicio del imperialismo yanqui. Si fuera tan natural que el cubano común, al igual que sucede en otra partes del mundo civilizado, no solamente, no pensaran igual que sus gobernantes, sino que pudieran criticarlos abiertamente, el debate hubiera carecido de sentido.
Cáceres no confunde la realidad cubana. Si, de verdad, se aplican todas las medidas que ha anunciado el régimen de los hermanos Castro Ruz, el sistema dictatorial, totalitario y neo feudal imperante en mi país desparecerá más tarde que temprano. De eso no tengo la menor duda.

El resto del programa se fue por la tangente. Que si la RDA, que si la bota soviética, que si la revolución de los cubanos fue diferente… Lo que ninguno dijo, es que la revolución de los cubanos fue asesinada cuando los hermanos dictadores se aliaron, para nuestra desgracia, con un sistema totalmente ajeno a la democracia. Adoptaron un sistema económico feudal, a sabiendas de que no funcionaba. Sabían también que era la única forma (la de la represión) lo que los mantendría en el poder. El ejemplo de dictadores vitalicios (Stalin, Mao, Tito, Kim Il Sung) les venía como anillo al dedo.

Jugaron a la carta de la importancia geoestratégica, que les permitiría vivir del cuento y hasta mejorar, ficticiamente, el nivel de vida del pueblo cubano (en los 80), después de años (1967-1974) de carencias casi absolutas.

Por supuesto que no se puede comparar el sistema dictatorial, totalitario y neo feudal de los hermanos Castro con ninguno de los países ex socialistas y mucho menos con la URSS. Empezando, porque casi todos eran países con un nivel de desarrollo económico muy superior al de Cuba. Continuando, porque en lugar de ser sustentados por la URSS (como el caso del régimen de los hermanos Castro Ruz), los países ex socialistas eran vilmente saqueados por el sistema soviético.

Verdaderamente, es una paradoja, que se construyan en Cuba campos de golf y casas de lujo para ser vendidas a extranjeros, mientras que más del 70 % de las mejores tierras (en manos del desgobierno) se encuentren improductivas. Los que son verdaderamente malos, son los des-gobernantes de mi país.

Voy a cerrar este artículo diciendo, que en los “debates” televisivos (Mesa Retonta) no hay espacio alguno para las voces que se oponen al des-gobierno. No existe tan siquiera un caso excepcional.


http://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag

domingo, 21 de noviembre de 2010

Fidel Castro y la credibilidad



Cuando el enfermo estuvo muy grave, según es práctica de los sistemas totalitarios, después de ser la enfermedad un secreto de estado vino la resurrección al más puro estilo de una conocidísima iglesia. Eso es lo que ha sucedido con Fidel Castro. Ahora solo falta, que procedan a darle totalitarista sepultura una vez concluido el próximo Congreso del Partido. Sería la sepultura a un sistema social incompatible con la vida del cubano común.

Cuando examinaba la lista de miembros (históricos) activos dentro del sistema, apreciaba que después de Fidel y Raúl Castro aparecen un José Ramón Machado Ventura, muy tocado luego del escándalo de corrupción en el que participa su ex amante y Ministra de la Industria Básica, Yadira García y un Ramiro Valdés resucitado de entre las tinieblas (aunque nunca dejó de ser Comandante de la Revolución), con una fuerza capaz de pasarle la cuenta a Masantín el torero. No menciono al resto. Todos dicen ser “comunistas”. ¡MENTIROSOS! Todos están jugando a la transformación del sistema igualitarista en otro de “sálvese el que pueda”, al más puro estilo Denxiaopinista.

Cada día son menos los que creen en Fidel y Raúl Castro

lunes, 15 de noviembre de 2010

Del Estalinismo al Timbirichismo


Por Álvarez Quiñones


La decisión del gobierno cubano de resucitar el trabajo por cuenta propia, hasta 178 oficios, y los pequeñitos negocios en los que se podrá contratar empleados, no es ninguna novedad, sino que equivale a montar a la isla en la máquina del tiempo y trasladarla a la mañana del 13 marzo de 1968, antes de que el dictador decretara la confiscación de los 57,280 pequeños negocios que todavía funcionaban en el país.


El régimen mata así dos pájaros de un tiro: cobrará impuestos a los cientos de miles de personas que hasta ahora han ejercido esos oficios clandestinamente; y como Poncio Pilatos se lava las manos y le pasa a “cuentapropistas” y “timbiriches” (precarios negocios privados) la suerte de los 500,000 trabajadores que están siendo despedidos al grito de “¡sálvese quien pueda! que papá estado ya no da más”.

Es ésta la aceptación institucional de que “el modelo cubano” no funciona, como admite hasta el mismísimo Fidel Castro. Por cierto, el comandante habla de un modelo cubano que él sabe no existe. El castrismo no es un socialismo original de palmeras y salsa como reza su propaganda, sino un régimen estalinista químicamente puro importado de Rusia al 100%, que es idéntico donde quiera que se aplique, no importa si es en Cuba, Corea del Norte o el planeta Marte.

¿Funcionará en el siglo XXI este “deja vu” del mercantilismo medieval? El “cuentapropismo” no es más que la economía rudimentaria de tipo artesanal que había en el planeta antes de que al compás de “la revolución de las máquinas” se iniciase en el siglo XVIII la edificación del mundo industrial que hoy conocemos.

El viaje del hombre a la Luna, los satélites, los rayos laser, la Internet, la biotecnología, la energía nuclear, los rascacielos, la TV, el cine, los aviones y la revolución científico-técnica a la que asistimos hoy no son hijos del pequeño taller artesanal y comercial que había en la época de Enrique VIII de Inglaterra.

La modernidad no emergió de la labor de entrenadores de perros, payasos para fiestas, cartománticas, vendedores de coquitos acaramelados, amoladores de tijeras, reparadores de colchones viejos y paraguas, afinadores de piano, cuidadores de plazas públicas, forradores de botones, maniseros, masajistas o floreros –oficios todos muy respetables--, sino de la inversión de capital en gran escala, la aplicación de nuevas tecnologías, el empleo masivo, y la elevación constante de la productividad del trabajo.

Eso en China y Vietnam lo aprendieron bien y por eso en 1978 y 1986 (respectivamente) no se plantearon la disyuntiva ideológica entre capitalismo y socialismo, sino entre lo que funciona y lo que no funciona, como le dijo el líder chino Deng Xiao Ping a un periodista británico: “lo importante no es si el gato es pardo o blanco, sino que cace ratones”. Y ambos países se abrieron a las inversiones sin trabas, permitieron grandes empresas privadas, entregaron la tierra a los campesinos para que vendieran libremente sus cosechas.

Pánico al sector privado

Pero los Castro temen al capital privado como Drácula a la cruz, y no para para evitar que el “capitalismo explotador” regrese a la isla, como dicen hipócritamente, sino para no perder un ápice del control total que tienen del país y de cada ciudadano, control enfermizo que no tuvo nunca ni el zar Pedro el Grande de Rusia, uno de los grandes exponentes del absolutismo monárquico europeo.

Mientras Pekín y Hanoi decidieron beneficiarse del capital privado extranjero, la tecnología y la experiencia empresarial de todo el mundo, incluidos los millones de chinos y vietnamitas emigrados, los Castro rechazan la inversión extranjera real, con garantías de operación y repatriación de ganancias, y se niegan a recibir el capital, la tecnología y el “know how” de los cubanos que residen fuera de la isla, a los que califican de “gusanos” o “mafia de Miami”, aunque su dinero, sus relaciones y su experiencia podrían en poco tiempo dar un giro “milagroso” a la arruinada economía isleña.

Resulta asombroso lo anunciado por el coronel de la inteligencia Marino Murillo, ministro de Economía: quienes quieran abrir “paladares” (restaurantes de hasta 20 comensales como máximo), peluquerías, carpinterías, o ejercer cualquier oficio autorizado, tendrán que comprar todo lo que necesiten a precios minoristas a sus competidores, o en el mercado negro, pues el estado no puede venderles nada a precios mayoristas.

¿Es posible operar un negocio comprando a precios minoristas? La inflación será galopante. Si yo compro clavos, martillos, cola y madera a otro carpintero a precio minorista, o en el carísimo mercado negro, cada silla que produzca la venderé más cara que si comprara insumos y herramientas en un almacén. Entonces, o abandono mi intención de ser carpintero, o me busco buenos “contactos” para comprar los insumos a quienes se lo roban al estado, también a altos precios porque el que roba cobra siempre el riesgo de ser sorprendido.

El alza de precios hundirá aún más al peso cubano, de los actuales 24 pesos por un dólar, hasta 40 pesos, o más, con consecuencias devastadoras para la población.

Por otra parte, el banco central carece de liquidez para otorgar créditos a quienes aspiren a abrir un “timbiriche”, y los impuestos de hasta un 40% para los micro-restaurantes prácticamente matarán a la criatura en la cuna. Si alguien gasta una fortuna en el mercado negro para conseguir suministros y logra vender en su “paladar” 15,000 pesos (unos $625), el estado se lleva 6,000 pesos ($250). A los $375 restantes debe quitarle los gastos, incluyendo el sueldo de uno o dos empleados. ¿Puede crecer su “negocio”?

La clave de todo aquí es entender que mientras Fidel Castro viva no habrá ningún primer paso para una reforma económica más amplia, como afirma el lamentable gobierno socialista de España. El único objetivo del castrismo al mutar de estalinismo a “timbirichismo” es evitar la hambruna y la postración del régimen mediante una economía de subsistencia --medieval--, férreamente controlada.

Lo que pasa es que a diferencia de lo ocurrido en los años 90, cuando los Castro aflojaron la mano ante el llamado “período especial” y la volvieron a apretar cuando comenzaron a recibir petróleo gratis y subsidios millonarios de Hugo Chávez, en esta ocasión la están aflojando pese a tales subsidios, que ya resultan insuficientes para mantener a flote a un sistema económico incapaz de generar riquezas.

O sea, esta mutación del estalinismo al “timbirichismo” ahora será definitiva, a no ser que surja otro Hugo Chávez adicional. El “cuentapropismo” se enraizará en la isla e irá creando una dinámica económica propia que inevitablemente abrirá ciertas posibilidades, todas con tufo medieval y siempre bajo la férula del generalato empresarial, verdadero dueño del país.

Pero quien vea aquí una apertura voluntaria de los Castro hacia la democracia y el desarrollo, o se hace el tonto, o lo es.

(Alvarez Quiñones es un periodista especializado en temas económicos y políticos. Radica en el sur de California. Durante varios años trabajó en el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, y fue parte del equipo de editores del diario La Opinión de Los Angeles).


Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag

domingo, 14 de noviembre de 2010

El Congreso del Partido. Caterva de Viejos Camajanes

Eso será el Congreso del Partido

¿Qué es el Congreso del Partido?, se preguntarán muchos adolescentes. Una componenda más de unos ridículos vejetes que se inventaron una “revolución socialista” al estilo de la URSS, la China maoísta y un obligatorio “campo socialista”.

Supuestamente todos (me refiero al “Congreso”), partían de unos estatutos que preveían una reunión quinquenal, pero que invariablemente, todos y cada uno de los países mencionados anteriormente, se defecaron en la noticia y los convocaban cuando y como les convenía.

Pasados trece años de la última (de ese tipo de reuniones), después de asegurarse bien que nadie recuerde que se trató y me imagino que obviando todo lo incumplido, ahora pretenden hacernos creer que el próximo “Congreso” resolverá todos los problemas económicos creados por el desgobierno, mal intencionado y senil que nos oprime.

Es imprescindible recordar que, a finales de la década de los años cincuenta, nuestra industria azucarera y nuestra agricultura estaban intactas. Éramos entonces 6 millones de habitantes y 12 millones de cabezas de ganado. La industria y la agricultura fueron destruidas paulatinamente por el mismo régimen que hoy, pasados 50 años, convoca a semejante reunión.


Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag

domingo, 7 de noviembre de 2010

Consecuencias del levantamiento del embargo norteamericano al desgobierno de los hermanos Castro Ruz

Cuando el gobierno norteamericano decida poner fin al embargo impuesto al régimen dictatorial, totalitario y neo feudal de los hermanos Castro Ruz, mucho habrá cambiado en mi país.
El nauseabundo y desprestigiado régimen tal vez no haya desaparecido del todo, pero se abrirá la puerta para que el pequeño y maltratado pueblo comience nuevamente a caminar el sendero de la democracia y del mercado libre.
El sufrido pueblo cubano habrá resistido la más larga de sus dictaduras y soportado la ruina económica provocada por el peor de los regímenes que haya conocido la humanidad.

El aberrante embargo no habrá logrado el ignorante objetivo de restarle apoyo interno a la dictadura, debido principalmente a que las dictaduras totalitarias no se ven afectadas por medidas de fuerza económica que provoquen la oclusión del mercado. Eso solo puede suceder en una economía de libre comercio.


Cuando la economía de un país es centralizada, las medidas comerciales solo afectan a un pueblo totalmente dependiente de la voluntad del desgobierno que les oprime.


En un país democrático y de mercado libre, un embargo comercial afecta directamente a la pequeña, mediana y gran empresa. En un país democrático y de mercado libre, el pueblo no trabaja (en su totalidade) para el gobierno. Solo un por ciento reducido de funcionarios públicos son dependientes del gobierno de turno. La mayoría de la nación trabaja por cuenta de terceros, o por cuenta propia.
En un país democrático y de mercado libre, las restricciones económicas harían fracasar la mayoría de las iniciativas comerciales y sobrevendría el caos y la caída inexorable del gobierno.



Eso no es factible en el caso de una dictadura totalitaria.


No es menos cierto que las restricciones económicas han hecho fracasar muchas iniciativas comerciales del régimen de los hermanos dictadores. Los hermanos también han despilfarrado millones en descabellados proyectos. Sobre todo en proyectos de exportación de insurgentes totalitarios en Asia, África y América Latina.
Mientras tanto y durante más de 50 años, la crápula que desgobierna en mi país, ha vivido como aristócratas. Grandes mansiones, coches de lujo, aviones particulares, vacaciones en el extranjero y…, muchas más.



En el mismo espacio de tiempo, la canasta básica del cubano común ha ido disminuyendo, sin que, el cubano común, pueda hacer otra cosa que aguantar callado.
El cubano común es dependiente del desgobierno hasta para hacer sus necesidades fisiológicas.


Si dejaran de publicar el diario “Abuelita”, el cubano común no tendría papel para limpiarse el trasero.



El régimen de los hermanos Castro Ruz pretende hacer creer (solamente a aquellos extranjeros que les siguen la rima) que Cuba no era independiente en 1959. Pretenden hacer creer que Cuba, un país receptor de inmigrantes en las primeras décadas del pasado siglo, no tenía economía, ni desarrollo tecnológico y científico.


Cuba tenía un índice de analfabetismo de un 25% de su población (mayoritariamente de jamaicanos y haitianos que realizaban las labores de la zafra azucarera).
Si comparamos éste índice de analfabetismo, en la misma época, con los de España y Portugal, nos sorprenderíamos.
La esperanza de vida en Cuba era de 65 años. Superior a la de España y Portugal.

Cuba era independiente política y económicamente. Ya se había desembarazado de la oprobiosa Enmienda Platt, la Isla de Pinos (hoy de la Juventud) ya era reconocida oficialmente como parte integral de su territorio. Solo nos faltaba que nos devolvieran el territorio de la carbonera convertida en base naval e impuesta (como chantaje a la posibilidad de ser libres) luego de ganarle (Estados Unidos) la guerra a España en 1895.



No es que sea incierto que Cuba tuviera una cuota azucarera, de mutua conveniencia, en los Estados Unidos. Los excedentes de esa cuota se vendían en Europa. Pero no era nada obligatorio. Eran simples matemáticas. Debido a la distancia, entre Cuba y los E.U., o entre Cuba y Europa, era mucho más lucrativo vender a E.U., y mucho más si se tenía una cuota fija a precios acordados y negociables.


Soy de la opinión de que un embargo económico es una aberración del sistema de mercado. El sistema de mercado es negocio puro y duro. Negarse a negociar e imponer restricciones al comercio es contrario al sistema de mercado y, por ende, al sistema democrático. En fin, es un error que ha costado más de cincuenta años de dictadura totalitaria al pueblo de Cuba.




Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag